Amor y fer­ti­li­dad

Integral - - Plantasmedicinales - JO­SEP LLUÍS BERDONCES

El mem­bri­lle­ro es ori­gi­na­rio de la zo­na trans­cau­cá­si­ca, cul­ti­va­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les en huertos y jar­di­nes. Los grie­gos con­si­de­ra­ban que el mem­bri­llo era la ver­da­de­ra ma­la au­ran­tia (Chry­so­ne­lla) o man­za­na de oro.

En las cul­tu­ras grie­ga y ro­ma­na, el Mem­bri­llo es­ta­ba de­di­ca­do a Ve­nus, la cual se des­cri­be mu­chas ve­ces con es­ta fru­ta en su mano de­re­cha (erró­nea­men­te con­fun­di­da con una man­za­na, co­mo la de Eva), fru­ta que le fue re­ga­la­da por Pa­ris. Es por ello que el mem­bri­llo tam­bién es un sím­bo­lo de amor y fe­li­ci­dad. Co­mo era una fru­ta de­di­ca­da a la dio­sa Ve­nus, se con­si­de­ra­ba tam­bién un repu­tado afro­di­sía­co. El ca­rro de Ve­nus no so­lo es­ta­ba car­ga­do de mir­tos y de ro­sas, sino tam­bién de mem­bri­llos, y a Ve­nus se la re­pre­sen­ta con un mem­bri­llo en la mano. Vir­gi­lio con­si­de­ra al inocen­te mem­bri­llo co­mo una fru­ta las­ci­va.

Plu­tar­co nos es­cri­be que por un de­cre­to de So­lon, en Ro­ma, la re­cién ca­sa­da de­bía co­mer un mem­bri­llo an­tes de ir al le­cho nup­cial. Al­go que nos pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil por­qué los mem­bri­llos só­lo se pue­den co­mer el mes de no­viem­bre. Así, su­po­ne­mos que en otras épo­cas de­be­rían bus­car una fru­ta sus­ti­tu­to­ria. Así, se­gún Plu­tar­co exis­tía la cos­tum­bre de que los re­cién ca­sa­dos se co­mie­ran a me­dias un mem­bri­llo en se­ñal de su amor, cos­tum­bre que si­guió has­ta bien en­tra­da la edad Me­dia.

Se co­mía mem­bri­llo an­tes de que los nue­vos es­po­sos se jun­ta­ran con la pre­ten­sión de que era una fru­ta que fa­vo­re­cía el em­ba­ra­zo y que el fu­tu­ro hi­jo fue­ra bien pa­re­ci­do.

Si un chi­co lan­za­ba un mem­bri­llo a la chi­ca, no so­lo era se­ñal de de­seo se­xual, sino tam­bién un pro­pó­si­to de ca­sar­se con ella. Akon­tius que­ría ca­sar­se con la be­lla Cy­di­pe en De­los. Co­mo era tí­mi­do y no sa­bía có­mo ha­cer su de­cla­ra­ción de amor, se di­ri­gió al tem­plo de Dia­na y pu­so un mem­bri­llo. En su piel pu­so la si­guien­te ins­crip­ción “Ju­ro, por la di­vi­ni­dad de Dia­na, que se­ré la mu­jer de Akon­tius”. Cy­di­pe, al en­trar en el tem­plo a ha­cer sus ora­cio­nes vio el mem­bri­llo y le­yó en voz al­ta la ins­crip­ción, y por su sim­ple lec­tu­ra se vio obli­ga­da a ca­sar­se con Akon­tius.

En la Es­pa­ña me­die­val se con­si­de­ra­ba al mem­bri­llo co­mo un con­tra­ve­neno, es­pe­cial­men­te en la in­to­xi­ca­ción por elé­bo­ro, cu­yo ju­go venenoso ser­vía pa­ra em­pon­zo­ñar las fle­chas de nues­tros an­te­pa­sa­dos.

An­drés de La­gu­na nos ha­bla de sus pro­pie­da­des: “Son pro­vo­ca­ti­vos de ori­na, y es­to ac­ci­den­ta­ria­men­te, co­mo lo son to­das las me­di­ci­nas que im­pi­den cá­ma­ra (eva­cua­ción). Por­que an­si co­mo ca­da día ve­mos, que si se cie­rran los al­va­ña­res, to­da la su­zie­dad que so­lia por ellos va­ziar­se, re­vien­ta por otra par­te: ni mas ni me­nos, si se res­tri­ñe el vien­tre, aque­llos hu­mo­res sub­ti­les, que so­lían pur­gar­se por el, se com­pri­men á la ve­xi­ga, e acre­cien­tan no­ta­ble­men­te la ori­na. Tam­bién por la mes­ma ra­zón, si se ata­pa la ve­xi­ga, y el ca­ño, gran par­te de los hu­mo­res aquo­sos, que so­lian por aques­ta via eva­cuar­se, re­gur­gi­ta, y se di­vier­te ha­zia el vien­tre, y le ha­ze mas dis­so­lu­to. De aqui na­ce que to­dos los que tie­nen flu­xo de vien­tre, ha­zen muy po­ca ori­na: e por el con­si­guien­te, los que mean mu­cho, son de cá­ma­ra es­típ­ti­cos. Por­que una eva­cua­ción im­pi­de or­di­na­ria­men­te la otra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.