Vi­vir en ca­sa sa­na

Aho­rrar, re­ci­clar, re­uti­li­zar… pa­ra que to­dos po­da­mos vi­vir me­jor.

Integral - - Su­ma­rio - TEX­TOS: LAU­RA TORRES, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DE BRIGITTE BUR­GER Y JO­SEP VI­VER (www. me­su­res. cat)

Apli­can­do una se­rie de me­di­das po­de­mos lo­grar que nues­tro ho­gar re­sul­te más sano pa­ra quie­nes vi­vi­mos en él y, a la vez, me­nos no­ci­vo pa­ra el me­dio am­bien­te. Ade­más, ya es po­si­ble diag­nos­ti­car las en­fer­me­da­des de la vi­vien­da con sen­ci­llos dis­po­si­ti­vos que nos in­for­man so­bre los efec­tos per­ju­di­cia­les de la con­ta­mi­na­ción que «no se ve». To­mar me­di­das, ade­más de eco­nó­mi­co y sa­lu­da­ble, es be­ne­fi­cio­so pa­ra el pla­ne­ta.

VI­VIR EN CA­SA SA­NA. EL BA­ÑO

Pe­ro ¿có­mo vi­vir en una ca­sa sa­na cuan­do las con­di­cio­nes no acom­pa­ñan? La in­men­sa ma­yo­ría no te­ne­mos al al­can­ce de la mano la po­si­bi­li­dad de mu­dar­nos a nues­tra ca­sa ideal. Pe­ro po­de­mos apli­car trans­for­ma­cio­nes que, por otro la­do, aba­ra­tan el cos­te de la vi­da: re­ci­clar, re­uti­li­zar, evi­tar o re­cha­zar de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos. Ca­da rin­cón de la ca­sa me­re­ce apli­car me­di­das con­cre­tas, aun­que en es­ta oca­sión pres­ta­re­mos es­pe­cial aten­ción al ba­ño, la co­ci­na y los dormitorios.

EI ba­ño es un ver­da­de­ro la­bo­ra­to­rio quí­mi­co. don­de se con­cen­tran can­ti­da­des a ve­ces pe­li­gro­sas de pro­duc­tos pa­ra la lim­pie­za y el cui­da­do per­so­nal. Y es el pa­raí­so del de­rro­che de agua. De­be­mos li­mi­tar al má­xi­mo la quí­mi­ca em­plean- do bue­nos sus­ti­tu­tos na­tu­ra­les. y to­mar me­di­das pa­ra no des­per­di­ciar el agua. ca­da vez más es­ca­sa.

QUÍ­MI­CA EN EL BA­ÑO

La ma­yo­ría de cuar­tos de ba­ño acu­mu­lan una po­ten­te can­ti­dad de pro­duc­tos que a me­nu­do con­tie­nen una quí­mi­ca pe­li­gro­sa pa­ra la sa­lud. Así. el olor a li­món del lí­qui­do lim­pia­dor se pre­pa­ra nor­mal­men­te con li­mo­neno. pro­duc­to can­ce­rí­geno. y no con zu­mo de li­món. que es un gran de­ter­gen­te. Los am­bien­ta­do­res pa­ra el inodo­ro y con­tie­nen pa­ra­di­clo­ro­ben­ceno. sus­tan­cia tam­bién can­ce­rí­ge­na y que pue­de cau­sar tras­tor­nos en el hí­ga­do. Los pro­duc­tos pa­ra lim­pia r la ba­ñe­ra con­tie­nen áci­do fos­fó­ri­co. que pue­de da­ñar pe­li­gro­sa­men­te los ojos y la piel. sin ol­vi­dar que el sul­fa­to de so­dio. la ma­te­ria ac­ti­va más co­mún de los lim­pia­do­res pa­ra el inodo­ro. es un po­ten­te irri­tan­te cu­tá­neo.

Ja­bo­nes, cre­mas. lo­cio­nes y la­cas de uñas pue­den con­te­ner can­ti­da­des pe­li­gro­sas de for­mal­dehí­do. y el pa­pel hi­gié­ni­co blan­quea­do con clo­ro. re­si­duos de dio­xi­nas. El tio­gli­co­lo­to amó­ni­co, co­mún­men­te uti­li­za­do en los pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer per­ma­nen­tes. cau­sa even­tua­les der­ma­ti­tis en per­so­nas con piel sen­si­ble. y son va­rios los cham­pús an­ti­cas­pa que con­tie­nen sul­fu­ro de se­le­nio. un co­no­ci­do can­ce­rí­geno que pue­de ser ab­sor­bi­do por la piel y se ha re­la­cio­na­do con el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. Hoy en día ya exis­te una am­plia ga­ma de pro­duc­tos no per­ju­di­cia­les pa­ra el am­bien­te ni pa­ra el usua­rio. La quí­mi­ca du­ra que uti­li­za­mos en nues­tros ba­ños de­be fa­ci­li­tar in­for­ma­ción so­bre los po­si­bles ries­gos pa­ra la sa­lud del uso de pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do per­so­nal, de­jan­do es­pe­cial cons­tan­cia de lo que su­ce­de cuan­do se mez­clan. La sa­lud y la piel se be­ne­fi­cian del cam­bio a al­ter­na­ti­vas más sua­ves. En reali­dad, ne­ce­si­ta­mos po­cos pro­duc­tos pa­ra el ba­ño. Agua, ja­bón y pas­ta den­tí­fri­ca con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les son las úni­cas co­sas im­pres­cin­di­bles.

QUÉ SE PUE­DE HA­CER

Com­pra sus­tan­cias ino­cuas pa­ra el am­bien­te y pa­ra ti, y que no se ha­yan si­do ex­pe­ri­men­ta­das en ani­ma­les.

Evi­ta los am­bien­ta­do­res quí­mi­cos: usa esen­cias na­tu­ra­les. por ejem­plo, la­van­da u ho­jas de men­ta. Co­lo­ca una plan­ta aro­má­ti­ca en la ven­ta­na o. sim­ple­men­te ábre­la.

No abu­ses de la le­jía. ya que ma­ta las bac­te­rias que ayu­dan a des­com­po­ner los re­si­duos.

Uti­li­za pa­pel hi­gié­ni­co blan­co. sin clo­ro y sin per­fu­mes aña­di­dos. El pa­pel tin­ta­do es más per­ju­di­cial, pa­ra ti y pa­ra el me­dio am­bien­te.

AGUA LIM­PIA Y ES­CA­SA

So­mos pro­di­gio­sos en el con­su­mo de agua: un asiá­ti­co con­su­me una quin­ta par­te que la me­dia de un eu­ro­peo. ¿Ba­ño o du­cha? Du­cha, sin du­da: re­vi­ta­li­za el cuer­po y aho­rra mu­cha agua. Un gas­to me­nor de agua. ade­más de aho­rrar di­ne­ro. fa­ci­li­ta el tra­ta­mien­to por los sis­te­mas de de­pu­ra­ción de aguas re­si­dua­les.

QUÉ SE PUE­DE HA­CER

So­mos. en de­fi­ni­ti­va. la lla­ve del con­su­mo de agua. al in­fluir en la in­dus­tria y en los ser­vi­cios con nues­tras com­pras. Se tra­ta de con­su­mir sen­sa­ta­men­te.

En las ca­sas an­ti­guas po­de­mos co­lo­car una bo­ya pa­ra ce­rrar el pa­so del agua en los de­pó­si­tos ge­ne­ra­les. evi­tan­do que si­ga es­ca­pán­do­se cuan­do es­tán lle­nos

Un ca­be­zal de du­cha de ba­jo con­su­mo pue­de au­men­tar la pre­sión de sa­li­da del agua y dis­mi­nuir su de­rro­che.

Ins­ta­lar un con­ta­dor bien vi­si­ble no es ma­la idea si to­da­vía no se tie­ne. A me­nos agua usa­da, me­nos aguas re­si­dua­les.

Hay que arre­glar esos gri­fos que go­tean. Una go­ta por se­gun­do son 30 li­tros al día. Es ne­ce­sa­rio re­pa­rar los es­ca­pes de la cis­ter­na del inodo­ro.

Pa­ra usar la me­nor can­ti­dad po­si­ble de agua en el inodo­ro po­de­mos ins­ta­lar un ob­tu­ra­dor de mue­lle. o bien re­du­cir el vo­lu­men del de­pó­si­to in­tro- du­cien­do bo­te­llas de plás­ti­co o cris­tal lle­nas de are­na.

Nor­mal­men­te en la du­cha el agua ca­lien­te tar­da un tiem­po en lle­gar y acos­tum­bra­mos a de­jar co­rrer el agua has­ta que al­can­za la tem­pe­ra­tu­ra, la for­ma de aho­rrar mi­les de li­tros al año es sen­ci­lla:

Po­ne­mos un cu­bo al la­do de la du­cha y lo lle­na­mos con el agua has­ta que sal­ga ca­lien­te, de es­ta for­ma aho­rra­re­mos ca­da vez de 10 a 12 li­tros que po­de­mos usar­la pa­ra echar­la al wá­ter o re­gar el jar­dín o huer­to.

El agua uti­li­za­da pa­ra la­var­se es bue­na pa­ra el jar­dín o las plan­tas de la te­rra­za.

Ac­tual­men­te exis­ten en el mer­ca­do wá­te­res que fun­cio­nan sin agua.

En el cam­po po­de­mos cons­truir una le­tri­na de com­post. En otros paí­ses eu­ro­peos exis­ten mo­de­los de fi­bra de vi­drio. pe­ro tam­bién pue­de ha­cer­se de obra. Ya es ho­ra de clau­su­rar los con­ta­mi­nan­tes po­zos ne­gros.

En al­gu­nos paí­ses se des­vían las aguas gri­ses pro­ce­den­tes de la la­va­do­ra y del la­va­va­ji­llas a la cis­ter­na del inodo­ro. Así se apro­ve­cha un agua que, de otra ma­ne­ra, se pier­de sin re­me­dio.

LA CO­CI­NA

La co­ci­na es el co­ra­zón de la ca­sa, el cen­tro de la vi­da co­ti­dia­na. don­de la fa­mi­lia y los ami­gos se reúnen pa­ra co­mer, be- ber y ha­blar (si hay si­tio su­fi­cien­te). Es el cen­tro de to das las ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas y el lu­gar des­de el cual po­de­mos «ac­tuar lo­cal­men­te» y desem­pe­ñar un pa­pel ac­ti­vo en la pro­tec­ción de nues­tra sa­lud y la del en­torno más am­plio.

PA­RAR EL DE­RRO­CHE

Pues­to que en la co­ci­na se ma­ni­pu­la co­mi­da. de­be es­tar li­bre de con­ta­mi­na­ción y de sus­tan­cias tó­xi­cas más que cual­quier otro lu­gar. Ob­via­men­te la hi­gie­ne es im­por­tan­te, pe­ro no se tra­ta de usar pro­duc­tos que de­jan las su­per­fi­cies con un bri­llo de «lim­pie­za re­ful­gen­te» mien­tras en­mas­ca­ran una ca­pa re­si­dual de sus­tan­cias quí­mi­cas per­ju­di­cia­les.

El pe­li­gro es­tá don­de ca­si ni se apre­cia. Así, los fil­tros de ca­fé. ser­vi­lle­tas y toa­lli­tas de co­ci­na pue­den es­tar blan­quea­dos con clo­ro. Es­te pro­ce­so es el res­pon­sa­ble de que se pro­duz­can dio­xi­nas. sus­tan­cias to­xi­cas mor­ta­les que se di­lu­yen en las aguas re­si­dua­les. El fe­nó­meno se agra­va si pen­sa­mos que se tra­ta de pa­pel de usar y tirar.

El plás­ti­co ad­he­ren­te y trans­pa­ren­te que se uti­li­za pa­ra con­ser­var los ali­men­tos lle­va plas­ti­fi­ca­do­res can­ce­rí­ge­nos que se trans­fie­ren a los ali­men­tos que es­tán en con­tac­to. es­pe­cial­men­te si son gra­sos. Po­de­mos con­ser­var los ali­men­tos con las ca­si his­tó­ri­cas fiam­bre­ras.

QUÉ SE PUE­DE HA­CER

En lu­gar de en­vol­ver los ali­men­tos con plás­ti­co ad­he­ren­te, guár­da­los en fiam­bre­ras. No com­pres ali­men­tos en­vuel­tos en es­te ti­po de plás­ti­co, es­pe­cial­men­te car­nes y que­sos.

Uti­li­za fil­tros pa­ra el ca­fé que no blan­quea­dos con le­jía.

Uti­li­za tra­pos de co­ci­na pa­ra la lim­pie­za y pres­cin­de al má­xi­mo del pa­pel de co­ci­na.

Uti­li­za pa­pel en­ce­ra­do pa­ra en­vol­ver los bo­ca­di­llos. en lu­gar de ha­cer­lo con alu­mi­nio o plás­ti­co. Hay bol­sas de ce­lo­fán (100% ce­lu­lo­sa), que re­sul­tan idea­les.

Pi­de con­te­ne­do­res pa­ra la­tas en la ca­lle y en el su­per­mer­ca­do. Ade­más de las la­tas pue­den re­ci­clar­se otros ob­je­tos co­mo pa­pel de alu­mi­nio, pla­tos de alu­mi­nio...

Re­ci­cla el vi­drio. An­tes hay que sa­car los ta­po­nes o cor­chos, pe­ro no es ne­ce­sa­rio sa­car las eti­que­tas. Uti- li­za los con­te­ne­do­res mu­ni­ci­pa­les ins­ta­la­dos es­pe­cial­men­te pa­ra el vi­drio. Y si no hay, pí­de­los a tu ayun­ta­mien­to.

De­cán­ta­te siem­pre por los pro­duc­tos sin en­va­se.

Re­cha­za pla­tos. va­sos y ban­de­jas de cor­cho blan­co. No se de­gra­dan y has­ta ha­ce po­co uti­li­za­ban CFC.

An­tes de tirar una bo­te­lla, mi­ra si te sir­ve pa­ra al­go.

Uti­li­za el la­va­va­ji­llas y la la­va­do­ra cuan­do es­tén lle­nos.

Re­co­ge el agua de lim­piar las ver­du­ras en un ba­rre­ño pa­ra usar­la fue­ra en lu­gar de agua del gri­fo; el agua sin de­ter­gen­te o la usa­da pa­ra la­var es bue­na pa­ra las plan­tas.

Eli­ge apa­ra­tos que eco­no­mi­cen agua. Hay la­va­do­ras que con­su­men me­nos. Los di­fu­so­res en el ex­tre­mo del gri­fo des­pa­rra­man me­jor el agua y la fre­nan en su sa­li­da (aho­rran unos 2 li­tros por per­so­na al día).

LA NUE­VA CO­CI­NA

Una co­ci­na na­tu­ral se di­fe­ren­cia de otra con­ven­cio­nal en que ne­ce­si­ta más es­pa­cio pa­ra los pro­duc­tos fres­cos. Una ha­bi­ta­ción o bien un ar­ma­rio ha­bi­li­ta­dos co­mo des­pen­sa ofre­cen es­pa­cio pa­ra guar­dar las con­ser­vas em­bo­te­lla­das y pro­vi­sión de pro­duc­tos se­cos. Las hier­bas y hor­ta­li­zas pa­ra en­sa­la­das ne­ce­si­tan mu­cho sol y luz na­tu­ral. Si hay es­pa­cio su­fi­cien­te es útil te­ner va­rios cu­bos de ba­su­ra jun­to a la co­ci­na pa­ra dis­tri­buir los desechos (re­co­gi­da se­lec­ti­va) y fa­ci­li­tar su re­ci­cla­do pos­te­rior y la ela­bo­ra­ción del com­post.

CÓ­MO AHO­RRAR ENER­GÍA

Usa siem­pre una ca­zue­la más am­plia que el fo­gón y cú­bre­la con una ta­pa.

No hier­vas más agua de la ne­ce­sa­ria pa­ra el mo­men­to ni lle­nes las ca­zue­las o te­te­ras con de­ma­sia­da agua.

En las co­ci­nas eléc­tri­cas. uti­li­za ca­zue­las de ba­se grue­sa y pla­na. Usa ca­zue­las do­bles o múl­ti­ples, una en­ci­ma de otra so­bre el mis­mo fo­gón o co­ci­na rá­pi­da­men­te al va­por la ver­du­ra so­bre una ca­zue­la en la que se hier­ven patatas, por ejem­plo.

Apro­ve­cha al má­xi­mo el horno uti­li­zan­do to­das sus ban­de­jas con va­rios pla­tos a la vez. Eli­ge hor­nos con puer­tas de vi­drio y con re­loj, pa­ra que pue­das ob­ser­var el in­te­rior sin abrir.

Co­ci­na las ver­du­ras con el mí­ni­mo de agua, lo su­fi­cien­te pa­ra que no se pe­guen.

In­clu­ye en tu die­ta los pla­tos que me­nos coc­ción ne­ce­si­tan. Mu­chas gas­tro­no­mías. co­mo la chi­na, se ba­san tra­di­cio­nal­men­te en pla­tos muy po­co co­ci­na­dos y sal­tea­dos o re­vuel­tos en la sar­tén. Prue­ba pla­tos es­cal­fa­dos. al va­por o a la pa­rri­lla.

La olla a pre­sión es uno de los uten­si­lios de co­ci­na más eco­nó­mi­cos que se han in­ven­ta­do. Es se­gu­ra, fá­cil de usar y re­tie­ne la ma­yo­ría de los nu­trien­tes. Va bien pa­ra co­ci­nar los ali­men­tos in­te­gra­les y el tiem­po de coc­ción se re­du­ce a una pe­que­ña par­te de lo que se tar­da de la for­ma con­ven­cio­nal. La ca­li­dad y el sa­bor de la co­mi­da co­ci­na­da en ella son su­pe­rio­res a los de la pre­pa­ra­da en un mi­cro­on­das.

Eli­ge hor­nos y fo­go­nes que aho­rren ener­gía, y tam­bién…

La ne­ve­ra y el la­va­pla­tos que sean de muy ba­jo con­su­mo AAA+

Son los rin­co­nes de la ca­sa don­de per­ma­ne­ce­mos más tiem­po. por tan­to de­be­mos pres­tar una aten­ción es­pe­cial pa­ra que es­tos re­cin­tos se con­vier­tan en es­pa­cios sa­lu­da­bles. aco­ge­do­res y a la me­di­da de nues­tras ne­ce­si­da­des. Es im­por­tan­te con­si­de­rar la ilu­mi­na­ción. los mue­bles y la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios.

Las mo­das en el mo­bi­lia­rio se su­ce­den. pe­ro la fun­ción bá­si­ca de las si­llas. me­sas. ar­ma­rios y ca­jo­nes ha per­ma­ne­ci­do idén­ti­ca du­ran­te dé­ca­das. Es­to, uni­do a la lar­ga vi­da de los bue­nos mue­bles. ex­pli­ca por qué el mer­ca­do de se­gun­da mano es­tá cre­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, al mis­mo tiem­po que’ la de­man­da de mue­bles nue­vos tam­bién au­men­ta. Nues­tra po­bla­ción es­tá de­jan­do de cre­cer. así que no es des­ca­be­lla­do pen­sar que se es­tá ti­ran­do una gran can­ti­dad de mue­bles: a juz­gar por lo que se ve en los con­te­ne­do­res.

La ma­de­ra si­gue sien­do el ma­te­rial más po­pu­lar y sa­lu­da­ble. Pe­ro mu­cha de la uti­li­za­da pa­ra la fa­bri­ca­ción de mue­bles pro­ce­de de bos­ques que no se cui­dan ni sus­ti­tu­yen ade­cua­da­men­te. o bien se im­por­tan de paí­ses tro­pi­ca­les y su­po­nen la des­apa­ri­ción de las úl­ti­mas sel­vas.

Ac­tual­men­te se uti­li­za gran va­rie­dad de ma­te­ria­les, in­clu­yen­do plás­ti­cos. fi­bra de vi­drio y aglo­me­ra­dos de vi­ru­tas de ma­de­ra. Va­rios de ellos im­pli­can un ries­go de fue­go y un pe­li­gro pa­ra la sa­lud. es­pe­cial­men­te la go­ma es­pu­ma de po­liu­re­tano, usa­da en los so­fás. que pro­du­ce un hu­mo os­cu­ro. ocre y tóxico al ar­der. Por otra par­te, el for­mal­dehí­do –co­no­ci­do can­ce­rí­geno– se uti­li­za en aglo­me­ra­do y la com­bus­tión del PVC usa­do en las ta­pi­ce­rías ori­gi­na dio­xi­nas.

En­tre las ca­mas y si­llas be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud (ja­más han de ser me­tá­li­cas o te­ner mue­lles) es­tán los col­cho­nes de la­na. se­gui­dos por los de al­go­dón (o fu­to­nes) y las si­llas-re­cli­na­to­rio o er­go nó­mi­cas. Los col­cho­nes de es­pu­ma nue­vos ha­cen ver­da­de­ro mal olor de­bi­do al for­mal­dehí­do.

La elec­ción cui­da­do­sa de los mue­bles pue­de mar­car una gran di­fe­ren­cia en tu co­mo­di­dad y la pos­tu­ra cor­po­ral. ade­más de eli­mi­nar los po­si­bles ries­gos de fue­go u otros pa­ra la sa­lud. Es­pe­cial- men­te si com­pras ob­je­tos ele­gi­dos de se­gun­da mano. po­drás re­du­cir los cos­tes.

Las pin­tu­ras y bar­ni­ces con­ven­cio­na­les des­pren­den al ai­re sus­tan­cias tó­xi­cas. Hoy exis­te una am­plia ga­ma de pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les que em­be­lle­cen tu ca­sa y res­pe tan el en­torno.

QUÉ SE PUE­DE HA­CER

Eli­ge mue­bles he­chos con ma­te­ria les na­tu­ra­les: evi­ta los plás­ti­cos y los ta­ble­ros aglo­me­ra­dos re­cu­bier­tos con plás­ti­co.

No com­pres mue­bles nue­vos he­chos con ma­de­ras du­ras tro­pi­ca­les co­mo cao­ba o te­ca.

Evi­ta los mue­bles con go­ma es­pu­ma sin tra­tar con­tra el fue­go. así co­mo el PVC.

Com­pra mue­bles de se­gun­da mano. es­pe­cial­men­te los bá­si­cos, co­mo me­sas, si­llas y ca­mas: con bas­tan­te se­gu­ri­dad ob­ten­drás una ca­li­dad su­pe­rior, da­do lo mal que se ha­cen hoy los mue­bles en se­rie.

Bus­ca un buen ho­gar pa­ra los mue­bles que no quie­ras. no te li­mi­tes a po­ner­los en un con­te­ne­dor o a tirar los en un ver­te­de­ro.

No com­pres so­fás de piel de ani­ma­les. Eli­ge siem­pre fi­bras na­tu­ra­les co­mo al­go­dón o la­na.

Re­cuer­da do­si­fi­car el con­su­mo de te­le­vi­sión. No veas el te­le­vi­sor a os­cu­ras. Re­fle­xio­na so­bre el tiem­po que pa­sas en ca­sa. in­clu­yen­do la ma­yor par­te de tu tiem­po li­bre y pien­sa en los be­ne­fi­cios que te apor­ta­rá un es­pa­cio her­mo­so. apa­ci­ble y fá­cil de cui­dar. Re­du­cir al mí­ni­mo los apa­ra­tos evi­ta ac­ci­den­tes, re­la­ja, es más eco­nó­mi­co e in­clu­so te po­dría aho­rrar la ne­ce­si­dad de te­ner una ca­sa más gran­de.

Las vi­si­tas dis­fru­ta­rán si tu ca­sa es in­tere­san­te, có­mo­da y dis­tin­ta de tan­tas y tan­tas pro­du­ci­das y amue­bla­das de for­ma au­to­má­ti­ca. Una vi­vien­da bien or­ga­ni­za­da y fá­cil de cui­dar es nor­mal­men­te más ino­cua pa­ra el en­torno. con­su­me y con­ta­mi­na me­nos. Sin du­da tam­bién es más bo­ni­ta.

QUÉ SE PUE­DE HA­CER

Pien­sa qué pue­des ha­cer pa­ra trans­for­mar tu ca­sa en un lu­gar más atrac­ti­vo y me­nos exi­gen­te de cui­da­dos.

Pro­cu­ra que las to­mas de co­rrien­te es­tén lo más le­jos po­si­ble de la ca­be­ce­ra de las ca­mas o de los lu­ga­res don­de per­ma­ne­ces más tiem­po en po­si­ción es­tá­ti­ca. To­ma las me­di­das con­ve­nien­tes pa­ra que los ni­ños no pue­dan ac­ce­der a ellas.

Bus­ca la má­xi­ma sen­ci­llez. re­du­cien­do el nú­me­ro de mue­bles. y pro­cu­ra que to­dos los ma­te­ria­les sean na­tu­ra­les.

Apro­ve­cha la luz na­tu­ral y pa­sa el ma­yor tiem­po po­si­ble en las ha­bi­ta­cio­nes con más luz. La luz del sol es me­jor y más ba­ra­ta que la ar­ti­fi­cial. Man­tén las cor­ti­nas abier­tas du­ran­te el día.

Te­ner plan­tas en las ha­bi­ta­cio­nes sua­vi­za las aris­tas y lim­pia el ai­re: las plan­tas aro­má­ti­cas pro­por­cio­nan ade­más un per­fu­me na­tu­ral. Nin­gún mue­ble las igua­la en be­lle­za.

ILU­MI­NA­CIÓN

Los si­guien­tes pun­tos son de apli­ca­ción ge­ne­ral y, al se­guir­los, no só­lo se crea un am­bien­te más sano en la ca­sa. sino que tam­bién se aho­rra bue­na par­te de la ener­gía con­su­mi­da en ilu­mi­na­ción.

Re­du­ce en la me­di­da po­si­ble la de­pen­den­cia de la luz ar­ti­fi­cial y eli­mi­na la ins­ta­la­ción in­ne­ce­sa­ria.

En­cien­de la luz só­lo cuan­do y don­de se ne­ce­si­te (aun­que de­bes pen­sar que en­cen­der y apa­gar ex­ce­si­va­men­te las lám­pa­ras re­du­ce su tiem­po de vi­da).

Eli­ge co­rrec­ta­men­te la ilu­mi­na­ción de ca­da ha­bi­ta­ción pa­ra o las ac­ti­vi­da­des que en ella se lle­ven a ca­bo. La luz no de­be ser ex­ce­si­va. de­be es­tar en el lu­gar co­rrec­to y orien­tar­se en la di­rec­ción ade­cua­da.

Au­men­ta la efi­ca­cia de la ilu­mi­na­ción uti­li­zan­do bom­bi­llas de to­nos cla­ros (que no des­lum­bren).

Ten en cuen­ta que una bom­bi­lla de po­cos va­tios cer­ca del lu­gar don­de se ne­ce­si­ta es más efi­caz ener­gé­ti­ca­men­te que otra más po­ten­te a ma­yor dis­tan­cia.

Usa bom­bi­llas ener­gé­ti­ca­men­te efi­ca­ces en vez de las in­can­des­cen­tes nor­ma­les. Ac­tual­men­te la me­jor tec­no­lo­gía son las de LED, pe­ro ojo de luz cá­li­da por de­ba­jo de los 2500ºK, es­tá com­pro­ba­do que las de luz muy blan­ca da­ñan la re­ti­na.

Eli­mi­na el uso in­ne­ce­sa­rio de elec­tri­ci­dad con apa­ra­tos de con­trol, co­mo tem­po­ri­za­do­res. reós­ta­tos pa­ra re­du­cir la in­ten­si­dad e in­te­rrup­to­res de con­tac­to al abrir una puer­ta, por ejem­plo.

Su­per­vi­sa re­gu­lar­men­te to­das las lám­pa­ras. Qui­ta con fre­cuen­cia el pol­vo de to­das las bom­bi­llas y tu­bos, a fin de au­men­tar su can­ti­dad de luz y re­du­cir los po­si­bles con­ta­mi­nan­tes. Sus­ti­tu­ye los tu­bos an­tes que se vuel­van vie­jos e in­efi­ca­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.