La­var­se los dien­tes

Integral - - Salud Natural -

Es una cos­tum­bre que sí te­ne­mos arrai­ga­da, pe­ro que en la ma­yo­ría de los ca­sos se re­du­ce al uso de una pas­ta quí­mi­ca en­dul­za­da con sa­bo­res a men­tol o si­mi­la­res, que en reali­dad, de­jan una sen­sa­ción de fres­cor, pe­ro con es­te ce­pi­lla­do no es­ta­mos ha­cien­do una hi­gie­ne com­ple­ta y ade­cua­da. La hi­gie­ne bu­cal com­ple­ta com­pren­der tres par­tes: mas­car, en­jua­gar y ce­pi­llar los dien­tes. Es­ta des­tre­za a la ho­ra de asear la den­ta­du­ra es­tá muy di­fun­di­da en­tre los pue­blos na­ti­vos y abo­rí­ge­nes, en­tre los orien­ta­les. Mas­car una cu­cha­ra­da de se­mi­llas de sé­sa­mo o in­clu­so una raíz has­ta re­du­cir­las a lí­qui­do. Ayu­da en ca­so de re­ce­sión de en­cía pre­vi­nien­do la pio­rrea, y re­fuer­za el es­mal­te den­tal. Mas­car por la ma­ña­na, es­ti­mu­la ade­más el hí­ga­do y me­jo­ra el fuego di­ges­ti­vo. Ya he­mos vis­to en otros ar­tícu­los to­dos los be­ne­fi­cios de mas­car o mas­ti­car, en las fun­cio­nes mo­to­ras, en la ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­nos, en la to­ni­fi­ca­ción de la piel, en la co­ne­xión con to­do lo que exis­te, re­gu­la el ni­vel de azú­car en la san­gre, mas­ti­ca­ción pa­ra la sa­lud del apa­ra­to re­pro­duc­tor, de la re­gu­la­ción del azú­car en la san­gre etc. El en­jua­gue se rea­li­za con una cu­cha­ra­da de acei­te de sé­sa­mo de pri­me­ra pre­sión li­ge­ra­men­te ca­lien­te, ha­cien­do bu­ches que pa­sen vi­go­ro­sa­men­te por to­dos los la­dos de la bo­ca du­ran­te 20 mi­nu­tos, has­ta que se trans­for­me en un lí­qui­do blan­que­cino. Du­ran­te es­te pro­ce­so, el acei­te se mez­cla con la sa­li­va, cu­yas en­zi­mas ex­traen to­xi­nas y bac­te­rias del or­ga­nis­mo, el lí­qui­do que que­da se es­cu­pe de in­me­dia­to ya que es­tá im­preg­na­do de to­xi­nas. Es­ta prác­ti­ca for­ta­le­ce las en­cías, evi­ta su san­gra­do y me­jo­ra las af­tas bu­ca­les, eli­mi­na el sa­rro pre­vi­nien­do gin­gi­vi­tis y pio­rrea. Me­jo­ra el tono de la voz, y pre­vie­ne arru­gas en las me­ji­llas. Lim­piar­se la bo­ca con agua y sal ma­ri­na, o bien ce­pi­llar­se los dien­tes sua­ve­men­te con un den­tí­fri­co na­tu­ral de acei­te esen­cial de árbol del té y cla­vo o con cúr­cu­ma, si se tie­ne tin­tu­ra de ca­lén­du­la aña­dir 1 cu­cha­ri­ta al den­tí­fri­co cuan­do se in­fla­man y san­gran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.