En­sa­la­da de hi­no­jo y gra­na­da

Integral - - Dietética Macrobiótica -

IN­GRE­DIEN­TES:

1 cuen­co pe­que­ño de per­las de gra­na­da 1 pu­ña­do de nue­ces un ma­no­jo gran­de de rú­cu­la 1 hi­no­jo me­diano cor­ta­do en lon­chas una ban­de­ja de en­di­vias

PA­RA EL ADE­RE­ZO:

75 ml de mos­to o zu­mo de uva fres­co un pu­ña­do de nue­ces un po­co de sho­you una pun­ti­ta de cúr­cu­ma pi­mien­ta ne­gra ajo acei­te de oli­va

ELA­BO­RA­CIÓN:

Cor­tar el hi­no­jo y re­ser­var. La­var las en­di­vias y el res­to de las ver­du­ras re­ser­var. Tos­tar li­ge­ra­men­te las nue­ces, (las del ade­re­zo y las de la en­sa­la­da). Agre­gar­les en la sar­tén unas go­tas de sho­you y re­mo­ver bien (re­ser­var las del ade­re­zo). Mez­clar to­do en un cuen­co hon­do pa­ra en­sa­la­da in­clu­yen­do las per­las de gra­na­da. Ade­re­zar en el mo­men­to de ser­vir.

PA­RA EL ADE­RE­ZO:

Ca­len­tar el acei­te en una sar­tén pe­que­ña y reho­gar la cúr­cu­ma, la pi­mien­ta y el ajo. Mez­clar en la ba­ti­do­ra to­dos los in­gre­dien­tes, in­cor­po­rar la cúr­cu­ma el ajo y la pi­mien­ta. fi­cas más am­plias sin por ello im­pac­tar en nues­tro or­ga­nis­mo in­me­dia­ta­men­te. De es­ta for­ma no al­te­ra­mos la frá­gil ba­rre­ra de mi­cro­or­ga­nis­mos bac­te­ria­nos in­tes­ti­na­les. Aun­que aún así sa­be­mos que hay un or­den, un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za que nos pro­por­cio­na co­ne­xión e in­ter­co­ne­xión.

Por ejem­plo los ce­rea­les más ex­pan­si­vos tie­nen más po­ta­sio, co­mo es el ca­so del maíz pro­pio del ve­rano, de paí­ses tro­pi­ca­les o ca­ri­be­ños o pa­ra equi­li­brar en con­di­cio­nes muy con­trac­ti­vas, acom­pa­ña­dos de al­gún ce­real equi­li­bra­do co­mo el arroz y con­su­mi­do con le­gum­bres más gran­des co­mo es el ca­so de Mé­xi­co, Co­lom­bia.

Y en su opues­to se si­túa el tri­go sa­rra­ceno (4 de po­ta­sio por uno de so­dio) pro­pio del in­vierno, de paí­ses con frío ex­tre­mo co­mo las es­te­pas ru­sas, Po­lo­nia y Ucra­nia, en­tre otros, o pa­ra equi­li­brar con­di­cio­nes muy ex­pan­si­vas, baja vi­ta­li­dad o po­ca vi­ta­li­dad se­xual, co­mo es el ca­so de la ”grech­ka”, co­mi­da tra­di­cio­nal en Ru­sia.

ALI­MEN­TOS LO­CA­LES

Cuan­do nos nu­tri­mos con ali­men­tos lo­ca­les, cuan­do “nos co­me­mos el pai­sa­je”, pe­ne­tra­mos en nues­tro pre­sen­te, en el pre­sen­te de la na­tu­ra­le­za, re­ci­bien­do el apor­te de fres­cu­ra y fle­xi­bi­li­dad que nos pro­por­cio­nan las plan­tas, agen­tes na­tu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.