Afi­ni­dad por el co­ra­zón

Integral - - Alimentosaludable -

El ca­cao se ob­tie­ne de las se­mi­llas de un ár­bol ori­gi­na­rio de la Ama­zo­nia, cu­yo cul­ti­vo se ex­ten­dió por Amé­ri­ca cen­tral. Aquí los az­te­cas crea­ron de la se­mi­lla del ca­cao, una be­bi­da lla­ma­da cho­co­latl, ori­gen de la pa­la­bra cho­co­la­te. En 1600 lle­gó a Eu­ro­pa y 200 años más tar­de se ini­ció su pro­duc­ción.

Su nom­bre cien­tí­fi­co, Theo­bro­ma ca­cao, sig­ni­fi­ca “co­mi­da de los dio­ses”, de­bi­do a su ri­que­za en nu­trien­tes y a su pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas, aun­que te­ne­mos que con­si­de­rar que des­afor­tu­na­da­men­te, mu­chas de ellas se han per­di­do con la ela­bo­ra­ción in­dus­trial del cho­co­la­te, al que a me­nu­do se le aña­den in­gre­dien­tes per­ju­di­cia­les co­mo el azú­car, le­che o gra­sas hi­dro­ge­na­das y que se pro­du­ce em­plean­do al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Por es­ta ra­zón es im­por­tan­te ele­gir pro­duc­tos de ca­li­dad, bio­ló­gi­cos, que con­ten­gan por lo me­nos un 85% de ca­cao, pre­fe­ri­ble­men­te en­dul­za­dos con es­te­via y por una cues­tión de éti­ca, que pro­ven­gan de un comercio jus­to.

BUENO PA­RA EL CO­RA­ZÓN

El ca­cao es un ali­men­to que tie­ne una in­creí­ble afi­ni­dad por el co­ra­zón, tan­to en el sen­ti­do fí­si­co co­mo en el emo­cio­nal. En el si­glo pa­sa­do, en la me­di­ci­na con­ven­cio­nal se uti­li­za­ban in­yec­cio­nes de teo­bro­mi­na, al­ca­loi­de pre­sen­te en es­te ali­men­to, pa­ra tra­tar los in­far­tos del mio­car­dio, de­bi­do a su ca­pa­ci­dad de di­la­tar las ar­te­rias co­ro­na­rias. La teo­bro­mi­na, po­ten­cia­da por la ca­feí­na, que tam­bién se ha­lla en el ca­cao, apor­ta ener­gía al or­ga­nis­mo es­ti­mu­lan­do el sis­te­ma ner­vio­so. Ade­más es car­dio­tó­ni­ca, hi­po­ten­so­ra, va­so­di­la­ta­do­ra, diu­ré­ti­ca e ideal pa­ra re­du­cir los ede­mas cau­sa­dos por in­su­fi­cien­cia car­dia­ca.

Otro nu­trien­te pre­sen­te en gran can­ti­dad en el ca­cao y ne­ce­sa­rio pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón es el mag­ne­sio, del cual es­te ór­gano vi­tal ne­ce­si­ta una can­ti­dad die­ci­ocho ve­ces ma­yor que cual­quier otro múscu­lo. Es­te mi­ne­ral le per­mi­te bom­bear y flui­di­fi­car la san­gre, con­tri­bu­ye a re­du­cir la ten­sión ar­te­rial y re­gu­lar el rit­mo car­día­co.

Por otro la­do, tra­di­cio­nal­men­te el ca­cao se ha aso­cia­do al amor y se uti­li­za fre­cuen­te­men­te, de una for­ma in­tui­ti­va, pa­ra com­pen­sar su au­sen­cia o las de­silu­sio­nes sen­ti­men­ta­les. Es­to se de­be a la pre­sen­cia de sus­tan­cias co­mo la fe­ni­le­ti­la­mi­na y el trip­tó­fano.

La fe­ni­le­ti­la­mi­na es un neu­ro­quí­mi­co cu­ya pro­duc­ción en el ce­re­bro au­men­ta cuan­do nos enamo­ra­mos, pro­vo­can­do en las per­so­nas ese agra­da­ble es­ta­do por el cual to­dos he­mos pa­sa­do, aun­que sea una vez en la vida. Es­ta sus­tan­cia es una pre­cur­so­ra de la do­pa­mi­na, neu­ro­trans­mi­sor re­la­cio­na­do, en­tre otras co­sas, con los sis­te­mas de re­com­pen­sa, el es­ta­do de hu­mor, la me­mo­ria, la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y el apren­di­za­je.

Otro com­pues­to psi­coac­ti­vo con­te­ni­do en el ca­cao es la anan­da­mi­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.