To­do lar­go ca­mino co­mien­za con un pri­mer pa­so

Integral - - Editorial - MONTSE FER­NÁN­DEZ DI­REC­TO­RA DE ‘IN­TE­GRAL’

Ha­ce ya bas­tan­tes años una cría de mir­lo ca­yó en un re­ci­pien­te del huer­to ur­bano, del que no sa­bía sa­lir, y pia­ba de­ses­pe­ra­da­men­te. Un com­pa­ñe­ro nues­tro que es­ta­ba de vi­si­ta acu­dió en su res­ca­te la aga­rró y cuan­do la es­ta­ba sa­can­do del bi­dón, el vo­lun­ta­ris­ta res­ca­ta­dor se vio ata­ca­do por los pa­dres: am­bos mir­los vo­la­ban y agi­ta­ban las alas vio­len­ta y re­pe­ti­da­men­te fren­te a su sor­pren­di­do ros­tro. Lo que­rían asus­tar – y lo con­si­guie­ron– pa­ra que sol­ta­ra a su cría, lo que de to­dos mo­dos se pro­po­nía.

Fue con es­te cu­rio­so in­ci­den­te co­mo es­te co­le­ga, en­ton­ces un jo­ven ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías, y ac­tual­men­te co­la­bo­ra­dor de es­ta re­vis­ta, co­men­zó su in­te­rés por los pá­ja­ros. En la ac­tua­li­dad no pier­de oca­sión de di­vul­gar to­do lo que se re­fie­re a la vi­da y la evo­lu­ción de las aves y co­la­bo­ra en ac­ti­vi­da­des que fo­men­tan que los es­co­la­res les ob­ser­ven, les pro­por­cio­nen co­me­de­ros, les pon­gan ca­jas ni­do a su al­can­ce ( so­bre es­to úl­ti­mo ha es­cri­to es­te mes en In­te­gral el tra­ba­jo que en­se­ña a cons­truir­las). De es­te mo­do ayu­da al co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za y con­cre­ta­men­te al es­tu­dio de la evo­lu­ción de las aves, un mun­do apa­sio­nan­te que sin em­bar­go ha per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te ocul­to a las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes, es­pe­cial­men­te a los ha­bi­tan­tes de los gran­des nú­cleos ur­ba­nos. Mu­chos na­tu­ra­lis­tas ex­pli­can que em­pe­za­ron gra­cias a ex­pe­rien­cias di­rec­tas, más o me­nos si­mi­la­res a la de nues­tro co­le­ga. Y con el tiem­po y an­te las cre­cien­tes ame­na- zas a la bio­di­ver­si­dad, se con­vir­tie­ron en des­ta­ca­dos con­ser­va­cio­nis­tas.

Al­gu­nos de ellos lu­cha­ron con to­das sus fuer­zas pa­ra pre­ser­var la ca­li­dad del me­dioam­bien­te y gra­cias a su lu­cha hoy con­ta­mos con bos­ques pro­te­gi­dos y par­ques na­tu­ra­les que de otro mo­do ya ha­brían des­apa­re­ci­do. Pa­dres que acom­pa­ñan a sus hi­jos a ob­ser­var las aves en los par­ques na­tu­ra­les de to­da la Pe­nín­su­la. Es­cue­las que me­dian­te cá­ma­ras web ha­cen que los alum­nos si­gan la evo­lu­ción de las pues­tas. Aso­cia­cio­nes pro­tec­to­ras que en­se­ñan a la gen­te a ad­mi­rar y com­pren­der el sig­ni­fi­ca­do del can­to de los pá­ja­ros, su pa­pel en el cor­te­jo y la defensa del te­rri­to­rio, y el be­ne­fi­cio que apor­tan en el con­trol de las pla­gas y el me­dioam­bien­te. Or­ni­tó­lo­gos cu­yas sis­te­má­ti­cas ob­ser­va­cio­nes nos ayu­dan a se­guir y com­pren­der el es­ta­do de sa­lud de las po­bla­cio­nes de ala­dos. Eco­lo­gis­tas que se jue­gan el ti­po pa­ra res­ta­ble­cer los hu­me­da­les que ne­ce­si­tan las aves mi­gra­to­rias pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Son mi­les y mi­les las per­so­nas de to­do el mun­do que co­la­bo­ran pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to de la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta.

Si te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar co­me­de­ros, char­cas, re­fu­gios y ca­jas ni­do, ayu­da­re­mos a que ca­da huer­to nues­tro, ca­da jar­dín, ca­da zo­na ver­de, sea un pe­que­ño oa­sis pa­ra la bio­di­ver­si­dad. Si apor­ta­mos nues­tro pro­pio grano de are­na a es­ta ten­den­cia en fran­co cre­ci­mien­to sin du­da la ha­re­mos im­pa­ra­ble. Des­pués de to­do, un lar­go ca­mino siem­pre co­mien­za con un pri­mer pa­so.

Fo­to por­ta­da: THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.