Con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes

Integral - - Sa­lud Na­tu­ral -

Es im­por­tan­te se­guir una die­ta equilibrada pa­ra pro­por­cio­nar­le a su piel los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta. Incluya una bue­na va­rie­dad de fru­tas y ve­ge­ta­les, pre­fe­ri­ble­men­te cru­dos, ce­rea­les in­te­gra­les, se­mi­llas, fru­tos se­cos y le­gum­bres. Be­ba por lo me­nos dos li­tros de agua to­dos los días, in­clu­so si no tie­ne sed. Así ayu­da­rá a su piel a man­te­ner­se hi­dra­ta­da y a eli­mi­nar to­xi­nas, lo cual pre­vie­ne la for­ma­ción de arrugas. Co­ci­ne con acei­tes ve­ge­ta­les pren­sa­dos en frío pa­ra ob­te­ner áci­dos gra­sos esen­cia­les. Evi­te las gra­sas de ori­gen ani­mal y las sa­tu­ra­das. No fu­me, no be­ba al­cohol ni tam­po­co ca­feí­na. Es­tas sus­tan­cias re­se­can la piel y la vuel­ven más pro­pen­sa a arru­gar­se. Ade­más, el há­bi­to de fu­mar im­pli­ca frun­cir los la­bios cien­tos de ve­ces al día, y esos plie­gues se trans­for­man en arrugas a una edad re­la­ti­va­men­te tem­pra­na. Prac­ti­que ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad. Con ello au­men­ta la cir­cu­la­ción de la san­gre ha­cia la piel, que ob­tie­ne nu­trien­tes del to­rren­te san­guí­neo. Ha­ga gim­na­sia fa­cial. Sién­te­se y ha­ga mo­vi­mien­tos exa­ge­ra­dos con la man­dí­bu­la (co­mo si es­tu­vie­ra mas­ti­can­do). Es­ti­re los múscu­los que que­dan de­ba­jo del men­tón y los de la par­te an­te­rior del cue­llo. Tam­bién es be­ne­fi­cio­so ten­der­se en plano in­cli­na­do con los pies en al­to du­ran­te quin­ce mi­nu­tos al día. Uti­li­ce pro­duc­tos to­ni­fi­can­tes a ba­se ha­ma­me­lis, de flo­res o de plan­tas; nun­ca a ba­se de al­cohol. No se apli­que acei­tes gra­sos en el área de los ojos por la no­che por­que pue­de ama­ne­cer con los ojos hin­cha­dos al día si­guien­te. Uti­li­ce po­cos cos­mé­ti­cos y elí­ja­los a con­cien­cia. No los com­par­ta con na­die y re­em­plá­ce­los ca­da tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.