Mi ca­sa no con­ta­mi­na

Integral - - Hogar Sin Química -

El mer­ca­do nos ofre­ce una am­plia ga­ma de lim­pia­do­res y de­sin­fec­tan­tes que in­tro­du­cen en nues­tras ca­sas pe­li­gros pa­ra la sa­lud y pa­ra el me­dio am­bien­te. Pa­ra te­ner la ca­sa po­de­mos pres­cin­dir de la quí­mi­ca du­ra. Bas­ta con apli­car combinados que lim­pian, re­sul­tan más ba­ra­tos y sa­lu­da­bles.

LIM­PIA­DO­RES

Los agen­tes blan­quea­do­res y los en­zi­mas pue­den des­en­ca­de­nar reac­cio­nes alér­gi­cas y cau­sar pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios por los re­si­duos que de­jan en la ro­pa y en las sá­ba­nas. Ade­más, los fos­fa­tos fer­ti­li­zan en ex­ce­so las aguas. con l-0 que se mul­ti­pli­can las al­gas. que se pu­dren y sa­tu­ran el agua. De es­ta for­ma el oxí­geno que res­pi­ran los pe­ces y la vida ve­ge­tal se ve muy re­du­ci­do y so­bre­vie­ne la as­fi­xia.

Co­mo al­ter­na­ti­va po­de­mos uti­li­zar pro­duc­tos bio­de­gra­da­bles sin fos­fa­tos, que no con­ta­mi­nan ni irri­tan. En ge­ne­ral se ha­cen a ba­se de acei­te de co­co y de pal­ma, acei­te cí­tri­co y de­ri­va­dos del al­go­dón y de la la­na. Re­sul­tan ade­cua­dos pa­ra la­var la ro­pa a mano o a má­qui­na.

Tam­bién hay de­ter­gen­tes bio­de­gra­da­bles pa­ra la­na y un sua­vi­zan­te ba­sa­do en áci­dos gra­sos na­tu­ra­les. esen­cia de li­món y agua. Es ne­ce­sa­rio re­mo­jar las pren­das muy su­cias en una so­lu­ción de bó­rax: una cu­cha­ra­da so­pe­ra por ca­da cin­co li­tros de agua. El bó­rax per­fu­ma la ro­pa ade­más de qui­tar las man­chas.

Aña­dir una cu­cha­ra­di­ta de vi­na­gre blan­co o de bi­car­bo­na­to só­di­co por la­va­do­ra ablan­da el agua y ayu­da a eli­mi­nar los olo­res. Pa­ra la­var a mano van bien las sim­ples es­ca­mas de ja­bón (no per­fu­ma­do), o ha­cer un ja­bón lí­qui­do di­sol­vien­do dos ta­zas de ja­bón de ba­rra ra­lla­do en cin­co li­tros de agua ca­lien­te, pues­to a fuego len­to du­ran­te diez mi­nu­tos y de­ja­do en­friar.

DE­TER­GEN­TES

Los de­ter­gen­tes, los tin­tes y los aro­mas ar­ti­fi­cia les pue­den irri­tar, se­car y agrie­tar la piel. Son tó­xi­cos si se in­gie­ren. Los ar­tícu­los sin fos­fa­tos se ha­cen a ba­se de un lim­pia­dor de acei­te de co­co y sue­ro de le­che, sal ma­ri­na, ade­más de ex­trac­tos de man­za­ni­lla y ca­lén­du­la que sua­vi­zan y acon­di­cio­na las ma­nos al tiem­po que pro­pi­cian la cu­ra­ción de pe­que­ños cor­tes y ras­gu­ños.

La esen­cia de cí­tri­cos pro­por­cio­na un agra­da­ble aro­ma a li­món. Tam­bién se pue­de uti­li­zar ja­bón lí­qui­do pu­ro y aña­dir­le ju­go fres­co de li­món pa­ra cor­tar la gra­sa.

LE­JÍA Y POL­VOS

Los com­pues­tos clo­ra­dos, co­mo el hi­po­clo­ri­to de so­dio que se en­cuen­tran en la ma­yo­ría de las le­jías, emi­ten va­po­res tó­xi­cos que irri­tan mu­cho los ojos,

la na­riz y la gar­gan­ta y pue­den da­ñar los pul­mo­nes. La le­jía que­ma la piel y es tó­xi­ca si se in­gie­re. Al­gu­nos pol­vos lim­pia­do­res contienen amo­nia­co y por eso ja­más se de­be­rán mez­clar con le­jía o lim­pia­do­res del inodo­ro. pues és­tos emi­ten ami­nas clo­ra­das en for­ma de ga­ses, que son mor­ta­les.

La le­jía y el amo­nia­co con­ta­mi­nan el agua y des­tru­yen las bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas que des­com­po­nen las aguas re­si­dua­les. Tam­bién per­ju­di­ca n mu­cho los pro­ce­sos de des­com­po­si­ción que ocu­rren en los tan­ques sép­ti­cos.

Exis­ten lim­pia­do­res bio­de­gra­da­bles pa­ra los fre­ga­de­ros, sue­los, ba­ños e inodo­ros. En ge­ne­ral se ha­cen a ba­se de acei­tes de co­co y de pal­ma. ye­so, sal ma­ri­na, y ex­trac­tos de man­za­ni­lla y de ca­lén­du­la que los con­vier­ten en lim­pia­do­res efi­ca­ces, pe­ro no abra­si­vos. Un tra­po hú­me­do un­ta­do con una pas­ta ela­bo­ra­da con agua y bi­car­bo­na­to só­di­co o bó­rax es un lim­pia­dor efi­caz pa­ra ba­ños, fre­ga­de­ros, sue­los o en­ci­me­ras de co­ci­na.

Un buen lim­pia­dor pa­ra el inodo­ro con­tie­ne áci­do acé­ti­co (en vez del fuer­te áci­do clor­hí­dri­co). Ade­más, esen­cia de pino. li­món. eu­ca­lip­to y la­van­da, que son de­sin­fec­tan­tes na­tu­ra­les. Ver­ter vi­na­gre por el inodo­ro, de­jar­lo ac­tuar du­ran­te to­da una no­che y lue­go ce­pi­llar bien la ta­za con o sin bi­car­bo­na­to só­di­co, es una for­ma ino­cua pe­ro enor­me­men­te efec­ti­va de lim­piar y de­sin­fec­tar.

ABRILLANTADORES

Las sus­tan­cias quí­mi­cas tó­xi­cas. co­mo el fe­nol. con­te­ni­das en los abrillantadores pa­ra sue­lo y mue­bles pro­du­cen erup­cio­nes cu­tá­neas y su in­ges­tión pue­de pro­vo­car con­vul­sio­nes.

El ni­tro­ben­ceno. otro in­gre­dien­te, pue­de de­co­lo­rar la piel y des­en­ca­de­nar vó­mi­tos. Una vez apli­ca­do, sus re­si­duos con­ti­núan emi­tien­do va­po­res. En for­ma de ae­ro­so­les, los abrillantadores emi­ten par­tí­cu­las de di­sol­ven­tes quí­mi­cos en el ai­re, y pue­den con­te­ner los fa­mo­sos CFC que des­tru­yen la ca­pa de ozono.

Bas­tan los abrillantadores de ce­ra pu­ra de abe­ja. Tam­bién pue­de ha­cer­se un pre­pa­ra­do de­rri­tien­do en agua. a fuego len­to, 60 g de ce­ra de abe­ja, 140 ml de agua­rrás au­tén­ti­co (esen­cia de tre­men­ti­na), dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de acei­te de li­na­za y dos cu­cha­ra­di­tas de acei­te de ce­dro, que lim­pia y pro­te­ge los mue­bles de ma­de­ra al tiem­po que aro­ma­ti­za el ai­re.

Otras fór­mu­las: mez­clar tres par­tes de acei­te de oli­va con una de vi­na­gre: dos par­tes de acei­te ve­ge­tal con una de ju­go de li­món: si se uti­li­za ma­yo­ne­sa pu­ra, el olor se di­si­pa rá­pi­da­men­te. Se apli­can con un tra­po sua­ve.

Pa­ra lim­piar ro­ble se hier­ve un li­tro de cer­ve­za con una cu­cha­ra­da so­pe­ra de azú­car y dos de ce­ra de abe­ja: se de­ja en­friar. se fro­ta con un tra­po so­bre la ma­de­ra y se es­pe­ra a que se se­que: lue­go se abri­llan­ta con una ga­mu­za.

Pa­ra re­no­var los mue­bles de piel. se mez­cla una ta­za de vi­na­gre con otra ta­za de acei­te de li­na­za y se apli­ca.

Tam­bién po­de­mos uti­li­zar al­ter­na­ti­vas a los abrillantadores pa­ra me­ta­les con­ven­cio­na­les La cu­ber­te­ría se pue­de lim­piar po­nien­do una lá­mi­na de pa­pel de alu­mi­nio en una olla: se cu­bre con tres o cua­tro de­dos de agua, lue­go se aña­de una cu­cha­ra­di­ta de bi­car­bo­na­to só­di­co. Se lle­va a ebu­lli­ción y se aña­den des­pués los cu­bier­tos, de for­ma que que­den su­mer­gi­dos. Se hier­ve du­ran­te 2 o 3 mi­nu­tos, se re­ti­ra, se acla­ran y se se­can.

Pa­ra lim­piar la pla­ta, se rom­pen tro­ci­tos de pa­pel de alu­mi­nio en can­ti­dad su­fi­cien­te co­mo pa­ra lle­nar me­dio ta­rro de cris­tal, se aña­de una cu­cha­ra­da so­pe­ra de sal, y se lle­na el res­to con agua. In­tro­du­ce en el ta­rro los ob­je­tos pe­que­ños. y se de­jan ahí du­ran­te 2 o 3 mi­nu­tos. lue­go se acla­ran y se se­can. El ta­rro se de­ja cu­bier­to.

Pa­ra abri­llan­tar co­bre y la­tón se pue­de ha­cer una pas­ta con ju­go de li­món y sal, o uti­li­zar un tro­zo de li­món un­ta­do en bi­car­bo­na­to só­di­co. El vi­na­gre blan­co ca­lien­te y sal. o el ju­go ca­lien­te de to­ma­te tam­bién lim­pian efi­caz­men­te el co­bre y el la­tón.

AM­BIEN­TA­DO­RES

La ma­yo­ría contienen naf­ta­leno, fe­nol y otras sus­tan­cias quí­mi­cas tó­xi­cas, que mez­cla­das con el per­fu­me ar­ti­fi­cial cau­san pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y ocu­la­res. do­lo­res de ca­be­za y náu­seas. Las par­tí­cu­las quí­mi­cas de los am­bien­ta­do res con­ta­mi­nan en vez de re­fres­car el ai­re in­te­rior.

Los pro­pe­len­tes de los ae­ro­so­les pue­den con­te­ner CFC da­ñi­nos. Po­de­mos com­prar o pre­pa­rar nues­tro pro­pio po­pu­rri o mez­cla de flo­res se­cas aro­má­ti­cas. por ejem­plo, a ba­se de la­van­da. ro­sa, cla­vel y man­za­ni­lla. Se po­nen en un cuen­co y se com­ple­men­tan con unas po­cas go­tas de acei­te esen­cial (pue­de ser de la­van­da). Tam­bién se pue­den que­mar las esen­cias que se pre­fie­ran. co­mo in­cien­so. o va­po­ri­zar­las.

La ma­de­ra de sán­da­lo es re­la­jan­te. el li­món y el pino re­fres­can. Los ma­no­jos de flo­res y las ma­ce­tas de hier­bas aro­má­ti­cas cul­ti­va­das en ca­sa son ex­ce­len­tes pa­ra aro­ma­ti­zar el ai­re in­te­rior. Tam­bién bas­ta echar ca­ne­la y cla­vo en agua a fuego len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.