El bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co

Los se­gui­do­res de la me­di­ci­na na­tu­ral sue­len te­ner en ca­sa un pe­que­ño sur­ti­do de plan­tas me­di­ci­na­les a mo­do de bo­ti­quín. Al­gu­nos in­clu­yen al­gu­nos otros ar­tícu­los, co­mo al­gu­nas ven­das y apó­si­tos, unas pin­zas, de­ta­lles así.

Integral - - Medicina Natural - TEX­TO: BLAN­CA HERP, CON TEX­TOS E IN­FOR­MA­CIO­NES DE JÜRG REINHARD MAR­TÍN ( MÉ­DI­CO ANTROPÓSOFO) ( MÉ­DI­CO NA­TU­RIS­TA ) Y SAN­TOS

No se ne­ce­si­ta gran co­sa más, ni fár­ma­cos, des­de lue­go. In­clu­so el uso del agua oxi­ge­na­da, de al­cohol, o de ci­ca­tri­zan­tes se con­vier­te en in­ne­ce­sa­rio si se dis­po­ne de li­món, por­que los sus­ti­tu­ye con ven­ta­ja. Ade­más, en es­tos tiem­pos de cri­sis, hay quien in­clu­ye tam­bién al­gu­nos re­me­dios flo­ra­les del Dr. Bach, co­mo el po­pu­lar « res­cue » . Aho­ra bien, ¿ con­vie­ne te­ner un pe­que­ño bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co? Se­gún el cri­te­rio de la ho­meo­pa­tía uni­cis­ta, exis­te un re­me­dio úni­co, que es exac­ta­men­te el que ca­da per­so­na ne­ce­si­ta en un de­ter­mi­na­do mo­men­to. Es­to ale­ja las po­si­bi­li­da­des de dis­po­ner de un gran sur­ti­do de me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos. Ade­más, en mo­men­tos co­mo los ac­tua­les, en los que la ho­meo­pa­tía su­fre unos ata­ques tan in­jus­tos por par­te de los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la sa­ni­dad, no es­tá de más con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de nues­tro pro­pio bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co. Os pre­sen­ta­mos una se­lec­ción de lo más prác­ti­co, jun­to con frag­men­tos del apa­sio­na­do re­la­to de Jürg Reinhard. La ra­zón por la cual exis­te una igle­sia, no hay que bus­car­la en sus pie­dras, sino en la idea que ha lle­va­do a cons­truir­la. De la mis­ma ma­ne­ra es erró­neo su­po­ner que la ra­zón de una en­fer­me­dad or­gá­ni­ca es­tá en la san­gre o en una cé­lu­la, aun cuan­do el pro­ce­so de la en­fer­me­dad pue­da muy bien re­la­cio­nar­se con ellas.

El pe­li­gro de apar­tar los pro­ble­mas en lu­gar de pro­fun­di­zar en ellos, exis­te no só­lo en la lla­ma­da me­di­ci­na ofi­cial, sino tam­bién en la ho­meo­pa­tía. La ra­zón de una en­fer­me­dad se de­be fre­cuen­te­men­te a cau­sas in­ma­te­ria­les, aními­cas, y con­si­de­rar­lo así nos da la pis­ta de dón­de hay que bus­car. Un tra­ta­mien­to —sea cual sea el mé­to­do te­ra­péu­ti­co em­plea­do— que no ten­ga ple­na con­cien­cia de es­to, pue­de ac­tuar en un lu­gar inade­cua­do y con­sis­tir só­lo en una ba­ta­lla con­tra los sín­to­mas. Co­mo ve­ni­mos di­cien­do in­fi­ni­dad de ve­ces, las en­fer­me­da­des tie­nen un sen­ti­do: nos sir­ven pa­ra re­fle­xio­nar so­bre nues­tra for­ma de vida y la ma­ne­ra que te­ne­mos de en­ten­der el mun­do, pa­ra po­der así co­rre­gir­las. Va­mos a ver un po­co más de cer­ca do­ce plan­tas, ani­ma­les, mi­ne­ra­les y me­ta­les, y la ta­rea que cum­plen en la na­tu­ra­le­za. De ella se han ob­ser­va­do los efec­tos te­ra­péu­ti­cos y las for­mas de apli­ca­ción pa­ra los en­fer­mos.

Así pues, se pue­den tra­tar to­das las en­fer­me­da­des que en sus sín­to­mas coin­ci­dan con la des­crip­ción del me­di­ca­men­to, in­clu­so cuan­do la na­tu­ra­le­za de la en­fer­me­dad no se co­noz­ca de for­ma exac­ta. Ha­cer es­to es muy útil, in­clu­so an­tes de con­sul­tar al mé­di­co. Pa­ra que es­te bo­ti­quín pue­da em­plear­se de for­ma ra­cio­nal y rá­pi­da en los ca­sos agu­dos, he­mos re­la­cio­na­do ya las en­fer­me­da­des co­rres­pon­dien­tes a ca­da me­di­ca­men­to.

Ade­más, las en­fer­me­da­des se en­cuen­tran or­de­na­das al­fa­bé­ti­ca­men­te en una lis­ta apar­te, de ma­ne­ra que se pue­dan en­con­trar los me­di­ca­men­tos apro­pia­dos si se co­no­ce el nom­bre. Por su­pues­to no de­be ol­vi­dar­se los cui­da­dos y die­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ca­da en­fer­me­dad. Y que­de cla­ro que si la en­fer­me­dad es se­ria, siem­pre de­be con­sul­tar­se al mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.