Pe­ro, ¿qué son los li­po­so­mas?

Integral - - Correo Del Sol Alimentación natural -

En el nú­me­ro 445 de la re­vis­ta co­men­ta­mos un po­co so­bre los li­po­so­mas, que es­tán de mo­da so­bre to­do co­mo pro­tec­to­res del en­ve­je­ci­mien­to de la piel. Es­tas pe­que­ñas par­tí­cu­las que li­be­ran sus­tan­cias de for­ma con­tro­la­da per­mi­ten ad­mi­nis­trar pro­duc­tos cos­mé­ti­cos en do­sis me­no­res y re­du­cir los efec­tos se­cun­da­rios. Só­lo hay que te­ner en cuen­ta su ca­li­dad na­tu­ral, que de­pen­de de una com­po­si­ción a me­nu­do po­co de­ta­lla­da. Vea­mos un po­co más so­bre ellos.

UN HA­LLAZ­GO VA­LIO­SO

Los li­po­so­mas fue­ron des­cri­tos por pri­me­ra vez en 1961 por el bri­tá­ni­co Dr. Alec Bang­ham. En 1964 se pu­bli­ca­ban for­mal­men­te en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca y en la dé­ca­da de 1970 se in­ves­ti­ga­ron a fon­do y hoy to­da­vía se les en­cuen­tran nue­vas apli­ca­cio­nes: el uso de los li­po­so­mas en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se ha ex­ten­di­do des­de que se con­si­guió es­ta­bi­li­zar las par­tí­cu­las de emul­sión.

Son pro­duc­tos muy va­lio­sos tan­to pa­ra la in­dus­tria co­mo pa­ra el con­su­mi­dor, pues per­mi­ten que los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos li­be­ren gra­dual­men­te sus sus­tan­cias ac­ti­vas. Los li­po­so­mas son ve­sí­cu­las hue­cas de ti­po gra­so y mem­bra­nas si­mi­la­res a las ce­lu­la­res, com­pues­tas de una do­ble ca­pa de fos­fo­lí­pi­dos que atraen el agua (hi­dro­fí­li­cas) por el ex­tre­mo ex­te­rior y la gra­sa (li­po­fi­li­cas) por la par­te in­ter­na, si­tua­da en­tre las dos ca­pas.

Si ais­la­mos una mo­lé­cu­la de fos­fo­lí­pi­do ob­ser­va­re­mos la es­truc­tu­ra de una mo­lé­cu­la po­lar con una «ca­be­za» hi­dró­fi­la car­ga­da elec­tro­quí­mi­ca­men­te y una co­la li­pó­fi­la com­pues­ta de una ca­de­na de ti­po ací­li­co. las «ca­be­zas po­la­res» for­man una do­ble ba­rre­ra ha­cia el ex­te­rior y ha­cia el cen­tro de la mo­lé­cu­la hue­ca, mien­tras que la ca­pa in­ter­me­dia, si­tua­da en­tre las dos ba­rre­ras, se com­po- ne de las co­las ací­li­cas –di­ri­gi­das to­das ha­cia el in­te­rior de la do­ble mem­bra­na– y que, al ser li­pó­fi­la se con­vie­ne en un lu­gar ex­ce­len­te pa­ra al­ma­ce­nar y vehi­cu­lar cos­mé­ti­cos de es­truc­tu­ra gra­sa.

MICROCÁPSULA

En reali­dad, un li­po­so­ma real­men­te es una microcápsula de ca­rác­ter bio­ló­gi­co que con­tie­ne en su in­te­rior un agen­te cos­mé­ti­co o far­ma­céu­ti­co de­ter­mi­na­do. A di­fe­ren­cia de las cáp­su­las de uso far­ma­céu­ti­co, en las que el «en­vol­to­rio» es­tá he­cho de sus­tan­cias po­co na­tu­ra­les, los li­po­so­mas uti­li­zan co­mo sus­tan­cia en­cap­su­lan­te los fos­fo­lí­pi­dos, unas gra­sas pre­sen­tes en nues­tro or­ga­nis­mo que for­man par­te de la es­truc­tu­ra ín­ti­ma de las mem­bra­nas ce­lu­la­res.

Por la si­mi­li­tud que exis­te en­tre las mem­bra­nas ce­lu­la­res, un li­po­so­ma se­ría una es­pe­cie de cé­lu­la ar­ti­fi­cial que en su in­te­rior con­tie­ne la sus­tan­cia ac­ti­va y que per­mi­te la li­be­ra­ción con­tro­la-

da y len­ta del pro­duc­to. Sin em­bar­go, se­ría un error pen­sar que li­po­so­ma es si­nó­ni­mo de «pro­duc­to na­tu­ral» pues eso de­pen­de esen­cial­men­te del ti­po de agen­te cos­mé­ti­co o far­ma­céu­ti­co que se le in­tro­duz­ca.

IN­GRE­DIEN­TES

La mem­bra­na del li­po­so­ma se com­po­ne ma­yo­ri­ta­ria­men­te de fos­fo­lí­pi­dos. Pe­ro no siem­pre es así, pues al­gu­nos es­tán for­ma­dos por cier­tas sus­tan­cias sur­fac­tan­tes sin­té­ti­cas ( con gran ten­sión su­per­fi­cial). Los fos­fo­lí­pi­dos, ade­más, son un ex­ce­len­te vehícu­lo que per­mi­te la pe­ne­tra­ción en la piel, en ma­yor o me­nor gra­do se­gún el ti­po de fos­fo­lí­pi­do y la sus­tan­cia «en­cap­su­la­da» en su in­te­rior. Los fos­fo­lí­pi­dos uti­li­za­dos en los li­po­so­mas pue­den ser na­tu­ra­les o se­mi­sin­té­ti­cos.

Ade­más de los sur­fac­tan­tes, son bas­tan­te co­mu­nes los de­ri­va­dos del co­les­te­rol (por ejem­plo el fos­fa­to de co­les­te­rol), los áci­dos gra­sos y las ce­ra­mi­das. El más fre­cuen­te es la le­ci­ti­na, un fos­fá­ti­do pre­sen­te en to­dos los se­res vi­vos. Se tra­ta de una mez­cla na­tu­ral de di­gli­cé­ri­dos de los áci­dos es­teá­ri­co, olei­co y pal­mí­ti­co, uni­dos a un és­ter de co­li­na me­dian­te el áci­do fos­fó­ri­co. El 60% del pe­so de la le­ci­ti­na es gra­sa, por lo que es un buen nu­trien­te de la piel si que­re­mos apli­car una sus­tan­cia gra­sa. La le­ci­ti­na sir­ve ac­tual­men­te co­mo un re­co­no­ci­do su­ple­men­to ali­men­ti­cio en el tra­ta­mien­to de los pro­ble­mas de­ri­va­dos del ex­ce­so de co­les­te­rol.

LE­CI­TI­NA

Se ha ob­ser­va­do me­dian­te in­ves­ti­ga­cio­nes con lí­pi­dos mar­ca­dos ra­diac­ti­va­men­te que los fos­fo­lí­pi­dos de ti­po po­li­in­sa­tu­ra­do, co­mo es el ca­so de la le­ci­ti­na, me­jo­ran el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las ha­cien­do que las gra­sas de las mem­bra­nas ce­lu­la­res ten­gan una con­sis­ten­cia más flui­da.

De­bi­do al ca­rác­ter ab­sor­ben­te de los com­po­nen­tes acuo­sos y gra­sos, los li­po­so­mas pue­den al­ma­ce­nar en su in­te­rior soluciones acuo­sas o gra­sas de di­fe­ren­tes ti­pos. En ge­ne­ral al­ma­ce­nan mu­cho más efec­ti­va­men­te las soluciones acuo­sas que las gra­sas, ya que las pri­me­ras se si­túan en la ca­vi­dad cen­tral, mu­cho más pro­te­gi­das de la de­gra­da­ción y me­nos ines­ta­bles.

La ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je y li­be­ra­ción no es igual pa­ra co­das las sus­tan­cias y de­pen­de de su pe­so mo­le­cu­lar, de la in­te­gri­dad de la mem­bra­na y de la po­la­ri­dad es­pe­cí­fi­ca del agen­te cos­mé­ti­co in­tro­du­ci­do.

LI­BE­RA­CIÓN CON­TRO­LA­DA

La li­be­ra­ción con­tro­la­da de los li­po­so­mas, que re­du­ce los efec­tos se­cun­da­rios, se pro­du­ce por su me­ca­nis­mo de ab­sor­ción den­tro de las cé­lu­las de la piel. Se ha di­cho ya que las mem­bra­nas ce­lu­la­res son bi­ca­pas po­la­res con otra ca­pa gra­sa en su in­te­rior.

Las ca­pas ex­ter­na e in­ter­na es­tán for­ma­das de pro­teí­nas, gli­co­pro­teí­nas (mez­clas de azú­ca­res y pro­teí­nas) y gli­co­lí­pi­dos (mez­cla de azú­ca­res y gra­sas), to­das ellas de ti­po hi­dro­fí­li­co. En el in­te­rior te­ne­mos las gra­sas, en­tre ellas el co­les­te­rol. Cuan­do los li­po­so­mas se apli­can so­bre la piel, se in­ter­ac­cio­nan con las pro­teí­nas, los azú­ca­res y las gra­sas de for­ma muy di­ná­mi­ca, lle­gan­do a for­mar par­te de la mis­ma mem­bra­na ce­lu­lar.

La mem­bra­na ce­lu­lar li­te­ral­men­te se «co­me» el li­po­so­ma y lo in­te­gra den­tro de su es­truc­tu­ra ce­lu­lar, li­be­ran­do en el in­te­rior la sus­tan­cia ac­ti­va, el cos­mé­ti­co o pre­pa­ra­do far­ma­céu­ti­co que desea­mos que ac­túe a ni­vel de la piel.

RIES­GOS MÍ­NI­MOS

De es­te mo­do, los li­po­so­mas re­fuer­zan las mem­bra­nas ce­lu­la­res que ha­cen una fun­ción de ba­rre­ra, re­du­cien­do las pér­di­das de agua a tra­vés de la piel y cons­ti­tu­yen­do un ex­ce­len­te sis­te­ma de hi­dra­ta­ción de la der­mis.

Hay que re­cor­dar el pro­ce­so de hi­dra­ta­ción de la piel es do­ble: no só­lo se pro­du­ce por­que apli­que­mos agua en ella, sino tam­bién por­que los com­po­nen­tes gra­sos, al for­mar una pe­lí­cu­la im­permea­ble en la su­per­fi­cie de la piel, evi­tan pér­di­das de lí­qui­dos por trans­pi­ra­ción y eva­po­ra­ción. Ade­más, de­bi­do a es­ta es­pe­cial ab­sor­ción de los li­po­so­mas, una vez que han pe­ne­tra­do en la piel es más di­fí­cil que sean eli­mi­na­dos con un la­va­do de agua y ja­bón.

Al ser una es­truc­tu­ra de ti­po bio­ló­gi­co, el uso de li­po­so­mas den­tro de los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos o far­ma­céu­ti­cos de uti­li­za­ción a ni­vel epi­dér­mi­co en­tra­ña po­cos ries­gos, aun­que és­tos de­pen­den, bá­si­ca­men­te, del ti­po de fos­fo­lí­pi­do uti­li­za­do en su cons­ti­tu­ción y, evi­den­te­men­te, de la sus­tan­cia ac­ti­va con la que ha si­do «car­ga­do» el li­po­so­ma.

Los com­po­nen­tes es­truc­tu­ra­les de los li­po­so­mas son asimilados por las cé­lu­las y aca­ban for­man­do par­te de su ín­ti­ma es­truc­tu­ra ce­lu­lar, y qui­zá por ello sea más im­por­tan­te que en otras pre­pa­ra­cio­nes cos­mé­ti­cas el em­pleo de ma­te­rias pri­mas de al­ta ca­li­dad bio­ló­gi­ca, de ti­po na­tu­ral, lo cual de­be­ría ser una exi­gen­cia pa­ra cual­quier pro­duc­to que de­ba apli­car­se a la piel.

En el ca­so de los li­po­so­mas, la pre­cau­ción so­bre las ma­te­rias pri­mas uti­li­za­das de­be­rá ser ma­yor, por­que se ha des­cu­bier­to que la «cáp­su­la» de los li­po­so­mas aca­ba for­man­do par­te de la pa­red de las cé­lu­las de la piel. En to­do ca­so, se de­be­ría re­gu­lar me­jor el sis­te­ma de eti­que­ta­do de nu­me­ro­sos cos­mé­ti­cos que no in­di­can las sus­tan­cias que in­te­gran sus pro­duc­tos, es­cu­dán­do­se en la pro­tec­ción de la fór­mu­la se­cre­ta. En el di­bu­jo po­de­mos ver las di­fe­ren­tes for­mas de ab­sor­ción del li­po­so­ma que tie­ne la cé­lu­la. A) El li­po­so­ma se «ad­hie­re» a la mem­bra­na. B) La cé­lu­la ab­sor­be el li­po­so­ma por en­do­ci­to­sis y li­te­ral­men­te se lo «co­me». C) Las mem­bra­nas ce­lu­lar y del li­po­so­ma se fun­den y se in­ter­cam­bian los fos­fo­lí­pi­dos. D) El li­po­so­ma se fun­de con la cé­lu­la, libera su con­te­ni­do y, fi­nal­men­te, sus lí­pi­dos pasan a in­te­grar la mem­bra­na ce­lu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.