To­do el Uni­ver­so co­no­ci­do

Integral - - Noticias -

l 6 de di­ciem­bre de 2008 se pu­so en mar­cha el pro­gra­ma de car­to­gra­fía ge­ne­ral del Uni­ver­so co­no­ci­do, el Pan- STARRS. La jo­ya de la co­ro­na del pro­yec­to es el PS1, un te­les­co­pio ins­ta­la­do en la ci­ma del Ha­lea­ka­la, un fa­mo­so vol­cán inac­ti­vo de Ha­wai.

El ob­je­ti­vo del pro­gra­ma, im­pul­sa­do por cen­tros uni­ver­si­ta­rios de di­fe­ren­tes paí­ses, es tan sen­ci­llo co­mo am­bi­cio­so: ras­trear el cie­lo pa­ra lo­ca­li­zar ob­je­tos que sean sus­cep­ti­bles de im­pac­tar con la Tie­rra. Y ade­más, des­cu­brir su­per­no­vas.

UN MA­PA DI­GI­TAL

Pe­ro más allá de bus­car pe­li­gros y ob­ser­var ex­plo­sio­nes vio­len­tas, el Pa­nSTARRS ha aca­ba­do ha­cien­do al­go que na­die ha­bía con­se­gui­do nun­ca: fo- to­gra­fiar el Uni­ver­so. In­só­li­to y es­pec­ta­cu­lar, in­quie­tan­te y be­llo. Es­ta es la ima­gen del ma­pa di­gi­tal he­cho pú­bli­co por los res­pon­sa­bles del pro­gra­ma. El cos­mos, en una úni­ca ima­gen. Des­de su ci­ma de Ha­wai, el PS1 es ca­paz de ver tres cuar­tas par­tes del cie­lo. su pri­vi­le­gia­do pun­to de ob­ser­va­ción, su­ma­do a una cá­ma­ra as­tro­nó­mi­ca con una re­so­lu­ción de 1,4 gi­ga­pí­xe­les, ha­ce que ca­si na­da se es­ca­pe a su mi­ra­da. Por eso ha po­di­do ha­cer lo que has­ta aho­ra pa­re­cía im­po­si­ble.

3.000 MI­LLO­NES DE CUER­POS CE­LES­TES

Fue el 3 de ma­yo de 2010 cuan­do el Pa­nSTARRS co­men­zó a com­pi­lar imá­ge­nes del cos­mos. Len­ta­men­te, si­guien­do di­fe­ren­tes lon­gi­tu­des de luz, tan­to vi­si­ble co­mo in­vi­si­ble, el te­les­co­pio ha he­cho una cui­da­do­sa ra­dio­gra­fía del Uni­ver­so, una ta­rea de iden­ti­fi­ca­ción del cie­lo sin pre­ce­den­tes. cua­tro años ha pa­sa­do el PS1 ras­trean­do el cie­lo, ob­ser­van­do lo que ya se sa­bía, en­con­tran­do lo des­co­no­ci­do.

El ma­pa cós­mi­co sur­gi­do del PS1 mues­tra un pa­no­ra­ma sor­pren­den­te, una ima­gen del cie­lo es­tá­ti­co don­de se pue­de apre­ciar, con de­ta­lle, la Vía Lác­tea. To­da vez que la ima­gen es bi­di­men­sio­nal, la Vía Lác­tea se ve co­mo un ar­co, un ar­co ama­ri­llo sal­pi­ca­do de unas man­chas ro­jas que son el pol­vo mo­le­cu­lar.

Cuan­do en abril de 2014 con­clu­yó su ta­rea, el Pan-STARRS ha­bía acu­mu­la­do me­dio mi­llón de imá­ge­nes de 3.000 mi­llo­nes de es­tre­llas, ga­la­xias y otros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.