«Pa­ra es­cri­bir bien, hay que sen­tir bien. Y pa­ra sen­tir bien, hay que sa­ber cuál es el de­seo a al­can­zar en la vida.»

En­tre­vis­ta a Silvia Ade­la Kohan

Integral - - Correo Del Sol Entrevista -

Na­ci­da en Ar­gen­ti­na, Silvia Ade­la Kohan es fi­ló­lo­ga de for­ma­ción y una pro­lí­fi­ca au­to­ra de guías que ayu­dan a me­jo­rar la téc­ni­ca na­rra­ti­va. Des­de su pri­mer Teo­ría y prác­ti­ca de un ta­ller de es­cri­tu­ra ( Al­ta­le­na, 1980) ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de las le­tras, so­bre­sa­lien­do con ma­nua­les ya clá­si­cos co­mo Pa­ra es­cri­bir una no­ve­la ( Al­ba, 2012).

Pe­ro, más allá de sus pu­bli­ca­cio­nes, Silvia Ade­la Kohan des­ta­ca por su ca­rác­ter cer­cano en sus ta­lle­res de es­cri­tu­ra, don­de des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das ofre­ce ase­so­ra­mien­to y for­ma­ción a no­ve­lis­tas, cuen­tis­tas y a to­do ti­po de na­rra­do­res.

Char­la­mos con ella en el li­te­ra­rio Ca­fé Sa­lam­bó, pro­pie­dad del no­ve­lis­ta Pe­dro Za­rra­lu­ki, en­tre otros so­cios. Em­pe­za­mos ha­blan­do de los orí­ge­nes de los cur­sos en los que fue pio­ne­ra en cas­te­llano.

¿Có­mo na­ció el pri­mer ta­ller de es­cri­tu­ra en es­pa­ñol?

Era el año 75, cuan­do aca­ba­ba la ca­rre­ra de Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca en la uni­ver­si­dad y es­ta­ba in­te­gra­da en al­gu­nos gru­pos del en­torno de la cá­te­dra de Noé Ji­trik, un crí­ti­co li­te­ra­rio muy im­por­tan­te en Ar­gen­ti­na. El fue quien se pre­gun­tó: ¿Por qué exis­ten los ta­lle­res y ter­tu­lias li­te­ra­rios y no los ta­lle­res de es­cri­tu­ra? En el pri­me­ro, los es­cri­to­res iban con lo que te­nían ya he­cho de ca­sa, eran leí­dos y co­men­ta­dos. Sin em­bar­go, ¿có­mo co­no­cer la pro­duc­ción de esos tex­tos? Se po­drían ha­ber pla­gia­do per­fec­ta­men­te.

¿ A qué te re­fie­res con « pro­duc­ción » ?

Al ori­gen del tex­to, a su cons­truc- ción, que es la cla­ve del ta­ller de es­cri­tu­ra. No­so­tros, a par­tir de los gru­pos que he co­men­ta­do, em­pe­za­mos a tra­ba­jar con con­sig­nas que se es­cri­bían en el pro­pio ta­ller.

¿ Qué ti­po de con­sig­nas?

Eran pre­tex­tos pa­ra es­cri­bir lo que fue­ra. So­bre es­to ya ha­bía una fun­da­men­ta­ción en un li­bro que pu­bli­ca­mos, Guía y prác­ti­ca de un ta­ller de es­cri­tu­ra, se­gún la cual no ser­vía la li­bre ex­pre­sión ab­so­lu­ta ni tam­po­co las nor­mas: el tér­mino me­dio era la cla­ve. Por ejem­plo, pe­día­mos a los ta­lle­ris­tas es­cri­bir un tex­to so­lo com­pues­to por es­drú­ju­las, o don­de una aman­te se sal­va del ata­que de la mu­jer des­pe­cha­da de al­guien. Las con­sig­nas, co­mo ves, eran de lo más va­ria­das. Lle­ga­mos a crear más de ochen­ta pa­ra desatar la crea­ti­vi­dad de los au­to­res.

¿ Cuán­tas per­so­nas fun­da­ron es­te ta­ller pio­ne­ro?

Éra­mos ca­tor­ce, aun­que ac­tual­men­te so­lo que­da­mos sie­te. Con ellos nos or­ga­ni­zá­ba­mos, así co­mo con otras com­pa­ñe­ras de la fa­cul­tad,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.