¿Có­mo se ali­men­ta­ban nues­tros an­te­pa­sa­dos? .

Integral Extra - - SUMARIO -

Se­guir una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca, es de­cir, con­su­mir mu­cha ma­te­ria gra­sa, una bue­na can­ti­dad de pro­teí­nas y po­co azú­car y fe­cu­len­tos, no sig­ni­fi­ca po­ner­se cie­ga­men­te en ma­nos de cual­quier «gu­rú» que pro­pon­ga una nue­va die­ta de la que des­co­no­ce­mos los efec­tos a lar­go pla­zo. So­lo con­sis­te en ali­men­tar­se de la mis­ma ma­ne­ra en que nues­tros an­te­pa­sa­dos lo hi­cie­ron du­ran­te mi­le­nios.

A lo lar­go de gran par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad el ac­ce­so a los ali­men­tos ri­cos en azú­car o al­mi­dón no fue al­go común ni dia­rio. Las ta­ble­tas de cho­co­la­te no exis­tían —de he­cho, los ce­rea­les tam­po­co— y las pa­ta­tas eran des­co­no­ci­das en África, Eu­ro­pa y Asia.

Las plan­tas sal­va­jes que con­su­mían nues­tros an­te­pa­sa­dos con­te­nían mu- cho me­nos azú­car y al­mi­dón que los ali­men­tos fru­to de la agri­cul­tu­ra mo­der­na.

A eso se le su­ma­ba que los ca­za­do­res- pes­ca­do­res- re­co­lec­to­res se ali­men­ta­ban prin­ci­pal­men­te de lo que ca­za­ban y pes­ca­ban, que los abas­te­cía de ener­gía y ele­men­tos vi­ta­les —gra­sa y pro­teí­nas.

MA­TE­RIAS GRA­SAS Y EVO­LU­CIÓN

De he­cho, fue­ron es­tos ele­men­tos vi­ta­les y es­ta ener­gía los que per­mi­tie­ron a nues­tros an­te­pa­sa­dos con­ver­tir­se en hom­bres, ya que sin ellos el vo­lu­mi­no­so ce­re­bro hu­mano ( que se com­po­ne en un 50% de gra­sa), con to­do lo que im­pli­ca en cuan­to a ren­di­mien­to, no se ha­bría desa­rro­lla­do ja­más.

Que al­gu­nas per­so­nas, por ra­zo­nes éti­cas o am­bien­ta­les, de­ci­dan no co­mer ali­men­tos de ori­gen ani­mal es com­pren­si­ble y res­pe­ta­ble. In­clu­so es po­si­ble se­guir una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca sien­do ve­ge­ta­riano.

Pe­ro sea cual sea nues­tra opi­nión, co­mo se­res pen­san­tes y sen­si­bles del si­glo XXI, so­bre el con­su­mo de ali­men­tos de ori­gen ani­mal, es un he­cho que in­nu­me­ra­bles ge­ne­ra­cio­nes de an­te­pa­sa­dos del ser hu­mano in­ge­rían, la ma­yor par­te del año, ali­men­tos po­bres en glú­ci­dos y, prin­ci­pal­men­te,

car­ne y pes­ca­do, que les apor­ta­ban las gra­sas y pro­teí­nas ne­ce­sa­rias.

En la ac­tua­li­dad, el or­ga­nis­mo hu­mano es­tá per­fec­ta­men­te adap­ta­do a es­te ti­po de ali­men­ta­ción. De he­cho, en al­gu­nas cul­tu­ras «pri­mi­ti­vas» en las que la gen­te se ali­men­ta aún de es­ta ma­ne­ra tra­di­cio­nal —y sa­na—, se con­su­me gran can­ti­dad de ma­te­ria gra­sa.

Ha­ce más o me­nos un si­glo, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron, ob­ser­van­do prin­ci­pal­men­te a los inuits, que se ali­men­ta­ban so­bre to­do de car­nes y de pes­ca­dos gra­sos, que el cán­cer y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res eran, prác­ti­ca­men­te, des­co­no­ci­das en­tre aque­llas co­mu­ni­da­des. A es­to se le su­mó que los ex­plo­ra­do­res del Ár­ti­co tu­vie­ron que re­nun­ciar, du­ran­te sus lar­gos pe­río­dos en aque­llas tie­rras, a su ali­men­ta­ción ha­bi­tual, ri­ca en pa­ta­tas y pan, pa­ra adap­tar­se a la die­ta de los inuits, con­si­de­ra­da en­ton­ces co­mo per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud. Sin em­bar­go, a la vuel­ta de su via­je, los mé­di­cos que los exa­mi­na­ron com­pro­ba­ron sor­pren­di­dos que to­dos los ex­plo­ra­do­res go­za­ban de ex­ce­len­te sa­lud.

Po­de­mos ha­blar tam­bién de los ha­bi­tan­tes de las is­las To­ke­lau, en la Po­li­ne­sia, cu­yas ca­lo­rías ali­men­ta­rias pro­ve­nían ca­si en sus tres cuar­tas par­tes de un ali­men­to muy gra­so: el co­co, com­ple­ta­do con pes­ca­do y con fru­ta del pan (ya­ca). Es­ta po­bla­ción go­zó de bue­na sa­lud has­ta que em­pe­zó a con­su­mir lo que los bar­cos de reabas­te­ci­mien­to les lle­va­ban: ga­lle­tas, pro­duc­tos a ba­se de ha­ri­na, azú­car, con­ser­vas, etc.

En po­cos años, es­te cam­bio de die­ta tra­jo con­si­go la apa­ri­ción de do­len­cias des­co­no­ci­das has­ta en­ton­ces, en el ar­chi­pié­la­go, co­mo la go­ta, la dia­be­tes, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y el cán­cer.

MUY PO­COS GLÚ­CI­DOS

Los opo­si­to­res a una ali­men­ta­ción ri­ca en gra­sas ar­gu­men­tan que si to­das esas po­bla­cio­nes sa­lu­da­bles no con­traían en­fer­me­da­des, es por la sen­ci­lla ra­zón de que no lle­ga­ban a eda­des avan­za­das. Es­ta in­ter­pre­ta­ción no so­lo ex­pre­sa la arro­gan­cia oc­ci­den­tal ha­cia es­tas cul­tu­ras su­pues­ta­men­te «sal­va­jes» cu­yo fin es «ser pre­sa de bes­tias sal­va­jes o de en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les», sino que se re­ve­la co­mo inexac­ta en to­dos los ca­sos en los que se ha pues­to a exa­men.

Las po­bla­cio­nes au­tóc­to­nas de Amé­ri­ca del Nor­te son el me­jor ejem­plo de ello. Ha­ce cien años no se be­ne­fi­cia­ban de los cui­da­dos mé­di­cos de los que dis­fru­ta­ba el res­to de los ha­bi­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos; sin em­bar­go, al tra­tar­se de po­bla­cio­nes «pro­te­gi­das», es­ta­ban me­jor y más ex­haus­ti­va­men­te con­tro­la­das.

Así fue co­mo los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia no en­con­tra­ron prác­ti­ca­men­te nin­gún ca­so de cán­cer en ellas. Ade­más, no­ta­ron que ha­bía más per­so­nas de avan­za­da edad que en­tre los in­mi­gran­tes eu­ro­peos y sus des­cen­dien­tes.

En­tre las po­bla­cio­nes «pri­mi­ti­vas» exis­tían, y aún exis­ten, gran­des di­fe­ren­cias ali­men­ta­rias. Al­gu­nas se ali­men­tan, y si­guen ha­cién­do­lo, prin­ci­pal­men­te de pro­duc­tos de ori­gen ve­ge­tal, ge- ne­ral­men­te muy gra­sos (por ejem­plo, el co­co). Pe­ro en ca­si las tres cuar­tas par­tes de las so­cie­da­des que vi­ven aún se­gún sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, más de la mi­tad de los ali­men­tos con­su­mi­dos dia­ria­men­te son de ori­gen ani­mal. Y so­lo en el 14% de es­tas so­cie­da­des, los glú­ci­dos re­pre­sen­tan más de la mi­tad del apor­te nu­tri­cio­nal. Es más, vi­vir en y de la na­tu­ra­le­za im­pli­ca ge­ne­ral­men­te la ne­ce­si­dad de man­te­ner­se ac­ti­vo fí­si­ca­men­te si se quie­re con­se­guir co­mi­da. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca des­en­ca­de­na en el or­ga­nis­mo el mis­mo ti­po de pro­ce­so que la ali­men­ta­ción ri­ca en gra­sas.

En la ac­tua­li­dad exis­te en to­do el mun­do un ver­da­de­ro «mo­vi­mien­to» que une a las per­so­nas que, sin es­tar ne­ce­sa­ria­men­te en­fer­mas de cán­cer, si­guen una ali­men­ta­ción ins­pi­ra­da en la del Pa­leo­lí­ti­co: la de­no­mi­na­da die­ta «pa­leo». Si de­ci­den lle­var es­te ti­po de ali­men­ta­ción es pa­ra, de es­ta ma­ne­ra, sen­tir­se más en for­ma y pa­ra pre­ve­nir las nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des «ci­vi­li­za­das»: el cán­cer, las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, las aler­gias e in­clu­so al­gu­nos pro­ble­mas psí­qui­cos.

De mo­do que, aun­que to­dos los ex­per­tos en nu­tri­ción y fit­ness nos han re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad lo per­ju­di­cia­les que son las gra­sas pa­ra la sa­lud, po­de­mos es­tar se­gu­ros de que, aun­que ya no vi­va­mos en la Edad de Pie­dra, no per­ju­di­ca­re­mos nues­tra sa­lud con­su­mien­do con­si­de­ra­bles can­ti­da­des de acei­te y otras ma­te­rias gra­sas que for­men par­te de la die­ta ce­to­gé­ni­ca.

Las ca­lo­rías ali­men­ta­rias de los ha­bi­tan­tes de las is­las To­ke­lau, en la Po­li­ne­sia, pro­ve­nían ca­si en sus tres cuar­tas par­tes de un ali­men­to muy gra­so: el co­co

Lin­fo­ci­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.