La sa­lud y las emo­cio­nes

¿Y si nues­tras en­fer­me­da­des ge­ne­ra­sen un de­ter­mi­na­do ti­po de emo­ción? Des­cu­bre des­de la Sa­bi­du­ría Orien­tal có­mo ocu­rre.

Integral - - Coaching - TEX­TO: DA­NIEL MA­YOR, DI­REC­TOR DE ESMACA ( ES­CO­LA MA­CRO­BIÓ­TI­CA DE CA­TA­LUN­YA ) .

Las en­fer­me­da­des pue­den ocu­rrir por­que te­ne­mos al­gún des­equi­li­brio fí­si­co. Des­de ha­ce un tiem­po tam­bién se re­co­no­ce que hay en­fer­me­da­des que pue­den ha­ber si­do ge­ne­ra­das por un con­flic­to emo­cio­nal. ¿Y pue­de ser que al su­frir una en­fer­me­dad de­ter­mi­na­da de re­pen­te cam­bie nues­tro pa­trón emo­cio­nal? Pues des­de la Me­di­ci­na Orien­tal se ha vis­to co­mo al­go bas­tan­te pro­ba­ble, pues­to que cuer­po, men­te y emo­ción siem­pre han ido li­ga­dos en es­te ti­po de Me­di­ci­na. Pue­de dar­se el ca­so de que un des­equi­li­brio fí­si­co en un ór­gano u ór­ga­nos ge­ne­ra una en­fer­me­dad que a su vez nos vuel­va emo­cio­nal­men­te di­fe­ren­tes. Pa­ra crear sa­lud en es­tos ca­sos es muy im­por­tan­te ver el as­pec­to fí­si­co y cui­dar el es­ti­lo de vida: alimentación, ejer­ci­cio, … Lo im­por­tan­te es en­ten­der có­mo se pro­du­ce es­te me­ca­nis­mo y qué ac­cio­nes to­mar en ca­da ca­so. Va­mos a ver se­gún ca­da con­jun­to de ór­ga­nos qué ti­po de ener­gía emo­cio­nal ri­gen pa­ra co­no­cer tam­bién qué ocu­rri­rá cuan­do ha­ya una dis­fun­ción en es­tos.

RI­ÑO­NES, VE­JI­GA, APA­RA­TO REPRODUCTOR

Se­gún los orien­ta­les en nues­tros ri­ño­nes al­ma­ce­na­mos nues­tra Esen­cia, que pa­ra ellos es aque­llo que he­mos he­re­da­do de nues­tros an­ces­tros. Es muy im­por­tan­te por­que tam­bién tie­ne que ver con la Ener­gía Vi­tal, ellos con­si­de­ra­ban que la muer­te de­vie­ne por­que nos que­da­mos sin nues­tra Esen­cia, por tan­to es muy im­por­tan­te cui­dar­la pa­ra no mal­gas­tar­la. Tam­bién de­cían que la Esen­cia se acu­mu­la en los ri­ño­nes, por tan­to son los ór­ga­nos prin­ci­pa­les pa­ra cui­dar en es­te ca­so.

Emo­cio­nal­men­te la Esen­cia tie­ne que ver con nues­tro im­pul­so en la vida. Cuan­do que­re­mos co­men­zar a ha­cer al­go siem­pre ne­ce­si­ta­mos de una ener­gía que nos dé el em­pu­je ne­ce­sa­rio pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en ello. Un ejem­plo tam­bién pue­de ser cuan­do que­re­mos te­ner un hi­jo, ne­ce­si­ta­mos de una ener­gía que nos ayu­de a crear­lo. Es­ta es la ra­zón tam­bién por la que el apa­ra­to reproductor en­tra den­tro de es­te apar­ta­do, y pa­ra los orien­ta­les siem­pre ha es­ta­do aso­cia­do a la ener­gía del ri­ñón. Es­ta ener­gía tie­ne por lo tan­to mu­cho que ver con la crea­ti­vi­dad.

¿Qué ocu­rre si te­ne­mos un pro­ble­ma en los ri­ño­nes? Pues se­gún co­men­ta­ban, es­to afec­ta a nues­tra vi­ta­li­dad, a nues­tra crea­ti­vi­dad y a es­te em­pu­je que es­tá­ba­mos co­men­tan­do. Cuan­do nos cues­ta em­pe­zar a ha­cer co­sas, aun­que lue­go cuan­do es­te­mos pues­tos en ellas ya fun­cio­ne­mos bien, se es­tá pro­du­cien­do un des­equi­li­brio en es­tos ór­ga­nos. La emo­ción que de­vie­ne en­ton­ces es el mie­do. El mie­do en su ver­tien­te más li­via­na em­pie­za a crear ex­cu­sas pa­ra no ha­cer lo que uno ne­ce­si­ta, y pos­po­ne el ini­cio de las co­sas. En un gra­do más al­to el mie­do nos pue­de pa­ra­li­zar com­ple­ta­men­te y de­jar­nos tan ex­haus­tos que no po­da­mos ser ca­pa­ces de em­pe­zar a ha­cer lo que que­re­mos en nues­tra vida. El mie­do nos sue­le de­jar “con­ge­la­dos”. Y es cu­rio­so por­que los orien­ta­les tam­bién ha­blan de que cuan­do te­ne­mos frío y nues­tra zo­na lum­bar no es­tá ca­lien­te, nues­tros ri­ño­nes li­te­ral­men­te se con­ge­lan y te­ne­mos más di­fi­cul­tad pa­ra el im­pul­so y nos can­sa­mos con más fa­ci­li­dad.

HÍ­GA­DO, VE­SÍ­CU­LA BI­LIAR, TEN­DO­NES

Po­de­mos en­ten­der in­clu­so des­de la pers­pec­ti­va oc­ci­den­tal al hí­ga­do co­mo un ór­gano muy con­tro­la­dor en el cuer­po: al­ma­ce­na glu­có­geno pa­ra re­gu­lar los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, la lim­pia de to­xi­nas, fa­bri­ca bi­lis pa­ra di­ge­rir las gra­sas del sis­te­ma di­ges­ti­vo, pro­du­ce pro­teí­nas,…. Es en de­fi­ni­ti­va el di­rec­tor de mu­chas de las fun­cio­nes cor­po­ra­les.

Es­ta ca­pa­ci­dad que tie­ne el hí­ga­do se veía des­de la Me­di­ci­na Orien­tal con nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra pla­ni­fi­car, con­cre­tar ideas y lle­var a ca­bo nues­tros pro­pó­si­tos. Es di­fe­ren­te de lo que ha­blá­ba­mos an­te­rior­men­te de los ri­ño­nes en el sen­ti­do de que la ener­gía de és­tos nos per­mi­te dar el pri­mer im­pul­so pa­ra em­pe­zar, pe­ro el que con­ti­núa con el tra­ba­jo has­ta el fi­nal y lo pla­ni­fi­ca con­ve-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.