Oli­go­te­ra­pia de in­vierno

Integral - - Alimentación Sana -

la se­pa­ra de las otras co­nec­ta­das a ella.

El cinc tam­bién es­tá im­pli­ca­do en el me­ca­nis­mo de la in­fla­ma­ción, ya que su ca­ren­cia al­te­ra la formación de las pros­ta­glan­di­nas, otros pro­duc­tos bio­ló­gi­cos im­pli­ca­dos en una gran can­ti­dad de pro­ce­sos bio­ló­gi­cos.

La ma­yo­ría de los oli­goe­le­men­tos es­tán pre­sen­tes en los ali­men­tos in­te­gra­les de ori­gen ve­ge­tal. Las vís­ce­ras ani­ma­les (por ejem­plo, el hí­ga­do o el ri­ñón) tam­bién son ri­cas en oli­goe­le­men­tos, ya por­que par­ti­ci­pan ge­ne­ral­men­te en su eli­mi­na­ción. Sin em­bar­go, siem­pre se­rá re­co­men­da­ble ha­cer las apor­ta­cio­nes de oli­goe­le­men­tos a par­tir de los pro­duc­tos de ori­gen ve­ge­tal, en la me­di­da de lo po­si­ble. Prác­ti­ca­men­te nin­gún ali­men­to re­fi­na­do es más ri­co en oli­goe­le­men­tos que su ho­mó­lo­go sin re­fi­nar.

RE­CUER­DO HIS­TÓ­RI­CO. EL DES­CU­BRI­DOR DE LA OLI­GO­TE­RA­PIA

Jac­ques Me­ne­trier (1908-1986), mé­di­co fran­cés, es­cri­tor, per­so­na muy in­tere­sa­da por el ar­te y crea­dor de la Oli­go­te­ra­pia, nos de­jó en una de las úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes en pú­bli­co, en los años 80, to­da su ex­pe­rien­cia sin­te­ti­za­da en diez fo­lios, la con­fe­ren­cia en cues­tión se ti­tu­la­ba La Pe­dia­tría en Me­di­ci­na Fun­cio­nal, y de­cía; «Cuan­to más se tra­ba­ja más nos va­mos dan­do cuen­ta que la ex­pe­rien­cia dia­ria, el es­tu­dio de los erro­res, los fra­ca­sos, per­mi­ten cons­truir­se una cier­ta for­ma de ver a la gen­te des­de el án­gu­lo fun­cio­nal En in­vierno la fun­ción más afec­ta­da es la res­pi­ra­to­ria y en con­cre­to la ORL, so­bre­to­do, en los ni­ños. Es­ta fun­ción es­tá re­la­cio­na­da nor­mal­men­te con 3 diá­te­sis. El ter­mino diá­te­sis es otra ma­ne­ra de de­cir, fun­ción al­te­ra­da. Las diá­te­sis más im­pli­ca­das en los tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios son: la 1, la 2 y la 4. La diá­te­sis 1 se re­gu­la con la oligosolución Man­ga­ne­so aso­cia­da al Azu­fre en ca­so de aler­gia o al Yo­do en ca­so de im­pli­ca­cio­nes me­ta­bó­li­cas. La diá­te­sis 2 se re­gu­la con la oligosolución Man­ga­ne­so – Co­bre aso­cia­da al Fós­fo­ro, al Azu­fre o al Flúor en ca­so de im­pli­ca­ción del te­ji­do co­nec­ti­vo. La diá­te­sis 4 re­quie­re la oligosolución Oro - Co­bre – Pla­ta (el re­me­dio al­quí­mi- que es una for­ma de sim­pli­fi­car la me­di­ci­na sin ser una pa­na­cea». Pa­ra Me­ne­trier, la fun­ción fue el ob­je­to prin­ci­pal de sus ac­tua­cio­nes te­ra­péu­ti­cas, «No hay que lle­gar a la en­fer­me­dad pa­ra tra­tar a la per­so­na”.

Exis­ten dos lí­neas de in­ter­ven­ción te­ra­péu­ti­ca con los Oli­goe­le­men­tos que son an­te­rio­res a la pa­to­lo­gía y son: La Aler­gia ( Diá­te­sis 1) y La As­te­nia (Diá­te­sis 2). Con la Aler­gia las per­so­nas ex­pre­sa­mos nues­tro permanente re­cha­zo a una de­ter­mi­na­da si­tua­ción, y con la As­te­nia ex­pre­sa­mos la au­sen­cia de ener­gía en can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra po­der vi­vir con bie­nes­tar.

J. Me­ne­trier pa­só en su vi­da pro­fe­sio­nal por va­rias eta­pas, pri­me­ro co­mo em­pí­ri­co, lue­go se apro­xi­mó a la in­ves­ti­ga­ción, más tar­de creó el mé­to­do co­no­ci­do co­mo Oli­go­te­ra­pia, fun­da­men­ta­do en una me­di­ci­na fun­cio­nal y lue­go aña­día «pe­ro aho­ra a ve­ces du­do». Un au­tén­ti­co fi­ló­so­fo, que no se que­dó en las ideas, sino que ba­jó al te­rreno de la prác­ti­ca y la ex­pe­rien­cia con 75.000 pa­cien­tes a sus es­pal­das.

Des­de que nos de­jó, la Oli­go­te­ra­pia ha se­gui­do fun­cio­nan­do con los pos­tu­la­dos por él des­cu­bier­tos.

PA­PEL DEL OLI­GO­ELE­MEN­TO

El tér­mino Oli­go se­gui­do de te­ra­pia o de ele­men­to sig­ni­fi­ca ad­mi­nis­trar por vía su­blin­gual tra­zas de un ele­men­to quí­mi­co, pre­sen­te en nues­tro or­ga­nis­mo, pa­ra que fa­ci­li­te el que se co de J. Me­ne­trier) aso­cia­da, bien, al Zinc, Ní­quel Co­bal­to, al Fós­fo­ro, al Zinc Co­bre o bien al Co­bal­to so­lo. El te­ra­peu­ta o el mé­di­co po­see el co­no­ci­mien­to pa­ra po­der asig­nar la diá­te­sis más ade­cua­da en ca­da ca­so. pro­duz­ca se­gun­do a se­gun­do in­fi­ni­tas reac­cio­nes bio­quí­mi­cas ne­ce­sa­rias pa­ra una vi­da en con­di­cio­nes. Mu­chas de es­tas reac­cio­nes es­tán vin­cu­la­das con la ob­ten­ción de ener­gía, lo cual sig­ni­fi­ca que se pro­du­cen en lu­ga­res con­cre­tos del in­te­rior de nues­tras cé­lu­las (mi­to­con­drias por ejem­plo). Es­tos ele­men­tos tra­za u oli­goe­le­men­tos (Mn/ Zn/ Cu…) se en­cuen­tran en vi­ta­mi­nas, pig­men­tos ve­ge­ta­les y en­zi­mas fun­da­men­tal­men­te y son im­pres­cin­di­bles pa­ra que la vi­da se pro­duz­ca con nor­ma­li­dad. La ma­ne­ra de ad­mi­nis­trar­los es en for­ma de glu­co­na­tos, oro­ta­tos… en la pro­por­ción de una mi­llo­ne­sí­ma de mi­li­gra­mo (tra­za). Nun­ca pue­den in­to­xi­car si se si­guen las pau­tas da­das por Me­ne­trier.

El que la Oli­go­te­ra­pia fun­cio­ne o no de­pen­de de la ex­per­tez y ha­bi­li­dad del te­ra­peu­ta. Lo que no es acon­se­ja­ble es to­mar­los cons­tan­te­men­te co­mo si se tra­ta­se de un ali­men­to, pe­ro pa­ra ha­cer­lo bien es im­por­tan­te es­ta­ble­cer un cri­te­rio ve­ge­ta­riano o na­tu­ris­ta.

OLI­GO­TE­RA­PIA RES­PI­RA­TO­RIA PA­RA ADUL­TOS

En el ca­so de los adul­tos, se­gún J. Me­ne­trier una par­te de la po­bla­ción es la que se ve más afec­ta­da por los tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios, ca­si siem­pre los arras­tran des­de la in­fan­cia o ado­les­cen­cia. Se tra­ta, por tan­to, en es­tos ca­sos de nor­ma­li­zar­les la fun­ción, aun­que ha­ya trans­cu­rri­do mu­cho tiem­po y la per­so­na pien­se que ya no se pue­de ha­cer na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.