Sal­van­do a los ani­ma­les de­ses­pe­ra­da­men­te

Integral - - Sumario - TEX­TOS: LAU­RA TO­RRES, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE SER­GI RA­MIS Y J AUME ROS­SE­LLÓ. AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: I G UALDAD ANI­MAL ( WWW. I G UALDADANIMAL. ORG) Y ANI­MA NATURALIS ( WWW. ANI­MANA­TU­RA­LIS. ORG)

La si­tua­ción de al­gu­nas es­pe­cies ani­ma­les es ya tan de­ses­pe­ra­da que de­be ser tra­ta­da con soluciones igual­men­te ex­tre­mas. En es­te ar­tícu­lo re­la­ta­mos al­gu­nas de las es­tra­te­gias que han de­bi­do uti­li­zar los cien­tí­fi­cos pa­ra con­ser­var par­te del pa­tri­mo­nio na­tu­ral. Al­gu­nas han si­do real­men­te cos­to­sas en di­ne­ro, me­dios y re­cur­sos hu­ma­nos, y otras tan sen­ci­llas que pa­re­ce im­po­si­ble que no se hu­bie­ran pues­to an­tes en prác­ti­ca.

To­das ellas son ori­gi­na­les, y unas po­cas do­lo­ro­sas. Pe­ro han ser­vi­do. Es la his­to­ria de unos cuan­tos éxi­tos.

El úl­ti­mo sim­po­sio in­ter­na­cio­nal so­bre di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca ce­le­bra­do ha­ce aho­ra dos años pu­so de ma­ni­fies­to que al me­nos 5.000 es­pe­cies ani­ma­les ·y 20.000 ve­ge­ta­les es­tán en pe­li­gro in­mi­nen­te de des­apa­re­cer de la Tie­rra. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han anun­cia­do ya que nos en­con­tra­mos a las puer­tas de la sex­ta gran ex­tin­ción del pla­ne­ta des­de que en él hay vida.

La ONU ha aus­pi­cia­do un acuer­do mun­dial pa­ra la pro­tec­ción de las más de 30 mi­llo­nes de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les exis­ten­tes en el mun­do -aun­que só­lo una pe­que­ña par­te de ellas ha­yan si­do cla­si­fi­ca­das- que re­que­ri­rá la in­ver­sión de 200.000 mi­llo­nes de pe­se­tas en los pró­xi­mos años.

Al­gu­nos ani­ma­les vi­ven si­tua­cio­nes tan crí­ti­cas que no pue­den es­pe­rar a que los go­bier­nos se pon­gan de acuer­do y lle­gue el di­ne­ro, por lo que bió­lo­gos y na­tu­ra­lis­tas de to­do el mun­do han de­bi­do echar­le mu­cha ima­gi­na­ción pa­ra pa­liar emi­nen­tes ex­tin­cio­nes. Es ver­dad que, en al­gu­nos ca­sos, es­ta in­ven­ti­va ha ido acom­pa­ña­da de fuer­tes in­ver­sio­nes, pe­ro en mu­chos otros han va­li­do más el uso del in­ge­nio que el del vil me­tal.

La es­tra­te­gia idea­da por el Ser­vi­cio de Bos­ques es­ta­dou­ni­den­se pa­ra sal­var al cón­dor de Ca­li­for­nia ha le­van­ta­do mu­cha po­lé­mi­ca en los úl­ti­mos años en­tre los con­ser­va­cio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos. Es­te gran ca­rro­ñe­ro se ex­ten­día an­ti­gua­men­te has­ta Florida por el es­te y la Co­lum­bia bri­tá­ni­ca por el nor­te. En la ac­tua­li­dad ocu­pa úni­ca­men­te dos pe­que­ñas re­gio­nes de la cos­ta oes­te y la Sie­rra Nevada al sur de Ca­li­for­nia.

Des­de 1987 no exis­ten ejem­pla­res en li­ber­tad del cón­dor de Ca­li­for­nia, ya que los seis úl­ti­mos in­di­vi­duos fue­ron cap­tu­ra­dos me­dian­te un sis­te­ma

de lan­za­mien­to de re­des con ca­ñón. En es­tos úl­ti­mos años se ha es­ta­do in­cen­ti­van­do su re­pro­duc­ción a fin de que pue­dan vol­ver a la vida sal­va­je. Las pri­me­ras pues­tas eran re­ti­ra­das por los bió­lo­gos pa­ra fa­vo­re­cer un se­gun­do hue­vo. Mien­tras los pa­dres cria­ban a és­te, una in­cu­ba­do­ra se en­car­ga­ba de man­te­ner vi­vo al pri­me­ro. Des­pués, una vez na­ci­do el po­llo, una es­pe­cie de tí­te­re que imi­ta a un cón­dor adul­to ha ser­vi­do pa­ra ali­men­tar ar­ti­fi­cial­men­te al re­cién na­ci­do.

De es­ta for­ma se ha con­se­gui­do un al­to ín­di­ce de éxi­tos y los pri­me­ros en­sa­yos pa­ra de­jar en li­ber­tad al­gu­nos ejem­pla­res dan re­sul­ta­dos es­pe­ran­za­do­res.

MU­ÑE­COS PA­RA TI­GRES

Hay paí­ses que, ló­gi­ca­men­te, no po­seen tan­to di­ne­ro co­mo EE.UU. pa­ra po­ner en prác­ti­ca sus es­tra­te­gias con­ser­va­cio­nis­tas. El ca­so del ti­gre en la In­dia es em­ble­má­ti­co a ni­vel mun­dial, ya que con una ges­tión co­rrec­ta se ha con­se­gui­do sal­var a es­te fe­lino de una ex­tin­ción que pa­re­cía se­gu­ra.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970, el go­bierno de ln­di­ra Gand­hi, a ins­tan­cias del or­ni­tó­lo­go in­glés Guy Mount­fort, de­li­mi­tó unas re­ser­vas es­ta­ble­ci­das al sur del Hi­ma­la­ya en las que el ti­gre que­da­ba to­tal­men­te pro­te­gi­do. En un prin­ci­pio hu­bo pro­tes­tas en el país, ya que las re­ser­vas te­nían que es­tar li­bres de gen­te, por lo que 33 pue­blos y más de 6.000 per­so­nas de­bían ser tras­la­da­das.

Pe­ro co­mo en los nue­vos em­pla­za­mien­tos se ins­ta­la­ron es­cue­las, dis­pen­sa­rios, po­zos y se do­na­ron tie­rras de cul­ti­vo la gen­te que­ría te­ner re­ser­vas cer­ca, por lo que al­gu­nas lo­ca­li­da­des que no de­bían ser des­pla­za­das pi­die­ron el cam­bio. La po­bla­ción de ti­gres au­men­tó rá­pi­da­men­te y en los años si­guien­tes la ve­ge­ta­ción se re­ge­ne­ró de for­ma es­pec­ta­cu­lar, al ver­se li­bre de la pre­sión hu­ma­na.

Pe­ro el in­cre­men­to de ti­gres ha su­pues­to tam­bién el re­torno de un pro­ble­ma ca­si ol­vi­da­do: los ata­ques a per­so­nas. No se tra­ta de una le­yen­da: los fe­li­nos en­fer­mos o vie­jos pre­fie­ren co­mer per­so­nas a otros ani­ma­les, ya que son más fá­ci­les de ca­zar. En re­gio­nes co­mo los Sun­der­bans –com­par­ti­da por In­dia y Ban­gla­desh– ca­da año se pro­du­cen 40 ata­ques a per­so­nas. Mu­chas mu­je­res mue­ren en el bos­que cuan­do van a re­co­lec­tar le­ña. La creen­cia po­pu­lar di­ce que los ti­gres nun­ca ata­can por la es­pal­da, por lo que al­gu­nos cam­pe­si­nos acu­den a sus ta­reas co­ti­dia­nas «ar­ma­dos» con una más­ca­ra que se po­nen en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za pa­ra así des­pis­tar al agre­si­vo fe­lino.

Las au­to­ri­da­des del Pro­yec­to Ti­gre han con­fia­do en una so­lu­ción más me- di­ta­da, aun­que sen­ci­lla. Han sem­bra­do las zo­nas por las que me­ro­dean ti­gres con mu­ñe­cos que si­mu­lan a per­so­nas en sus tra­ba­jos ha­bi­tua­les: en bar­ca por el río, en los cam­pos de arroz, en la sel­va cor­tan­do le­ña... El tru­co con­sis­te en que es­tos ma­ni­quíes es­tán elec­tri­fi­ca­dos, de ma­ne­ra que el ti­gre re­ci­be una des­car­ga en cuan­to se aba­lan­za so­bre ellos. De ese mo­do el pre­da­dor aso­cia la ima­gen del hom­bre con el ca­lam­bra­zo y de­ci­de bus­car otra pie­za me­nos con­flic­ti­va pa­ra su me­nú.

IGLÚS PA­RA AVES

En 1603, un bar­co es­pa­ñol se re­fu­gió de la tor­men­ta en una de las pla­yas de las is­las Ber­mu­das, en el Atlán­ti­co oc­ci­den­tal. Los ma­ri­ne­ros se ate­rro­ri­za­ron an­te los mi­les de fan­tas­ma­gó­ri­cas for­mas ala­das que lan­za­ban un agrio gri­to que ellos in­ter­pre­ta­ron co­mo «cahow, cahow». Así die­ron nom­bre a un ele­gan­te pe­trel que vein­te años más tar­de se da­ba por des­apa­re­ci­do. Ha­bía ser­vi­do de rancho pa­ra los ma­ri­ne­ros, y los po­cos que que­da­ban fue­ron ani­qui­la­dos por los cer­dos y ga­tos in­tro­du­ci­dos por los co­lo­nos.

A prin­ci­pios de los años se­sen­ta se re­des­cu­brió el cahow. Die­ci­séis pa­re­jas aún vi­vían en los is­lo­tes más ale­ja­dos y so­li­ta­rios del ar­chi­pié­la­do. Pe­ro allí los fae­to­nes co­li­blan­cos, un ave con la que

no es­ta­ba ha­bi­tua­da a com­pe­tir, se co­mían sus hue­vos. Es­ta vez el hom­bre ha te­ni­do opor­tu­ni­dad, tres si­glos des­pués, de pa­liar el pro­ble­ma que ori­gi­nó, y ha idea­do unos ni­dos ar­ti­fi­cia­les con un pa­si­llo de en­tra­da y una ca­vi­dad fi­nal, al es­ti­lo de un iglú. La an­chu­ra del pa­sa­di­zo im­pi­de el pa­so de los fae­to­nes, pe­ro no el de los cahow, de ta­lla me­nor. En 1982 el nú­me­ro de pa­re­jas se ha­bía du­pli­ca­do gra­cias a es­ta sen­ci­lla so­lu­ción, y con­ti­núan au­men­tan­do, a pe­sar de que otros pro­ble­mas co­mo la con­ta­mi­na­ción de las aguas oceá­ni­cas si­guen aco­sán­do­les.

LAS HUE­LLAS DEL KOALA

Cien­tí­fi­cos de la uni­ver­si­dad aus­tra­lia­na de Queens­land han in­ven­ta­do un sen­ci­llo y ori­gi­nal sis­te­ma pa­ra di­fi­cul­tar el trá­fi­co ile­gal de koa­las, muy ex­ten­di­do por to­do el mun­do. Es­te sim­pá­ti­co co­me­dor de ho­jas de eu­ca­lip­to, ca­si un mu­ñe­co de pe­lu­che, es tan man­so que pa­re­ce la mas­co­ta ideal pa­ra mu­chos ni­ños de los paí­ses ri­cos. Por eso cien­tos de ellos son ca­za­dos ile­gal­men­te ca­da año pa­ra ser ven­di­dos a pre­cios ele­va­dos en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Aho­ra la po­li­cía aus­tra­lia­na, a ins­tan­cias de la uni­ver­si­dad de Queens­land, es­tá «fi­chan­do» a los koa­las. A pe­sar de que es­tos ani­ma­les no po­seen hue­llas dac­ti­la­res, las pun­tas de los de­dos for­man unas ru­go­si­da­des ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da in­di­vi­duo, lo que per­mi­te iden­ti­fi­car­les sin error. Se cree que es­te mé­to­do se­rá más efi­caz que las tar­je­tas elec­tró­ni­cas col­ga­das al cue­llo, sis­te­ma se­gui­do an­te­rior­men­te pe­ro que po­día ser eli­mi­na­do fá­cil­men­te por los tra­fi­can­tes.

Los úl­ti­mos cai­ma­nes ne­gros de Bolivia –en­tre 150 y 200 ejem­pla­res– han so­bre­vi­vi­do en la fin­ca de un in­dus­trial ga­na­de­ro. La ope­ra­ción Cai­mán Car­los, desa­rro­lla­da a lo lar­go de 1990, con­sis­tió en hip­no­ti­zar a ca­da uno de los ejem­pla­res pa­ra des­pués tras­la­dar­los en he­li­cóp­te­ro has­ta zo­nas se­gu­ras de la sel­va. To­do ello fue po­si­ble gra­cias a la fi­nan­cia­ción de una fun­da­ción ale­ma­na y a que el Ejér­ci­to pres­tó sus uni­da­des de lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co pa­ra el trans­por­te de los rep­ti­les. Otros ca­sos ilus­tres de tras­la­do de es­pe­cies, aun­que sin hip­no­tis­mo de por me­dio, son el del pi­gar­go ca­be­ci­blan­co abun­dan­te en No­rue­ga pe­ro que se ha­bía ex­tin­gui­do de Es­co­cia y fue lle­va­do en bar­co, o el del dra­gón de Ko­mo­do, en­dé­mi­co de es­ta is­la in­do­ne­sia, que ha si­do «ex­por­ta­do» a otras is­las ve­ci­nas a fin de pre­ve­nir una epi­de­mia u otro fac­tor que pu­die­ra aca­bar con la po­bla­ción de Ko­mo­do.

El águi­la cal­va, sím­bo­lo na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta­ba en pe­li­gro de ex­tin­ción en to­do el país ex­cep­tuan­do Alas­ka, pe­ro el ac­ci­den­te del pe­tro­le­ro Ex­xon Val­dez en 1989 aca­bó con el 70% de las ni­di­fi­ca­cio­nes de ese año, por lo que la si­tua­ción de és­ta es­pec­ta­cu­lar ra­paz se con­vir­tió en dra­má­ti­ca. Ade­más, las aves adul­tas mu­rie­ron al in­ge­rir ali­men­to pe­tro­lea­do o por fal­ta de sal­mo­nes, prin­ci­pal com­po­nen­te de su die­ta.

Tras el ac­ci­den­te del Ex­xon, vo­lun­ta­rios de to­do el país cons­tru­ye­ron un cen­tro pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de las águi­las cal­vas don­de los ejem­pla­res he­ri­dos e irre­cu­pe­ra­bles pa­ra la vida en li­ber­tad son cui­da­do­sa­men­te tra­ta­dos pa­ra la cría en cau­ti­ve­rio. Del éxi­to re­pro­duc­tor en los pró­xi­mos años de­pen­de­rá el fu­tu­ro de es­ta es­pe­cie.

DE­CI­SIO­NES DRÁS­TI­CAS

El pre­si­den­te Ro­ben Mu­ga­be de Zim­bab­we ha LOr­na­do una de las de­ci­sio­nes pa­ra la con­ser­va­ción más po­lé­mi­cas de la his­to­ria. An­te la pro­gre­si­va dis­mi­nu­ción de ri­no­ce­ron­tes ne­gros –la po­bla­ción mun­dial se re­du­ce a 3.500

ejem­pla­res, ca­si to­dos en ese país afri­cano– ha or­ga­ni­za­do un gru­po de éli­te for­ma­do por ex-gue­rri­lle­ros que lu­cha­ron por la in­de­pen­den­cia.

Es­te gru­po cuen­ta con dos he­li­cóp­te­ros de com­ba­te y tie­ne or­den de dis­pa­rar a ma­tar con­tra to­do fur­ti­vo que sea sor­pren­di­do ca­zan­do ri­no­ce­ron­tes ne­gros. La drás­ti­ca de­ci­sión ha da­do co­mo re­sul­ta­do la muer­te de ca­si un cen­te­nar de ca­za­do­res ile­ga­les y dos sol­da­dos. Los he­li­cóp­te­ros fue­ron su­mi­nis­tra­dos por or­ga­ni­za­cio­nes con­ser­va­cio­nis­tas sue­cas, que han re­ci­bi­do fuer­tes crí- ti­cas por ello. Corno ha su­pues­to un des­cen­so im­por­tan­te en el fur­ti­vis­mo, otros paí­ses co­mo Ke­nia han in­cor­po­ra­do es­ta lu­cha a muer­te en su es­tra­te­gia con­ser­va­cio­nis­ta.

Tam­bién el go­bierno de Chi­na ha de­ci­di­do cas­ti­gar con la pe­na de muer­te a los ca­za­do­res de osos pan­da, co­mo me­di­da pa­ra aca­bar con la ca­za ile­gal de es­te ai­lu­ró­po­do que pa­re­ce con­de­na­do a ex­tin­guir­se en la vida sal­va­je.

En Na­mi­bia el go­bierno de­ci­dió aca­bar con el trá­fi­co de ri­no­ce­ron­tes cap­tu­rán­do­los y cor­tán­do­les el cuerno, lo úni­co que tie­ne va­lor en el mer­ca­do. Aho­ra los ri­no­ce­ron­tes na­mi­bios deam­bu­lan por los par­ques sin sus es­pec­ta­cu­la­res de­fen­sas, pe­ro vi­vos, ya que los fur­ti­vos han de­ja­do de te­ner in­te­rés por ellos.

La po­bla­ción de ri­no­ce­ron­tes de Ja­va se en­cuen­tra en una si­tua­ción aún más de­ses­pe­ra­da. Su po­bla­ción ac­tual se re­du­ce a 59 in­di­vi­duos, re­clui­dos en el par­que na­cio­nal de Ujung­ku­lon. El World Wi­de Found (WWF) fi­nan­cia un con­teo que se ha pues­to en mar­cha en 1991 y que con­sis­te en se­guir a los ri­no­ce­ron­tes por sa­té­li­te, fo­to­gra­fián­do­les pa­ra co­no­cer sus mo­vi­mien­tos y sa­ber si tie­nen crías. Los fur­ti­vos si­guen ac­tuan­do en Ujung­ku­lon, a pe­sar de que las au­to­ri­da­des in­do­ne­sias cas­ti­gan con cin­cuen­ta años de cár­cel la muer­te de un rinoceronte.

En los paí­ses don­de las au­to­ri­da­des mues­tran una to­tal in­di­fe­ren­cia por su fau­na, co­mo en Es­pa­ña, en­ti­da­des pri­va­das se en­car­gan de la sal­va­ción del que­bran­tahue­sos. Es­ta ma­jes­tuo­sa ave ca­rro­ñe­ra tie­ne sus úl­ti­mas pa­re­jas ni­di­fi­can­tes de Eu­ro­pa en el Pi­ri­neo, ha­bién­do­se ex­tin­gui­do ya en Ca­zor­la y los Al­pes. El Pro­yec­to Gy­pae­tus, im­pul-

sa­do por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO), or­ga­ni­za la vi­gi­lan­cia de los ni­dos pa­ra que los ani­ma­les no sean mo­les­ta­dos o los hue­vos ro­ba­dos. Gru­pos de vo­lun­ta­rios ase­so­ra­dos por bió­lo­gos vi­ven en con­di­cio­nes bas­tan­te du­ras du­ran­te to­da la épo­ca de ni­di­fi­ca­ción, acam­pa­dos en la nie­ve y le­jos de los nú­cleos de po­bla­ción. El ICONA, la Guar­dia Ci­vil y el Par­que Na­cio­nal de Or­de­sa han co­men­za­do a co­la­bo­rar ofre­cien­do su in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro la fi­nan­cia­ción del pro­yec­to ha si­do to­tal­men­te pri­va­da.

PRE­MIO POR UN PO­LLO

En Fi­li­pi­nas los efec­ti­vos de águi­la mo­ne­ra, sím­bo­lo del país, han caí­do en pi­ca­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. En 1910 la­po­bla­ción de la is­la de Min­da­nao se es­ti­ma­ba en 1.200 in­di­vi­duos, mien­tras que el cen­so de 1970 arro­ja­ba un sal­do de en­tre 30 y 60 ejem­pla­res. Ade­más de de­cla­rar la pro­tec­ción to­tal de la es­pe­cie, las au­to­ri­da­des fi­li­pi­nas han idea­do un ori­gi­nal sis­te­ma, que im­pli­ca a la po­bla­ción lo­cal.

Los in­dí­ge­nas que en­cuen­tren un ni­do con hue­vos de es­ta águi­la se­rán pre­mia­dos con 1.000 pe­sos, y otros mil si el po­llo lle­ga a vo­lar. La gen­te se mos­tró muy in­tere­sa­da en el pro­yec­to, e in­clu­so en de­fen­der per­so­nal­men­te los ni­dos de mo­les­tias e in­je­ren­cias hu­ma­nas.

El ca­so de las gru­llas si­be­ria­nas fue el pri­me­ro de co­la­bo­ra­ción es­tre­cha en­tre la Unión So­vié­ti­ca y los Es­ta­dos Uni­dos mu­cho an­tes de que lle­ga­ran el fi­nal de la gue­rra fría, el des­hie­lo po­lí­ti­co y la dis­ten­sión. Es­ta gru­lla tie­ne un com­por­ta­mien­to bas­tan­te an­ti­so­cial. Pre­fie­re ni­di­fi­car en so­li­ta­rio, y an­ti­gua­men­te ha­bía ocu­pa­do gran­des ex­ten­sio­nes de Si­be­ria, aun­que en la ac­tua­li­dad se lo­ca­li­za en pe­que­ños em­pla­za­mien­tos de la URSS, Chi­na e In­dia.

Un cos­to­so pro­yec­to de coope­ra­ción so­vié­ti­co nor­te­ame­ri­cano pues­to en mar­cha en 1982 ha per­mi­ti­do re­ge­ne­rar las po­bla­cio­nes de gru­lla si­be­ria­na. Aun­que es­tas aves po­nen dos hue­vos, só­lo uno de ellos so­bre­vi­ve. El po­llo que na­ce en pri­mer lu­gar ma­ta a su her­mano a picotazos. Los cien­tí­fi­cos so­vié­ti­cos re­ti­ra­ron los se­gun­dos hue­vos de los ni­dos y los en­via­ron en avión a la ln­ter­na­tio­nal Cra­ne Foun­da­tion de EEUU pa­ra su eclo­sión y cría ma­nual.

El «ro­bo» del se­gun­do hue­vo es­ti­mu­la­ba a las gru­llas a po­ner un ter­ce­ro que tam­bién era sus­traí­do. Con ése se en­sa­yó una in­cu­ba­ción con pa­dres adop­ti­vos, pro­ta­go­ni­za­da por gru­llas co­mu­nes, que tam­bién dio re­sul­ta­do.

A pe­sar de to­dos los fe­li­ces acon­te­ci­mien­tos re­la­ta­dos aquí, la po­lí­ti­ca con­ser­va­cio­nis­ta mun­dial fo­men­ta que sean los há­bi­tats en lu­gar de las es­pe­cies con­cre­tas los que se pro­te­jan, co­mo me­di­da mu­cho más efi­caz, ra­zo­na­ble y eco­nó­mi­ca.

El re­des­cu­bri­mien­to en 1986 de la sub­es­pe­cie cu­ba­na del pi­to de pi­co de mar­fil en un pe­que­ño bos­que de la is­la ca­ri­be­ña pro­vo­có la reac­ción in­me­dia­ta del go­bierno: se des­vió una gran ca­rre­te­ra que de­bía cru­zar el área en la que vi­vía es­te pá­ja­ro car­pin­te­ro, se de­cre­tó una zo­na de pro­tec­ción de 22.00 hec­tá­reas y se cons­tru­ye­ron dos es­ta­cio­nes bio­ló­gi­cas que han co­men­za­do pro­gra­mas de edu­ca­ción am­bien­tal pa­ra los escolares de La Habana. Es­ta se­rie de me­di­das pa­re­cen más ló­gi­cas que los in­ten­tos de­ses­pe­ra­dos y cos­to­sos por sal­var a es­pe­cies de­pau­pe­ra­das. Pe­ro la sin­ra­zón de la des­truc­ción del pla­ne­ta y su vida sal­va­je no pue­de me­dir­se con pa­rá­me­tros ra­cio­na­les. Mien­tras tan­to, se­rán ne­ce­sa­rias ac­cio­nes de­ses­pe­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.