El VI­NA­GRE DE MAN­ZA­NA

Integral - - Su­ma­rio -

El vi­na­gre de man­za­na, tam­bién co­no­ci­do co­mo vi­na­gre de si­dra, es un pro­duc­to que se ela­bo­ra me­dian­te una do­ble fer­men­ta­ción: la pri­me­ra par­te se lle­va a ca­bo gra­cias a la ac­ción de al­gu­nas le­va­du­ras so­bre los azu­ca­res pre­sen­tes en el zu­mo de man­za­na y tie­ne co­mo re­sul­ta­do la ob­ten­ción de la si­dra, la cual pos­te­rior­men­te se so­me­te a una se­gun­da fer­men­ta­ción, que se pro­du­ce por me­dio de unas bac­te­rias ae­ró­bi­cas que con­vier­ten el al­cohol re­sul­tan­te de la pri­me­ra par­te del pro­ce­so, en áci­do acé­ti­co.

Pa­ra que es­te vi­na­gre ten­ga vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas se de­ben res­pe­tar unos es­tán­da­res de ca­li­dad, que in­clu­yen unas ma­te­rias pri­mas pro­ce­den­tes de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, una fer­men­ta­ción rea­li­za­da de for­ma na­tu­ral, y que no ha­ya si­do so­me­ti­do a un pro­ce­so de pas­teu­ri­za­ción, lo cual eli­mi­na­ría las en­zi­mas y bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas. En es­te ar­tícu­lo nos re­fe­ri­re­mos a un vi­na­gre pro­du­ci­do con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

AN­TI­FA­TI­GA Y DES­IN­TO­XI­CAN­TE

El vi­na­gre de man­za­na apor­ta áci­do má­li­co, un com­pues­to abun­dan­te en las man­za­nas áci­das, en fru­tas y ver­du­ras de sa­bor li­ge­ra­men­te agrio y en nues­tro pro­pio or­ga­nis­mo. Es­ta sus­tan­cia in­ter­vie­ne en el pro­ce­so de la ob­ten­ción de ener­gía a par­tir de los glú­ci­dos, ra­zón por la cual es­tá es­pe­cial­men­te re­co­men­da­do en per­so­nas que su­fren del sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca y fi­bro­mial­gia. Asi­mis­mo tie­ne una ac­ción que­lan­te de los me­ta­les pe­sa­dos, es de­cir los “atra­pa” y fa­ci­li­ta su eli­mi­na­ción.

Es­te alimento-me­di­ca­men­to es­ti­mu­la la fun­ción de eli­mi­na­ción de to­xi­nas que rea­li­za el hí­ga­do y fa­ci­li­ta la di­ges­tión de las gra­sas, evi­tan­do las acu­mu­la­cio­nes cau­sa­das por una ali­men­ta­ción pe­sa­da.

En la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na, se con­si­de­ra que el vi­na­gre de man­za­na ayu­da a ac­ti­var la cir­cu­la­ción de la ener­gía di­sol­vien­do los es­tan­ca­mien- tos de lí­qui­dos, san­gre y mu­co­si­da­des. Por es­ta ra­zón se uti­li­za pa­ra eli­mi­nar la hu­me­dad pa­tó­ge­na, una con­di­ción que se ge­ne­ra cuan­do la ali­men­ta­ción in­ge­ri­da so­bre­pa­sa la ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va del or­ga­nis­mo y los ali­men­tos no pro­ce­sa­dos co­rrec­ta­men­te pro­vo­can sín­to­mas co­mo: hin­cha­zón ab­do­mi­nal, pe­sa­dez, can­san­cio, ex­ce­so de mu­co­si­dad, una ma­la me­ta­bo­li­za­ción de los ali­men­tos y lí­qui­dos que ge­ne­ra so­bre­pe­so y ede­mas. Es­te sín­dro­me sue­le ir aso­cia­do fre­cuen­te­men­te a la pre­sen­cia de hon­gos co­mo la Can­di­da, pa­rá­si­tos o a la for­ma­ción de quis­tes. Pre­ci­sa­men­te en el ca­so de la Can­di­da, el vi­na­gre de man­za­na tie­ne un efec­to te­ra­péu­ti­co, en cam­bio se de­be evi­tar el con­su­mo de vi­na­gre co­mún.

APLI­CA­CIO­NES EX­TER­NAS

Co­mo he­mos ex­pli­ca­do an­te­rior­men­te, el vi­na­gre de man­za­na es efec­ti­vo en el tra­ta­mien­to de las in­fec­cio­nes por hon­gos, por es­ta ra­zón se re­co­mien­da re­mo­jar dia­ria­men­te los pies con él, en ca­so de “pié de atle­ta”.

Gra­cias a sus pro­pie­da­des bac­te­ri­ci­das es efi­caz en di­fe­ren­tes afec­cio­nes de la piel. Se pue­de mez­clar con ar­ci­lla en la ela­bo­ra­ción de mas­ca­ri­llas pa­ra el tra­ta­mien­to del ac­né, o apli­car va­rias ve­ces al día con un va­po­ri­za­dor o un tro­ci­to de al­go­dón en las zo­nas afec­ta­das por pso­ria­sis, ec­ze­mas, ur­ti­ca­ria o ro­sá­cea.

Si via­ja­mos a paí­ses don­de es­ca­sea la hi­gie­ne, po­de­mos la­var los ali­men­tos que se con­su­men cru­dos, co­mo en­sa­la­das y fru­tas, con una so­lu­ción de vi­na­gre di­lui­do en agua pa­ra eli­mi­nar even­tua­les pa­rá­si­tos. Pa­ra dis­mi­nuir las mo­les­tias de las pi­ca­du­ras de in­sec­tos, es efec­ti­vo apli­car­lo di­rec­ta­men­te so­bre la piel.

DO­SIS Y PRE­CAU­CIO­NES

En las die­tas de­pu­ra­ti­vas, o pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas, es su­fi­cien­te mez­clar una cu­cha­ra­di­ta de vi­na­gre de man­za­na en el ter­cio de un va­so de agua y to­mar­lo a pe­que­ños sor­bos, dos o tres ve­ces al día.

En ca­so de in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria se to­ma un cuar­to de cu­cha­ra­di­ta de vi­na­gre de man­za­na pu­ro ca­da quin­ce mi­nu­tos has­ta que se pro­duz­ca un ali­vio en los sín­to­mas.

El vi­na­gre de man­za­na no tie­ne efec­tos se­cun­da­rios ni con­tra­in­di­ca­cio­nes en los usos men­cio­na­dos, ni tam­po­co cuan­do lo usa­mos co­mo ali­ño en las en­sa­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.