SE­MI­LLAS DE CHÍA

El se­cre­to me­di­ci­nal y nu­tri­ti­vo de ma­yas y az­te­cas

Integral - - Su­ma­rio -

En­tre los ma­yas y az­te­cas, la chía ( Sal­via his­pá­ni­ca) era uno de los cua­tro ali­men­tos bá­si­cos jun­to al maíz, las ju­días (po­ro­to) y el ama­ran­to. Más de 3.500 años des­pués se re­des­cu­bren sus vir­tu­des nu­tri­ti­vas. Hoy se co­no­ce tam­bién co­mo plan­ta me­di­ci­nal y por su ele­va­da ri­que­za en an­ti­oxi­dan­tes.

DE AYER A HOY

La plan­ta cre­ce ca­da año en ve­rano y es ori­gi­na­ria de las áreas mon­ta­ño­sas del sud­oes­te de Mé­xi­co, en don­de era un im­por­tan­te alimento-me­di­ci­na, y de Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua. Es­ta es­pe­cie es­tu­vo a pun­to de des­apa­re­cer con la con­quis­ta de Amé­ri­ca, pe­ro hoy vuel­ve con más fuer­za que nun­ca gra­cias a su gran po­der nu­tri­ti­vo.

A fi­na­les del si­glo pa­sa­do re­sur­gió el in­te­rés por la chía re­sur­gió, al sa­ber­se que, ade­más de ser una bue­na fuen­te de fi­bra die­té­ti­ca, es ri­ca en pro­teí­na y an­ti­oxi­dan­tes. En 1991 se re­co­no­cie­ron sus pro­pie­da­des y, gra­cias a un pro­gra­ma de desa­rro­llo e in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, su cul­ti­vo se pu­so en mar­cha de nue­vo en am­plias zo­nas de EE.UU., Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na.

Los ma­yas y az­te­cas usa­ban la chía co­mo alimento, pe­ro tam­bién en un­güen­tos cos­mé­ti­cos y pre­pa­ra­dos me­di­ci­na­les. Era fuen­te de ener­gía pa­ra tra­ve­sías pro­lon­ga­das y alimento pa­ra los guerreros, com­bi­na­da con maíz. La ha­ri­na de chía tos­ta­da se uti­li­za­ba en la pre­pa­ra­ción de una po­pu­lar be­bi­da re­fres­can­te y nu­tri­ti­va, cos­tum­bre que, con va­rian­tes, hoy per­sis­te en Cen­troa­mé­ri­ca y se de­no­mi­na «Chía fres­ca» (agua, li­món y chía).

Y los ce­ra­mis­tas y pin­to­res uti­li­za­ban el acei­te de chía pa­ra la pre­pa­ra­ción de bar­ni­ces y pin­tu­ras, que des­ta­can por su bri­llo y re­sis­ten­cia al en­ve­je­ci­mien­to, gra­cias a su ele­va­do po­der an­ti­oxi­dan­te.

FUEN­TE DE ÁCI­DOS GRA­SOS ESEN­CIA­LES

Hoy sabemos la im­por­tan­cia de los áci­dos gra­sos esen­cia­les pa­ra nues­tra sa­lud. Las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de áci­dos gra­sos Ome­ga-3 de­pen­den del ci­clo de vi­da de ca­da per­so­na y de su es­ta­do de sa­lud. Se es­ti­ma que es ne­ce­sa­ria, de pro­me­dio, una in­ges­ta del 1% de la ener­gía to­tal de áci­dos gra­sos Ome­ga-3 y un 4% de la ener­gía to­tal pa­ra los im­por­tan­tes Ome­ga-6.

Hoy co­no­ce­mos cua­tro gran­des fuen­tes pa­ra ob­te­ner áci­dos gra­sos Ome­ga-3, dos ma­ri­nas, las al­gas y el acei­te de pes­ca­do. Los ve­ge­ta­ria­nos, por su­pues­to, des­car­ta­mos es­ta fuen­te, que ade­más se sa­be que con­tie­ne, en par­te, co­les­te­rol no­ci­vo y áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos muy po­co acon­se­ja­bles.

Afor­tu­na­da­men­te dis­po­ne­mos de dos fuen­tes ve­ge­ta­les: el lino ( Li­num usi­ta­tis­si­mum) y la chía; am­bas po­seen la ma­yor con­cen­tra­ción de áci­do gra­so a-li­no­lé­ni­co co­no­ci­da has­ta la fe­cha. De ahí el gran in­te­rés que es­tá des­per­tan­do en to­das par­tes, e in­clu­so se pue­de en­con­trar co­mo su­ple­men­to die­té­ti­co.

Las se­mi­llas de chía re­pre­sen­tan la fuen­te ve­ge­tal con más al­ta con­cen­tra­ción de Ome­ga 3: po­seen un 33% de acei­te (62% áci­do li­no­lé­ni­co y 20% li­no­lei­co). Ade­más, con­si­de­ra­da la plan­ta en su con­jun­to, re­sal­ta su ex­ce­len­te po­der in­te­gra­dor ali­men­ta­rio.

PO­TEN­TE AN­TI­OXI­DAN­TE

Las se­mi­llas de chía son muy ri­cas en fla­vo­noi­des y con­tie­nen vi­ta­mi­nas del gru­po B, con lo que se evi­tan las vi­ta- Se­mi­llas de chía

mi­nas an­ti­oxi­dan­tes ar­ti­fi­cia­les, muy po­co con­ve­nien­tes por­que anu­lan de­ter­mi­na­dos efec­tos pro­tec­to­res car­dio­vas­cu­la­res.

La se­mi­lla es­tá cons­ti­tui­da por un 40% de acei­tes. Pe­ro a di­fe­ren­cia de otras se­mi­llas olea­gi­no­sas, la ha­ri­na de chía no se en­ran­cia y se pue­de al­ma­ce­nar du­ran­te mu­cho tiem­po, en una de­mos­tra­ción de su ri­que­za en an­ti­oxi­dan­tes.

Se sa­be ya que los an­ti­oxi­dan­tes pro­te­gen de tu­mo­res, afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, e in­fla­ma­cio­nes; que for­ta­le­cen nues­tras de­fen­sas an­te los vi­rus y que ayu­dan a re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to al pro­te­ger­nos de los ra­di­ca­les li­bres.

Jun­to a su ex­ce­len­te per­fil en gra­sas, la chía con­tie­ne bue­na do­sis de pro­teí­na (23%). En­tre los ami­noá­ci­dos esen­cia­les des­ta­ca la li­si­na, li­mi­tan­te en los ce­rea­les.

Es­ta plan­ta es muy ri­ca en mi­ne­ra­les: cal­cio (en­tre 6 y 10 ve­ces más que la le­che de va­ca), hie­rro, mag­ne­sio, po­ta­sio, fós­fo­ro, zinc y man­ga­ne­so. Y es muy po­bre en so­dio.

La chía no po­see glu­ten, o sea que pue­de ser con­su­mi­da per­fec­ta­men­te los ce­lía­cos. Y con­tie­ne un 27% de fi­bra so­lu­ble (mu­cí­la­gos), que ayu­da a que no se dis­pa­re el ín­di­ce de glu­co­sa en san­gre y re­du­ce la ab­sor­ción de co­les­te­rol no­ci­vo.

LA CHÍA EN CA­SA

Ya se pue­de en­con­trar en al­gu­nas par­tes: acei­te de chía (que se pro­ce­sa ar­te­sa­nal­men­te en frío), ha­ri­na de chía ( in­tere­san­te pa­ra los ce­lía­cos, co­mo he­mos di­cho), y las po­pu­la­res se­mi­llas de chía, que pue­den uti­li­zar­se co­mo le­gum­bre (con re­mo­jo pre­vio, etc.), o co­mo cual­quier otra se­mi­lla. Se pue­de mo­ler en un mor­te­ro, en un mo­li­ni­llo de ca­fé o cual­quier pro­ce­sa­do­ra eléc­tri­ca.

Con dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de chía mo­li­da se cu­bren las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas dia­rias de Ome­ga-3. Ade­más, pue­de aña­dir­se a cual­quier alimento o be­bi­da, ya que no al­te­ra los sa­bo­res ori­gi­na­les. Se pue­de in­cor­po­rar en so­pas, en­sa­la­das, sal­sas, gui­sos, pas­te­les, jun­to a ce­rea­les de desa­yuno, en yo­gu­res y has­ta en ama­sa­dos.

La ri­que­za nu­tri­cio­nal de la chía la con­vier­te en un in­gre­dien­te ideal de otros ali­men­tos: se pue­de aña­dir a una in­fi­ni­dad de pre­pa­ra­cio­nes cu­li­na­rias y be­bi­das.

Es un buen in­gre­dien­te pa­ra ha­cer pan, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, su­ple­men­tos die­té­ti­cos, pa­ra aña­dir al pien­so de ca­li­dad de las ga­lli­nas (les gus­ta).

En el ca­so de que co­máis la se­mi­lla en­te­ra, con­vie­ne in­ge­rir­la mo­li­da (ha­ri­na) o si se aña­de a la en­sa­la­da hay que mas­ti­car­la muy bien, pa­ra pa­ra que se pue­da me­ta­bo­li­zar y asi­mi­lar co­rrec­ta­men­te.

En me­dio acuo­so, la se­mi­lla que­da en­vuel­ta en un po­li­sa­cá­ri­do mu­ci­la­gi­no­so que re­sul­ta ex­ce­len­te pa­ra la di­ges­tión y que, jun­to con el alimento en sí, es muy nu­tri­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.