Ac­ti­va mo­no­to­nía

Integral - - Sabiduría Personal -

La mar­cha es so­sa, re­pe­ti­ti­va y mo­nó­to­na. Bien cier­to es. Pe­ro es por eso mis­mo por lo que nun­ca es abu­rri­da. Hay que dis­tin­guir en­tre mo­no­to­nía y abu­rri­mien­to. El abu­rri­mien­to es una au­sen­cia de pro­yec­tos, de pers­pec­ti­vas. Uno es­tá sin sa­ber qué ha­cer, ocio­so. Es­pe­ra, sin es­pe­rar na­da con­cre­to: la es­pe­ra no es sino la di­men­sión in­de­fi­ni­da­men­te sus­pen­di­da de un tiem­po va­cío. La mar­cha no es abu­rri­da. Sim­ple­men­te mo­nó­to­na. Cuan­do se ca­mi­na, se va a al­gu­na par­te, se es­tá en mo­vi­mien­to, el pa­so es uni­for­me. En la mar­cha hay de­ma­sia­da re­gu­la­ri­dad, de­ma­sia­da mo­vi­li­dad pau­ta­da co­mo pa­ra pro­vo­car abu­rri­mien­to, que se ali­men­ta de la agi­ta­ción va­cía (cuan­do el al­ma de vuel­tas sin na­da que ha­cer en un cuer­po in­mó­vil). Así que de na­da sir­ve que­dar­se sen­ta­do a la me­sa cuan­do la re­fle­xión se blo­quea. Hay que le­van­tar­se y dar unos pa­sos. Hay que ca­mi­nar pa­ra dar­se mo­vi­mien­to y que, con el im­pul­so del cuer­po, los pen­sa­mien­tos to­men im­pul­so a su vez y se des­blo­queen.

Fré­de­ric Gros,

An­dar: una fi­lo­so­fía

BE­NE­FI­CIOS IN­DI­REC­TOS

Hay be­ne­fi­cios in­di­rec­tos de ca­mi­nar, por­que la hue­lla que de­ja­mos de­trás de no­so­tros, en apa­rien­cia tan in­di­vi­dual y mo­des­ta, tie­ne un im­pac­to so­cial en ma­te­ria de sa­lud co­lec­ti­va y am­bien­tal.

El in­cre­men­to de cos­tes en sa­ni­dad o en ab­sen­tis­mo la­bo­ral, o el he­cho de que los des­pla­za­mien­tos es­pe­cial­men­te en co­che ge­ne­ren con­ta­mi­nan­tes ta­les co­mo ni­tró­geno, hi­dro­car­bu­ros o plo­mo, afec­tan­do di­rec­ta­men­te a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.