UN HO­GAR SIN QUÍ­MI­CA

Re­co­ge­mos al­gu­nas re­ce­tas tra­di­cio­na­les que pue­den ani­mar­nos a cam­biar al­guno de nues­tros há­bi­tos, o bien pro­bar en ca­sa al­ter­na­ti­vas co­ti­dia­nas más sa­lu­da­bles.

Integral - - Su­ma­rio -

RO­PA BLAN­CA

Ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po no exis­tían las la­va­do­ras. La ro­pa se pó­nía en gran­des ti­nas lle­nas de agua y se fro­ta­ba a mano con ja­bón du­ro. Lue­go se her­vía en ollas enor­mes. se acla­ra­ba y se al­mi­do­na­ba an­tes de se­car­la. El al­mi­dón se po­día com­prar, pe­ro la ma­yo­ría de amas de ca­sa lo pre­pa­ra­ban por sí mis­mas: ha­bía que ra­llar patatas cru­das y ex­traer el al­mi­dón con agua. Al ca­bo de unas ho­ras. cuan­do el res­to de las patatas se ha­bía con­ver­ti­do en un pla­to sa­bro­so. el al­mi­dón se de­po­si­ta­ba en el fon­do. Con él se pre­pa­ra­ba un lí­qui­do li­ge­ra­men­te cre­mo­so que se di­luía con más agua pa­ra tra­tar la ro­pa. Lue­go és­ta se re­tor­cía y se ten­día a se­car. Pa­ra plan­char la ro­pa se mo­ja­ba li­ge­ra­men­te. De es­ta for­ma bri­lla­ba y te­nía un as­pec­to nue­vo y ade­más o se en­su­cia­ba tan fá­cil­men­te. ya que el al­mi­dón re­pe­le la su­cie­dad.

NO PIER­DAS TU PE­LO.

Pon 30 gra­mos de lam­pa­zo en un li­tro de agua fría y hier­ve la mez­cla. Lue­go cue­la el lí­qui­do y aña­de una cu­cha­ra­da de al­cohol de 90 gra­dos. Ma­sa­jéa­te con es­ta lo­ción por las ma­ña­nas y por las no­ches.

PER­MA­NEN­TE CLÁ­SI­CA

Des­pués de la­var­te el ca­be­llo con agua li­ge­ra­men­te ja­bo­no­sa. hazte un ma­sa­je con un pre­pa­ra­do a ba­se de bro­tes de ála­mo, ru­da, re­po­llo y se­mi­llas de cá­ña­mo, to­do pi­ca­do y mez­cla­do a par­tes igua­les, e in­tro­du­ci­do en vino du­ran­te 6 a 8 días.

CON­TRA LA CAS­PA

Pon 30 gra­mos de ho­jas o flo­res de vio­le­ta en me­dio li­tro de agua y dé­ja­lo re­po­sar 24 ho­ras. Des­pués hiér­ve­lo to­do bre­ve­men­te, cue­la el lí­qui­do y lá­va­te el ca­be­llo con él. Si­gue es­ta cu­ra du­ran­te un tiem­po. La me­jo­ría es rá­pi­da.

CÓ­MO EN­CO­LAR POR­CE­LA­NA

Mez­cla me­dio li­tro de aguar­dien­te pe­león con me­dio li­tro de agua. aña­de re­mo­vien­do 30 gra­mos de al­mi­dón. 50 gra­mos de blan­co de Es­pa­ña y lue­go 15 gra­mos de co­la de car­pin­te­ro. Pon­lo to­do a fue­go len­to has­ta que rom­pa a her­vir. Fi­nal­men­te aña­de 15 gra­mos de agua­rrás y re­mue­ve bien.

LA­VAR SIN DE­TER­GEN­TE.

El ja­bón blan­co ra­lla­do sus­ti­tu­ye con efi­ca­cia al de­ter­gen­te. Tam­bién se pue­de fro­tar la ro­pa mo­ja­da (so­bre to­do las par­tes más su­cias) con ja­bón blan­co y de­jar­la re­po­sar unas ho­ras. Lue­go hay que po­ner to­da la ro­pa en la la­va­do­ra pa­ra la­var­la co­mo siem­pre. pe­ro sin el de­ter­gen­te con­ven­cio­nal. Si la es­pu­ma ame­na­za des­bor­dar la má­qui­na, pon un po­co de vi­na­gre den­tro, pues así des­apa­re­ce ca­si to­da. El ja­bón tra­di­cio­nal no con­ta­mi­na ya que pre­ci­pi­ta en for­ma de sa­les iner­tes y ape­nas se va por el desagüe.

DE­TER­GEN­TE DE CAS­TA­ÑAS.

El cas­ta­ño de In­dias es un gran ár­bol muy plan­ta­do en los par­ques y jar­di­nes. Se di­fe­ren­cia del cas­ta­ño co­mún por­que tie­ne sus ho­jas pal­ma­ti­com­pues­tas. Sus cas­ta­ñas no son co­mes­ti­bles, pe­ro dan un de­ter­gen­te ex­ce­len­te, pues con­tie­nen sa­po­ni­na. Hay que pe­lar la cas­ta­ña, ra­llar­la fi­na­men­te, se­car­la y tri­tu­rar­la has­ta ob­te­ner un pol­vo lo más fino po­si­ble.

LIM­PIAR BAL­DO­SAS.

Pa­ra lim­piar bal­do­sas de co­lor cla­ro. sir­ve es­ta re­ce­ta: me­dio ki­lo de ja­bón. dos pu­ña­dos de car­bo­na­to só­di­co en pol­vo y unos cua­tro li­tros de agua. El ja­bón y el car­bo­na­to se po­nen en un re­ci­pien­te de unos cin­co li­tros de ca­pa­ci­dad y se aña­de el agua ca­lien­te. Pa­ra lim­piar las bal­do­sas pue­des sal­pi­car­las di­rec­ta­men­te con un po­co de es­te lí­qui­do o bien ver­ter­lo en el agua de fre­gar.

BOL­SA DE AGUA AL­TER­NA­TI­VA.

Cuan­do lle­gue la épo­ca de las ce­re­zas no hay que tirar sus hue­sos, por­que, con ellos bien la­va­dos, se­cos e in­tro­du­ci­dos en un sa­qui­to de lino co­si­do y bien ce­rra­do, con­ser­van el ca­lor mu­cho más tiem­po que la clá­si­ca bo­te­lla de ba­rro con agua ca­lien­te. El sa­qui­to se de­ja so­bre un ra­dia­dor u otra fuen­te de ca­lor y siem­pre es­ta­rá lis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.