La hi­dra­ta­ción

Integral - - Sa­lud Na­tu­ral -

Ro­cia­do fa­cial:

EI agua es ne­ce­sa­ria, tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior pa­ra evi­tar que la piel se se­que y apa­rez­can arrugas. Pa­ra hi­dra­tar la piel des­de el ex­te­rior, un mé­to­do muy efi­caz y re­fres­can­te es el ro­cia­do fa­cial. He vis­to co­mo des­apa­re­cían las lí­neas más pe­que­ñas y su­per­fi­cia­les de la ca­ra, es­pe­cial­men­te al­re­de­dor de los ojos, me­dian­te el ro­cia­do fa­cial que pue­de efec­tuar­se con una sim­ple bo­te­lla con ro­cia­dor que es­par­za go­tas muy fi­nas.

El ro­cia­do fa­cial de­be con­ver­tir­se en par­te de la ru­ti­na dia­ria pa­ra la pre­ven­ción de arrugas. Ase­gú­ra­te de uti­li­zar­la des­pués de ha­ber apli­ca­do una bue­na cre­ma fa­cial que ayu­de a man­te­ner la hu­me­dad. Ro­cía tu piel por lo me­nos tres ve­ces al día. (Se pue­de ro­ciar una fi­na ca­pa so­bre el ma­qui­lla­je sin es­tro­pear­lo).

Com­bi­na­ción de ex­trac­tos:

Aun­que el agua es lo más im­por­tan­te, pue­de re­sul­tar agra­da­ble y be­ne­fi­cio­so aña­dir otros in­gre­dien­tes co­mo el agua de ro­sas, áloe vera o una com­bi­na­ción de ex­trac­tos de hier­bas. Pue­des fa­bri­car­los tu mis­ma. Lle­na de agua un fras­co con ro­cia­dor de unos 250 ml y aña­de diez go­tas de acei­te esen­cial de la­van­da. Re­cuer­da que co­mo el agua y el acei­te no se mez­clan de­bes agi­tar la bo­te­lla ca­da vez que quie­ras ro­ciar­te la ca­ra. Cie­rra los ojos pa­ra evi­tar una po­si­ble irri­ta­ción.

Man­za­ni­lla, con­suel­da y flor de na­ran­jo:

Pue­des pre­pa­rar otra fór­mu­la ha­cien­do un té con par­tes igua­les de man­za­ni­lla, ho­jas de con­suel­da y flor de na­ran­jo. Uti­li­za dos cu­cha­ra­di­tas de es­ta mez­cla se­ca pa­ra ca­da ta­za de agua y dé­ja­lo en re­mo­jo du­ran­te trein­ta mi­nu­tos. Es­ta fór­mu­la de­be con­ser­var­se en la ne­ve­ra y re­no­var­se ca­da cin­co días. con al­gún hi­dra­tan­te de ca­li­dad es­pe­cial pa­ra la zo­na de los ojos. Hay que dar trein­ta vuel­tas, una vez al día. Se pue­den sua­vi­zar las arrugas de al­re­de­dor de los ojos e in­clu­so eli­mi­nar­las apre­tan­do el hue­so or­bi­tal en pun­tos pa­ra­le­los, jus­to de­ba­jo de los ojos, en los ex­tre­mos ex­te­rio­res y en­ci­ma de las ce­jas. Aprie­ta du­ran­te tres se­gun­dos, suel­ta y re­pi­te has­ta vein­te ve­ces tres ve­ces al día.

El si­guien­te ejer­ci­cio lo uti­li­zan las mu­je­res chi­nas pa­ra to­ni­fi­car y es­ti­mu­lar to­do el ros­tro, lim­piar el cu­tis y evi­tar las arrugas. Pa­ra em­pe­zar la­va y sé­ca­te las ma­nos. Lue­go, con las dos pal­mas jun­tas, fró­ta­las rá­pi­da­men­te una y otra vez pa­ra in­tro­du­cir chi en la pal­ma. Lue­go, des­li­za las ma­nos sua­ve­men­te por el ros­tro, sin es­ti­rar la piel, con un mo­vi­mien­to as­cen­den­te que cu­bra to­da la ca­ra in­clu­yen­do las ore­jas. Ca­da mano se mo­ve­rá for­man­do un círcu­lo que em­pie­za en el men­tón, si­gue a lo lar­go de la na­riz, por en­ci­ma de los ojos has­ta la fren­te, a tra­vés de la lí­nea del na­ci­mien­to del ca­be­llo, so­bre las ore­jas y de vuel­ta al men­tón. Co­mo se sabe, con­sis­te en la uti­li­za­ción de acei­tes de plan­tas esen­cia­les pa­ra la sa­lud y la be­lle­za. Aun­que la aro­ma­te­ra­pia se prac­ti­ca des­de ha­ce mu­cho tiem­po, la aro­ma­te­ra­pia ha­ce po­co que es po­pu­lar. Su in­fluen­cia pue­de apre­ciar­se en la me­di­ci­na, la cos­mé­ti­ca y la psi­co­lo­gía. Los acei­tes esen­cia­les uti­li­za­dos en aro­ma­te­ra­pia de­ben ser pu­ros, no adul­te­ra­dos, com­ple­tos y de al­ta ca­li­dad. Su pro­fun­do efec­to es de­bi­do a su pe­que­ña y sim­ple es­truc­tu­ra molecular. Si se apli­can tó­pi­ca­men­te so­bre la piel que los ab­sor­be con ra­pi­dez.

Tú mis­ma pue­des fa­bri­car tu pro­pia mez­cla de acei­tes esen­cia­les pa­ra pro­te­ger la piel, con sie­te go­tas de olí­bano (la re­si­na del ár­bol Bos­we­llia thu­ri­fe­ra o Bos­we­llia sa­cra), tres go­tas de azahar y quin­ce go­tas de la­van­da. Méz­cla­las bien con cin­cuen­ta y cin­co g de acei­te de al­men­dras. Aplí­ca­las en el ros­tro y aprie­ta sua­ve­men­te en las zo­nas don­de se pue­dan for­mar o ya se ha­yan for­ma­do arrugas.

Patricia Da­vis, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Aro­ma­te­ra­pia de Lon­dres, di­ce que el olí­bano tie­ne una ac­ción pro­tec­to­ra de la piel, evi­ta que se for­men las arrugas y re­du­ce las ya exis­ten­tes. El azahar es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de cé­lu­las nue­vas y pue­de re­tra­sar el de­te­rio­ro del te­ji­do co­nec­ti­vo de la piel.

Los es­pe­cia­lis­tas de aro­ma­te­ra­pia con­si­de­ran que la la­van­da es el más ver­sá­til de los acei­tes esen­cia­les. Es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las nue­vas y equi­li­bra la pro­duc­ción de gra­sa de la piel, au­men­tan­do o dis­mi­nu­yen­do la ac­ti­vi­dad se­gún las ne­ce­si­da­des. La la­van­da tam­bién cal­ma y sua­vi­za y ac­túa co­mo an­ti­de­pre­si­vo pa­ra la psi­que.

OXÍ­GENO

No se pue­de lle­var a ca­bo con éxi­to nin­gu­na téc­ni­ca de sa­lud o be­lle­za sin ejer­ci­cio, que tam­bién ayu­da a pre­ve­nir las arrugas por­que au­men­ta la cir­cu­la­ción de la san­gre y apor­ta más nu­trien­tes y oxí­geno a los te­ji­dos.

El ejer­ci­cio cal­ma los ner­vios y eli­mi­na el es­trés; tam­bién ayu­da a con­ci­liar un sue­ño más pro­fun­do, más re­vi­ta­li­za­dor, que per­mi­te que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.