Bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co de via­je

Integral - - El Botiquín Naturista -

An­tes de sa­lir de via­je es fre­cuen­te caer en el ol­vi­do de ese pe­que­ño es­tu­che re­ple­to de re­me­dios pa­ra los in­de­sea­dos per­can­ces que pue­dan sur­gir en el ca­mino. Por fin es po­si­ble lle­var con­si­go un bo­ti­quín que com­bi­na los uten­si­lios bá­si­cos de cu­ra­ción con la efi­ca­cia de los re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos.

La in­tro­duc­ción de la me­di­ci­na ho­meo­pá­ti­ca en los pri­me­ros au­xi­lios ha apor­ta­do un nue­vo con­cep­to de la cu­ra­ción, nue­vos mé­to­dos de tra­ta­mien­to y una efi­ca­cia sor­pren­den­te que, jun­to con la au­sen­cia de ries­go por so­bre­do­sis o to­xi­ci­dad, ofre­ce a los ex­per­tos en el tra­ta­mien­to de ac­ci­den­tes y pri­me­ras cu­ras re­me­dios te­ra­péu­ti­cos de pri­me­ra línea que pue­den com­ple­tar con éxi­to las téc­ni­cas con­ven­cio­na­les de tra­ta­mien­to de ac­ci­den­tes. La ad­mi­nis­tra­ción de re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos ade­cua­dos en los pri­me­ros mo­men­tos de un ac­ci­den­te, no só­lo pue­de me­jo­rar su pro­nós­ti­co, sino re­du­cir el pe­río­do de con­va­le­cen­cia y aho­rrar su­fri­mien­tos y com­pli­ca­cio­nes, sin el ries­go que su­po­ne el uso de fár­ma­cos con­ven­cio­na­les en pa­cien­tes sen­si­bles.

Se pue­den tra­tar, re­la­cio­na­dos con los ac­ci­den­tes, los trau­ma­tis­mos y to­do ti­po de le­sio­nes que ten­gan su ori­gen en una cau­sa ac­ci­den­tal ex­ter­na, ya sea fí­si­ca, quí­mi­ca, bio­ló­gi­ca o emo­cio­nal: trau­ma­tis­mos, so­bre­car­ga, mor­de­du­ras y picaduras, le­sio­nes por ca­lor o frío, por ra­dia­cio­nes so­la­res, ató­mi­cas y de ra­yos X, in­to­xi­ca­ción por ga­ses, aho­go y es­tran­gu­la­mien­to, in­to­xi­ca­ción por ali­men­tos en mal es­ta­do, tó­xi­cos o in­fec­ta­dos, ma­reos y efec­tos psi­co­ló­gi­cos o emo­cio­na­les de los ac­ci­den­tes.

El bo­ti­quín de pri­me­ras cu­ras bá­si­co que de­ta­lla­mos en es­te tex­to de­be­ría es­tar pre­sen­te en to­das las ca­sas, es­cue­las, lu­ga­res de tra­ba­jo y cen­tros de­por­ti­vos, acom­pa­ñar a ex­cur­sio­nis­tas, y aven­tu­re­ros du­ran­te sus via­jes, ya que pue­de re­sul­tar un ins­tru­men­to de gran efi­ca­cia y uti­li­dad sa­ni­ta­ria, per­mi­te una gran au­to­no­mía en el so­co­rro y pue­de sal­var la vida del ac­ci­den­ta­do en si­tua­cio­nes real­men­te gra­ves.

VIA­JES Y SI­TUA­CIO­NES INES­PE­RA­DAS

En el ca­so de via­je­ros a zo­nas tro­pi­ca­les, el bo­ti­quín pue­de am­pliar­se con an­tí­do­tos iso­pá­ti­cos y ho­meo­pá­ti­cos de ani­ma­les ve­ne­no­sos, en­tre otros re­me­dios es­pe­cí­fi­cos. En via­jes a zo­nas de al­ta mon­ta­ña es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar re­me­dios más es­pe­cí­fi­cos pa­ra la patología del frio y de la al­ti­tud, jun­to con una cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca por­tá­til que pue­de sal­var de ma­ne­ra rápida y es­pec­ta­cu­lar gra­ves si­tua­cio­nes pro­du­ci­das por la fal­ta de oxí­geno.

La ma­yo­ría de ac­ci­den­tes su­ce­den en un mo­men­to ines­pe­ra­do y contienen ca­si siem­pre el fac­tor sor­pre­sa que pi­lla a to­do el mun­do des­pre­ve­ni­do. Un buen en­tre­na­mien­to en las téc­ni­cas de re­cu­pe­ra­ción y tra­ta­mien­to de los he­ri­dos, y la pre­vi­sión de lle­var siem­pre en­ci­ma el bo­ti­quín –tan­to en la autopista co­mo en los ca­mi­nos más ale­ja­dos de la ci­vi­li­za­ción– pue­den re­pre­sen­tar la di­fe­ren­cia en la ca­li­dad y en la du­ra­ción de la re­cu­pe­ra­ción de un he­ri­do. A ve­ces, la más tre­men­da sen­sa­ción de so­le­dad y ais­la­mien­to pue­de ser ex­pe­ri­men­ta­da en un ac­ci­den­te en mi­tad de una gran con­cen­tra­ción ur­ba­na, le­jos de un te­lé­fono y con las au­to­pis­tas blo­quea­das.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, un bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co, jun­to con unos co­no­ci­mien­tos ade­cua­dos, pue­de re­sul­tar de gran ayu­da pa­ra ini­ciar el tra­ta­mien­to, a la es­pe­ra de los me­dios de trans­por­te pa­ra ir ha­cia el hos­pi­tal.

Los que de­ban so­me­ter­se a una pro­fi­la­xis an­ti­in­fec­cio­sa an­tes de un via­je, pue­den di­ri­gir­se a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios es­pe­cia­li­za­dos en va­cu­nas y qui­mio­pro­fi­la­xis, o bien op­tar por la pro­fi­la­xis ho­meo­pá­ti­ca, con­sul­tan­do al mé­di­co ho­meó­pa­ta.

LOS RE­ME­DIOS HO­MEO­PÁ­TI­COS

La me­di­ca­ción ho­meo­pá­ti­ca ac­túa es­ti­mu­lan­do y ace­le­ran­do los pro­ce­sos cu­ra­ti­vos y reac­ti­vos del pro­pio or­ga­nis­mo a tra­vés del es­tí­mu­lo si­mi­lar (ho­meos) del re­me­dio o de la cu­ra lo­cal, que tie­ne la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir en do­sis mu­cho más al­tas, sín­to­mas pa­re­ci­dos (pat­hos),

y que una vez apli­ca­dos en do­sis más ba­jas de­mues­tran la ca­pa­ci­dad de gua­re­cer y re­ver­tir ese mis­mo pro­ce­so.

El re­me­dio ho­meo­pá­ti­co se ad­mi­nis­tra co­mo me­di­ca­ción com­ple­men­ta­ria en los ac­ci­den­tes, trau­ma­tis­mos y pri­me­ras cu­ras de que­ma­du­ras, pi­ca­das y cho­que trau­má­ti­co en ge­ne­ral, con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar el ali­vio del do­lor, la rápida re­so­lu­ción de los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios y he­mo­rrá­gi­cos, la rápida ci­ca­tri­za­ción, y uti­li­zar el efec­to an­ti­sép­ti­co con­se­gui­do por la po­ten­cia­ción má­xi­ma de la in­mu­ni­dad a ni­vel lo­cal.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio fa­ci­li­tar al he­ri­do los pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos de cu­ra de he­ri­das, or­to­pé­di­cos de in­mo­vi­li­za­ción, re­duc­ción-ali­nea­ción me­cá­ni­ca de fac­tu­ras, es­tu­dio ra­dio­ló­gi­co, ci­ru­gía or­to­pé­di­ca y apo­yo car­dio­vas­cu­lar en me­dio hos­pi­ta­la­rio, lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. Jun­to con es­tos me­dios, el re­me­dio y la cu­ra ho­meo­pá­ti­ca com­ple­men­tan la ac­ción de cu­ra­ción y reac­ción or­gá­ni­ca con ra­pi­dez, efi­ca­cia y sin los efec­tos se­cun­da­rios de los anal­gé­si­cos y an­ti­in­fla­ma­to­rios con­ven­cio­na­les.

Las pau­tas se han ela­bo­ra­do con la in­ten­ción de ha­cer­las ase­qui­bles a per­so­nas sin ex­pe­rien­cia ho­meo­pá­ti­ca. Se tra­ta de in­di­ca­cio­nes muy con­cre­tas y cla­ras en la ma­yo­ría de ca­sos, que pue­den be­ne­fi­ciar a los ac­ci­den­ta­dos des­de el prin­ci­pio cuan­do es­tán le­jos de un mé­di­co o de un cen­tro hos­pi­ta­la­rio. De­be­rán ser su­per­vi­sa­das lo an­tes po­si­ble por un mé­di­co ex­per­to, y tras­la­dar al pa­cien­te a un cen­tro hos­pi­ta­la­rio. En ca­so de du­da, se­gún re­za un vie­jo afo­ris­mo, «es me­jor no ha­cer na­da que ha­cer lo peor».

La re­pe­ti­ción pro­lon­ga­da de de­ter­mi­na­das do­sis de me­di­ca­ción ho­meo­pá­ti­ca pue­de pro­du­cir sín­to­mas de ex­pe­ri­men­ta­ción del re­me­dio en el pro­pio pa­cien­te, que ce­den al pa­rar la ad­mi­nis­tra­ción y que no sue­le ser pre­ci­so con­tra­rres­tar.

La far­ma­co­pea ho­meo­pá­ti­ca con­tie­ne re­me­dios muy ade­cua­dos pa­ra re­sol­ver con efi­ca­cia y ra­pi­dez la ma­yo­ría de pro­ble­mas en los pri­me­ros au­xi­lios. He­mos se­lec­cio­na­do aque­llos re­me­dios de in­di­ca­ción más fre­cuen­te. Su in­clu­sión es orien­ta­ti­va y se­rá ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar la opi­nión de un mé­di­co ho­meó­pa­ta.

AL­GU­NOS RE­ME­DIOS HO­MEO­PÁ­TI­COS

Los re­me­dios que apa­re­cen a con­ti­nua­ción son con­si­de­ra­dos bá­si­cos pa­ra un bo­ti­quín ho­meo­pá­ti­co de pri­me­ros au­xi­lios. El res­to pue­den re­sul­tar tam­bién muy úti­les y hay que va­lo­rar su po­si­ble in­clu­sión en el bo­ti­quín se­gún la uti­li­dad y la ex­ten­sión que se le quie­ra dar. Apar­te he­mos ano­ta­do aque­llos re­me­dios es­pe­cí­fi­cos de si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, co­mo los re­me­dios de al­ta mon­ta­ña, los an­tí­do­tos de los ve­ne­nos de serpientes tro­pi­ca­les y otros que só­lo de­be­rían in­cluir­se en el bo­ti­quín en es­tas si­tua­cio­nes.

Las do­sis pue­den ir des­de la 6 a la 30 CH, se­gún la gra­ve­dad del pro­ce­so, y re­pe­ti­das a di­fe­ren­te fre­cuen­cia ; así, en ca­so de cho­que trau­má­ti­co, por ejem­plo, ca­da 5 o 10 mi­nu­tos, y en do­sis de man­te­ni­mien­to una vez el pa­cien­te es­tá en vías de re­cu­pe­ra­ción, ca­da 6, 12 o 24 ho­ras.

La po­ten­cia 30 CH es con­si­de­ra­da de uso ge­ne­ral en la ma­yo­ría de si­tua­cio­nes, pe­ro las do­sis más ba­jas (6, 9, 15 CH por ejem­plo) pue­den re­sul­tar de gran uti­li­dad, aun­que qui­zás de­be­rán re­par­tir­se más a me­nu­do. Las po­ten­cias LM (50 mi­le­si­ma­les), en­tre la 2 y la 6 LM, tam­bién pue­den ser de uti­li­dad en los ca­sos agu­dos.

La re­pe­ti­ción de la mis­ma do­sis es más efi­caz si se di­lu­ye en agua mi­ne­ral o des­ti­la­da (1-2 gló­bu­los en 200 ml) y se su­cu­cio­na el re­ci­pien­te (8-10 ve­ces) an­tes de ca­da nueva do­sis. Es­to se ha­ce ne­ce­sa­rio si el tra­ta­mien­to de­be re­pe­tir­se du­ran­te un tiem­po re­la­ti­va­men­te pro­lon­ga­do.

Aco­ni­tum

An­te reac­cio­nes de pá­ni­co y mie­do de­bi­das a un ac­ci­den­te, con gran in­quie­tud fí­si­ca y men­tal.

Do­lo­res in­to­le­ra­bles y sín­to­mas de apa­ri­ción brus­ca. Ini­cio de cua­dros gri­pa­les o fe­bri­les con las ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rio­res.

Apis me­lli­fi­ca

An­tí­do­to iso­pá­ti­co pa­ra picaduras de abe­ja.

An­tí­do­to pa­ra picaduras de otros in­sec­tos que pro­duz­can reac­cio­nes vio­len­tas de in­fla­ma­ción con en­ro­je­ci­mien­to, hin­cha­zón y ca­lor in­ten­sos, muy do­lo­ro­sas y sen­si­bles al con­tac­to; me­jo­ran con apli­ca­cio­nes frías.

Ar­ni­ca mon­ta­na

Gol­pes y trau­ma­tis­mos de cual­quier ti­po. Cho­que trau­má­ti­co y con­se­cuen­cias de trau­ma­tis­mos. Ex­trac­ción den­tal trau­má­ti­ca. Fa­ti­ga y do­lor por so­bre­es­fuer­zo men­tal o fí­si­co (ca­mi­na­tas, ca­rre­ras y so­bre­es­fuer­zos la­bo­ra­les con­ti­nua­dos).

Ar­se­ni­cum al­bum

In­to­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias, so­bre to­do por fru­ta y car­nes en des­com­po­si­ción (vó­mi­tos y diarreas brus­cas y vio­len­tas, gra­ves).

Mal de mon­ta­ña, es­ta­dos gra­ves de ede­ma pul­mo­nar con sín­to­mas co­rres­pon­dien­tes al ti­po Ar­se­ni­cum (sen­sa­ción de gra­ve­dad, gran in­quie­tud y mie­do).

He­ri­das que se in­fec­tan (pu­ru­len­tas) y gan­gre­nan, con sín­to­mas de es­co­zor y ar­dor.

Con­jun­ti­vi­tis so­lar o ce­gue­ra de las nie­ves.

Ca­len­du­la of­fi­ci­na­lis

An­ti­sép­ti­co y ci­ca­tri­zan­te en to­do ti­po de he­ri­das. Es­ti­mu­la la in­mu­ni­dad y la vi­ta­li­dad de los te­ji­dos lesionados. lim­pia las he­ri­das in­fec­ta­das.

Lla­gas in­fla­ma­das, irri­tan­tes, va­ri­co­sas. las lla­gas se ha­cen do­lo­ro­sas co­mo si les hu­bie­ran da­do un gol­pe, o con su­pu­ra­ción ex­ce­si­va.

Cant­ha­ris ve­si­ca­to­ria

Que­ma­du­ras de to­do ti­po, su­per­fi­cia­les y pro­fun­das. Sín­to­mas de es­co­zor, ar­dor y pi­cor sin am­po­llas.

Coc­cu­lus in­di­cus

Náu­seas o vó­mi­tos por via­jar en cual­quier ti­po de vehícu­lo, ya sea co­che, bar­co o tren, in­clu­so só­lo mi­ran­do una bar­ca en mo­vi­mien­to. Ma­reo de mar. Gran la­si­tud y pos­tra­ción de to­do el cuer­po. ( Pre­ven­ti­vo, to­mar­lo me­dia ho­ra an­tes del via­je).

Gel­se­mi­um

Ner­vio­sis­mo, mie­do y blo­queo an­tes de un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te o de un com­pro­mi­so (via­je en avión, exá­me­nes, en­tre­vis­ta, en­trar en es­ce­na…). Tras­tor­nos por an­ti­ci­pa­ción con dia­rrea in­do­lo­ra y re­pe­ti­da an­tes de un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te.

Glo­noium

In­so­la­ción.

Mi­gra­ña por es­tar mu­chas ho­ras bajo el sol, por ca­lor irra­dia­da (lu­ces, fo­cos, es­tu­fas), post-con­mo­ción ce­re­bral, por ex­ci­ta­ción men­tal o por su­pre­sión de la re­gla.

Hy­pe­ri­cum

Trau­ma­tis­mos y le­sio­nes en zo­nas muy iner­va­das y do­lo­ro­sas: de­dos aplas­ta­dos, la­ce­ra­cio­nes, y pin­cha­zos en las pal­mas y plan­tas, frac­tu­ras abier­tas, le­sio­nes en la co­lum­na y en el co­xis, he­ri­das de ba­la, le­sio­nes en los ner­vios den­ta­rios, ope­ra­cio­nes y ci­ru­gía en ge­ne­ral.

Con­vul­sio­nes post- con­mo­ción o trau­ma­tis­mo en la ca­be­za.

Pro­fi­la­xis an­ti­te­tá­ni­ca de las he­ri­das des­vi­ta­li­za­das, mo­ra­das y frías al tac­to (en ca­so de no poderse ad­mi­nis­trar la gam­ma­glo­bu­li­na an­ti­te­tá­ni­ca).

Rhus to­xi­co­den­drum

Le­sio­nes li­ga­men­to­sas y ar­ti­cu­la­res que em­peo­ran con el re­po­so y me­jo­ran con el mo­vi­mien­to y con el ca­lor. Sen­si­bles a los cam­bios de tiem­po: el frío, la hu­me­dad y las tor­men­tas pue­den in­ten­si­fi­car el do­lor.

Ru­ta

Le­sio­nes de la cu­bier­ta ósea y de los ten­do­nes y li­ga­men­tos que se ad­hie­ren a ella.

Ero­sio­nes y pe­la­du­ras que lle­gan al hue­so de la ro­di­lla, bar­bi­lla y pó­mu­los. Sen­sa­ción de do­lor in­ten­so en el hue­so des­pués de una frac­tu­ra o lu­xa­ción.

Symphy­tum of­fi­ci­na­lis

Es­ti­mu­la la con­so­li­da­ción de las frac­tu­ras.

In­di­ca­do en ero­sio­nes del pe­rios­tio, co­mo la Ru­ta.

Gol­pes en el ojo con un ob­je­to ro­mo (co­do, bas­tón) y de los hue­sos de al­re­de­dor del ojo, muy do­lo­ro­sos.

Ur­ti­ca urens

Que­ma­du­ras gra­ves.

Ur­ti­ca­ria pro­du­ci­da por plan­tas.

Pi­ca­das de pul­ga y otros in­sec­tos que pro­du­cen es­co­zor y pi­cor in­ten­so.

Chu­crut Ajo Cla­vo de olor Cant­ha­ris Ve­si­ca­to­ria

Ham­ma­me­lis

Ur­ti­ca Urens Mos­qui­to Ru­ta gra­veo­lens Gel­se­mi­um

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.