La rue­da

Integral - - Editorial - Fo­to por­ta­da: THINKSTOCK

Las va­ca­cio­nes nos li­bran por unas se­ma­nas de las obli­ga­cio­nes del día a día. Tiem­po li­bre pa­ra re­fle­xio­nar so­bre esos te­mas que so­bre­vue­lan nues­tras ca­be­zas, pe­ro a los que di­fí­cil­men­te nos atre­ve­mos a ha­cer fren­te. Ha­blo de to­do eso con un co­le­ga.

“Re­fu­gia­dos en la apa­ren­te se­gu­ri­dad que nos con­fie­re la ru­ti­na avan­za­mos en­tre ho­ra­rios, pri­sas y obli­ga­cio­nes. So­mos una rue­da más de una ma­qui­na­ria de la que a ve­ces que­rría­mos sa­lir pe­ro nun­ca po­de­mos –me con­tes­ta.”

“Ame­na­za­dos por la pre­ca­rie­dad, pru­den­tes por la cri­sis, re­sig­na­dos por los de­sen­ga­ños, con­ser­va­do­res por mie­do, acon­se­ja­dos por quie­nes nos aman de­ma­sia­do o nos en­vi­dian, o atra­pa­dos por nues­tros pro­pios mie­dos op­ta­mos año tras año por la re­sig­na­ción del mal me­nor.

En el gris es­ce­na­rio que a la ma­yo­ría nos es­pe­ra cuan­do re­gre­sa­mos al des­pa­cho, la fá­bri­ca, el es­ta­ble­ci­mien­to o la co­la del pa­ro, ac­tua­mos mu­chas ve­ces co­mo per­so­nas sa­nas que no se atre­ven a pres­cin­dir de sus mu­le­tas pa­ra ca­mi­nar.

Ese mie­do a lo des­co­no­ci­do tie­ne su pre­cio. Aca­ta­mos ser­vi­dum­bres inacep­ta­bles, nos lle­na­mos de odio con dis­cur­sos ve­ne­no­sos, di­ge­ri­mos co­mi­das ba­su­ra, lle­na­mos nues­tro cuer­po de tó­xi­cos, so­por­ta­mos rit­mos de es­trés, de­ser­ti­za­mos el me­dioam­bien­te, acep­ta­mos au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas o cien­tí­fi­cas mer­ce­na­rias, cuan­do no ple­na­men­te co­rrup­tas... Has­ta que un día no po­de­mos más y de­ci­mos bas­ta. O no lo de­ci­mos y se­gui­mos en la rue­da, ca­da vez un po­co más aga­cha­dos, más can­sa­dos, des­ani­ma­dos y de­s­es­pe­ran­za­dos. Has­ta las pró­xi­mas va­ca­cio­nes, cuan­do re­fle­xio­na­re­mos de nue­vo so­bre el sen­ti­do de nues­tras vi­das”.

Es­cu­cho aten­ta­men­te a mi in­ter­lo­cu­tor, al que co­noz­co de ha­ce de­ce­nas de años, sor­pren­di­da por es­te dis­cur­so, tan ines­pe­ra­do en es­te ex­ce­len­te pro­fe­sio­nal, has­ta ha­ce po­co di­rec­tor de már­ke­ting de una im­por­tan­te mul­ti­na­cio­nal. Es­tas va­ca­cio­nes ha es­ta­do ayu­dan­do co­mo vo­lun­ta­rio a los re­fu­gia­dos de Si­ria y lo que ha vis­to en esa ex­pe­rien­cia, me di­ce, le ha de­ci­di­do a cam­biar de vida.

Por su­pues­to, no le pre­gun­to si lo ha so­pe­sa­do bien, ni le ha­blo de la se­gu­ri­dad que ha de­ci­di­do aban­do­nar. Le con­fie­so mi res­pe­to por su de­ci­sión y le pre­gun­to si pue­do ayu­dar en al­go.

- To­do in­di­ca – res­pon­de– que nues­tra so­cie­dad es­tá a las puer­tas de una trans­for­ma­ción ra­di­cal y que los cam­bios van a ser drás­ti­cos y obli­ga­to­rios pa­ra to­dos. No sé has­ta qué pun­to se­rán bue­nos o ma­los, pe­ro en to­do ca­so pue­den ser me­nos ne­ga­ti­vos gra­cias a esos mi­llo­nes de per­so­nas que no son hé­roes, pe­ro con cu­yas pe­que­ñas ac­cio­nes per­so­na­les, co­mo las que so­léis acon­se­jar en vues­tra re­vis­ta, ayu­dan a me­jo­rar el mun­do.

– Si­gue ahí mien­tras pue­das, me acon­se­ja. De vuel­ta a la redacción pre­pa­ro el su­ma­rio de nues­tro nú­me­ro de oc­tu­bre de es­te com­ple­jo año de 2016. Mi­ro la pan­ta­lla, or­deno el des­pa­cho, sien­to la al­ga­ra­bía de los co­le­gas, leo las no­ti­cias del úl­ti­mo aten­ta­do ma­si­vo, tan ab­sur­do co­mo cruel, es­cu­cho las pro­me­sas po­lí­ti­cas, tan cí­ni­cas co­mo in­creí­bles... la rue­da.

MON­TSE FER­NÁN­DEZ DI­REC­TO­RA DE ‘IN­TE­GRAL’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.