Zu­mos y ju­gos ver­des clá­si­cos

Integral - - Zumos -

Las re­ce­tas que si­guen son com­bi­na­cio­nes sin el dul­zor de las fru­tas. No po­de­mos con­si­de­rar­las co­mo “sa­la­das”, sino más bien co­mo “sa­bro­sas”, es más, al fi­nal in­clui­mos be­bi­das que se pue­den con­ver­tir per­fec­ta­men­te en re­con­for­tan­tes cre­mas y so­pas que, ade­más de sa­bro­sí­si­mas, son muy ri­cas en nu­trien­tes.

Zu­mo ver­de ra­dian­te

3 ó 4 cu­cha­ra­das so­pe­ras de tri­go ger­mi­na­do un pu­ña­do de ace­de­ra 6 ho­jas de dien­te de león 3 ho­jas de men­ta ¼ de li­tro de agua La­va­mos y li­cua­mos los in­gre­dien­tes. Co­la­mos si es ne­ce­sa­rio y ser­vi­mos el zu­mo, con un po­co de za­naho­ria ra­lla­da al gus­to, o bien con al­gu­nos ger­mi­na­dos de tri­go.

Zu­mo exó­ti­co ama­ri­llo ver­de

½ agua­ca­te 2 za­naho­rias ½ ta­za de al­fal­fa ger­mi­na­da 50 cc de agua

Pe­la­mos y tro­cea­mos las za­naho­rias y el agua­ca­te.

Los li­cua­mos jun­to con el agua y la al­fal­fa ger­mi­na­da. Ali­ña­mos al gus­to y ser­vi­mos de in­me­dia­to (pue­de sus­ti­tuir­se el agua­ca­te por le­che de co­co).

Fuen­te de ju­ven­tud

2 za­naho­rias un ta­llo de apio 1 re­mo­la­cha ½ ta­za de tri­go ger­mi­na­do ½ va­so de agua

Pe­la­mos y tro­cea­mos las za­naho­rias y la re­mo­la­cha. La­va­mos el ta­llo de apio y tam­bién los gra­nos de tri­go.

Mez­cla­mos y li­cua­mos los in­gre­dien­tes jun­to con el me­dio va­so de agua. Ali­ña­mos con men­ta al gus­to.

Zu­mo de col ro­ja con re­mo­la­cha

½ ta­za de col ro­ja y ½ ta­za de re­mo­la­cha ro­ja

Las pa­sa­mos por la li­cua­do­ra, re­mo­ve­mos y ser­vi­mos in­me­dia­ta­men­te. Va­le la pe­na de­te­ner­nos un mo­men­to con es­te zu­mo, que es un buen ejem­plo de los gran­des ju­gos de hor­ta­li­zas pa­ra la sa­lud. La idea de to­mar zu­mo de col con zu­mo de re­mo­la­cha (en Norteamérica le aña­den in­clu­so unos arán­da­nos) pue­de pa­re­cer ex­tra­ña, pe­ro los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud son enor­mes. La col es una fuen­te ri­ca en po­li­fe­no­les y an­ti­oxi­dan­tes, que ayu­dan a com­ba­tir los sín­to­mas de en­ve­je­ci­mien­to (ti­po es­trés oxi­da­ti­vo) y tras­tor­nos se­ve­ros, co­mo el cán­cer. El es­trés oxi­da­ti­vo se da cuan­do apa­re­cen com­pli­ca­cio­nes en me­ta­bo­lis­mo del oxí­geno en las cé­lu­las.

El zu­mo de col se uti­li­za en ca­sos de as­ma, caí­da del ca­be­llo, tras­tor­nos de ve­ji­ga, pro­ble­mas pul­mo­na­res y re­na­les, co­li­tis, es­tre­ñi­mien­to e hi­per­ten­sión ar­te­rial.

La re­mo­la­cha es una fuen­te ex­ce­len­te de ri­que­za pa­ra nues­tra san­gre y un gran pu­ri­fi­ca­dor, ya que op­ti­mi­za la uti­li­za­ción del oxí­geno y es­ti­mu­la la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos. El pig­men­to que le da a la re­mo­la­cha su in­ten­so co­lor rojo y mo­ra­do se lla­ma be­taí­na, un an­ti­oxi­dan­te muy po­de­ro­so y de ele­va­da ac­ti­vi­dad fi­to­quí­mi­ca. Su efi­ca­cia con­tra cán­cer de colon y de es­tó­ma­go se ha com­pro­ba­do a tra­vés de di­ver­sos es­tu­dios.

El zu­mo de re­mo­la­cha se uti­li­za tra­di­cio­nal­men­te en ca­so de anemia, pro­ble­mas de ve­ji­ga, cir­cu­la­to­rios, de ri­ño­nes, fa­ti­ga ocu­lar, tras­tor­nos he­pá­ti­cos y de cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca, pro­ble­mas mens- trua­les, en ca­so de me­no­pau­sia, pro­ble­mas de la piel y can­san­cio en ge­ne­ral. Jun­tos, es­tos dos in­gre­dien­tes nos dan una be­bi­da per­fec­ta pa­ra un plan de des­in­to­xi­ca­ción.

Ba­ti­do an­ti­oxi­dan­te

½ ta­za de zu­mo de col ro­ja ½ ta­za de zu­mo de re­mo­la­cha 1 ta­za de arán­da­nos (hay quien los sus­ti­tu­ye por pa­sas sul­ta­nas) ½ cu­cha­ra­di­ta de sirope de ága­ve (en her­bo­die­té­ti­cas) ½-1 ta­za de agua 2 cu­cha­ra­das de se­mi­llas de chía (mo­li­das; en her­bo­die­té­ti­cas)

Po­ne­mos to­dos los in­gre­dien­tes en una ba­ti­do­ra y ba­ti­mos has­ta que que­de sua­ve. Lo de­ja­mos du­ran­te unos mi­nu­tos pa­ra que las se­mi­llas de chía ab­sor­ban el zu­mo y se vuel­va más den­so. Siem­pre po­de­mos aña­dir un po­co más de agua has­ta dar­le la con­sis­ten­cia pre­fe­ri­da.

Si de­ci­di­mos pre­pa­rar es­te nu­tri­ti­vo ba­ti­do pa­ra el desa­yuno, po­de­mos in­cluir plá­tano, que nos re­ga­la­rá una bue­na do­sis de ener­gía adi­cio­nal du­ran­te la ma­ña­na.

Las se­mi­llas de chía ( Sal­via his­pá­ni­ca) fue­ron uno de los cua­tro gran­des ali­men­tos en la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na, jun­to con el maíz, las ju­días y el ama­ran­to. Es una plan­ta muy ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes y, so­bre to­do, en áci­dos gra­sos esen­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.