Ayu­de­mos a nues­tro co­lon

El co­lon, la par­te del in­tes­tino grue­so si­tua­da en­tre el cie­go y el rec­to, tie­ne un im­por­tan­te pa­pel den­tro del pro­ce­so di­ges­ti­vo.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: RE­DAC­CIÓN IN­TE­GRAL

No es fá­cil lim­piar, re­cons­truir y ni si­quie­ra for­ta­le­cer al co­lon. El es­ta­do de es­te tra­mo in­tes­ti­nal de­pen­de de mu­chos factores ener­gé­ti­cos: la po­si­ción de las vér­te­bras, la con­di­ción de la flo­ra in­ter­na y de la mem­bra­na mu­co­sa, el equi­li­brio áci­do-bá­si­co, los pa­rá­si­tos, las emo­cio­nes, etc. Se de­ben crear las con­di­cio­nes óp­ti­mas en/ y pa­ra es­te ór­gano a fin de que man­ten­ga y re­co­bre su equi­li­brio fi­sio­ló­gi­co.

Ha ha­bi­do mu­cha con­tro­ver­sia acer­ca de la can­ti­dad de de­po­si­cio­nes in­tes­ti­na­les dia­rias que de­be­ría te­ner una per­so­na. Se ha afir­ma­do que una de­po­si­ción in­tes­ti­nal des­pués de ca­da co­mi­da es lo ideal, y es­ta fre­cuen­cia in­di­ca­ría un pe­ris­tal­tis­mo muy ac­ti­vo.

MÁS POR LA MA­ÑA­NA

Sin em­bar­go, es nor­mal que la eli­mi­na­ción va­ríe mu­cho en ca­da per­so­na, de­pen­dien­do del vo­lu­men de la die­ta in­ge­ri­da, de cuán­to se co­me ca­da día y de qué ti­po de ali­men­ta­ción se ha­ce. La ma­yo­ría de per­so­nas coin­ci­den en que se eli­mi­na más por la ma­ña­na. El pe­río­do de ma­yor ac­ti­vi­dad in­tes­ti­nal es en­tre las 5 y 7 de la ma­ña­na. Se­gu­ra­men­te que el le­van­tar­se tar­de tras­tor­na el ho­ra­rio de la ac­ti­vi­dad del co­lon. No obs­tan­te, da­da la di­ver­si­dad de co­lo­nes y opi­nio­nes, es di­fí­cil es­ta­ble­cer una nor­ma. Es una cues­tión de equi­li­brio in­di­vi­dual. Un co­lon sano res­pon­de al es­tí­mu­lo ner­vio­so, y eli­mi­na nor­mal­men­te por me­dio del pe­ris­tal­tis­mo y de los ga­ses (no el ti­po de gas “me­tano” fer­men­ta­do, que mo­les­ta a to­do el mun­do, pe­ro sí el sano, nor­mal y for­tui­to “fla­to”).

ESTREÑIMIENTO Y CO­LON

Mu­chas per­so­nas creen que el estreñimiento es cau­sa de en­fer­me­dad de por sí. Pe­ro es­te pun­to de vis­ta es más bien in­com­ple­to. Los des­equi­li­brios del co­lon van uni­dos a otros des­equi­li­brios en otros sis­te­mas del cuer­po, y, por su­pues­to, afec­tan tam­bién otras par­tes del or­ga­nis­mo.

Ya que es un ór­gano de eli­mi­na­ción tan­to co­mo de nu­tri­ción, el co­lon re­fle­ja lo que los de­más ór­ga­nos es­tán ha­cien­do o de­jan de ha­cer. Por ejem­plo, si el hí­ga­do es­tá hi­po­fun­cio­nan­te, el co­lon no fun­cio­na­rá co­rrec­ta­men­te. Una cau­sa muy co­mún de estreñimiento, y que mu­cha gen­te pa­sa por al­to, es la ex­ce­si­va eli­mi­na­ción de ori­na, cu­ya pér­di­da hí­dri­ca no pue­de com­pen­sar­se ade­cua­da­men­te. Así, cual­quie­ra que to­me diu­ré­ti­cos (agen­tes que pro­vo­can un au­men­to de eli­mi­na­ción de ori­na y por ello del agua del or­ga­nis­mo), pa­ra compensar, fa­vo­re­ce­rá la pre­sen­cia de de­po­si­cio­nes de ma­yor con­sis­ten­cia.

Las ma­las com­bi­na­cio­nes de los ali­men­tos ( ver In­te­gral 395) pue­den con­tri­buir tam­bién a es­te au­men­to de con­sis­ten­cia de las he­ces y cau­sa-

rán fer­men­ta­ción y otras al­te­ra­cio­nes en las que el co­lon se irri­ta y au­men­ta de tem­pe­ra­tu­ra. Cuan­do se tie­ne es­te ti­po de se­que­dad con­vie­ne usar hier­bas que ayu­den a eva­cuar ga­ses, a en­friar al sis­te­ma y a hu­me­de­cer las de­po­si­cio­nes. Una mez­cla de fe­no­gre­co, cás­ca­ra sa­gra­da (Rham­nus purs­hia­na) y ol­mo ali­via­rán sin du­da los sín­to­mas de las he­ces du­ras.

EL ME­JOR LAXANTE

Los me­jo­res la­xan­tes son en reali­dad los ali­men­tos y so­bre to­do la fi­bra de los ve­ge­ta­les. Las vai­nas de al­ga­rro­bo, las nue­ces pe­ca­nas, el agar-agar, la ta­pio­ca y la fru­ta ma­du­ra son to­dos bien efi­ca­ces. Las ci­rue­las y los hi­gos son la­xan­tes y ade­más ayu­dan a me­jo­rar el equi­li­brio áci­do-bá­si­co del co­lon. Hay que de­jar re­mo­jar siem­pre du­ran­te una no­che la fru­ta se­ca si se uti­li­za co­mo laxante. Las ci­rue­las en re­mo­jo du­ran­te la no­che y to­ma­das por la ma­ña­na en ayu­nas au­men­tan la aci­dez del co­lon, eli­mi­nan el ex­ce­so de mu­co­si­da­des y mu­chas bac­te­rias, pe­ro to­ma­das en ex­ce­so pue­den per­ju­di­car la flo­ra in­tes­ti­nal e irri­tar las ve­nas he­mo­rroi­da­les o los pun­tos sen­si­bles del te­ji­do mu­co­so.

Los hi­gos, por su par­te, son al­ca­li­nos, emo­lien­tes y se­dan­tes, de mo­do que “re­fres­can” el in­tes­tino. Fa­vo­re­cen en de­fi­ni­ti­va el vo­lu­men de las he­ces, to­ni­fi­can el co­lon, au­men­tan la flo­ra y son be­ne­fi­cio­sos pa­ra las he­mo­rroi­des.

Es muy im­por­tan­te que ha­ya una pro­por­ción co­rrec­ta de fi­bra ve­ge­tal en la die­ta. En ca­sos de estreñimiento per­ti­naz pue­de to­mar­se sal­va­do de tri­go, cal­do de acel­gas (una ta­ci­ta an­tes de co­mer) y más ali­men­tos cru­dos. El fe­no­gre­co (al­hol­va) y el tri­go ger­mi­na­do ayu­da­rán a man­te­ner un co­lon sano en ge­ne­ral. Es­tos ger­mi­na­dos, in­ge­ri­dos cuan­do ya tie­nen sie­te días, ayu­da­rán a di­ge­rir los res­tos ali­men­ti­cios que a ve­ces for­man cos­tras en las pa­re­des in­tes­ti­na­les.

EM­BA­RA­ZO

Mu­chas hier­bas la­xan­tes son de­ci­di­da­men­te tó­xi­cas pa­ra la fi­sio­lo­gía fe­tal, co­mo las ho­jas o fo­lícu­los de sen y el aloe. De­ben evi­tar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo; in­clu­so la cás­ca­ra sa­gra­da, la frán­gu­la u otras es­pe­cies del gé­ne­ro Rham­nus de­ben evi­tar­se por­que, aun­que no sean di­rec­ta­men­te tó­xi­cas, son irri­tan­tes.

Los la­xan­tes más le­ves y se­gu­ros du­ran­te el em­ba­ra­zo son el ma­ná, la cor­te­za de no­gal o la raíz, las se­mi­llas de lino, el ol­mo ame­ri­cano y la hier­ba lui­sa (muy sua­ve). Es­tas hier­bas pue­den com­bi­nar­se con las se­mi­llas aro­má­ti­cas del hi­no­jo o del anís. Se aña­de apro­xi­ma­da­men­te una cu­cha­ra so­pe­ra de es­ta mez­cla por ca­da ta­za de agua, de las que se pue­den tomar unas tres al día. Sin em­bar­go, es más pru­den­te no usar nin­gún ti­po de laxante sin la pres­crip­ción de un buen her­bo­ris­ta. Las hier­bas que men­cio­na­mos son las me­nos tó­xi­cas.

HE­MO­RROI­DES

Co­mo se sa­be, las he­mo­rroi­des son de­bi­das a la con­ges­tión de las ve­nas de la mu­co­sa rec­tal. Pue­den lle­gar a irri­tar­se y a ul­ce­rar y son bas­tan­te do­lo­ro­sas. En­tre las cau­sas po­de­mos en­con­trar un blo­queo en el flu­jo san­guí­neo de las ve­nas del co­lon. En el em­ba­ra­zo son co­mu­nes, de­bi­do al au­men­to de la pre­sión en la pel­vis que en­len­te­ce la cir­cu­la­ción (y por lo tan­to cau­sa la va­ri­co­si­dad de las ve­nas). La pi­mien­ta de Ca­ye­na con­tri­bu­ye a es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción de la san­gre y evi­ta su con­ges­tión; la do­sis va­ria­rá se­gún la sen­si­bi­li­dad per­so­nal. Con­vie­ne em­pe­zar con pe­que­ñas can­ti­da­des en la co­mi­da o en el té, au­men­tan­do li­ge­ra­men­te la do­sis si no mo­les­ta.

Otras plan­tas, co­mo las or­ti­gas y el mus­go de Ir­lan­da au­men­tan asi­mis­mo la cir­cu­la­ción de la san­gre, lo cual ayu­da. Se de­be tra­tar tam­bién el estreñimiento, evi­tan­do tomar gran­des can­ti­da­des de sal, así co­mo de­ma­sia­do curry, pi­mien­ta ne­gra, jen­gi­bre y ca­ne­la, es­pe­cias que pue­den irri­tar el co­lon.

Si hay ul­ce­ra­ción o irri­ta­ción de las he­mo­rroi­des, un su­po­si­to­rio de pa­ta­ta pue­de ser útil. Pa­ra ello se cor­ta un pe­da­zo de pa­ta­ta cru­da del ta­ma­ño y de la for­ma del de­do me­ñi­que y se co­lo­ca du­ran­te la no­che. Ali­via real­men­te las he­mo­rroi­des. Ei ol­mo ame­ri­cano y las se­mi­llas de lino pue­den uti­li­zar­se tam­bién pa­ra ayu­dar en es­te pro­ble­ma (se to­man en for­ma de su­po­si­to­rio o de in­fu­sión).

DIA­RREA

La dia­rrea se de­be a ve­ces a un ba­zo dé­bil. Si és­te fun­cio­na co­rrec­ta­men­te, neu­tra­li­za las to­xi­nas que pe­ne­tran en el sis­te­ma y se eli­mi­nan del or­ga­nis­mo. Si la flo­ra in­tes­ti­nal es dé­bil, no po­drá con­tra­rres­tar las bac­te­rias des­fa­vo­ra­bles, co­mo las que se en­cuen­tran a ve­ces en el agua co­rrien­te en in­vierno o pri­ma­ve­ra.

Los ata­ques de dia­rrea pue­den pro­du­cir­se tam­bién por un mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do. Cual­quie­ra que sea su cau­sa, la dia­rrea pue­de ori­gi­nar una

pér­di­da con­si­de­ra­ble de agua y elec­tro­li­tos, lo que im­pi­de al sis­te­ma di­ges­ti­vo la nor­mal ab­sor­ción de los ali­men­tos. Es­to pro­du­ce de­bi­li­dad, ya que el or­ga­nis­mo no se ali­men­ta ade­cua­da­men­te.

Pa­ra com­ba­tir el es­ta­do dia­rrei­co es con­ve­nien­te be­ber agua de ce­ba­da o agua de arroz (her­vir una ta­za de ce­ba­da o una ta­za de arroz en ocho ta­zas de agua du­ran­te una ho­ra). El ju­go del apio, la le­che de co­co o de lima pue­den aña­dir­se a su vez, ya que tam­bién fa­vo­re­ce­rán al co­lon.

Las plan­tas as­trin­gen­tes que con­tro­lan un ex­ce­so de de­po­si­cio­nes pue­den ser tam­bién úti­les. El ro­ble blan­co, la raíz de bis­tor­ta y el ge­ra­nio son efec­ti­vos en es­te sen­ti­do. Las hier­bas an­ti­sép­ti­cas pue­den ser tam­bién úti­les si la dia­rrea se de­be a in­va­sio­nes bac­te­ria­nas pa­ra­si­ta­rias.

FLO­RA IN­TES­TI­NAL

Una flo­ra in­tes­ti­nal sa­na es esen­cial, ya que pro­du­ce vi­ta­mi­nas ti­po B. Al con­su­mir­la y di­ge­rir­la, es­ta flo­ra es tam­bién pro­tec­to­ra fren­te a la flo­ra pa­tó­ge­na. Al­gu­nos ali­men­tos ayu­dan a man­te­ner bien esa flo­ra, co­mo el ké­fir, el yo­gur, el mi­so, la col fer­men­ta­da (chu­crut), las nue­ces y otros fru­tos olea­gi­no­sos (ca­cahue­tes, al­men­dras, se­mi­llas de sé­sa­mo es­pe­cial­men­te). Por su­pues­to, una bue­na die­ta equi­li­bra­da ayu­da­rá a man­te­ner una flo­ra sa­na.

Sus­tan­cias que de­bi­li­tan la flo­ra son: el ex­ce­so de ajo (es­to va­ría se­gún los in­di­vi­duos), la raíz de fram­bue­so (Hy­dras­tis ca­na­den­sis) en ex­ce­so (más de tres cáp­su­las por día, ex­cep­to si se to­ma por pres­crip­ción mé­di­ca), ex­ce­so de enemas an­ti­bió­ti­cos, y por su­pues­to ata­ques de dia­rrea. Se de­be vol­ver a es­ta­ble­cer una flo­ra sa­na co­mien­do una die­ta ade­cua­da des­pués de pu­ri­fi­car el co­lon.

Re­cor­de­mos fi­nal­men­te que la in­tui­ción es a me­nu­do un buen guía en ma­te­ria de ali­men­ta­ción. Pe­ro no con­fun­da­mos los “an­to­jos” de to­do ti­po con lo que más con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.