En eco­lo­gía, sa­lud y vida na­tu­ral… ¡Hay mu­cha ta­rea que ha­cer!

Integral - - Ecología -

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos:

In­ge­nie­ro am­bien­tal

El in­ge­nie­ro con­ven­cio­nal es uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la apli­ca­ción sis­te­má­ti­ca de ce­men­to y ace­ro so­bre la na­tu­ra­le­za. y el que cons­tru­ye obras co­mo au­to­pis­tas o plan­tas in­dus­tria­les con es­ca­sos mi­ra­mien­tos pa­ra los eco­sis­te­mas. Pa­ra su­pe­rar es­ta si­tua­ción. En to­dos los pla­nes de es­tu­dio eu­ro­peos se ha crea­do la fi­gu­ra del in­ge­nie­ro es­pe­cia­li­za­do en am­bien­te.

En­tre los ejes de es­ta pro­fe­sión en­con­tra­re­mos la prio­ri­dad de pro­te­ger el ser hu­mano. los ani­ma­les y las plan­tas del en­torno. apli­can­do téc­ni­cas no agre­si­vas. adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des eco­ló­gi­cas.

En es­te sen­ti­do, la pro­fe­sión se con­cen­tra en el área de la con­ta­mi­na­ción, tan­to at­mos­fé­ri­ca co­mo en la lu­cha con­tra el rui­do, los re­si­duos y las téc­ni­cas de pro­tec­ción de las aguas y los bos­ques. Al tiem­po que apli­ca cri­te­rios de tec­no­lo­gías me­nos agre­si­vas con el en­torno y no con­ta­mi­nan­tes, de­be va­lo­rar pro­fun­da­men­te los cos­tes, ya que se tra­ta de com­pa­ti­bi­li­zar el cri­te­rio de cos­te y de ren­ta­bi­li­dad con el cri­te­rio eco­ló­gi­co.

Quí­mi­ca dul­ce

Cer­ca del 70% de los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos que tie­ne plan­tea­dos el pla­ne­ta man­tie­nen una re­la­ción di­rec­ta o in­di­rec­ta con la quí­mi­ca mo­der­na de cor­te po­si­ti­vis­ta. La lla­ma­da «quí­mi­ca del clo­ro» y la pe­tro­quí­mi­ca son en gran par­te res­pon­sa­bles de los al­tos ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción te­rres­tre. Por es­ta ra­zón, es ca­da vez más ur­gen­te e im­por­tan­te que en los es­tu­dios y pro­fe­sio­nes re­fe­ren­tes a la quí­mi­ca se dé un cam­bio pro­fun­do de men­ta­li­dad.

A es­to res­pon­de lo que se ha ve­ni­do en lla­mar quí­mi­ca eco­ló­gi­ca o dul­ce. Pro­po­ne que la ca­ta­li­za­ción quí­mi­ca se reali­ce con sis­te­mas no agre­si­vos pa­ra las sus­tan­cias y se re­cu­pe­re to­da una se­rie de ma­te­rias pri­mas de ori­gen na­tu­ral, de for­ma que los pro­duc­tos evi­ten cual­quier ti­po de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal y sean al­ta­men­te bio­de­gra­da­bles.

En es­te sec­tor te­ne­mos la op­ción ofi­cial y la op­ción de la ini­cia­ti­va pri­va­da. Al­gu­nas uni­ver­si­da­des es­tán em­pe­zan­do a in­tro­du­cir asig­na­tu­ras op­ta­ti­vas de es­te ti­po en las ca­rre­ras con­ven­cio­na­les de quí­mi­ca, que per­mi­ten a los alum­nos co­no­cer a ni­vel teórico y prác­ti­co mé­to­dos eco­ló­gi­cos con­cre­tos, con lo que tie­nen al­ter­na­ti­vas de pro­ce­sos quí­mi­cos en de­ter­mi­na­dos sec­to­res in­dus­tria­les.

Otra op­ción es la quí­mi­ca se­mi ar­te­sa­nal, ba­sa­da en la ini­cia­ti­va pri­va­da. Em­pre­sas de ta­ma­ño me­diano o pe­que­ño que creen en el fu­tu­ro de la quí­mi­ca dul­ce, que in­vier­ten en es­ta cla­se de pro­duc­ción y que tra­ba­jan pa­ra in­tro­du­cir en am­plios ni­ve­les de la po­bla­ción es­tos pro­duc­tos no con­ta­mi­nan­tes.

Téc­ni­co en aná­li­sis de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal

El asis­ten­te o es­pe­cia­lis­ta en con­ta­mi­na­ción am­bien­tal tie­ne co­mo ta­rea bá­si­ca in­ves­ti­gar, por ejem­plo, las aguas a tra­vés de sus­tan­cias quí­mi­cas y bac­te­rias pa­ra va­lo­rar su con­ta­mi­na­ción. Con el co­no­ci­mien­to téc­ni­co ade­cua­do de­be me­dir los va­lo­res con­ta­mi­nan­tes en el ai­re y con­tro­lar los va­lo­res má­xi­mos to­le­ra­bles, por lo que tam­bién de­be co­no­cer la le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria en es­tas ma­te­rias.

Es­ta es­pe­cia­li­dad se re­co­mien­da a li­cen­cia­dos en bio­lo­gía, far­ma­cia y quí­mi­ca. Sus po­si­bi­li­da­des de en­con­trar em­pleo son al­tas, tan­to en la em­pre­sa pú­bli­ca co­mo en la in­dus­tria pri­va­da, en don­de en­con­tra­rán tra­ba­jo so­bre to­do en in­dus­trias quí­mi­cas y em­pre­sas que ten­gan re­la­ción con el tra­ta­mien­to de re­si­duos. Otra po­si­bi­li­dad de em­pleo es­tá los ins­ti­tu­tos eco­ló­gi­cos eu­ro­peos.

Téc­ni­co en ges­tión am­bien­tal de la em­pre­sa

Las em­pre­sas con­ven­cio­na­les re­quie­ren cri­te­rios eco­ló­gi­cos al pla­ni­fi­car sus sis­te­mas de pro­duc­ción, su or­ga­ni­za­ción in­ter­na e in­clu­so su pu­bli­ci­dad. Pa­ra lle­nar es­te hue­co se han crea­do en ca­si to­dos los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea es­tu­dios su­pe­rio­res so­bre la Ges­tión Am­bien­tal de la Em­pre­sa.

En es­tos es­tu­dios, los li­cen­cia­dos en eco­no­mía apren­den, apar­te de las ba­ses de la eco­lo­gía aca­dé­mi­ca y su ter­mi­no­lo­gía, los cos­tes de la con­ta­mi­na­ción en el mun­do em­pre­sa­rial. su va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca y las es­tra­te­gias pa­ra neu­tra­li­zar es­tos cos­tes con nue­vos sis­te­mas de pro­duc­ción y cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad en las que se con­si­de­re el fac­tor am­bien­tal de un mo­do ca­si prio­ri­ta­rio.

Los li­cen­cia­dos en eco­no­mía o cien­cias em­pre­sa­ria­les con es­ta es­pe­cia­li­dad tie­nen bue­nas pers­pec­ti­vas en to­do ti­po de em­pre­sas.

Ade­más, los es­tu­dian­tes de pu­bli­ci­dad y re­la­cio­nes pú­bli­cas es­pe­cia­li­za­dos en es­tas cues­tio­nes, tie­nen igual­men­te bue­nas opor­tu­ni­da­des.

Téc­ni­co en geo­eco­lo­gía

Una nue­va dis­ci­pli­na co­no­ci­da hoy co­mo geo­eco­lo­gía, tra­ta de en­ten­der y pre­ser­var la eco­no­mía y el in­ter­cam­bio de la na­tu­ra­le­za. Es­ta dis­ci­pli­na tie­ne por ob­je­to el es­tu­dio la pre­ser­va­ción y la re­ge­ne­ra­ción de los bio­to­pos y de los sis­te­mas eco­ló­gi­cos de­ter­mi­na­dos. La geo­eco­lo­gía es­tu­dia, so­bre to­do, la com­po­si­ción de los sue­los y su re­la­ción con las aguas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.