El bol­do

Integral - - Aliadodelasalud - CAR­LO­TA BERNARDINI DIE­TIS­TA Y NA­TU­RÓ­PA­TA

El bol­do ( Peu­mus bol­dus) es un ar­bus­to ori­gi­na­rio de las re­gio­nes mon­ta­ño­sas de Chi­le que ac­tual­men­te tam­bién se cul­ti­va en Eu­ro­pa, don­de es­tá con­si­de­ra­da una de las plan­tas más efi­ca­ces pa­ra el tra­ta­mien­to de las afec­cio­nes he­pá­ti­cas y los tras­tor­nos di­ges­ti­vos aso­cia­dos.

Sus ho­jas des­pren­den un aro­má­ti­co olor li­ge­ra­men­te ali­mo­na­do, de­bi­do a que en­tre sus prin­ci­pios ac­ti­vos abun­dan los acei­tes esen­cia­les. Otras sus­tan­cias te­ra­péu­ti­cas pre­sen­tes en el bol­do son al­gu­nos al­ca­loi­des, co­mo la bol­di­na y la iso­bol­di­na, ade­más de otros com­pues­tos co­mo los fla­vo­noi­des y ta­ni­nos.

PRI­MA­VE­RA Y DE­PU­RA­CIÓN HE­PÁ­TI­CA

Se­gún la teo­ría de los cin­co ele­men­tos, ba­se de la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na, la pri­ma­ve­ra es­tá re­la­cio­na­da con el hí­ga­do, la ve­sí­cu­la bi­liar y el co­lor ver­de.

Tam­bién des­de el pun­to de vis­ta oc­ci­den­tal con­si­de­ra­mos que en es­ta es­ta­ción ne­ce­si­ta­mos re­no­var nues­tra ener­gía y vol­ver a “flo­re­cer” en con­so­nan­cia con nues­tro en­torno, el cual cam­bia las to­na­li­da­des gri­sá­ceas pa­ra vol­ver a ves­tir­se de ver­de. Es fre­cuen­te sen­tir­nos can­sa­dos o in­clu­so con “as­te­nia pri­ma­ve­ral”, co­mo re­sul­ta­do de acu­mu­la­ción de to­xi­nas y de una ali­men­ta­ción más pe­sa­da y ri­ca en gra­sas, tí­pi­ca de la es­ta­ción fría.

El sen­ti­do de la de­pu­ra­ción pri­ma­ve­ral es des­po­jar­nos de es­tas sus­tan­cias re­si­dua­les co­mo si de un abri­go pesado se tra­ta­ra, pa­ra sen­tir­nos li­ge­ros y vi­ta­les.

En es­te pro­ce­so de­pu­ra­ti­vo el hí­ga­do tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal, pues es el ór­gano emun­to­rio que más se re­sien­te de una ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da.

Evi­den­te­men­te el pri­mer pa­so es mo­di­fi­car nues­tra ali­men­ta­ción pres­cin­dien­do de los ali­men­tos que pue­dan en­tor­pe­cer es­te pro­ce­so, co­mo los lác­teos, azú­ca­res, gra­sas sa­tu­ra­das, ca­fé y be­bi­das al­cohó­li­cas. En­tre las plan­tas que po­de­mos em­plear pa­ra acom­pa­ñar es­ta de­pu­ra­ción, des­ta­ca el bol­do por sus pro­pie­da­des co­le­ré­ti­cas y co­la­go­gas, lo cual quie­re de­cir que au­men­ta la pro- duc­ción de bi­lis y fa­vo­re­ce su ex­pul­sión. Pa­ra apro­ve­char ple­na­men­te es­tos efec­tos es im­por­tan­te to­mar una in­fu­sión de bol­do, o al­gu­nas go­tas de su ex­trac­to, en ayu­nas por la ma­ña­na.

Por otro la­do de­be­mos con­si­de­rar que un hí­ga­do me­nos car­ga­do pro­du­ce me­nos co­les­te­rol, ra­zón por la cual to­mar bol­do re­sul­ta de gran ayu­da en ca­sos de hi­per­co­les­te­ro­le­mia.

DI­GES­TI­VO Y RE­LA­JAN­TE

Es­ta plan­ta es una va­lio­sa alia­da en la ma­yo­ría de tras­tor­nos di­ges­ti­vos, es­pe­cial­men­te en las dis­pep­sias, ya que ade­más de es­ti­mu­lar la se­cre­ción bi­liar y con ello fa­ci­li­tar la di­ges­tión de las gra­sas, au­men­ta la se­cre­ción del ju­go gás­tri­co y de la sa­li­va, es­ta úl­ti­ma ri­ca en en­zi­mas di­ges­ti­vas co­mo la ami­la­sa, tam­bién co­no­ci­da co­mo ptia­li­na, en­car­ga­da de cum­plir la pri­me­ra fa­se de la di­ges­tión de los hi­dra­tos de car­bono a tra­vés de la in­sa­li­va­ción de los ali­men­tos. Asi­mis­mo el bol­do es­ti­mu­la el tran­si­to in­tes­ti­nal y tie­ne pro­pie­da­des car­mi­na­ti­vas, pues con­tri­bu­ye a dis­mi­nuir la for­ma­ción de ga­ses.

Uno de los efec­tos me­nos co­no­ci­do de es­ta plan­ta es su ac­ción se­dan­te so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Por es­ta ra­zón tam­bién es bueno to­mar­la por la no­che, pues en­tre otras co­sas una bue­na ca­li­dad del sueño es­tá re­la­cio­na­da con una co­rrec­ta di­ges­tión.

DO­SIS Y PRE­CAU­CIO­NES

Las in­fu­sio­nes de bol­do se pre­pa­ran con una cu­cha­ra­di­ta de pos­tre de plan­ta se­ca por ta­za de agua her­vi­da, de­ján­do­la re­po­sar ta­pa­da du­ran­te 10 mi­nu­tos. La do­sis re­co­men­da­da pa­ra el ex­trac­to flui­do es de 15 a 25 go­tas, mien­tras la de ex­trac­to se­co es de 50 a 100 mg. En to­dos los ca­sos se de­ben rea­li­zar tres to­mas al día, pre­fe­ren­te­men­te an­tes de las co­mi­das.

En las do­sis re­co­men­da­das no se han des­cri­to con­tra­in­di­ca­cio­nes ni efec­tos se­cun­da­rios.

De­bi­do a la pre­sen­cia de al­ca­loi­des se de­ben ha­cer tra­ta­mien­tos dis­con­ti­nuos de má­xi­mo tres me­ses.

No uti­li­zar en ca­so de cálcu­los en la ve­sí­cu­la, ya que al fa­ci­li­tar la sa­li­da de la bi­lis se po­dría pro­vo­car una obs­truc­ción de las vía bi­lia­res.

Es im­por­tan­te evi­tar su uso du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.