Có­mo es­cri­bir tu pro­pio cuen­to de ha­das

Integral - - Sabiduría Personal -

Eli­je un ini­cio es­pe­cial co­mo «Éra­se una vez...», des­pués es­co­ge un per­so­na­je bueno, y uno ma­lo, com­bi­na la pros­pe­ri­dad con unas go­tas de po­bre­za en la otra par­te, co­ci­na por un tiem­po con sal­sa de ma­gia y en­can­ta­mien­to, y aña­de una piz­ca de

ar­que­ti­pos y pa­tro­nes re­cu­rren­tes. Pue­des ser­vir­lo al des­ti­na­ta­rio con al­gu­nas ver­da­des uni­ver­sa­les. tir y res­pi­rar co­mo la Be­lla Dur­mien­te, o co­mo su ma­dre, o co­mo el prín­ci­pe que la li­be­ró de su sue­ño.

Y bien po­dría ocu­rrir que se nos na­rra­ra un cuen­to muy di­fe­ren­te, que nos lle­va­ra de vuel­ta a los hue­sos des­nu­dos, vie­jos y blan­cos del cuen­to, a lo ori­gi­nal, es­pan­to­so y sor­pren­den­te, por de­ba­jo de la se­do­sa su­per­fi­cie de aque­llos pre­pa­ra­dos pa­ra los ni­ños.

Por ejem­plo, en la ver­sión más an­ti­gua de la Be­lla Dur­mien­te, lo im­por­tan­te es el mo­men­to en el que lle­gó el prín­ci­pe, y no quien lle­ga a sal­var la prin­ce­sa. La mal­di­ción de la bru­ja du­ra­ba exac­ta­men­te 100 años, y el prín­ci­pe tie­ne la suer­te de es­tar allí en el ins­tan­te jus­to pa­ra dar la bien­ve­ni­da a la Be­lla Dur­mien­te re­cién des­per­ta­da. No ha­bía be­so. El prín­ci­pe ven­ció por­que lle­gó en el mo­men­to pro­pi­cio.

UN BO­TI­QUÍN PA­RA NI­ÑOS Y ADUL­TOS

Los cuen­tos de ha­das no siem­pre nos di­cen lo que que­re­mos oír, sino lo que ne­ce­si­ta­mos sa­ber pa­ra se­guir ade­lan­te, pa­ra cum­plir nues­tras ta­reas y pa­sar las prue­bas e ini­cia­cio­nes de la vida.

El men­sa­je me­ta­fó­ri­co de la Be­lla Dur­mien­te es que vio­lar un ta­bú tie­ne sus con­se­cuen­cias: to­do nues­tro mun­do co­no­ci­do se de­tie­ne —«se duer­me»—, no po­de­mos se­guir vi­vien­do la mis­ma exis­ten­cia que an­tes. Pe­ro, des­pués de un cier­to pe­río­do, el « cas­ti­go » — la mal­di­ción— de­sa­pa­re­ce, y se nos da una nueva opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer las co­sas bien y co­men­zar una nueva vida.

Un in­ves­ti­ga­dor de cuen­tos de ha­das que co­noz­co per­so­nal­men­te so­lía de­cir­me que hay una di­fe­ren­cia en­tre los cuen­tos de ha­das clá­si­cos y los ar­ti­fi­cio­sos. En los clá­si­cos, po­de­mos de­tec­tar esa al­ma an­ti­gua, la sa­bi­du­ría pu­ra y a me­nu­do di­fí­cil de di­ge­rir que nos es ser­vi­da con me­tá­fo­ras y ale­go­rías, re­pre­sen­ta­das por sím­bo­los ar­que­tí­pi­cos.

A ve­ces se pier­den esos ar­que­ti­pos y pa­tro­nes an­ces­tra­les al in­ten­tar en­ca­jar for­za­da­men­te los cuen­tos de ha­das en las al­co­bas de los más pe­que­ños.

J. R. R. Tol­kien (1892-1973), es­cri­tor y fi­ló­lo­go in­glés, au­tor de El se­ñor de los ani­llos y de otras obras maes­tras, en su li­bro Árbol y Ho­ja —un en­sa­yo so­bre los cuen­tos de ha­das es­cri­to en 1938-39, que no fue pu­bli­ca­do has­ta 1964— tra­ta es­tas na­rra­cio­nes des­de un án­gu­lo dis­tin­to al de su épo­ca, e in­clu­so de la nues­tra.

Jun­to a la de­fi­ni­ción y los orí­ge­nes de los cuen­tos de ha­das, su con­si­de­ra­ción más im­por­tan­te es que: « De he­cho, la aso­cia­ción de ni­ños y cuen­tos de ha­das es un ac­ci­den­te de nues­tra his­to­ria do­més­ti­ca. En nues­tro mun­do mo­derno e ilus­tra­do, los cuen­tos de ha­das han si­do re­le­ga­dos al “cuar­to de los ni­ños” de la mis­ma for­ma que un mue­ble des­tar­ta­la­do y pa­sa­do de mo­da que­da re­le­ga­do al cuar­to de los ni­ños, so­bre to­do por­que los adul­tos ya no lo quie­ren ni les im­por­ta que lo mal­tra­ten. No es la pre­fe­ren­cia de los ni­ños que de­ci­de una co­sa así. Co­mo gru­po o cla­se, (…) a los ni­ños no les agra­dan los cuen­tos de ha­das más que a los adul­tos, ni los en­tien­den me­jor que ellos; no más ni me­jor de lo que les gus­tan otras mu­chas co­sas. Son jó­ve­nes y es­tán cre­cien­do, y por re­gla ge­ne­ral los cuen­tos de ha­das ba­jan bas­tan­te bien a sus es­tó­ma­gos. Pe­ro lo cier­to es que só­lo al­gu­nos ni­ños y al­gu­nos adul­tos la sien­ten, no es una afi­ción ex­clu­si­va, ni si­quie­ra ne­ce­sa­ria­men­te do­mi­nan­te ».

En­ton­ces, ¿ có­mo pue­de un ni­ño com­pren­der un cuen­to de ha­das? ¿Y un adul­to? ¿Cuál es la di­fe­ren­cia, si es que la hay, en­tre los dos?

LA FAN­TA­SÍA CU­RA

Los psi­có­lo­gos es­tán de acuer­do en que los cuen­tos de ha­das se en­tien­den a dos ni­ve­les di­fe­ren­tes: cons­cien­te e in­cons­cien­te.

En un cuen­to de ha­das, co­mo en nues­tros sue­ños, no­so­tros somos to­dos los per­so­na­jes. Se­gún nues­tro es­ta­do men­tal y el pro­ce­so vi­tal del mo­men­to, nos iden­ti­fi­ca­re­mos más con unos u otros, pe­ro en prin­ci­pio, po­de­mos ser y somos: el hé­roe, el vi­llano, el rey que en­vía a su hi­jo le­jos, el ani­mal má­gi­co que es­tá ayu­dan­do al hé­roe en su bús­que­da, la prin­ce­sa que es­pe­ra al hé­roe pa­ra que la li­be­re. El «yo», co­mo el hé­roe de los mi­tos, tie­ne mil ca­ras.

Y da­do que los cuen­tos de ha­das uti­li­zan un len­gua­je sim­bó­li­co, cu­yas re­pre­sen­ta­cio­nes ar­que­tí­pi­cas son co­no­ci­das por la men­te sub­cons­cien­te, in­clu­so los ni­ños son ca­pa­ces de en­ten­der los men­sa­jes su­su­rra­dos pa­ra en­con­trar com­pa­ñía, y en­ten­der y so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas ac­tua­les con la ayu­da del reino de la fan­ta­sía.

Exis­ten cuen­tos pa­ra acom­pa­ñar el due­lo, la se­pa­ra­ción, un cam­bio de es­cue­la, pa­ra su­pe­rar la de­pre­sión y, en to­dos los ca­sos, au­men­tar la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

Los cuen­tos de ha­das son puer­tas a reali­da­des pa­ra­le­las don­de po­de­mos en­con­trar­nos a no­so­tros mis­mos y en­fren­tar­nos a nues­tras som­bras y de­mo­nios. Nos in­di­can qué obs­tácu­los po­de­mos en­con­trar en la vida y có­mo li­diar con ellos, los va­lo­res de la amis­tad y el amor, có­mo cons­truir re­la­cio­nes y có­mo per­do­nar.

Es­tas puer­tas má­gi­cas abier­tas pa­ra los ni­ños tam­bién ayu­dan a sa­nar a los adul­tos. La di­fe­ren­cia es que el adul­to pue­de cris­ta­li­zar con­clu­sio­nes cons­cien­tes, mien­tras que el ni­ño las in­te­gra sin dar­se cuen­ta.

RE­ES­CRI­BIR NUES­TRA PRO­PIA VIDA

Una de las ma­yo­res ca­pa­ci­da­des de la men­te hu­ma­na es ele­gir el pun­to de vis­ta, nues­tra ac­ti­tud: al­gu­nos ven la vida co­mo una te­le­no­ve­la, otros vi­ven en una tra­ge­dia grie­ga, mien­tras que al­gu­nos afor­tu­na­dos quie­ren ser los hé­roes de su pro­pia vida y op­tan por trans­for­mar su his­to­ria en la que desean vi­vir.

Y, co­mo Tol­kien es­cri­be, « … Los cuen­tos de ha­das ofre­cen tam­bién, en for­ma y gra­do ex­cep­cio­nal, (…) va­lo­res: Fan­ta­sía, Re­no­va­ción, Eva­sión y Con­sue­lo, de to­dos cua­les, por re­gla ge­ne­ral, ne­ce­si­tan los ni­ños me­nos que los adul­tos ».

Los adul­tos tam­bién po­de­mos per­mi­tir­nos ser arras­tra­dos ha­cia la tie­rra de la Fan­ta­sía o in­clu­so crear­la.. ¿Y si que­re­mos es­cri­bir nues­tro pro­pio cuen­to de ha­das?

¿QUÉ PA­SA­RÍA SI...?

Gian­ni Ro­da­ri (1920-1980), es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ita­liano, ar­gu­men­ta­ba en su Gra­má­ti­ca de la Fan­ta­sía que cual­quier per­so­na pue­de ac­ti­var su fan­ta­sía com­ple­tan­do la sim­ple pre­gun­ta: ¿Qué pa­sa­ría si...?

« Aquí te­ne­mos un ejem­plo ilus­tre: ¿Qué pa­sa­ría si un hom­bre se des­per­ta­se trans­for­ma­do en un in­mun­do es­ca­ra­ba­jo? A es­ta pre­gun­ta dio res­pues­ta Franz Kaf­ka en La me­ta­mor­fo­sis. (…) Es­ta téc­ni­ca de las “hi­pó- te­sis fan­tás­ti­cas” es sim­plí­si­ma. Su fór­mu­la es la de la pre­gun­ta: “¿Qué pa­sa­ría si...?” Pa­ra for­mu­lar la pre­gun­ta se es­co­gen al azar un su­je­to y un pre­di­ca­do. Su unión nos da­rá la hi­pó­te­sis so­bre la que tra­ba­jar ».

Co­no­cien­do los in­gre­dien­tes de un buen cuen­to de ha­das, po­de­mos sa­tis­fa­cer el de­seo de nues­tros hi­jos, que desean es­cu­char re­la­tos mis­te­rio­sos en los que ellos son los pro­ta­go­nis­tas.

Tal vez así sea­mos ca­pa­ces, ade­más, de ver esas reali­da­des es­pi­ri­tua­les que a ve­ces sen­ti­mos mo­vién­do­se a tra­vés del al­ma.

Es­cri­ba­mos y lea­mos cuen­tos de ha­das jun­tos, con nues­tro hi­jo, o con nues­tro ni­ño in­te­rior, an­sio­so por en­trar una vez más en el país de las ha­das, don­de ca­da re­la­to trae al­go nue­vo con es­pa­cio pa­ra cre­cer más.

Por­que, co­mo di­ce Tol­kien, « Los li­bros, co­mo la ro­pa, no de­ben es­tor­bar el cre­ci­mien­to; los li­bros de­ben, cuan­do me­nos, alen­tar­lo ».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.