Un diag­nós­ti­co pa­ra la ca­sa enferma

Integral - - Hogar Sin Química -

MA­TE­RIA­LES

Ya es po­si­ble de­tec­tor las en­fer­me­da­des de un ho­gar me­dian­te uno se­rie de ar­ti­lu­gios y, lo que es me­jor, diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des y ofre­cer soluciones, mu­chos de ellos sen­ci­llos.

La vi­gi­lan­cia de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos de­be­ría in­cor­po­rar­se a los cri­te­rios de cons­truc­ción, ya que se co­no­cen los efec­tos ne­ga­ti­vos del amian­to. ya prohi­bi­do. o se sa­be que el ra­dón es el res­pon­sa­ble de más del 10% de los cán­ce­res de pul­món. Es­te gas, fru­to de la de­sin­te­gra­ción del ura­nio. se acu­mu­la en las ha­bi­ta­cio­nes po­co ai­rea das y ema­na de las pro­pias pa­re des. In­clu­so han apa­re­ci­do pin tu­ras que im­pi­den que el gas cam­pe por la at­mós­fe­ra in­te­rior de los dor­mi­to­rios. Ma­te­ria­les co­mo el gra­ni­to contienen una ele­va­da can­ti­dad de ura­nio, mien­tras que la ma­de­ra ca­re­ce de él. Pe­ro nor­mal­men­te ac­ce­de­mos a vi­vien­das y pi­sos ya cons­trui­dos y po­co po­de­mos ha­cer pa­ra con­tro­lar los ma­te­ria­les que nos ro­dean.

RADIACTIVIDAD

Es po­si­ble me­dir la radiactividad pre­sen­te en un ha­bi­tácu­lo me­dian­te un con­ta­dor Gei­ger. En el pi­so au­di­ta­do, In­te­gral uti­li­zó el mo­de­lo Ra­da­lert y de­tec­tó di­fe­ren­tes ni­ve­les de ra­dia­ción am­bien­tal. En el sa­lón la me­di­ción al­can­zó 144 mi­li­rems, 94 en la ca­ma, 114 en la te­rra­za ex­te­rior y 139 so­bre las bal­do­sas del bal­cón, ni­ve­les con­si­de­ra­dos nor­ma­les pa­ra una ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na. Es­tas can­ti­da­des son la su­ma de la radiactividad de la cor­te­za te­rres­tre. la de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción ur­ba­na y los ra­yos cós­mi­cos.

ILU­MI­NA­CIÓN

Ni ex­ce­si­va ni in­su­fi­cien­te, és­te de­be ser el cri­te­rio. La ilu­mi­na­ción ade­cua­da de un es­pa­cio de­be com­bi­nar am­bien­ta­ción con aho­rro. Es po­si­ble cam­biar las bom­bi­llas cuan­do mue­ren por otras de bajo con­su­mo de LED pues no contienen mer­cu­rio y es­co­ger di­fe­ren­tes mo­de­los pa­ra des­ti­nar­las a su fun­ción pre­ci­sa. Me­dian­te un lux­me­tro es po­si­ble me­dir y de­ter­mi­nar la ilu­mi­na­ción co­rrec­ta que im­pi­da for­zar la vis­ta.

La in­ten­si­dad de la luz ade­cua­da de los di­fe­ren­tes es­pa­cios de una ca­sa es la si­guien­te: Sa­lón: de 150 a 300 Lux Lec­tu­ra: de 300 a 700 Lux Cos­tu­ra: de 700 a 1.500 Lux

CON­TA­MI­NA­CIÓN ACÚS­TI­CA

Se tra­ta de una con­ta­mi­na­ción in­si­dio­sa a la que los ur­ba­ni­tas se han acos­tum­bra­do. per­dien­do la ca­pa­ci­dad sen­so­rial pa­ra per­ci­bir­la. Apar­te de la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca agu­da de ve­ci­nos. mo­to­res y re­pa­ra­cio­nes. con­vi­vi­mos con otra ge­ne­ral de un ni­vel in­fe­rior que per­tur­ba el sue­ño o el buen des­can­so y no úni­ca­men­te al ce­re­bro, sino a to do el or­ga­nis­mo.

A par­tir de los 80 de­ci­be­lios el rui­do em­pie­za a ser preo­cu­pan­te, pe­ro se pue­de com­ba­tir el bu­lli­cio ge­ne­ral ur­bano con bue­nos sis­te­mas de ais­la­mien­to que, a su vez, re­dun­da­rán en el aho­rro en el con­su­mo de ca­le­fac­ción. Pa­ra me­dir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca se uti­li­za el so­nó­me­tro.

CAM­POS ELÉC­TRI­COS

Las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas son una de las en­fer­me­da­des más gra­ves de las vi­vien­das. Por es­te mo­ti­vo lo me­jor pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca y elec­tro­es­tá­ti­ca es cor­tar la co­rrien­te de la red cuan­do no hay con­su­mo y re­co­nec­tar cuan­do se po­ne en mar­cha un apa­ra­to.

Me­dian­te un bio­in­te­rrup­tor, des­co­nec­ta­dor de la red eléc­tri­ca, ins­ta la­do jun­to al con­ta­dor de en­tra­da po­de­mos con­se­guir que no flu­ya la co­rrien­te eléc­tri­ca. De es­ta ma­ne­ra se con­si­gue que úni­ca­men­te cir­cu­len 6 vol­tios de los 125 o 220 usua­les, cuan­do por la no­che to­do per­ma­ne­ce apa­ga­do. ex­cep­to la ne­ve­ra que ne­ce­si­ta un ca­ble pro­pio de ali­men­ta­ción.

Uno de los pro­ble­mas más co­mu­nes es la inexis­ten­cia de to­ma de tie­rra, lo que vul­ne­ra las nor­mas vi­gen­tes y cons­ti­tu­ye un ries­go. En las nue­vas ca­sas es­te pro­ble­ma que­da re­suel­to gra­cias a que to­dos los en­chu­fes tie­nen tres ra­ma­les des­ti­na­dos a la to­ma de tie­rra, el neu­tro y la fa­se que ge­ne­ra el cam­po eléc­tri­co.

Los cam­pos eléc­tri­cos. ge­ne­ra­dos por la fa­se. Pue­den me­dir­se me­dian­te un me­di­dor, pe­ro hay un par de tru­cos al al­can­ce de to­dos. Uno de ellos es com­prar un des­tor­ni­lla­dor que nos in­di­que me­dian­te el en­cen­di­do de una pe­que­ña bom­bi­lla / neón cuál es la fa­se y cual el bor­ne neu­tro. De es­ta ma­ne­ra po­de­mos evi­tar en­chu­far uno en el lu­gar del otro.

Pa­ra no te­ner que re­pe­tir la ope­ra­ción es su­fi­cien­te po­ner una mar­ca en la par­te su­pe­rior o iz­quier­da de los bor­nes, se­gún es­té el en­chu­fe en po­si­ción ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal.

CAM­PO MAG­NÉ­TI­CO

Se con­si­de­ra que un cam­po eléc­tri­co es el área de in­fluen­cia de­tec­ta­ble cuan­do cir­cu­la por un ca­ble o con­duc­tor una ten­sión su­pe­rior a los 100 vol­tios. El cam­po elec­tro­mag­né­ti­co es el de­tec­ta­do al en­cen­der o conectar cual­quier apa­ra­to con mo­to­res eléc­tri­cos o trans­for­ma­do­res co­mo con­se­cuen­cia de la co­rrien­te eléc­tri­ca. Pa­ra evi­tar el cam­po mag­né­ti­co es me­jor des­co­nec­tar los apa­ra­tos cuan­do no se uti­li­zan sin de­jar­los en «stand by». Un cam­po mag­né­ti­co con­si­de­ra­do pe­li­gro­so es el que su­pe­ra los 200 na­no­tes­las.

RADIOFRECUENCIA

El rou­ter wi­fi, así co­mo los re­pe­ti­do­res de te­le­fo­nía mó­vil nos irra­dian día y no­che.

Es con­ve­nien­te apa­gar el wi­fi de nues­tro rou­ter cuan­do no lo usa­mos, nun­ca es­tar a me­nos de 2-3 me­tros de dis­tan­cia de él.

No de­jar dis­po­si­ti­vos co­mo el mó­vil en la me­si­ta de no­che, y nun­ca con los da­tos ac­ti­va­dos (In­ter­net).

Pa­ra ha­blar por el mó­vil usar el ma­nos li­bres, au­ri­cu­la­res o fun­das pro­tec­to­ras.

Nun­ca de­jar el mó­vil a ni­ños me­no­res de 12 años.

Com­pro­bar que no te­ne­mos al­gún re­pe­ti­dor a me­nos de 60 me­tros de ca­sa so­bre to­do si vi­vi­mos en un pi­so al­to.

Ac­tual­men­te se ofre­cen ser­vi­cios de au­di­to­ría do­més­ti­ca que in­clu­yen la me­di­ción de los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos, la pre­sen­cia de dió­xi­do de car­bono y tó­xi­cos en la at­mós­fe­ra, la va­lo­ra­ción del ozono y los ni­ve­les ade­cua­dos de

io­ni­za­ción. la hu­me­dad re­la­ti­va me­dia y los ni­ve­les ade­cua­dos de hu­mi­fi­ca­ción. la to­xi­ci­dad de las pin­tu­ras de las pa­re­des, los mue­bles, los bar­ni­ces y los plás­ti­cos o las po­si­bles fu­gas de los hor­nos de mi­cro­on­das. Jun­to a las me­di­cio­nes los in­for­mes in­cor­po­ran con­se­jos ge­ne­ra­les y al­ter­na­ti­vas con­cre­tas. To­do sea pa­ra vi­vir y dor­mir en paz.

ZO­NAS TELÚRICAS

La geo­bio­lo­gía in­ves­ti­ga las re­la­cio­nes más pro­fun­das en­tre los se­res vi­vos y las di­fe­ren­tes ener­gías y vi­bra­cio­nes de la Tie­rra. Las ra­dia­cio­nes cos­mo­te­lú­ri­cas es­tán in­ter­re­la­cio­na­das con to­dos los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les y pro­ce­sos bio­ló­gi­cos. Los ra­dies­te­sis­tas se pa­sean con unas va­ri­llas de ma­de­ra de ave­llano o me­tal a lo lar­go de una vi­vien­da pa­ra de­tec­tar los cam­pos o al­te­ra­cio­nes telúricas que ac­túan so­bre los se­res vi­vos has­ta una al­tu­ra de 2.000 me­tros.

Se tra­ta de lo­ca­li­zar las lí­neas de Hart­mann, pa­ra de­ter­mi­nar si sus cru­ces coin­ci­den con otros factores ne­ga­ti­vos, co­mo co­rrien­tes de agua sub­te­rrá­nea o fa­llas del te­rreno don­de no es acon­se­ja­ble per­ma­ne­cer de­ma­sia­do tiem­po. ya que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de de­pre­sio­nes y do­len­cias.

El geo mag­ne­tó­me­tro mi­de el cam­po mag­né­ti­co te­rres­tre me­dian­te el cual po­de­mos de­tec­tar al­te­ra­cio­nes o abe­rra­cio­nes del mis­mo. En Bar­ce­lo­na se de­tec­tan 45.000 na­no­tes­las de mag­ne­tis­mo te­rres­tre.

Así, en una vi­vien­da es re­co­men­da­ble dis­tri­buir los mue­bles de acuer­do con la lo­ca­li­za­ción de es­tos pun­tos. es­pe­cial­men­te las ca­mas y los lu­ga­res don­de po­de­mos per­ma­ne­cer va­rias ho­ras. A ve­ces las plan­tas nos ad­vier­ten: hay un rin­cón del jar­dín o de la te­rra­za don­de to­das cre­cen dé­bi­les y en­fer­mi­zas. o bien mue­ren. por es­tar ubi­ca­das en las zo­nas ne­ga­ti­vas.

ELEC­TRI­CI­DAD ES­TÁ­TI­CA

Me­dian­te el es­ta­tí­me­tro se pue­den me­dir las car­gas es­tá­ti­cas pre­sen­tes en los ma­te­ria­les. La des­agra­da­ble sen­sa­ción pro­vo­ca­da por la di­fe­ren­cia de po­ten­cial en­tre las car­gas ne­ga­ti­vas y po­si­ti- vas que pro­vo­ca pe­que­ñas des­car­gas. a ve­ces im­per­cep­ti­bles. pue­de al­can­zar va­rios mi­les de vol­tios. En el ca­so de las mo­que­tas que se car­gan de elec­tri­ci­dad por su si­tua­ción y fric­ción con los za­pa­tos. Las to­mas de tie­rra bien ins­ta­la­das im­pi­den es­tas des­car­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.