Con­se­jos pa­ra com­prar con­ge­la­dos

Integral - - Alimentación Sana -

Fi­nal­men­te, las po­pu­la­res pa­ta­tas cor­ta­das y con­ge­la­das, lis­tas pa­ra freír, con­tie­nen co­mo con­ser­van­te o E461, me­til­ce­lu­lo­sa. Lo más gra­ve, en el ca­so de en­sa­la­di­llas y pa­ta­tas cor­ta­das, es que co­mo la le­gis­la­ción só­lo obli­ga a de­cla­rar el dió­xi­do de azu­fre cuan­do se su­pera la can­ti­dad de 50 mg/ kg, los fa­bri­can­tes no sue­len mar­car­lo en las eti­que­tas. Ade­más, po­de­mos re­fle­xio­nar so­bre si se ne­ce­si­ta real­men­te com­prar pa­ta­tas con­ge­la­das. Ni si­quie­ra la pe­re­za lo jus­ti­fi­ca…

En otras pa­la­bras, si rea­li­za­mos un ba­lan­ce de los pros y los con­tras de los con­ge­la­dos, ve­re­mos que a me­nu­do las des­ven­ta­jas son más sig­ni­fi­ca­ti­vas que las ven­ta­jas, de ma­ne­ra que los con­ge­la­dos no pue­den cons­ti­tuir la ba­se de nues­tra ali­men­ta­ción, sino un com­ple­men­to al que se pue­de re­cu­rrir de vez en cuan­do. La re­gla de oro de los con­ge­la­dos es la de se­lec­cio­nar los que es­tén li­bres de adi­ti­vos. Pa­ra ello hay que con­sul­tar los en­va­ses. No obs­tan­te, en el cam­po de las ver­du­ras y co­mi­das pre­pa­ra­das no te­ne­mos una ga­ran­tía ple­na, pues pue­den apa­re­cer adi­ti­vos en can­ti­da­des in­fe­rio­res a las obli­ga­to­rias pa­ra cons­tar en la eti­que­ta. Así que se­rá con­ve­nien­te ele­gir con­ge­la­dos de aque­llas fir­mas que re­nun­cian a cual­quier cla­se de adi­ti­vos (úl­ti­ma­men­te lo in­di­can). Si que­re­mos com­prar pes­ca­do to­tal­men­te li­bre de adi­ti­vos, ele­gi­re­mos el que no ten­ga vís­ce­ras ni esté pre­pa­ra­do co­mo los nug­gets y las cro­que­tas. Mi­ra­re­mos su fe­cha de en­va­se y ca­du­ci­dad, evi­tan­do los que su­pe­ran los tres me­ses, ya que las pér­di­das de vi­ta­mi­nas y oli­go­ele­men­tos son con­si­de­ra­bles. Re­cha­za­re­mos asi­mis­mo to­dos aque­llos con­ge­la­dos cu­ya ca­pa de hie­lo so­bre el pro­duc­to ten­ga to­nos os­cu­ros o ma­rro­nes, lo que apun­ta a sis­te­mas de adi­ti­vos y a un lar­go pe­río­do de al­ma­ce­na­mien­to. En la co­ci­na se­rá fun­da­men­tal pre­pa­rar y co­mer el pro­duc­to con­ge­la­do in­me­dia­ta­men­te des­pués de su des­con­ge­la­ción, ya que es en es­tos mo­men­tos cuan­do se ace­le­ra enor­me­men­te el pro­ce­so de de­ge­ne­ra­ción me­ta­bó­li­ca. So­bre to­do nun­ca co­me­te­re­mos el error de vol­ver a con­ge­lar al­go que ya ha si­do des­con­ge­la­do, ya que correríamos el pe­li­gro de in­to­xi­ca­ción, so­bre to­do si se tra­ta de pes­ca­do o co­mi­das pre­pa­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.