Man­za­nas al va­por con me­la­za de ce­ba­da y li­món

Integral - - Dietética Macrobiótica -

To­ni­fi­ca la san­gre y los flui­dos he­pá­ti­cos, re­la­ja.

IN­GRE­DIEN­TES

4 man­za­nas (pue­den ser reine­ta o Granny Smith) 3 cu­cha­ra­das de mal­ta de ce­ba­da zu­mo de li­món.

ELA­BO­RA­CIÓN

Co­lo­car en una va­po­re­ra las man­za­nas par­ti­das en ga­jos gran­des. Cocer al va­por, has­ta que es­tén tier­nas sin que se des­ha­gan, más o me­nos 10 mi­nu­tos de­pen­dien­do fue­gos. Ca­len­tar en un ca­zo la me­la­za de ce­ba­da, dar una vuel­ta a las man­za­nas en la me­la­za, ser­vir con unas go­tas de zu­mo de li­món. ¡Buen pro­ve­cho!

Cuan­do el flu­jo de ener­gía ár­bol-hí­ga­do es­tá en des­equi­li­brio, se ma­ni­fies­ta la ra­bia, im­pa­cien­cia y la in­tran­qui­li­dad. Si la ener­gía de la ve­sí­cu­la es­tá en des­equi­li­brio, sur­ge la irri­ta­bi­li­dad.

La agre­si­vi­dad –que es más de hí­ga­do– pue­de ser ver­bal e in­clu­so fí­si­ca, y cuan­do las fun­cio­nes de es­tos ór­ga­nos es­tán en ar­mo­nía se ma­ni­fies­ta la pa­cien­cia, la ca­pa­ci­dad de es­pe­rar sin per­der el fo­co, la vi­sión de fu­tu­ro, abrir ca­mi­nos co­mo pio­ne­ros, la vi­sión ca­bal, la to­le­ran­cia, el or­den y el ro­man­ti­cis­mo.

SA­BOR ÁCI­DO

El sa­bor áci­do go­bier­na las fun­cio­nes he­pá­ti­cas, de ma­ne­ra que un po­co be­ne­fi­cia y mu­cho per­ju­di­ca, la col fer­men­ta­da o chucrut es una re­pre­sen­ta­ción del pun­to áci­do be­ne­fi­cio­so que tam­bién tie­ne que ver con la can­ti­dad. Lo nu­tren to­dos los ce­rea­les con glu­ten, co­mo el tri­go, ce­ba­da, ave­na, y cen­teno, tam­bién to­das las ho­jas ver­des de las raí­ces, las ho­jas ver­des de cre­ci­mien­to as­cen­den­te, ger­mi­na­dos, de las le­gum- bres las len­te­jas, de las al­gas las wa­ka­me, de las fru­tas las ci­rue­las y de en­tre los fru­tos áci­dos, por ejem­plo la man­za­na Granny Smith.

Los mé­to­dos de coc­ción que más be­ne­fi­cian la sa­lud de los ór­ga­nos he­pá­ti­cos, son el va­por li­ge­ro, los her­vi­dos cor­tos, los en­cur­ti­dos en agua y con vi­na­gre.

«LA NA­TU­RA­LE­ZA TIE­NE UNA FIES­TA, SE LLA­MA PRI­MA­VE­RA»

En­tre los fac­to­res que afec­tan al hí­ga­do en­con­tra­mos la sal cru­da, la fal­ta de sal que de­bi­li­ta la ve­sí­cu­la y el ex­ce­so de sal y de ma­la ca­li­dad que ge­ne­ra ten­sión in­ter­na, la co­mi­da con fal­ta de fres­cu­ra, es de­cir co­mi­da muy co­ci­da, hor­nea­dos du­ros y se­cos, co­mi­da con­ge­la­da, res­tos de co­mi­da, los ali­men­tos cár­ni­cos, to­dos los pro­duc­tos ani­ma­les, la bo­lle­ría, cho­co­la­te, al­cohol, la co­mi­da muy ácida, los quí­mi­cos en ge­ne­ral, los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios y la me­di­ca­ción.

Es por es­to que cuan­do las per­so­nas se so­me­ten a tra­ta­mien­tos me­di­ci­na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.