NO­TI­CIAS

• El ban­co de se­mi­llas de Sval­bard • Pe­ro, ¿qué son los li­po­so­mas?

Integral - - Sumario -

Los si­rios han re­ti­ra­do más de 100.000 mues­tras del ban­co mun­dial de se­mi­llas, si­tua­do en el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, en las is­las Sval­bard (Spitz­ber­gen). Los res­pon­sa­bles del prin­ci­pal al­ma­cén de si­mien­tes de Si­ria han te­ni­do que tras­la­dar­se a Lí­bano pa­ra sal­var las mues­tras lo­ca­les.

CER­CA DEL PO­LO NOR­TE

En es­tos mo­men­tos, en Longg­yerb­yen, a unos 100 km del Po­lo Nor­te, la Sval­vard In­ter­na­tio­nal Seed Vault al- ber­ga en el si­lo cer­ca de un mi­llón de mues­tras de se­mi­llas de 4.000 es­pe­cies de plan­tas de to­do el mun­do. Di­cho de otra for­ma, te­ne­mos cien­tos de mi­llo­nes de se­mi­llas que nos pro­te­gen.

La Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas de Sval­bard es­tá di­se­ña­da pa­ra pro­te­ger las mues­tras y que pue­dan ser uti­li­za­das en ca­so de even­tos ca­tas­tró­fi­cos. Has­ta aho­ra na­die ha­bía re­ti­ra­do se­mi­llas de es­te ban­co de vida, pe­ro la gue­rra y las se­quías que aso­lan Si­ria han for­za­do a un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res a pe­dir mues­tras de tri­go, ce- ba­da y pas­tos. Es la pri­me­ra re­ti­ra­da del ban­co des­de que fue cons­trui­do en 2008.

Los si­rios so­li­ci­ta­ron el pa­sa­do mes de se­tiem­bre la re­ti­ra­da de 130 de las 325 ca­jas que ha­bían de­po­si­ta­do pre­via­men­te en la bó­ve­da a tra­vés del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Agrí­co­las en Zo­nas Ári­das (Icar­da, por sus si­glas en in­glés), pre­sen­te en Si­ria y otros paí­ses de la zo­na. El ob­je­ti­co de la pe­ti­ción es re­em­pla­zar las se­mi­llas del ban­co de la ciu­dad de Ale­po, afec­ta­da por la gue­rra que azo­ta

el país. La or­ga­ni­za­ción es­pe­ra po­der plan­tar y co­se­char las 116.000 mues­tras de se­mi­llas du­ran­te es­te oto­ño, pa­ra des­pués de­vol­ver nue­vas mues­tras al gran al­ma­cén mun­dial.

Icar­da es, jun­to con el go­bierno no­rue­go, la or­ga­ni­za­ción en­car­ga­da de la ges­tión del Ban­co Mun­dial de Se­mi­llas. La bó­ve­da, si­tua­da en el ar­chi­pié­la­go no­rue­go de Sval­bard, se cons­tru­yó pa­ra ser­vir co­mo ba­se pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de se­gu­ri­dad del ma­yor nú­me­ro po­si­ble de se­mi­llas de cul­ti­vo del pla­ne­ta, de­bi­do a la vul­ne­ra­bi­li­dad de los ban­cos lo­ca­les, co­mo aho­ra ha ocu­rri­do.

En es­te ca­so, Las mues­tras del ban­co de se­mi­llas de Ale­po han si­do re­co­gi­das a tra­vés de cien­tos de misiones de re­co­lec­ción en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das. Es­te ban­co lo­cal po­see una co­lec­ción de dis­tin­tas es­pe­cies ce­rea­les y le­gum­bres muy im­por­tan­te pa­ra la zo­na, ya que son es­pe­cial­men­te re­sis­ten­tes a las se­quías y eran dis­tri­bui­das des­de Si­ria a otros paí­ses de la re­gión en ca­so de ne­ce­si­dad.

Por otra par­te, se con­si­de­ra que es­tas va­rie­da­des de se­mi­llas pue­den ayu­dar a re­sis­tir las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, re­for­zan­do los cul­ti­vos en zo­nas se­cas de otras par­tes del mun­do, co­mo Aus­tra­lia o Áfri­ca.

GA­RAN­TI­ZAR EL SU­MI­NIS­TRO DE ALI­MEN­TOS

Es­te es uno de los mo­ti­vos por los que exis­te es­te gran al­ma­cén mun­dial, que per­mi­te sal­va­guar­dar se­mi­llas de in­te­rés glo­bal. Se­gún Crop Trust, « es­ta

bó­ve­da sub­te­rrá­nea fun­cio­na co­mo una pó­li­za de se­gu­ro pa­ra el su­mi­nis­tro de ali­men­tos a ni­vel mun­dial y ofre­ce he­rra­mien­tas pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras pue­dan su­pe­rar los desafíos del cam­bio cli­má­ti­co y el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co».

La bó­ve­da es un enor­me bún­ker sub­te­rrá­neo ro­dea­do de ca­pas de hie­lo per­pe­tuo (per­ma­frost), lo que ase­gu­ra que las mues­tras de se­mi­llas per­ma­ne­ce­rán con­ge­la­das y se­gu­ras du­ran­te si­glos. In­clu­so si el su­mi­nis­tro eléc­tri­co fa­lla­ra, la bó­ve­da per­ma­ne­ce­ría con­ge­la­da y se­lla­da du­ran­te al me­nos 200 años.

Es­te pe­cu­liar ‘ban­co’ fun­cio­na co­mo una ca­ja de se­gu­ri­dad, de for­ma que ca­da país o ins­ti­tu­ción tie­ne el con­trol del ac­ce­so a las se­mi­llas que ha de­po­si­ta­do. Una mues­tra se com­po­ne de al­re­de­dor de 500 se­mi­llas se­lla­das her­mé­ti­ca­men­te en una bol­sa de alu­mi­nio, y la ins­ta­la­ción tie­ne una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de 4,5 mi­llo­nes de bol­sas de es­te ti­po.

El ob­je­ti­vo es con­ver­tir­lo en un gi­gan­tes­co al­ma­cén con to­das las mues­tras de las plan­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que el ser hu­mano pue­da re­ini­ciar la vida en la Tie­rra si se pro­du­je­ra un desas­tre eco­ló­gi­co, bien sea por cau­sas na­tu­ra­les o bien por la ac­ción hu­ma­na.

Se ha ele­gi­do es­te lu­gar por su es­ta­bi­li­dad sís­mi­ca y por­que, al es­tar ex­ca­va­do en el sue­lo de per­ma­frost, per­ma­nen­te­men­te he­la­do, fa­ci­li­ta la con­ser­va­ción de for­ma na­tu­ral.

MÁ­XI­MA PRO­TEC­CIÓN

Las se­mi­llas es­tán al­ma­ce­na­das en las pro­fun­di­da­des de una mon­ta­ña ár­ti­ca, em­pa­que­ta­das en alu­mi­nio, ro­dea­das por mu­ros de un me­tro de an­cho. La bó­ve­da cuen­ta con un tú­nel de 125 me­tros de pro­fun­di­dad, ex­ca­va­do en la ro­ca.

Al en­trar en la bó­ve­da, lo pri­me­ro que se ve es el lar­go pa­sa­di­zo que lle­va has­ta los tres al­ma­ce­nes del bún­ker. El in­te­rior es­tá re­for­za­do con una es­truc­tu­ra cir­cu­lar de ace­ro di­se­ña­da pa­ra evi­tar el pe­li­gro de cual­quier de­rrum­be. Al fi­nal del pa­sa­di­zo se en­cuen­tra la sa­la de con­trol don­de los téc­ni­cos re­gis­tran en los or­de­na­do­res del cen­tro ca­da mues­tra de se­mi­llas que va lle­gan­do al bún­ker des­de to­dos los paí­ses del mun­do.

TO­DAS LAS SE­MI­LLAS

Los téc­ni­cos tie­nen que cla­si­fi­car ca­da mues­tra, es­pe­ci­fi­can­do su es­pe­cie, pro­ce­den­cia y an­ti­güe­dad. To­da la in­for­ma­ción se vuel­ca en una web y la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca pue­de ac­ce­der li­bre­men­te a los con­te­ni­dos.

Las mues­tras de se­mi­llas se in­tro­du­cen en pa­que­tes con tres ca­pas de alu­mi­nio que se cie­rran de for­ma her­mé­ti­ca pa­ra ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Una vez que se han re­gis­tra­do y se­lla­do, las se­mi­llas se in­tro­du­cen en ca­jas de plás­ti­co y se tras­la­dan a una de las tres cá­ma­ras de la bó­ve­da.

UN PAÍS RES­PON­SA­BLE

Hoy en día exis­ten más de 1.000 ban­cos de se­mi­llas por to­do el mun­do. Sin em­bar­go, mu­chos se en­cuen­tran per­ma- nen­te­men­te ame­na­za­dos, so­bre to­do en el ca­so de paí­ses con es­ca­sez de agua, ries­go de te­rre­mo­tos, de inun­da­cio­nes u otros desas­tres na­tu­ra­les. Es­tá ade­más el im­pac­to de los con­flic­tos bé­li­cos o sim­ple­men­te una ma­la ges­tión de­bi­do a la es­ca­sez de re­cur­sos.

No­rue­ga ha cons­trui­do la bó­ve­da pa­ra afron­tar es­tos pe­li­gros, a los que hay que aña­dir la cre­cien­te ame­na­za del cam­bio cli­má­ti­co o la he­ca­tom­be en ca­so de una gue­rra o ca­tás­tro­fe nu­clear.

La con­ser­va­ción de las se­mi­llas en la bó­ve­da es un ser­vi­cio gra­tui­to, y los paí­ses que en­vían sus mues­tras se­gui­rán sien­do siem­pre sus pro­pie­ta­rios. To­dos ellos pue­den re­cu­rrir a las co­pias de re­pues­to que se con­ser­van en el bún­ker ár­ti­co siem­pre que una de las va­rie­da­des des­apa­rez­ca de su me­dio na­tu­ral.

El ar­chi­pié­la­go de las is­las Sval­bard o Spitz­ber­gen (No­rue­ga). En la zo­na se si­tua­ba el mí­ti­co mon­te Me­ru, an­tes del úl­ti­mo cam­bio de eje te­rres­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.