Có­mo co­ci­nar los ali­men­tos

Integral - - Higiene Vital -

de áni­mo aci­di­fi­can­te. Tan­ta la al­ca­lo­sis co­mo la aci­do­sis inade­cua­das son fac­to­res des­es­ta­bi­li­zan­tes del me­dio eco­ló­gi­co in­terno, y, por tan­to, con­lle­van a la lar­ga un pro­ce­so de en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, hoy en día el pro­ble­ma prin­ci­pal es el de la aci­do­sis ( ac­ti­vi­dad, die­ta y me­dio ambiente sue­len ser aci­di­fi­can­tes), ya que la al­ca­lo­sis anor­mal no sue­le dar­se con fre­cuen­cia.

Por otra par­te, no es fre­cuen­te en­con­trar gran­des des­equi­li­brios del me­dio áci­do-ba­se, aun con die­tas muy aci­di­fi­can­tes, sino más bien ca­sos bor­der- li­ne, o ca­sos «fron­te­ra». Las ci­fras no son anor­ma­les, pe­ro no se pue­den con­si­de­rar ab­so­lu­ta­men­te nor­ma­les, el pH des­cien­de ha­cia la aci­do­sis, pe­ro no al­can­za lí­mi­tes pa­to­ló­gi­cos.

En es­tos ca­sos el des­arre­glo exis­te, a ve­ces es in­clu­so im­po­si­ble de de­tec­tar por da­tos de la­bo­ra­to­rio, pe­ro ya se van mi­nan­do las de­fen­sas cor­po­ra­les, al no dar­se el eco­sis­te­ma más ade­cua­do. Es a tra­vés del efec­to ne­ga­ti­vo per­sis­ten­te du­ran­te años co­mo se sien­tan las ba­ses de las fu­tu­ras en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

EVI­TAR IN­TO­XI­CA­CIO­NES

La aci­do­sis en el cuer­po es ex­pre­sión ca­si si­nó­ni­ma de in­to­xi­ca­ción. Las «to­xi­nas», tan re­nom­bra­das en me­di­ci­na na­tu­ris­ta, son esen­cial­men­te de na­tu­ra­le­za ácida. Los «ex­cre­men­tos» ce­lu­la­res que no son eva­cua­dos co­rrec­ta­men­te, y que se de­po­si­tan en zo­nas po­co con­flic­ti­vas de nues­tro or­ga­nis­mo » , son pri­mor­dial­men­te de na­tu­ra­le­za ácida.

Coc­ción:

Es im­por­tan­te co­no­cer el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de las co­mi­das. Un 4060% de los ele­men­tos mi­ne­ra­les y un 95% de las vi­ta­mi­nas y ba­ses, se pier­den en el agua de coc­ción de las ver­du­ras.

Las en­fer­me­da­des de­no­mi­na­das de la « ci­vi­li­za­ción » pre­sen­tan co­mo fac­tor co­mún la aci­do­sis. La úl­ce­ra gás­tri­ca y duo­de­nal son un ejem­plo muy cla­ro. La per­so­na que in­gie­re ali­men­tos aci­di­fi­can­tes ne­ce­si­ta un apor­te ex­tra de áci­do clor­hí­dri­co ( prin­ci­pal­men­te) pa­ra po­der di­ge­rir ta­les ali­men­tos. Sin em­bar­go, la mu­co­sa es­to­ma­cal y duo­de­nal no re­sis­te un me­dio tan áci­do y es « di­ge­ri­da » por los ju­gos di­ges­ti­vos, for­mán­do­se una úl­ce­ra.

Es uno de los ejem­plos más cla­ros de que ‘ la ali­men­ta­ción es­tán­dar ac­tual no es la co­rrec­ta.

EL EQUI­LI­BRIO ÁCI­DO-BA­SE, AR­GU­MEN­TO A FA­VOR DEL VEGETARIANISMO

El pH san­guí­neo del ser hu­mano pa­re­ce in­di­car que su ali­men­to más ade­cua­do son los ce­rea­les, la fru­ta, las ver­du­ras y las le­gum­bres, por es­te or­den. Sin em­bar­go hay que te­ner en cuen­ta que los pro­ce­sos de la di­ges­tión, de la asi­mi­la­ción y de la formación de ener­gía ti­su­lar cam­bian de una per­so­na a otra se­gún la car­ga de en­zi­mas y otros pro­duc­tos del me­ta­bo­lis­mo que tie­nen asig­na­dos ge­né­ti­ca­men­te. De ahí la im­por­tan­cia

Al va­por:

De ahí la im­por­tan­cia del sis­te­ma orien­tal de co­cer las ver­du­ras al va­por en ces­tas de ace­ro o bam­bú, o sea, sin que es­tén en con­tac­to di­rec­to con el agua. Tam­bién com­pren­de­mos el al­to va­lor te­ra­péu­ti­co de los cal­dos, que con­ser­van to­do el con­te­ni­do al­ca­lino de las ver­du­ras y que re­sul­tan tan equi­li­bran­tes en en­fer­mos y con­va­le­cien­tes.

Cal­dos:

de per­so­na­li­zar, adap­tan­do a ca­da per­so­na, los cri­te­rios ge­ne­ra­les sa­lu­da­bles. Los me­ca­nis­mos de formación de áci­dos y los de de­pu­ra­ción son di­fe­ren­tes en­tre las per­so­nas, por eso es ne­ce­sa­rio in­di­vi­dua­li­zar la die­ta y el tra­ta­mien­to a ca­da ca­so par­ti­cu­lar.

Des­de el pun­to de vis­ta del pH san­guí­neo, se pue­de afir­mar que las per­so­nas no so­mos car­ní­vo­ros, co­mo los leo­nes, ni her­bí­vo­ros, co­mo los ru­mian­tes, y que nues­tra fran­ja ali­men­ta­ria se si­túa apar­te. Sin em­bar­go, en ge­ne­ral, es­to nos orien­ta pri­mor­dial­men­te ha­cia la die­ta de ti­po ve­ge­ta­riano.

LA NE­CE­SI­DAD DE HA­CER MÁS VE­GE­TA­RIA­NA LA DIE­TA

Hoy en día, la die­ta me­dia es al­ta­men­te aci­di­fi­can­te y exis­te una ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria de rea­li­zar una co­rrec­ción, so­bre to­do si se con­si­de­ran to­dos los de­más fac­to­res con­tri­bu­yen­tes a la aci­do­sis.

Hay real­men­te mu­cho por ha­cer en el cam­po de la edu­ca­ción die­té­ti­ca, y, aun­que mu­chos, si­guien­do la mo­da « na­tu­ral » , aca­ba­rán to­man­do bo­ca­di­llos de em­bu­ti­do con pan in­te­gral, se ha­brá da­do un pri­mer pa­so que po­drá lue­go ser se­gui­do por otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.