Ca­mi­nar pa­ra vi­vir

Los pa­sos que da­mos al ca­mi­nar son un car­bu­ran­te pa­ra la bue­na mar­cha del cuer­po y el es­pí­ri­tu.

Integral - - Sabiduría Personal - TEX­TO: FRANZI ROSÉS

Ca­mi­nar es bas­tan­te más que re­co­rrer una dis­tan­cia a pie. Prue­ba de ello es el pe­re­gri­na­je, que exis­te en to­das las tra­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les con la fi­na­li­dad de ser cons­cien­tes de la co­ne­xión que exis­te en­tre tie­rra y di­vi­ni­dad.

Bu­da y Je­sús de­di­ca­ron su vida a ca­mi­nar de al­dea en al­dea, im­par­tien­do sus en­se­ñan­zas. Ca­da año mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes pe­re­gri­nan ha­cia la Me­ca, los ca­tó­li­cos lo ha­cen a San­tia­go de Com­pos­te­la, los ju­díos ha­cia Je­ru­sa­lén.

En el cam­po de los fi­ló­so­fos, Nietzs­che, Wal­ter Ben­ja­min y Kant tam­bién con­vir­tie­ron el an­dar en la ba­se de su ins­pi­ra­ción.

A pe­sar de los enor­mes pro­gre­sos que ha he­cho el ser hu­mano en ma­te­ria de lo­co­mo­ción, ca­mi­nar si­gue sien­do el me­jor ejer­ci­cio pa­ra ac­ti­var la sa­lud fí­si­ca y el pen­sa­mien­to, prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del equi­li­brio in­terno.

SE HA­CE CA­MINO A AN­DAR

Aun­que la ma­yor par­te de los ani­ma­les em­pie­za a an­dar po­co des­pués de na­cer, pa­ra el ser hu­mano po­der er­guir­se so­bre dos pier­nas su­po­ne un ac­to mu­cho más com­ple­jo. Pa­ra ello son ne­ce­sa­rias una gran can­ti­dad de cé­lu­las ce­re­bra­les que el re­cién na­ci­do irá desa­rro­llan­do a lo lar­go de su pri­mer año de vida.

Una vez ad­qui­ri­da la fa­cul­tad pa­ra an­dar, tan­to la par­te fí­si­ca de las ar­ti­cu­la­cio­nes los múscu­los y los ten­do­nes co­mo la psí­qui­ca co­rres­pon­dien­te a la au­to­no­mía, el in­te­lec­to y la au­to­es­ti­ma ex­pe­ri­men­ta­rán un cons­tan­te pro­gre­so y se­rán esen­cia­les en el equi­li­brio emo­cio­nal del be­bé.

A me­di­da que nos ha­ce­mos adul­tos, ten­de­mos a ol­vi­dar unos be­ne­fi­cios que, al igual que los años, só­lo han he­cho que au­men­tar y que con­tri­bu­yen di­rec­ta­men­te a alar­gar la vida.

Ca­mi­nar nos em­pie­za a re­sul­tar abu­rri­do y len­to por­que nues­tra so­cie­dad nos em­pu­ja a tras­la­dar­nos rá­pi­da­men­te de un lu­gar a otro, per­dien­do con ello la ca­pa­ci­dad de ob­ser­var nues­tro en­torno al rit­mo de nues­tros pies.

La pro­li­fe­ra­ción de pe­que­ños sis­te­mas de trans­por­te, co­mo por ejem­plo los seg­ways, que ocu­pan po­co más que un par de za­pa­tos y no su­po­nen más es­fuer­zo que man­te­ner el equi­li­brio, po­ne de ma­ni­fies­to que ca­mi­nar se es­tá con­vir­tien­do en al­go in­só­li­to, mien­tras que di­ri­gir­se so­bre rue­das ha­cia un gim­na­sio y en­ce­rrar­se en­tre cua­tro

«Acos­tum­bro a me­dir el gra­do de sa­lud de las per­so­nas por el nú­me­ro de za­pa­tos des­gas­ta­dos.», Ralph Wal­do Emer­son

pa­re­des pa­ra an­dar so­bre una cin­ta es al­go ha­bi­tual.

TAN NA­TU­RAL CO­MO CO­MER

Se­gún Katy Bow­man, au­to­ra del li­bro Mo­ve Your DNA: Res­to­re Your Health Th­rough Na­tu­ral Mo­ve­ment, ca­mi­nar es al­go tan ne­ce­sa­rio bio­ló­gi­ca­men­te co­mo co­mer, por­que pro­mue­ve la crea­ción de los lla­ma­dos «nu­trien­tes del mo­vi­mien­to», que tam­bién re­sul­tan im­pres­cin­di­bles pa­ra el cuer­po.

«Ca­mi­nar es un su­per­ali­men­to, es el mo­vi­mien­to que de­fi­ne al ser hu­mano», di­ce.

Va­rios es­tu­dios de­mues­tran que el ejer­ci­cio que con­lle­va an­dar trein­ta mi­nu­tos al día pue­de au­men­tar la vida en­tre tres y sie­te años, ade­más de con­ver­tir­se en uno há­bi­to dia­rios muy pla­cen­te­ro.

«Es mu­cho más fá­cil in­vo­lu­cra­se en el mo­vi­mien­to que su­po­ne un pa­seo que ha­cer gim­na­sia», di­ce Bow­man. Y es que ca­mi­nar es la for­ma más na­tu­ral de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.