Que­ma­du­ras en la piel

Tra­ta­mien­to na­tu­ral

Integral - - Medicinanatural Por Integral Centre Mèdic I De Sal -

La piel, en­vol­tu­ra fle­xi­ble que nos cu­bre co­mo una ca­pa to­do nues­tro cuer­po, con una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 2 me­tros cua­dra­dos y 5 ki­los de pe­so y un gro­sor va­ria­ble en­tre 0,05mm a 4mm se­gún zo­nas , es nues­tro pri­mer me­dio de co­mu­ni­ca­ción y pro­tec­tor más efi­caz. Cons­ta de tres ca­pas: epi­der­mis, der­mis, hi­po­der­mis o te­ji­do sub­cu­tá­neo.

En una que­ma­du­ra de pri­mer gra­do se ve afec­ta­da la pri­me­ra ca­pa o epi­der­mis y pue­de ser de­bi­da a un eri­te­ma tér­mi­co (cau­sa­do por un ex­ce­so de sol o por el con­tac­to di­rec­to con una su­per­fi­cie ca­lien­te) o a una que­ma­du­ra tér­mi­ca (es­cal­da­do por va­por o lí­qui­do ca­lien­te). Pro­du­ce do­lor, hin­cha­zón, en­ro­je­ci­mien­to y ar­dor. Co­mo pri­me­ra me­di­da po­ne­mos la zo­na afec­ta­da ba­jo el chorro de agua fría o apli­ca­mos toa­llas mo­ja­das en agua fría con el fin de equi­li­brar la tem­pe­ra­tu­ra. Si du­da­mos de la gra­ve­dad de la que­ma­du­ra, abar­ca mu­cha zo­na o te­ji­do de mu­co­sas, nos acer­ca­re­mos al cen­tro de sa­lud más pró­xi­mo pa­ra que lo va­lo­re un pro­fe­sio­nal.

El ca­so de Isa­bel

Isa­bel tie­ne 40 años, de pro­fe­sión maes­tra. En una es­ca­pa­da con una ami­ga su­frió un ac­ci­den­te. Sal­tó la ta­pa de la olla y le sal­pi­có el agua hir­vien­do. Su reac­ción fue rá­pi­da: se echó ha­cia atrás y ce­rró los ojos evi­tan­do así ma­les ma­yo­res. Apli­ca­ron agua fría du­ran­te un ra­to en la zo­na afec­ta­da y con la piel mo­ja­da pu­sie­ron acei­te de ro­sa mos­que­ta. An­te la du­da de la in­ten­si­dad de la le­sión de­ci­die­ron ir a ur­gen­cias. Las dos to­ma­ron una do­sis de re­me­dio res­ca­te an­tes de sa­lir de ca­sa y otra en el am­bu­la­to­rio, mien­tras es­pe­ra­ban ser aten­di­das, pa­ra re­cu­pe­rar­se del shock.

El diag­nós­ti­co fue que­ma­du­ra de pri­mer gra­do que afec­tó a la ca­ra, cue­llo y al­gu­nas pe­que­ñas zo­nas pun­tua­les don­de sa­lió am­po­lla. El res­to que­dó con hin­cha­zón, ar­dor y en­ro­je­ci­mien­to. Las zo­nas más afec­ta­das de la ca­ra fue­ron los la­bios y los pár­pa­dos, te­ji­dos más fi­nos y sen­si­bles. Le apli­ca­ron cre­ma pa­ra que­ma­du­ras y le re­ce­ta­ron an­tin­fla­ma­to­rios, pues se pre­veía que ten­dría mo­les­tias con­si­de­ra­bles. Le die­ron ho­ra con el en­fer­me­ro al día si­guien­te pa­ra con­tro­lar que no se pro­du­je­sen sig­nos de in­fec­ción.

En la vi­si­ta del se­gun­do día con­fir­ma­ron que to­do iba bien, que no que­da­rían se­ña­les e in­sis­tie­ron en la im­por­tan­cia de hi­dra­tar y evi­tar el sol has­ta que la piel que­da­ra re­cu­pe­ra­da. Acon­se­ja­ron se­guir con la cre­ma in­di­ca­da dos ve­ces al día (Sil­ve­der­ma). Esa tar­de, a la ho­ra de la sies­ta, su ami­ga le hi­zo una se­sión de Rei­ki y an­tes de en­trar en un sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor sin­tió co­mo el cuer­po ini­cia­ba un sua­ve tem­blor in­terno que iba del in­te­rior ha­cia afue­ra, que le pro­du­cía una pro­fun­da sen­sa­ción de li­be­ra­ción y des­car­ga.

Lue­go, en con­sul­ta, me ex­pli­có que ha­bía par­ti­ci­pa­do en un ta­ller de TRE (Trau­ma Re­lea­sing Exer­ci­ses) y que en esa oca­sión, se ac­ti­vó au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do es­tu­vo pre­pa­ra­da pa­ra sol­tar la ten­sión. Dos ho­ras de sies­ta re­sul­ta­ron tan re­cu­pe­ra­do­ras co­mo una no­che de des­can­so.

El ter­cer día, por la ma­ña­na via­jó de vuel­ta a ca­sa y por la tar­de re­po­só sin ir al tra­ba­jo. En ese mo­men­to se ha­ce cons­cien­te del im­pac­to fí­si­co y emo­cio­nal que ha vi­vi­do es­tos dos días: en­tre el sus­to y las mo­les­tias sien­te una gran ne­ce­si­dad de des­can­so.

Cui­da­dos en con­sul­ta

Lle­ga a con­sul­ta el cuar­to día. Trae la ca­ra co­mo quien sa­le de un in­cen­dio. La piel de un tono gri­sá­ceo y opa­co, con una gran sen­si­bi­li­dad, y sin áni­mo pa­ra ges­ti­cu­lar pues los mo­vi­mien­tos le ge­ne­ran ti­ran­tez y mo­les­tias. Me ex­pli­ca los acon­te­ci­mien­tos y ob­ser­vo que to­da ella es­tá muy sen­si­ble. Le co­men­to los pa­sos que ire­mos dan­do y que en to­do mo­men­to cui­da­ré de ser ex­tre­ma­da­men­te sua­ve. Me da su con­sen­ti­mien­to y co­men­za­mos.

Lim­pie­za de la piel con le­che de ave­na re­cién he­cha

Pre­pa­ra­ción: en una ga­sa abier­ta po­ne­mos una cu­cha­ra­da so­pe­ra de copos de ave­na fi­nos, ce­rra­mos con un hi­lo y la su­mer­gi­mos en me­dio va­so de agua.

Va­mos pre­sio­nan­do el sa­qui­to que va vol­vien­do blan­ca el agua (le­che de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.