¿Son los ge­nes o el en­torno y la ali­men­ta­ción? . . . . .

Nues­tras cé­lu­las vi­ven en un eco­sis­te­ma: nues­tro cuer­po. Su ma­ne­ra de ac­tuar —ya sea ha­cien­do lo que de­ben, o com­por­tán­do­se de for­ma des­con­tro­la­da— depende de la ac­ti­vi­dad de nues­tros ge­nes y del en­torno.

Integral Extra - - SUMARIO -

«OTRAS MA­NE­RAS DE ABORDARLO»

Una cé­lu­la «ge­né­ti­ca­men­te co­rrec­ta» pue­de no ser ca­paz de lle­var una exis­ten­cia tran­qui­la mien­tras que una cé­lu­la con un pe­li­gro­so pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co pue­de vi­vir to­tal­men­te en paz. ¿Sig­ni­fi­ca­ría eso que las cé­lu­las que han em­pe­za­do a di­vi­dir­se de for­ma anár­qui­ca, y que in­clu­so han lle­ga­do a for­mar un tu­mor, po­drían vol­ver a lle­var una vida nor­mal y tran­qui­la, en un en­torno fa­vo­ra­ble? Vea­mos lo que pien­san al­gu­nos al res­pec­to:

«Es­tá acep­ta­do que el cán­cer es una en­fer­me­dad mor­tal e irre­ver­si­ble que se desa­rro­lla tras una se­rie de mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas [...]. Si el cán­cer es el re­sul­ta­do de mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas irre­ver­si­bles, es ne­ce­sa­rio en­ton­ces des­truir o eli­mi­nar qui­rúr­gi­ca­men­te las cé­lu­las can­ce­ro­sas pa­ra des­car­tar el ries­go de muer­te con­tra el cán­cer es­te pun­to de vis­ta jus­ti­fi­ca el uso de te­ra­pias tó­xi­cas con efec­tos se­cun­da­rios muy ne­ga­ti­vos pa­ra la sa­lud de los pa­cien­tes [...]. Pe­ro si, por el con­tra­rio, el cán­cer re­sul­ta ser un pro­ce­so re­ver­si­ble, nues­tra ma­ne­ra de abordarlo de­be ser re­no­va­da por com­ple­to. Es­ta es una idea tre­men­da­men­te pro­vo­ca­do­ra».

Es­tas pa­la­bras no son las de un ar­dien­te de­fen­sor de las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas, sino las de un pro­fe­sor de la fa­cul­tad de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, en Bos­ton, Do­nald Ing­ber. Lle­gó has­ta es­ta « idea tre­men­da­men­te pro­vo­ca­do­ra» tras in­tere­sar­se por la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca. Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes han des­ve­la­do, efec­ti­va­men­te, mu­chos ele­men­tos que con­tra­di­cen la ima­gen de en­fer­me­dad irre­ver­si­ble que te­ne­mos del cán­cer. Dis­tin­tos es­tu­dios, por ejem­plo, han de­mos­tra­do que cé­lu­las ab­so­lu­ta­men­te nor­ma­les ge­né­ti­ca­men­te po­dían con­ver­tir­se en can­ce­ro­sas, ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, pe­ro que po­dían vol­ver a ser nor­ma­les cuan­do di­chas con­di­cio­nes se mo­di­fi­ca­ban de ma­ne­ra con­tro­la­da.

EL TE­RRENO Y LA SA­LUD

A es­to se une un he­cho sa­bi­do des­de ha­ce tiem­po: las au­top­sias he­chas a víc­ti­mas de ac­ci­den­tes de trá­fi­co re­ve­lan que, con fre­cuen­cia, pre­sen­tan un gran nú­me­ro de pe­que­ños tu­mo­res. ¿Hu­bie­sen desa­rro­lla­do es­tas per­so­nas un cán­cer de ha­ber se­gui­do vi­vas? Si la res­pues­ta es sí, eso sig­ni­fi­ca­ría que la ta­sa de cán­cer de la po­bla­ción es mu­cho ma­yor de lo que se cree. No obs­tan­te, en reali­dad, pa­re­ce que una mí­ni­ma par­te de los tu­mo­res pre­sen­tes en in­di­vi­duos jó­ve­nes se con­ver­ti­rá, a lar­go pla­zo, en un pro­ble­ma. Di­cho de otro mo­do, ipo­de­mos te­ner tu­mo­res, pe­ro es­tan­do y man­te­nién­do­nos to­tal­men­te sa­nos!

Por otro la­do, de­ter­mi­na­das in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que al­gu­nas cé­lu­las tu­mo­ra­les muy agre­si­vas pue-

den cam­biar su na­tu­ra­le­za sin ha­ber re­ci­bi­do nin­gún tra­ta­mien­to igual­men­te agre­si­vo. Cé­lu­las tu­mo­ra­les pues­tas jun­to a cé­lu­las em­brio­na­rias de po­llo de­tie­nen, rá­pi­da­men­te, su división des­con­tro­la­da y, ade­más, tal y co­mo lo con­fir­ma­ron in­ves­ti­ga­do­res de Chica­go en 2007, se in­te­gran per­fec­ta­men­te en su nue­vo en­torno y par­ti­ci­pan en el desa­rro­llo de un nue­vo po­llue­lo, nor­mal y con bue­na sa­lud. Es más, si se les in­yec­ta a las ga­lli­nas un vi­rus can­ce­rí­geno, los tu­mo­res se for­man so­lo en el pun­to de la in­yec­ción; es­to in­di­ca que un tu­mor so­lo pue­de desa­rro­llar­se en un en­torno mo­di­fi­ca­do, per­tur­ba­do por la he­ri­da, aun­que el vi­rus se pro­pa­gue por to­do el or­ga­nis­mo del ani­mal.

Con­clu­sión: pa­ra que apa­rez­ca un tu­mor es ne­ce­sa­rio que se unan los fac­to­res ge­né­ti­cos y el en­torno.

PRO­TE­GER EL EN­TORNO QUE RODEA NUES­TRAS CÉ­LU­LAS

Den­tro de un ór­gano, ¿cuá­les son los fac­to­res me­dioam­bien­ta­les que em­pu­jan a las cé­lu­las a ex­pre­sar su po­ten­cial can­ce­ro­so? ¿y cuá­les son los que lo im­pi­den? Te­ne­mos, por un la­do, los men­sa­je­ros quí­mi­cos (es de­cir, las sus­tan­cias que ac­túan co­mo se­ña­les) que Si no po­de­mos, co­mo sim­ples mor­ta­les, ha­cer na­da con nues­tros ge­nes, sí po­de­mos in­fluir en sus con­di­cio­nes de en­torno pue­den in­fluir en dis­tin­tos pro­ce­sos, co­mo el cre­ci­mien­to ce­lu­lar o la in­fla­ma­ción, y, por otro, sim­ples fac­to­res me­dioam­bien­ta­les a los que se ven so­me­ti­das las cé­lu­las, co­mo por ejem­plo la aci­dez del en­torno en el que se en­cuen­tran.

De en­tre to­dos es­tos fac­to­res hay pro­ce­sos que pue­den lle­gar a im­pac­tar di­rec­ta­men­te en el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co de las cé­lu­las, re­for­zan­do (o no) la re­per­cu­sión de al­gu­nas mu­ta­cio­nes. Es im­por­tan­te sa­ber que son pro­ce­sos so­bre los que, co­mo pa­cien­tes, po­de­mos in­fluir ac­ti­va y po­si­ti­va­men­te, si­guien­do una die­ta ce­to­gé­ni­ca y ha­cien­do ejer­ci­cio fí­si­co.

Ca­da cé­lu­la del cuer­po de un ser hu­mano con­tie­ne toda su in­for­ma­ción ge­né­ti­ca. Si to­dos y ca­da uno de esos ge­nes es­tu­vie­sen per­ma­nen­te­men­te ac­ti­vos en to­das nues­tras cé­lu­las, in­clu­so sin que se pro­du­je­se nin­gu­na mu­ta­ción pa­to­ló­gi­ca, nues­tro or­ga­nis­mo se­ría un ver­da­de­ro caos, que in­clu­so po­dría lle­gar a ser mor­tal. De he­cho, nin­gu­na cé­lu­la pue­de ser a la vez co­ra­zón, ce­re­bro, hí­ga­do, pul­món, múscu­lo o ba­zo.

Aho­ra bien, to­dos los se­res su­pe­rio­res, y en es­pe­cial el ser hu­mano, son or­ga­nis­mos com­ple­jos en los que dis­tin­tos ór­ga­nos y te­ji­dos cum­plen dis­tin­tas fun­cio­nes. Es­ta com­ple­ji­dad fun­cio­na gra­cias a que los ge­nes pue­den ser, a vo­lun­tad, « en­cen­di­dos » o « apa­ga­dos». Y si los ge­nes «en­cen­di­dos» (es de­cir, ac­ti­va­dos) son im­por­tan­tes, no lo son me­nos los ge­nes «apa­ga­dos» (es de­cir, inac­ti­vos).

Pe­ro es­ta elec­ción depende, en par­te, de la ali­men­ta­ción y del es­ti­lo de vida. Ha que­da­do cla­ro que la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar es­tá de­ter­mi­na­da, por un la­do, por los ge­nes y, por otro, por el en­torno. Y si no po­de­mos, co­mo sim­ples mor­ta­les, ha­cer na­da con nues­tros ge­nes, sí po­de­mos in­fluir en sus con­di­cio­nes de en­torno.

Es­to pa­sa, prin­ci­pal­men­te, por nues­tra ali­men­ta­ción, pe­ro tam­bién por el ejer­ci­cio fí­si­co, el sue­ño, nues­tro es­ta­do psi­co­ló­gi­co, etc. Es­ta teo­ría no es des­ca­be­lla­da: ha­ce só­lo po­co más de dos dé­ca­das apa­re­ció un nue­vo cam­po de in­ves­ti­ga­ción, la epi­ge­né­ti­ca, que tra­ta los fenómenos ex­ter­nos ca­pa­ces de afec­tar a nues­tro pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co. Dis­po­ne­mos, des­de en­ton­ces, de mu­chas in­for­ma­cio­nes fia­bles so­bre la ma­ne­ra en la que nues­tra ali­men­ta­ción pue­de con­tro­lar, a cor­to y lar­go pla­zo, el «en­cen­di­do» y «apa­ga­do» de nues­tros ge­nes.

Las cé­lu­las can­ce­ro­sas no son pe­li­gro­sas por­que mu­ten. Son pe­li­gro­sas ya que cier­tos ge­nes, ha­yan mu­ta­do o no, es­tán «co­nec­ta­dos», o sea ac­ti­va­dos (y hay ve­ces que ge­nes nor­mal­men­te pro­tec­to­res, han si­do «apa­ga­dos»).

Te­ne­mos co­mo ejem­plo la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca de las cé­lu­las can­ce­ro­sas pa­ra asi­mi­lar y fer­men­tar el azú­car. La ac­ti­va­ción de es­tos ge­nes des­en­ca­de­na, co­mo di­ce Cla­ris­sa Ger­hau­ser, del Cen­tro Ale­mán de In­ves­ti­ga­ción so­bre el Cán­cer (Deuts­ches Kre­bi­fors­chungs­zen­trum) en Hei­del­berg, un pro­ce­so que se in­ten­si­fi­ca a sí mis­mo: el me­ta­bo­lis­mo se mo­di­fi­ca de tal for­ma que las cé­lu­las ab­sor­ben gran can­ti­dad de azú­car y, a la vez, per­mi­te a los ge­nes res­pon­sa­bles del me­ta­bo­lis­mo del azú­car ser ca­da vez más ac­ti­vos.

Ade­más, du­ran­te es­te pro­ce­so de fer­men­ta­ción, los tu­mo­res afec­tan a su en­torno pro­du­cien­do áci­do lác­ti- co. Aci­di­fi­can de es­te mo­do los te­ji­dos que los ro­dean, crean­do así el en­torno idó­neo pa­ra pro­pa­gar­se. Es­to sig­ni­fi­ca que la aci­di­fi­ca­ción fa­vo­re­ce la for­ma­ción de me­tás­ta­sis.

No es nues­tra me­ta ha­cer pen­sar que no hay na­da más fá­cil que «apa­gar», de una vez por to­das, los ge­nes del cán­cer. Pe­ro es cier­to que exis­ten mu­chos mé­to­dos pa­ra in­fluir en ellos.

TÉ VER­DE, CÚR­CU­MA, BRÓCOLI…

En la­bo­ra­to­rio, al­gu­nos com­po­nen­tes ve­ge­ta­les (de­ri­va­dos del té ver­de, del brócoli o de la cúr­cu­ma) han de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de ra­len­ti­zar, mo­di­fi­can­do la ac­ti­vi­dad de los ge­nes, la ab­sor­ción del azú­car en los tu­mo­res. De cual­quier mo­do —y se­ría con­ve­nien­te que los que re­co­mien­dan co­mer tal o cual ali­men­to pa­ra pre­ve­nir o cu­rar el cán­cer re­co­no­cie­ran es­te he­cho—, na­die sa­be, a día de hoy, si es­te me­ca­nis­mo fun­cio­na igual de bien en un cuer­po hu­mano que en un la­bo­ra­to­rio. Con la ma­yo­ría de sus­tan­cias, nos da­mos de bru­ces con el pro­ble­ma de la ba­ja con­cen­tra­ción que pue­den lle­gar a al­can­zar en el or­ga­nis­mo.

He­mos oí­do ha­blar mu­cho de un com­po­nen­te an­ti­in­fla­ma­to­rio que ac­túa con­tra las cé­lu­las can­ce­ro­sas, el res­ve­ra­trol, que, en­tre otros, se en­cuen­tra en el vino tin­to. No obs­tan­te, an­tes de al­can­zar las con­cen­tra­cio­nes ne­ce­sa­rias de es­te com­po­nen­te ten­dría­mos que be­ber tal can­ti­dad de vino tin­to que mo­ri­ría­mos in­to­xi­ca­dos. Ade­más, exis­ten pro­ble­mas de otra ín­do­le, co­mo la di­fi­cul­tad que tie­ne el cuer­po hu­mano pa­ra asi­mi­lar cier­tas

Sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Cé­lu­la T de­vo­ran­do una cé­lu­la can­ce­ro­sa

Té ver­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.