El bo­ti­quín na­tu­ris­ta

Re­me­dios na­tu­ra­les y efi­ca­ces pa­ra las do­len­cias y ac­ci­den­tes co­ti­dia­nos.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: RE­DAC­CIÓN IN­TE­GRAL

Es una bue­na idea te­ner en ca­sa, en un lu­gar fres­co y se­co, un «bo­ti­quín» o un pe­que­ño es­tan­te o ar­ma­rio de ma­de­ra, con las plan­tas me­di­ci­na­les y re­me­dios de uso ha­bi­tual. Va­mos a ver al­gu­nos ejem­plos.

«PRI­ME­ROS AU­XI­LIOS»

Una que­ma­du­ra con el asa de un re­ci­pien­te pa­ra ca­len­tar agua me dio la idea de pre­pa­rar un bo­ti­quín de pri­me­ros au­xi­lios com­pues­to por ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za. Sa­bía que exis­tían al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les a las cre­mas y an­ti­sép­ti­cos co­mer­cia­les, y que en una emer­gen­cia no que­ría per­der tiem­po con grue­sos li­bros en bus­ca de la me­jor plan­ta me­di­ci­nal.

Que­ría te­ner va­rios re­me­dios pre­pa­ra­dos pa­ra ese mo­men­to. De­ci­dí es­co­ger el tra­ta­mien­to de los pro­ble­mas más fre­cuen­tes y los que po­día tra­tar, con ma­yor fa­ci­li­dad y se­gu­ri­dad en ca­sa.

Los si­guien­tes re­me­dios son la so­lu­ción a esos pro­ble­mas, o una pri­me­ra cu­ra has­ta que lle­gue el mé­di­co en los ca­sos más se­rios.

Las plan­tas me­di­ci­na­les del bo­ti­quín de ur­gen­cias pue­den ser ad­qui­ri­das en di­fe­ren­tes es­ta­dos: deseca­das, fres­cas, en tin­tu­ra o en cáp­su­las. Re­co­ge­re­mos o ele­gi­re­mos las que no ha­yan si­do tra­ta­das quí­mi­ca­men­te y, por des­con­ta­do, no ha­yan si­do irra­dia­das pa­ra alar­gar su con­ser­va­ción (es una prác­ti­ca to­da­vía fre­cuen­te en al­gu­nos paí­ses). Las tin­tu­ras contienen una ba­se al­cohó­li­ca, aun­que en al­gu­nos ca­sos pue­de ser acuo­sa. Las plan­tas me­di­ci­na­les se con­su­men pre­fe­ren­te­men­te en for­ma de in­fu­sión, aun­que tam­bién se pue­den en­con­trar en for­ma de cáp­su­las.

PICADURAS DE IN­SEC­TOS

Un re­me­dio muy útil pa­ra ali­viar las picaduras y mor­de­du­ras es la tin­tu­ra de ro­me­ro apli­ca­da di­rec­ta­men­te en la he­ri­da, que ali­via el do­lor y la hin­cha­zón. Es pru­den­te sa­lir al cam­po con una mez­cla for­ma­da, a par­tes igua­les, por acei­tes esen­cia­les de eu­ca­lip­to, men­ta, ca­je­put, enebro y cla­vo. Es muy útil pa­ra ali­viar las picaduras de in­sec­tos, ma­gu­lla du­ras, que­ma­du­ras (por fuego y por el sol) y mo­ra­dos.

Pa­ra el tra­ta­mien­to de las picaduras de abe­ja, en pri­mer lu­gar, hay que ex­traer el agui­jón con cui­da­do; es pre­fe­ri­ble ha­cer lo con una agu­ja has­ta que sal­ga al ex­te­rior en lu­gar de in­ten­tar ex­pri­mir la pi­ca­du­ra, pues­to que de es­ta for­ma se fa­ci­li­tar­la una ma­yor ab­sor­ción del ve­neno. A con­ti­nua­ción, la­ve bien la zo­na con agua y ja­bón. Apli­que so­bre la he­ri­da hie­lo y una mez­cla pas­to­sa de sal con agua pa­ra ex­traer el ve­neno.

Si tie­ne náu­seas, vó­mi­tos, ten­sión en el pe­cho, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, ma­reo, len­gua hin­cha­da y/o des­ma­yo, son sín­to­mas de una reac­ción alér­gi­ca al ve­neno de abe­ja. Si ya le ha pa­sa­do al­gu­na vez, o le ha pa­sa­do a al­gún miem­bro de su fa­mi­lia, qui­zá le re­sul­te útil te­ner adre­na­li­na y una je­rin­gui­lla a mano pa­ra ca­sos real­men­te se­ve­ros.

Pa­ra las picaduras de ara­ña tam­bién va bien apli­car hie­lo a la he­ri­da pa­ra en­len­te­cer la ab­sor­ción del ve­neno.

QUE­MA­DU­RAS

Las que­ma­du­ras ca­se­ras y so­la­res que ocu­rren con ma­yor fre­cuen­cia son las su­per­fi­cia­les (de pri­mer gra­do). Se ca­rac­te­ri­zan por en­ro­je­ci­mien­to de la piel y am­po­llas. No son pe­li­gro­sas, pe­ro pue­den re­sul­tar muy do­lo­ro­sas. Exis­te una cos­tum­bre (apli­car man­te­qui­lla so­bre la que­ma­du­ra) que no es acon­se­ja­ble, por­que es una prác­ti­ca fa­ci­li­ta la in­fec­ción.

Pa­ra que­ma­du­ras su­per­fi­cia­les lo pri­me­ro que hay que ha­cer es po­ner la zo­na que­ma­da bajo el gri­fo, du­ran­te quin­ce mi­nu­tos. A con­ti­nua­ción, se apli­ca un pa­ño im­preg­na­do en vi­na­gre so­bre la zo­na que­ma­da. Eso re­du­ce la in­fla­ma­ción y cal­ma el do­lor.

El acei­te de ca­je­put ( Me­la­leu­ca al­ter­ni­fo­lia) es qui­zá la pri­me­ra op­ción co­mo un­güen­to pa­ra las que­ma­du­ras. Mi ma-

dre se hi­zo una que­ma­du­ra en el bra­zo mien­tras co­ci­na­ba, el pri­mer día que com­pré una bo­te­lla de es­te acei­te. Se lo apli­qué di­rec­ta­men­te y nos que­da­mos ma­ra­vi­lla­dos de su efec­ti­vi­dad; el do­lor em­pe­zó a dis­mi­nuir in­me­dia­ta­men­te y la que­ma­du­ra em­pe­zó a cu­rar­se. Des­de en­ton­ces es mi re­me­dio fa­vo­ri­to pa­ra las que­ma­du­ras ca­se­ras.

Otros fi­to­te­ra­peu­tas pre­fie­ren apli­car ex­trac­to de Aloe ve­ra en las que­ma­du­ras ca­se­ras, pe­ro no en las so­la­res de­bi­do a su li­ge­ro efec­to des­hi­dra­tan· te. Pue­de te­ner una plan­ta de aloe en ca­sa (se to­ma una ho­ja y se ex­pri­me el ju­go so­bre la piel), o bien ad­qui­rir gel de aloe en una tien­da dietética, que tam­bién le po­drá ser­vir pa­ra via­jes. Otro re­me­dio ex­ce­len­te es la cre­ma o tin­tu­ra de ca­lén­du­la (en reali­dad ali­via la ma­yo­ría de pa­de­ci­mien­tos cu­tá­neos). La tin­tu­ra de hi­pé­ri­co ( Hy­pe­ri­cum per­fo­ra­tum) es­tá in­di­ca­da en que­ma­du­ras más im­por­tan­tes (de se­gun­do gra­do, con hin­cha­zón, am­po­llas y se­cre­ción de lí­qui­do); con­vie­ne apli­car­la con un cuen­ta­go­tas pa­ra no rom­per las am­po­llas.

Be­ber una in­fu­sión de hi­pé­ri­co ali­via el do­lor cau­sa­do por la que­ma­du­ra. En las que­ma­du­ras más gra­ves (de ter­cer gra­do) no apli­que na­da so­bre ellas; pro­té­ja­las con un pa­ño lim­pio y acu­da a un mé­di­co cuan­to an­tes. Pa­ra ali­viar el do­lor pro­du­ci­do por una que­ma­du­ra va bien ele­var la zo­na que­ma­da por en­ci­ma del ni­vel del co­ra­zón, a fin de en len­te­cer la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

COR­TES Y CAR­DE­NA­LES

En pri­mer lu­gar, hay que la­var bien la he­ri­da y su­mer­gir­la en agua he­la­da en el ca­so de que no pa­re la he­mo­rra­gia. Si és­ta aún se man­tie­ne, de­be­rá apli­car un al­go­dón o una ga­sa so­bre la he­ri­da y pre­sio­nar con fir­me­za. Man­ten­ga la ga­sa du­ran­te un ra­to, pues­to que si la qui­ta pron­to pue­de pro­vo­car que la he­ri­da vuel­va a san­grar. El zu­mo de li­món es ex­ce­len­te pa­ra evi­tar la in­fec­ción de las he­ri­das.

El ár­ni­ca es la plan­ta me­di­ci­nal más efec­ti­va con­tra los car­de­na­les (equi­mo­sis). Se pue­de apli­car en for­ma de enema o tin­tu­ra, pe­ro evi­tan­do que pe­ne­tre den­tro de una he­ri­da abier­ta. El hie­lo pue­de ayu­dar, asi­mis­mo, a dis­mi­nuir la hin­cha­zón.

IN­TO­XI­CA­CIO­NES CA­SE­RAS

Un ac­ci­den­te casero que ocu­rre a los ni­ños con cier­ta fre­cuen­cia es la in­ges­tión de pro­duc­tos de lim­pie­za, di­sol­ven­tes o fár­ma­cos. En es­tos ca­sos lo pri­me­ro y más im­por­tan­te que hay que ha­cer es pe­dir in­for­ma­ción pa­ra ac­tuar de la for­ma más co­rrec­ta, pues­to que en unos ca­sos es­tá in­di­ca­do in­du­cir el vó­mi­to mien­tras en otros es­tá ab­so­lu­ta­men­te con­tra­in­di­ca­do. Ade­más, tam­bién con­vie­ne sa­ber la for­ma más co­rrec­ta de pro­vo­car­lo.

El Cen­tro Na­cio­nal de To­xi­co­lo­gía (Tel. 91 262 04 20) in­for­ma ama­ble­men­te de los pa­sos co­rrec­tos a se­guir en es­tos ca­sos. Con­vie­ne te­ner de an­te­mano, an­tes de lla­mar, da­tos im­por­tan­tes co­mo el pro­duc­to in­ge­ri­do (el nom­bre co­mer­cial es su­fi­cien­te), edad y pe­so de la per­so­na in­to­xi­ca­da y en qué es­ta· do se en­cuen­tra. Si la víc­ti­ma es­tá in­cons­cien­te, de­be­rá com­pro­bar­se que na­da di­fi­cul­ta su res­pi­ra­ción y lle­var­la di­rec­ta­men­te al hos­pi­tal.

PI­COR

El pi­cor en sí mis­mo no re­pre­sen­ta nin­gu­na ur­gen­cia, pe­ro es un sín­to­ma muy mo­les­to. Pue­de ser de­bi­do a mul­ti­tud de cau­sas (ec­ce­ma, picaduras, rash, aler­gia, etc.). Un buen re­me­dio con­sis­te en apli­car una in­fu­sión con ho­jas de ha­ma­me­lis ( Ha­ma­me­lis vir­gi­nia­na). Es­ta so lu­ción ali­via ins­tan­tá­nea pe­ro tem­po­ral­men­te el pi­cor por picaduras de in­sec­tos. El gel de aloe ali­via el pi­cor aun­que pue­de des· hi­dra­tar un po­co la piel. Las cre­mas de ca­lén­du­la tie­nen tam­bién las mi smas pro­pie­da­des sua­vi­zan­tes.

MA­REO DE VIA­JE

Hay per­so­nas con una es­pe­cial fa­ci­li­dad pa­ra ma­rear­se cuan­do via­jan, tan­to si es

en co­che, en bar­co o en avión. Ade­más, es­ta molestia es con­ta­gio­sa. Pue­de pa­re­cer cruel, pe­ro si es­tás con una per­so­na que se ma­rea y tú tie­nes ten­den­cia a ello, se­rá me­jor que te ale­jes de ella por el «efec­to do­mi­nó». Si vas en bar­co con ma­la mar alé­ja­te de los olo­res des­agra­da­bles (co­mo la ga­so­li­na, el pes­ca­do, o los la­va­bos).

Si vas en co­che, in­ten­ta sen­tar­te en el asien­to an­te­rior, man­tén la vis­ta ha­cia ade­lan­te y fi­ja la mi­ra­da en un pun­to del ho­ri­zon­te. En to­dos es­tos ca­sos va muy bien el té de jen­gi­bre (una in­fu­sión con 3-5 tro­zos de raíz de jen­gi­bre cor­ta­dos en cu­bi­tos).

Otra so­lu­ción es la acu­pre­sión. Se tra­ta de apli­car pre­sión so­bre el de­no­mi­na­do pun­to P.6 del an­te­bra­zo (en la ca­ra in­ter­na de la mu­ñe­ca, a unos dos de­dos de la ba­se de la mano, en­tre los ten­do­nes). Ac­tual­men­te se co­mer­cia­li­zan unas mu­ñe­que­ras con una bo­li­ta que se co­lo­ca a ese ni­vel que ejer­ce una pre­sión con­ti­nua. Ca­da uno se pue­de mon­tar un apa­ño pa­re­ci­do, co­mo han he­cho y uti­li­za­do los ma­ri­nos de to­das las épo­cas.

TOR­CE­DU­RAS

En pri­mer lu­gar, es muy be­ne­fi­cio­so apli­car frío a la tor­ce­du­ra in­me­dia­ta­men­te des­pués de que és­ta ocu­rra. Man­tén la ar­ti­cu­la­ción ele­va­da por en­ci­ma del ni­vel del co­ra­zón, pa­ra mi­ni­mi­zar la hin­cha­zón. La apli­ca­ción de tin­tu­ra de ár­ni­ca en esa zo­na es muy be­ne­fi­cio­sa. Si no de­sa­pa­re­ce el do­lor y la hin­cha­zón de­be­rás acu­dir al mé­di­co pa­ra ase­gu­rar­te de que no hay na­da ro­to.

DO­LOR DE MUE­LAS

Po­cos pro­ble­mas pue­den ser tan mo­les­tos co­mo un do­lor de mue­las en un fin de se­ma­na. Una sen­ci­lla com­pre­sa de agua fría pue­de re­du­cir la hin­cha­zón. Pa­ra el do­lor, pue­des apli­car una bo­la de al­go­dón em­pa­pa­da en acei­te de cla­vo en la zo­na de la en­cía ve­ci­na al diente afec­ta­do. Re­cien­te­men­te tu­ve que po­ner en prác­ti­ca es­te re­me­dio y pu­de aguan­tar el fin de se­ma­na has­ta que el lu­nes acu­dí al den­tis­ta. Es­te acei­te ador­me­ce la zo­na tra­ta­da, de for­ma que hay que ir con cui­da­do de que no en­tre en con­tac­to con la len­gua u otras zo­nas de la bo­ca. Tam­po- co lo tie­nes que de­jar más de unos mi­nu­tos, pues­to que po­dría aca­bar irri­tan­do la mu­co­sa bu­cal.

Otro re­me­dio que te pue­de sa­car de un apu­ro con­sis­te en man­te­ner un diente de ajo en­tre la mue­la afec­ta­da y la mu­co­sa bu­cal.

VÓ­MI­TOS Y DIARREAS

El me­jor tra­ta­mien­to pa­ra las in­di­ges­tio­nes es la die­ta ab­so­lu­ta (no in­ge­rir na­da) y un sen­ci­llo re­me­dio de hi­dro­te­ra­pia: apli­car una com­pre­sa de agua fría. Se tra­ta de co­lo­car un pa­ño de hilo mo­ja­do en agua fría so­bre la ba­rri­ga y a con­ti­nua­ción en­vol­ver el ab­do­men con una toa­lla, que su­je­ta­re­mos por ejem­plo con agu­jas im­per­di­bles o un ve­le­ro pre­pa­ra­do al efec­to. Es­ta com­pre­sa se man­tie­ne du­ran­te to­da una no­che, por ejem­plo.

Tam­bién es­tá in­di­ca­da la in­ges­ta de zu­mo de col fer­men­ta­da (sauer­kraut) has­ta que los vó­mi­tos o la dia­rrea han re­mi­ti­do. Ha de fun­cio­nar an­tes de un par de ho­ras (sue­le ha­cer efec­to al ca­bo de 45 mi­nu­tos). Tam­bién se pue­de uti­li­zar el zu­mo de col fresca.

Ar­ni­ca mon­ta­na

Aco­ni­tum Hy­pe­ri­cum Aloe Ve­ra Symphy­tum of­fi­ci­na­lis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.