Plan­tas me­di­ci­na­les

Integral - - Alimentación Ortemolecular -

pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el sue­ño. El vie­jo di­cho “Desa­yu­nar co­mo un rey, co­mer co­mo una prin­ce­sa y ce­nar co­mo los po­bres” es una gran ver­dad. Nues­tros rit­mos cir­ca­dia­nos fun­cio­nan si­nér­gi­ca­men­te con di­cho for­ma de alimentación, por­que nues­tras ca­pa­ci­da­des di­ges­ti­vas es­tán a un ni­vel óp­ti­mo du­ran­te las pri­me­ras ho­ras del día, en es­pe­cial, de la ma­ña­na.

Sin du­da al­gu­na, nues­tras ape­ten­cias y gus­tos ali­men­ti­cios, par­ti­cu­lar­men­te al fi­nal del día, pue­den afec­tar a la ca­li­dad del sue­ño. Se sa­be que la ma­yo­ría de los ali­men­tos po­seen la vir­tud de se­dar, pe­ro ca­be te­ner en cuen­ta que tam­bién exis­ten cier­tos ali­men­tos que tie­nen efec­tos es­ti­mu­lan­tes.

DE­FI­CIEN­CIAS NU­TRI­CIO­NA­LES

Al­gu­nos nu­trien­tes es­pe­cí­fi­cos son ne­ce­sa­rios pa­ra pro­mo­cio­nar un sue­ño dul­ce y pla­cen­te­ro. Pre­sen­ta­mos va­rios gru­pos de pre­gun­tas, de for­ma se­pa­ra­da e in­de­pen­dien­te. Si res­pon­de « sí » a tres o más de las pre­gun­tas de ca­da gru­po, pue­de que ten­ga al­gu­na ca­ren­cia. Se­gui­da­men­te ofre­ce­mos los ali­men­tos, de die­ta na­tu­ris­ta, que más los con­tie­nen.

HIE­RRO

¿Se fa­ti­ga con fa­ci­li­dad? ¿Tie­ne la piel muy blan­ca? ¿ Se que­da sin res­pi­ra­ción fá­cil­men­te? ¿Se sien­te ma­rea­do des­pués de rea­li­zar al­gún ejer­ci­cio o es­fuer­zo le­ve? ¿Le cues­ta que des­apa­rez­can los mo­ra­dos, y sus he­ri­das re­ge­ne­ran muy len­ta­men­te? ¿Tie­ne re­glas muy abun­dan­tes?

Fun­ción: Nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta hie­rro pa­ra ab­sor­ber la vi­ta­mi­na C, que de­be­mos con­su­mir dia­ria­men­te, ya que nues­tro cuer­po no pue­de al­ma­ce­nar­la. Tam­bién re­sul­ta esen­cial en la for­ma­ción del pig­men­to ro­jo de nues­tra san­gre (o he­mo­glo­bi­na), que se en­car­ga de trans­por­tar el oxí­geno a to­do el cuer­po.

Fuen­tes: Uvas, ci­rue­las, al­ba­ri­co­ques, ye­ma de hue­vo, ce­rea­les in­te­gra­les, be­rros, es­pi­na­cas, bró­quil, re­mo­la­cha y las le­gum­bres.

MAG­NE­SIO

¿Tie­ne ram­pas mus­cu­la­res a me­nu­do? ¿ No lo­gra man­te­ner el sue­ño? ¿ Se en­fa­da o al­te­ra con su­ma fa­ci­li­dad? ¿No pue­de re­la­jar­se? ¿Tie­ne do­lo­res y es­pas­mos pre­mens­trua­les? ¿ Tie­ne de­bi­li­dad mus­cu­lar, do­lo­res o la sen­sa­ción de es­tar con­ti­nua­men­te can­sa­do? Pa­ra su­pe­rar el in­som­nio son pro­ve­cho­sas las plan­tas me­di­ci­na­les ama­po­la de ca­li­for­nia, lú­pu­lo, ka­va ka­va, pa­si­flo­ra, es­cu­te­la­ria y raíz de va­le­ria­na en cáp­su­la o en ex­trac­to. No con­vie­ne de­pen­der de una so­la hierba; es me­jor ro­tar va­rias. Es­tas plan­tas me­di­ci­na­les se de­ben to­mar an­tes de acos­tar­se. La né­be­da o hier­ba­de ga­to (Ne­pe­ta ca­ta­ria) y la man­za­ni­lla tie­nen sua­ves pro­pie­da­des se­dan­tes. En in­fu­sión son se­gu­ras in­clu­so pa­ra los ni­ños. Pa­ra cal­mar y to­ni­fi­car el sis­te­ma ner­vio­so, lo cual se tra­du­ce en un sue­ño re­pa­ra­dor, los adul­tos de­ben to­mar in­fu­sión de man­za­ni­lla va­rias ve­ces al día. ¿Tie­ne an­sie­dad / ata­ques de ner­vios? ¿Sue­le te­ner ram­pas o se le aga­rro­tan los múscu­los al ha­cer ejer­ci­cio?

Fun­ción: El mag­ne­sio es in­dis­pen­sa­ble a la ho­ra de ab­sor­ber cal­cio. Se tra­ta de un mi­ne­ral im­pres­cin­di­ble pa­ra las glán­du­las de adre­na­li­na, que ayu­dan al cuer­po a so­por­tar el es­trés.

Fuen­tes: Las ver­du­ras y hor­ta­li­zas de ho­ja ver­de, la le­chu­ga, la re­mo­la­cha, la ca­la­ba­za, el bo­nia­to, los fru­tos se­cos, el que­so, el plá­tano, los al­ba­ri­co­ques, los ce­rea­les en grano.

CAL­CIO

¿ Es­tá ner­vio­so y ace­le­ra­do? ¿ Tie­ne pe­que­ños ca­lam­bres en los bra­zos y pier­nas? ¿Tie­ne a ve­ces agu­je­tas mus­cu­la­res? ¿Su sa­lud den­tal es mí­ni­ma? ¿No­ta al­gu­na vez en el co­ra­zón pal­pi­ta­cio­nes ace­le­ra­das o irre­gu­la­res?

Fun­ción: El cal­cio es tan ne­ce­sa­rio co­mo el mag­ne­sio. Re­gu­la los latidos del co­ra­zón y la pre­sión san­guí­nea (la hi­per­ten­sión pue­de in­ter­fe­rir e in­te­rrum­pir cual­quie­ra de las cin­co fa­ses o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.