RES­PI­RAR BIEN

En­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca

Integral - - Su­ma­rio - JO­SEP MA­RIA CHAR­LES, FI­SIO­TE­RA­PEU­TA I ACU­PUN­TOR

Ins­pi­rar, es­pi­rar, ins­pi­rar, es­pi­rar, ins­pi­rar, es­pi­rar… Es­te es el me­ca­nis­mo au­to­má­ti­co de ven­ti­la­ción que nos per­mi­te oxi­ge­nar nues­tro or­ga­nis­mo. De ma­ne­ra cons­tan­te y de for­ma cí­cli­ca se ma­ni­fies­ta de es­ta for­ma la vi­da, con un mo­vi­mien­to de ir y ve­nir, en­trar y sa­lir, co­ger y de­jar, os­ci­la­to­rio.

Cuan­do na­ce­mos nues­tra pri­me­ra co­ne­xión con el mun­do es a tra­vés de la res­pi­ra­ción. Sa­li­mos de nues­tro re­ci­pien­te má­gi­co lla­ma­do úte­ro pa­ra co­ger por la na­riz el pri­mer alien­to de ai­re. Se po­dría de­cir que la res­pi­ra­ción tie­ne al­go de tras­cen­den­te con nues­tra esen­cia, nos co­nec­ta a lo lar­go de to­da la vi­da con la ener­gía del uni­ver­so. Es un pe­que­ño mi­la­gro de los mu­chos que exis­ten en la vi­da.

Res­pi­rar bien es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra que se go­ce de bue­na sa­lud. Sin em­bar­go, el me­ca­nis­mo de la res­pi­ra­ción to­do y ser au­to­má­ti­co ne­ce­si­ta­rá que sea co­rrec­to. Una bue­na res­pi­ra­ción va a fa­ci­li­tar la lle­ga­da de la ener­gía “Qi” (en es­te ca­so del oxí­geno) a to­das las zo­nas de los pul­mo­nes, pa­ra que se reali­ce un co­rrec­to in­ter­cam­bio de ga­ses y pos­te­rior­men­te una efi­cien­te dis­tri­bu­ción a tra­vés del to­rren­te cir­cu­la­to­rio. Así, es­ta ener­gía lle­ga­rá a to­das y ca­da una de las dis­tin­tas zo­nas del or­ga­nis­mo, es de­cir, a ca­da cé­lu­la. Una óp­ti­ma res­pi­ra­ción nos apor­ta­ra ma­yo­res be­ne­fi­cios tan­to men­ta­les co­mo fí­si­cos ha­cien­do que nues­tros ór­ga­nos fun­cio­nen me­jor.

ME­DI­CI­NA TRA­DI­CIO­NAL CHI­NA

Se­gún la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na (MTC) la ener­gía em­pie­za su re­co­rri­do a tra­vés de los me­ri­dia­nos de Pul­món, pues es­te es el ór­gano que re­ci­be el pri­mer alien­to de vi­da al na­cer. A par­tir de ese mo­men­to la ener­gía de ese ai­re se­gui­rá un ca­mino en nues­tro cuer­po in­flu­yen­do en ca­da una de sus par­tes, pues to­das nues­tras cé­lu­las de­ben de res­pi­rar. Es­te ai­re con­for­ma­rá una par­te im­por­tan­te de nues­tra ener­gía nu­tri­ti­va jun­to con la ener­gía de la ali­men­ta­ción.

La MTC di­ce “Con ca­da ci­clo res­pi­ra­to­rio se va un po­co de vi­da” y yo aña­di­ría que si es­ta res­pi­ra­ción es co­rrec­ta “se go­za­rá me­jor de la vi­da”.

La im­por­tan­cia de res­pi­rar es tal que po­de­mos de­cir que sin res­pi­rar no po­dre­mos vi­vir prác­ti­ca­men­te más que unos mi­nu­tos, mien­tras que sin co­mer o be­ber po­dre­mos es­tar al­gu­nos días o se­ma­nas. Es­te he­cho ya nos de­mues­tra la im­por­tan­cia de es­te vi­tal fe­nó­meno.

Nues­tros há­bi­tos y ti­po de vi­da de la so­cie­dad ac­tual con­lle­van dis­tin­tas en­fer­me­da­des en las cua­les una ma­la res­pi­ra­ción pue­de ser un pun­to de in­fle­xión a te­ner en cuen­ta. Así pues, es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a co­mo res­pi­ra­mos ya que en ello nos va el te­ner una ener­gía de ca­li­dad. En la cul­tu­ra mi­le­na­ria de orien­te siem­pre ha to­ma­do re­le­van­cia e im­por­tan­cia el he­cho de res­pi­rar bien. Só­lo hay que ob­ser­var la mul­ti­tud de téc­ni­cas re­la­cio­na­das con es­te fe­nó­meno: Tai-Chi, Chi-Gong, Yo­ga… En ellas la res­pi­ra­ción to­ma un im­por­tan­te pa­pel.

¿Qué ocu­rre cuan­do de­bi­do a al­gu­na en­fer­me­dad re­la­cio­na­da con nues­tra ca­li­dad res­pi­ra­to­ria mer­ma nues­tro es­ta­do de sa­lud?

La En­fer­me­dad Pul­mo­nar Obs­truc­ti­va Cró­ni­ca (EPOC) que se pre­sen­ta con una obs­truc­ción cró­ni­ca del flu­jo aé­reo y por tan­to con la di­fi­cul­tad de rea­li­zar una ven­ti­la­ción co­rrec­ta y efi- cien­te, se pue­de ex­pre­sar con tos, ex­pec­to­ra­ción, aho­go y pi­ti­dos que se­gún avan­ce la en­fer­me­dad se­rán más gra­ves e in­va­li­dan­tes. Es­ta obs­truc­ción del flu­jo aé­reo se diag­nós­ti­ca con una sen­ci­lla prue­ba, la es­pi­ro­me­tría. La prue­ba nos per­mi­te cuan­ti­fi­car la obs­truc­ción a la sa­li­da del ai­re de los pul­mo­nes. Se­gún los re­sul­ta­dos de la es­pi­ro­me­tría, la obs­truc­ción se cla­si­fi­ca en le­ve, mo­de­ra­da, gra­ve o muy gra­ve.

El prin­ci­pal cau­san­te de la EPOC es el ta­ba­quis­mo. La en­fer­me­dad en sí no es re­ver­si­ble, pe­ro si se diag­nos­ti­ca de for­ma tem­pra­na, se aban­do­na el ta­ba­co, se rea­li­za de ma­ne­ra re­gu­lar ejer­ci­cio fí­si­co y usa­mos tra­ta­mien­tos bron­co­di­la­ta­do­res, se pue­den con­tro­lar los sín­to­mas, dis­mi­nuir las exa­cer­ba­cio­nes y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

CA­SO CLÍ­NI­CO

Ma­nuel es un hom­bre de 71 años que nos con­sul­ta por pre­sen­tar va­rios sín­to­mas, co­mo son el can­san­cio, in­som­nio, ap­nea del sue­ño, fre­cuen­cia uri­na­ria noc­tur­na, de­bi­li­dad en las pier­nas y to­do ello pro­ba­ble­men­te re­la­cio­na­do con su pro­ble­ma res­pi­ra­to­rio. Es­te pa­cien­te lle­va­ba 10 años con diag­nós­ti­co de EPOC. En la úl­ti­ma es­pi­ro­me­tría pre­sen­ta­ba una obs­truc­ción mo­de­ra­da, con dis­nea de gra­do 2, con tos y ex­pec­to­ra­ción gran par­te del año, no pu­dien­do se­guir el rit­mo de la gen­te de su edad. En los úl­ti­mos me­ses apa­re­ce un es­ta­do de ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir y can­san­cio, to­do ello de­bi­do a una in­ter­ven­ción de ur­gen­cia, “Tra­queo­to­mía”, que se le reali­zó por es­tar unas se­ma­nas in­cons­cien­te, a cau­sa de un in­gre­so hos­pi­ta­la­rio por pre­sen­tar un aneu­ris­ma aór­ti­co. Los días que es­tu­vo con­va­le-

«El alien­to ha de aden­trar­se en no­so­tros co­mo si de pie­dras pre­cio­sas se tra­ta­se, sin que que­de un só­lo rin­cón a don­de no pue­da lle­gar». (PRO­VER­BIO CHINO)

cien­te y la in­ter­ven­ción rea­li­za­da hi­zo que una vez ya en ca­sa se com­pli­ca­ra su EPOC, te­nien­do ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar. Du­ran­te ese pe­rio­do la si­tua­ción se le agra­vó por un res­fria­do.

Una vez ya rea­li­za­da la de­man­da en nues­tra con­sul­ta de me­di­ci­na in­te­gra­ti­va, con una co­rrec­ta y mi­nu­cio­sa va­lo­ra­ción y diag­nós­ti­co ener­gé­ti­co, se de­ci­dió ha­cer un tra­ba­jo des­de la acu­pun­tu­ra, uti­li­zan­do la téc­ni­ca de las ven­to­sas pa­ra des­blo­quear el es­tan­ca­mien­to de hu­me­dad que pre­sen­ta­ba y así po­der mo­vi­li­zar las fle­mas pa­ra que és­tas pu­die­ran ser ex­pul­sa­das con fa­ci­li­dad. Se rea­li­za­ron al­gu­nas se­sio­nes se­gui­das en la pri­me­ra se­ma­na pa­ra lue­go pa­sar a es­pa­ciar­las en el tiem­po. La me­jo­ría fue muy rá­pi­da en mu­chos as­pec­tos. Así su mu­co­si­dad fue más fá­cil de ex­pul­sar, lo que le per­mi­tió una me­jor res­pi­ra­ción, más oxi­ge­na­ción, tra­du­cién­do­se en más vi­ta­li­dad y me­nos can­san­cio. El pa­cien­te de­ci­dió ha­cer un acom­pa­ña­mien­to de su en­fer­me­dad cró­ni­ca, que en los si­guien­tes me­ses pu­do com­pro­bar lo be­ne­fi­cio­so que le re­sul­tó. Tam­bién se tu­vo que rea­li­zar un tra­ba­jo de fi­sio­te­ra­pia crá­neo man­di­bu­lar y ejer­ci­cios con lo­go­pe­dia pa­ra re­edu­car la zo­na de la trá­quea que es­ta­ba bas­tan­te afec­ta­da por la tra­queo­to­mía. En una fa­se más avanzada se de­ci­dió apli­car un tra­ta­mien­to ho­meo­pá­ti­co de mi­cro­in­mu­no­lo­gía pa­ra re­for­zar su sis­te­ma de­fen­si­vo des­de la raíz. Tam­bién se le re­co­men­dó que em­pe­za­ra a prac­ti­car ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios y ener­gé­ti­cos de Chi-Gong, ayu­dán­do­lo a te­ner una me­jor ca­li­dad pul­mo­nar ya que pu­do apren­der nue­vas ma­ne­ras de res­pi­rar y to­mar con­cien­cia.

CON­CLU­SIÓN

La gra­ve­dad de al­gu­nas pa­to­lo­gías y su cro­ni­ci­dad, co­mo es el ca­so de la EPOC, nos de­mues­tra que un en­fo­que glo­bal ayu­da enor­me­men­te en su co­rrec­ta evo­lu­ción. En es­te ca­so se pu­do com­pro­bar que pa­ra­le­la­men­te al se­gui­mien­to y con­tro­les que se le rea­li­za­ba des de la me­di­ci­na ofi­cial, un apo­yo ex­tra con una vi­sión in­te­gra­ti­va ayu­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te. Abrir­nos a po­der tra­tar a nues­tros pa­cien­tes con criterio y res­pon­sa­bi­li­dad, con to­das las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles y apli­cán­do­las con ri­gor, ha­ce que me­jo­re la ca­li­dad asis­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.