Lu­chas con­tra los ni­ve­les ele­va­dos de azú­car e in­su­li­na . . . . . .

Integral Extra - - SUMARIO -

Lu­char con­tra los ni­ve­les ele­va­dos de azú­car e in­su­li­na

sus­tan­cias. O la cur­cu­mi­na pre­sen­te en la cúr­cu­ma y en el curry, que tie­ne una es­ca­sa bio­dis­po­ni­bi­li­dad, lo que sig­ni­fi­ca que el or­ga­nis­mo la asi­mi­la en es­ca­sas can­ti­da­des.

Sin em­bar­go, en lo que se re­fie­re a las ce­to­nas, la si­tua­ción es di­fe­ren­te. Los ex­pe­ri­men­tos lle­va­dos a ca­bo en ani­ma­les han de­mos­tra­do que cuan­do se­gui­mos una die­ta ce­to­gé­ni­ca, las ce­to­nas al­can­zan ni­ve­les de con­cen­tra­ción que sí tie­nen un im­pac­to so­bre el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co y que es­ta mo­di­fi­ca­ción de la ac­ti­vi­dad de los ge­nes in­hi­be la in­fla­ma­ción y fa­ci­li­ta la respiración ce­lu­lar, dos ele­men­tos que di­fi­cul­tan la evo­lu­ción del cán­cer.

En la na­tu­ra­le­za, un eco­sis­te­ma in­tac­to se ve mu­cho me­nos afec­ta­do por una inun­da­ción re­pen­ti­na o por una pla­ga de pa­rá­si­tos que uno cu­yo equi­li­brio ha si­do per­tur­ba­do. En un ser vi­vo su­ce­de lo mis­mo: cuan­do su cuer­po es un eco­sis­te­ma in­tac­to, su reac­ción a las per­tur­ba­cio­nes de una en­fer­me­dad es me­jor. Ali­men­tán­do­se de ma­ne­ra adap­ta­da, el ser hu­mano pue­de in­fluir en su eco­sis­te­ma cor­po­ral pa­ra así reac­cio­nar me­jor an­te una en­fer­me­dad, y en par­ti­cu­lar an­te un tu­mor. Pa­ra mu­chos ti­pos de cán­cer, los avan­ces te­ra­péu­ti­cos son aún muy pe­que­ños. Nues­tra es­pe­ran­za es que el fu­tu­ro trae­rá con­si­go nue­vas pers­pec­ti­vas. De he­cho, al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes han pro­por­cio­na­do re­sul­ta­dos es­pe­ran­za­do­res. Por un la­do, se de­li­mi­tan ca­da vez más y me­jor los orí­ge­nes ge­né­ti­cos de los dis­tin­tos ti­pos de cán­cer.

Y por otro la­do, du­ran­te es­tos úl­ti­mos años, el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las tu­mo­ra­les ha si­do ob­je­to de in­ves­ti­ga­cio­nes ca­da vez más pun­te­ras y, en es­te cam­po, mu­chas te­ra­pias de las lla­ma­das «per­so­na­li­za­das» se ha­llan, en la ac­tua­li­dad, en vías de desa­rro­llo. Que­re­mos sub­ra­yar que al­gu­nos me­di­ca­men­tos uti­li­za­dos des­de ha­ce tiem­po pa­ra otras en­fer­me­da­des, co­mo por ejem­plo la met­for­mi­na (pa­ra el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes), pa­re­cen ser efi­ca­ces en el ám­bi­to de las te­ra­pias per­so­na­li­za­das.

Sin em­bar­go, de­be­mos ser rea­lis­tas y ad­mi­tir que, an­tes de que to­dos es­tos tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos, ac­tual­men­te en es­tu­dio, es­tén dis­po­ni­bles pa­ra to­dos los cán­ce­res, ten­drá que trans­cu­rrir mu­cho tiem­po, ya que re­quie­ren lar­gas prue­bas y una gran can­ti­dad de di­ne­ro.

Se­ría cí­ni­co pe­dir­les a los pa­cien­tes de cán­cer que es­pe­ra­sen diez o vein­te años a que las in­ves­ti­ga­cio­nes sa­ca­sen a la luz un me­di­ca­men­to au­to­ri­za­do. Se­ría co­mo de­cir­les: «Lo sen­ti­mos, de­be­rías ha­ber es­pe­ra­do unos años más an­tes de po­ner­te en­fer­mo».

Y se­ría aún más cí­ni­co si pen­sa­mos que ya exis­ten po­si­bi­li­da­des de apro­ve­char las ca­rac­te­rís­ti­cas que po­seen las cé­lu­las tu­mo­ra­les que las di­fe­ren­cian de las sa­nas. Po­de­mos ac­tuar en el eco­sis­te­ma cor­po­ral pa­ra for­ta­le­cer las par­tes sa­nas del or­ga­nis­mo, sin be­ne­fi­ciar a las cé­lu­las can­ce­ro­sas, in­clu­so in­hi­bién­do­las.

SIN EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS, CON ALI­MEN­TOS CO­MU­NES

La die­ta ce­to­gé­ni­ca es la me­jor op­ción y la más fá­cil de lle­var a ca­bo. Ade­más, no se le co­no­cen efec­tos se­cun­da­rios y no su­po­ne gas­tos adi­cio­na­les ya que en ella se usan ali­men­tos co­mu­nes. La die­ta ce­to­gé­ni­ca es par­ti­cu­lar­men­te efi­caz si se si­gue du­ran­te y en­tre los ci­clos de tra­ta­mien­tos an­ti­can­ce­rí­ge­nos. De he­cho, dis­po­ne­mos de mu­chos ele­men­tos que in­di­can que re­fuer­za los be­ne­fi­cios de la qui­mio­te­ra­pia y la ra­dio­te­ra­pia y que, ade­más, re­du­ce los efec­tos se­cun­da­rios.

En otro es­tu­dio muy in­tere­san­te, se im­plan­ta­ron tu­mo­res ce­re­bra­les en dos gru­pos de ra­to­nes, uno de los cua-

les se­guía una die­ta nor­mal y el otro, una die­ta ce­to­gé­ni­ca. Los tu­mo­res cre­cie­ron mu­cho más en los ra­to­nes ali­men­ta­dos nor­mal­men­te, mu­rien­do bas­tan­te an­tes. Ade­más, es­tos mis­mos ra­to­nes si­guie­ron un tra­ta­mien­to de ra­dio­te­ra­pia se­me­jan­te al hu­mano que ra­len­ti­zó el cre­ci­mien­to de los tu­mo­res, mien­tras que los tu­mo­res de nue­ve de los diez ra­to­nes que si­guie­ron la die­ta ce­to­gé­ni­ca des­apa­re­cie­ron por com­ple­to. Jun­tas, la ra­dio­te­ra­pia y la die­ta ce­to­gé­ni­ca ayu­da­ron a su su­per­vi­ven­cia.

Es cie­ro: los ra­to­nes no son se­res hu­ma­nos y los efec­tos de ra­dio­te­ra­pia más ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca de­ben ser ob­je­to de más es­tu­dios clí­ni­cos pro­fun­dos. Un es­tu­dio de es­te ti­po, lla­ma­do Er­go2, es­tá ac­tual­men­te en cur­so, en Frank­furt. Con­sis­te en el se­gui­mien­to de dos gru­pos de pa­cien­tes con tu­mo­res ce­re­bra­les; uno de los gru­pos si­gue, du­ran­te su tra­ta­mien­to de ra­dio­te­ra­pia, una die­ta ce­to­gé­ni­ca y el otro, ayu­nos in­ter­mi­ten­tes. A pe­sar de que no co­no­ce­mos los re­sul­ta­dos, es im­por­tan­te que los pa­cien­tes de cán­cer co­noz­can es­ta op­ción y que se ha­gan una idea cla­ra y rea­lis­ta de ella. Así ca­da cual pue­de de­ci­dir, con el con­sen­ti­mien­to de su médico, si quie­re ex­plo­rar es­ta vía en pa­ra­le­lo a la te­ra­pia clá­si­ca.

UN NI­VEL AL­TO DE AZÚ­CAR EN SAN­GRE AU­MEN­TA EL RIES­GO DE CÁN­CER

¿Cuá­les son los da­tos cien­tí­fi­cos que de­mues­tran que una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca pue­de in­fluir, so­bre las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el «buen fun­cio­na­mien­to» del tu­mor, de for­ma po­si­ti­va pa­ra el pa­cien­te? No que­re­mos abu­rrir­te con pro­to­co­los cien­tí­fi­cos com­ple­jos, por eso so­lo te mos­tra­re­mos unos po­cos.

Exis­ten es­tu­dios a gran es­ca­la que mues­tran cla­ra­men­te có­mo una glu­ce­mia (ni­vel de azú­car en san­gre) ele­va­da trae con­si­go un au­men­to del ries­go de cán­cer. Por eso, los dia­bé­ti­cos pa­de­cen más cán­cer que el res­to de la po­bla­ción, so­bre to­do los que no lle­van un con­trol de su glu­ce­mia des­de ha­ce tiem­po. Ade­más, los en­fer­mos de cán­cer pre­sen­tan, a me­nu­do, ta­sas de glu­ce­mia ele­va­das.

Una es­pe­ran­za de vida más ba­ja es­tá vin­cu­la­da al au­men­to de la ta­sa de azú­car en san­gre. Las cé­lu­las can­ce­ro­sas se desa­rro­llan con ma­yor ra­pi­dez en los pa­cien­tes que pre­sen­tan ni­ve­les de glu­ce­mia se­me­jan­tes a los de los dia­bé­ti­cos. Tie­nen, ade­más, más mo­vi­li­dad y pue­den, por lo tan­to, for­mar me­tás­ta­sis más fá­cil­men­te. Es más, una ta­sa ele­va­da de azú­car en san­gre fa­vo­re­ce la se­cre­ción de hor­mo­nas que es­ti­mu­lan la división de las cé­lu­las can­ce­ro­sas y fa­ci­li­ta el mo­do «fer­men­ta­ción» de los tu­mo­res, lo que las ha­ce aún más agre­si­vas. Las per­so­nas con cán­cer de­ben es­for­zar­se por ba­jar sus ni­ve­les de azú­car. Una die­ta ce­to­gé­ni­ca las pue­de ayu­dar a con­se­guir­lo.

Se tra­ta de que la glu­ce­mia des­cien­da has­ta ni­ve­les nor­ma­les y sa­nos, lo más ba­jos po­si­bles, pe­ro no de de­jar­los a ce­ro —eso se­ría mor­tal; de he­cho, cier­to ni­vel de azú­car en san­gre es ne­ce­sa­rio pa­ra el or­ga­nis­mo, por ejem­plo pa­ra los gló­bu­los ro­jos.

LA IN­SU­LI­NA: LA HORMONA CLA­VE

La glu­ce­mia y la in­su­li­na es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­das. Es­ta úl­ti­ma es, sin du­da, la hormona más co­no­ci­da. Se­gre­ga­da por el pán­creas des­pués de una co­mi­da ri­ca en glú­ci­dos, ayu­da a las cé­lu­las del or­ga­nis­mo a asi­mi­lar rá­pi­da­men­te el flu­jo ma­si­vo de azú­car en la san­gre. Es­te me­ca­nis­mo es útil por­que per­mi­te el abas­te­ci­mien­to de las cé­lu­las y la ba­ja­da rá­pi­da de la glu­ce­mia (no es sano te­ner una glu­ce­mia ele­va­da).

Ge­ne­ral­men­te, las per­so­nas con cán­cer pre­sen­tan no so­lo glu­ce­mia, sino tam­bién ni­ve­les al­tos de in­su­li­na. Es­to es per­ju­di­cial por dos mo­ti­vos: por un la­do, una ta­sa ele­va­da de in­su­li­na, pro­lon­ga­da, fa­vo­re­ce la se­cre­ción de hor­mo­nas y de los fac­to­res de cre­ci­mien­to que las cé­lu­las can­ce­ro­sas ne­ce­si­tan pa­ra di­vi­dir­se y cre­cer; por otro, la in­su­li­na co­la­bo­ra, di­rec­ta­men­te, en el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las tu­mo­ra­les.

Unos va­lo­res ele­va­dos y per­sis­ten­tes de la in­su­li­na apa­re­cen cuan­do las cé­lu­las nor­ma­les del cuer­po dan la alar­ma de in­su­li­na, al­go así co­mo «ito­mar azú­car!» por­que ca­da vez pue­den trans­for­mar me­nos can­ti­dad de ella. Si

An­tes de al­can­zar las con­cen­tra­cio­nes ne­ce­sa­rias de res­ve­ra­trol ten­dría­mos que be­ber tal can­ti­dad de vino tin­to que mo­ri­ría­mos in­to­xi­ca­dos

eres «in­su­li­no­rre­sis­ten­te », el ni­vel de azú­car se man­ten­drá ele­va­do du­ran­te bas­tan­te tiem­po. En cam­bio las cé­lu­las can­ce­ro­sas no ne­ce­si­tan en ab­so­lu­to la se­ñal de alar­ma in­su­lí­ni­ca. Ellas pue­den re­co­ger el azú­car de la san­gre y ges­tio­nar así su fer­men­ta­ción.

Es, por lo tan­to, ló­gi­co re­co­men­dar a los en­fer­mos de cán­cer que vi­gi­len sus ni­ve­les de in­su­li­na. De he­cho, al­gu­nos me­di­ca­men­tos en es­tu­dio tie­nen esa me­ta. Aun­que ya exis­te un mé­to­do pa­ra con­se­guir­lo. Es­te mé­to­do tie­nen la ven­ta­ja de es­tar al al­can­ce de to­do el mun­do: la die­ta ce­tó­ge­na. La die­ta ce­tó­ge­na per­mi­te ba­jar en con­jun­to las ta­sas de in­su­li­na, im­pi­dien­do la for­ma­ción de «pi­cos de in­su­li­na» des­pués de las co­mi­das.

COMBATIR LA IN­FLA­MA­CIÓN

La in­fla­ma­ción es uno de los fac­to­res am­bien­ta­les que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción y pro­li­fe­ra­ción de tu­mo­res den­tro del eco­sis­te­ma de nues­tro cuer­po. Si una pe­que­ña in­fla­ma­ción es útil pa­ra combatir a los agen­tes pa­tó­ge­nos (un vi­rus, una bac­te­ria, una as­ti­lla), un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio que se ha­ce cró­ni­co es ca­si siem­pre per­ju­di­cial. Pues bien, una glu­ce­mia ele­va­da pro­vo­ca in­fla­ma­ción. Di­cho de otro mo­do, las cé­lu­las can­ce­ro­sas pro­du­cen, ellas mis­mas, sus­tan­cias que pro­vo­can la in­fla­ma­ción de los te­ji­dos ve­ci­nos. Sin em­bar­go, la ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca tie­ne un efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio: no so­lo por­que una dé­bil glu­ce­mia pro­vo­ca me­nos reac­cio­nes in­fla­ma­to­rias, sino tam­bién por­que los cuer­pos ce­tó­ni­cos ac­túan co­mo me­di­ca­men­tos, di­rec­ta­men­te en los ge­nes, y de­tie­nen la in­fla­ma­ción.

Una ali­men­ta­ción ri­ca en ma­te­ria gra­sa ha­ce más efi­caz la ra­dio­te­ra­pia en ra­to­nes con cán­cer. In­clu­so sin tra­ta­mien­to, los ani­ma­les so­me­ti­dos a la die­ta ce­to­gé­ni­ca vi­ven más tiem­po que sus con­gé­ne­res ali­men­ta­dos nor­mal­men­te. La ra­dio­te­ra­pia pro­lon­ga la vida de los ra­to­nes. To­dos los ani­ma­les ali­men­ta­dos nor­mal­men­te y so­me­ti­dos a ra­dio­te­ra­pia mue­ren más tar­de que sus con­gé­ne­res no so­me­ti­dos a tra­ta­mien­to. Pe­ro cuan­do los ra­to­nes son so­me­ti­dos a ra­dio­te­ra­pia y, ade­más, a la die­ta ce­to­gé­ni­ca , la ma­yo­ría so­bre­vi­ve: un ra­tón mu­rió a los cin­cuen­ta días, mien­tras que otro in­clu­so lle­gó a los no­ven­ta. Los tu­mo­res ha­bían des­apa­rec ido en los nue­ve úl­ti­mos ra­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.