Hi­gie­ne cor­po­ral,

más allá de la du­cha. ¿Es im­pres­cin­di­ble du­char­nos a dia­rio?.

Integral - - Su­ma­rio - TEXTO: PA­TRI­CIA RES­TRE­PO, DI­REC­TO­RA DEL INS­TI­TU­TO MA­CRO­BIÓ­TI­CO DE ES­PA­ÑA.

La hi­gie­ne cor­po­ral, en reali­dad, va mu­cho mas allá de la du­cha. La du­cha lim­pia su­per­fi­cial­men­te y sin­to­má­ti­ca­men­te el su­dor, la po­lu­ción y los agen­tes ex­ter­nos, la ver­da­de­ra hi­gie­ne co­mien­za en nues­tros há­bi­tos ali­men­ti­cios, si nues­tra hi­gie­ne ali­men­ti­cia es la ade­cua­da, el cuer­po no acu­mu­la sus­tan­cias mór­bi­das sus­cep­ti­bles a des­com­po­ner­se y crear ma­los olo­res cor­po­ra­les, lo que su­ce­de cuan­do el or­ga­nis­mo se aci­di­fi­ca, dan­do lu­gar a la des­com­po­si­ción y he­dor cor­po­ral.

RE­CUER­DO HISTÓRICO

En el mun­do ci­vi­li­za­do de hoy el ba­ño dia­rio es vis­to co­mo al­go muy co­mún, nor­mal y has­ta en cier­to mo­do in­dis­pen­sa­ble. La hi­gie­ne per­so­nal es el con­cep­to fun­da­men­tal a la ho­ra de ha­blar de aseo, lim­pie­za y cui­da­do de nues­tro cuer­po, pe­ro to­do es­to no siem­pre fue así. ¿Có­mo fue la evo­lu­ción del ba­ño o hi­gie­ne en la vie­ja Eu­ro­pa y el Nue­vo Mun­do?

Los an­ti­guos egip­cios y he­breos ig­no­ra­ban la exis­ten­cia del ja­bón. En su lu­gar usa­ban una ar­ci­lla es­pu­mo­sa pa­ra hi­gie­ni­zar el cuer­po.

Tan­to en Egipto, co­mo en Gre­cia y en Ro­ma, el ba­ño ad­qui­rió im­pli­ca­cio­nes de ca­rác­ter re­li­gio­so, de po­der y ri­que­za. Los fa­rao­nes, reyes y em­pe­ra­do­res usa­ban des­de le­che de ca­bra has­ta los más fi­nos acei­tes y cre­mas pa­ra el cui­da­do de la piel.

Sin em­bar­go, al­gu­nos grie­gos de­tes­ta­ban el ba­ño, ya que, se­gún ellos, el aseo per­so­nal era sím­bo­lo de de­bi­li­dad y fla­que­za. A pe­sar de ello los he­le­nos rin­die­ron ho­nor a la dio­sa Hi­gía, pro­tec­to­ra de la sa­lud y la lim­pie­za, y de cu­yo nom­bre de­ri­va la pa­la­bra “hi­gie­ne”.

En la an­ti­gua Ro­ma la cul­tu­ra del ba­ño al­can­zó gran sig­ni­fi­ca­ción. Los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos lle­ga­ron a cons­truir ba­ños pú­bli­cos, lla­ma­dos las ter­mas ro­ma­nas, don­de po­dían re­unir­se en­tre 2.500 y 3.000 per­so­nas por día. Es­tas asom­bro­sas ins­ta­la­cio­nes dis­po­nían de agua fría y ca­lien­te, ma­sa­jis­tas y cre­mas per­fu­ma­das.

BA­ÑO “EN SE­CO”

Las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar a par­tir de la Edad Me­dia. Con la ex­pan­sión de las gran­des pan­de­mias y en­fer­me­da­des se pen­só que el agua era el trans­por­ta­dor por ex­ce­len­cia de las in­fec­cio­nes. Los muy con­cu­rri­dos ba­ños pú­bli­cos em­pe­za­ron a des­apa­re­cer.

A par­tir de aquí sur­ge el ba­ño “en se­co”, que con­sis­tía en pa­sar­se un pa­ño se­co por las par­tes más ex­pues­tas del cuer­po, ca­ra, bra­zos, etc.

A es­to se le su­mó la ac­ti­tud de la Igle­sia ha­cia el ba­ño, ya que los más con­no­ta­dos lí­de­res re­li­gio­sos con­si­de­ra­ban el aseo co­mo “un lu­jo in­ne­ce­sa­rio y pe­ca­mi­no­so”. De he­cho, has­ta ha­ce no mu­chos años, las mu­je­res de­bían du­char­se con el “chin­gue”, una es­pe­cie de ba­ta de al­go­dón pa­ra evi­tar el con­tac­to del agua di­rec­ta­men­te con el cuer­po.

Con el for­ta­le­ci­mien­to del cris­tia­nis­mo, el ba­ño fue aban­do­na­do ca­si por com­ple­to en to­da Eu­ro­pa. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te el Re­na­ci­mien­to no le pu­so in­te­rés al cui­da­do del cuer­po e hi­gie­ne per­so­nal.

«“Cui­da de tu cuer­po, es el úni­co lu­gar que tie­nes pa­ra vi­vir.» JIM ROHN

EL NUE­VO MUN­DO

En 1492, co­mo re­sul­ta­do del pri­me­ro de tres via­jes de Cris­tó­bal Co­lón, se pro­du­jo un cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes que cam­bia­ría el trans­cur­so de la hu­ma­ni­dad. Cuan­do Co­lón y los des­cu­bri­do­res lle­ga­ron al “Nue­vo Mun­do”, una de las pri­me­ras co­sas que ob­ser­va­ron en los na­ti­vos era su amor por la na­tu­ra­le­za y por el ba­ño dia­rio en las zo­nas don­de ha­bía agua.

A pe­sar de que eran vis­tos co­mo in­fe­rio­res, Her­nán Cor­tés no pu­do di­si­mu­lar su asom­bro por la hi­gie­ne en el re­cién “des­cu­bier­to” con­ti­nen­te.

Die­go de Lan­da, mi­sio­ne­ro es­pa­ñol, ob­ser­vó que en el sur de Mé­xi­co “los in­doa­me­ri­ca­nos se ba­ña­ban mu­cho y que eran ami­gos de bue­nos olo­res y que por eso usa­ban ra­mi­lle­tes de flo­res y yer­bas olo­ro­sas…”

Lan­da tam­bién con­tem­pló, con no­to­rio asom­bro, que “los in­doa­me­ri­ca­nos se la­van las ma­nos y la bo­ca des­pués de co­mer”, cos­tum­bre ca­si inexis­ten­te en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

Cuan­do los in­for­mes lle­ga­ron a Es­pa­ña la rei­na Isa­bel dic­tó la si­guien­te or­den: “No de­be­rán ba­ñar­se con tan­ta fre­cuen­cia co­mo has­ta aquí lo han he­cho por­que, se­gún nues­tros in­for­mes, les cau­sa mu­cho da­ño”.

Ves­pu­cio re­gis­tró so­bre las na­ti­vas lo si­guien­te: “No tie­nen na­da de­fec­tuo­so en sus cuer­pos, her­mo­sos y lim­pios…”

A pe­sar de to­do, la po­bre y es­ca­sa hi­gie­ne eu­ro­pea fue mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra muy con­ta­dos pen­sa­do­res de la épo­ca, en­tre ellos el fi­lo­so­fo y po­lí­ti­co fran­cés Mi­chael de Mon­taig­ne, cuan­do, en­tre otras co­sas, es­cri­bió: “Es­ti­mo que es sa­lu­da­ble ba­ñar­se, y creo que al­gu­nos de­fec­tos de nues­tra sa­lud se de­ben por ha­ber per­di­do la cos­tum­bre, ge­ne­ral­men­te ob­ser­va­da en el pa­sa­do, de la­var­se el cuer­po to­dos los días”.

ARO­MAS

En­tre los si­glos XI y XII los ára­bes lle­va­ron a Es­pa­ña, y lue­go a Ita­lia: el per­fu­me. Que, aun­que in­ven­ta­do mi­les de años an­tes, ha­bía prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­do de Eu­ro­pa a par­tir de la ex­pan­sión del cris­tia­nis­mo. La lle­ga­da del per­fu­me a Eu­ro­pa fue to­do un éxi- to co­mer­cial. A me­di­da que dis­mi­nuía el in­te­rés por el ba­ño au­men­ta­ba la de­man­da del “nue­vo” lí­qui­do aro­má­ti­co pa­ra di­si­mu­lar los ma­los olo­res del cuer­po. Cuan­to más fuer­te y po­ten­te el per­fu­me, me­jor.

Luis XIV de Fran­cia se ba­ña­ba úni­ca­men­te por re­co­men­da­cio­nes de su doc­tor. En esos tiem­pos las da­mas más en­tu­sias­tas del aseo se ba­ña­ban, co­mo mu­cho, dos ve­ces por año. “El hom­bre de­bía oler a aguar­dien­te, su­dor y ta­ba­co” era un re­frán po­pu­lar de la épo­ca.

Du­ran­te el si­glo XVI los mé­di­cos creían que el agua, y muy en es­pe­cial el agua ti­bia, de­bi­li­ta­ba los ór­ga­nos y de­ja­ba el cuer­po hu­mano ex­pues­to a las en­fer­me­da­des más con­ta­gio­sas.

Los fran­ce­ses con­si­de­ra­ban el ba­ño una ac­ti­vi­dad po­co sa­lu­da­ble. El Pa­la­cio de Ver­sa­lles, cons­trui­do en­tre 1661 y 1692 ba­jo las ór­de­nes de Luis XIV, era uno de los com­ple­jos ar­qui­tec­tó­ni­cos más im­pre­sio­nan­tes de Eu­ro­pa, pe­ro no te­nía un so­lo ba­ño.

Pe­ro fi­nal­men­te a Eu­ro­pa lle­ga­ría una bue­na par­te del oro Ame­ri­cano… la hi­gie­ne y el ba­ño dia­rio.

PE­QUE­ÑOS RI­TUA­LES DE HI­GIE­NE Y CUI­DA­DO PER­SO­NAL

Te voy a com­par­tir pe­que­ños ri­tua­les de hi­gie­ne que a la vez son pro­fun­das y me­di­ci­na­les usa­das des­de tiem­pos re­mo­tos y de­ja­das en el ol­vi­do por el ver­ti­gi­no­so mun­do mo­derno, pe­ro cuan­do em­pie­za la pri­ma­ve­ra to­das/os pen­sa­mos en for­mas de de­tox que en su ma­yo­ría se cen­tran en die­tas ex­tre­mas y ayu­nos, in­cor­po­rar los ba­ños, en­jua­gues y du­chas que os re­co­mien­do a con­ti­nua­ción com­ple­men­tan un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y una hi­gie­ne com­ple­ta, y lo más im­por­tan­te fa­vo­re­cen la des­car­ga de to­xi­nas, gra­sas es­tan­ca­das y ener­gía mór­bi­da en el or­ga­nis­mo.

Os pro­pon­go em­pe­zar por una prác­ti­ca muy an­ti­gua y sen­ci­lla pa­ra in­cor­po­rar a tu ru­ti­na dia­ria, es sin du­da la cos­tum­bre más an­ti­gua en la his­to­ria de lim­piar y re­vi­ta­li­zar la san­gre. Ayu­da a abrir los po­ros de la piel, y es muy me­di­ci­nal en ca­sos de pso­ria­sis, piel se­ca o cas­pa. Yo la ha­go ca­da ma­ña­na y es la me­jor cre­ma de be­lle­za que co­noz­co pa­ra la piel.

FRIC­CIÓN COR­PO­RAL

La fric­ción o frie­ga cor­po­ral po­de­mos ha­cer­la a pre­fe­ri­ble­men­te a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, o bien an­tes de ir a dor­mir. Es be­ne­fi­cio­sa por­que ayu­da a ac­ti­var la cir­cu­la­ción san­guí­nea, la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca y con­tri­bu­ye a pro­mo­ver el flu­jo de ener­gía men­tal y fí­si­ca de to­do el cuer­po. Tam­bién lim­pia en pro­fun­di­dad la piel, de­vol­vién­do­le la ter­su­ra y el co­lor na­tu­ral; es in­creí­ble com­pro­bar có­mo, aun­que te du­ches to­dos los días, cuan­do ha­ces la frie­ga la toa­lla se que­da to­tal­men­te os­cu­ra y no en­tien­des de don­de ha po­di­do sa­lir tan­ta su­cie­dad.

Otra de las ven­ta­jas de es­ta frie­ga es que ayu­da a des­car­gar acu­mu­la­cio­nes de gra­sa de­ba­jo de la piel y abrir los po­ros, per­mi­tien­do la eli­mi­na­ción re­gu­lar de to­xi­nas y po­lu­ción acu­mu­la­da en la epi­der­mis. Pa­ra la prác­ti­ca de la frie­ga cor­po­ral es in­dis­pen­sa­ble que se ha­ga con el cuer­po se­co y fue­ra de la du­cha. Pue­de ser an­tes o des­pués pe­ro nun­ca du­ran­te el ba­ño. Cuan­do hay de­bi­li­dad, o es­tan­ca­mien­to, o tra­ta­mien­to con me­di­ca­men­tos agre­si­vos ti­po qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia, es muy ade­cua­do ha­cer­lo dos ve­ces al día.

Có­mo se ha­ce. Re­mo­jar una toa­lla pe­que­ña de al­go­dón o ri­zo en agua ca­lien­te, ex­pri­mir el ex­ce­so de agua, fro­tar to­do el cuer­po en un or­den, pue­de ser de los pies a la ca­be­za in­clu­yen­do ca­da mano ca­da pie y to­dos los de­dos, cuan­do la toa­lla se en­fríe vol­ver a re­mo­jar­la. Al fi­na­li­zar la piel de­be­ría tor­nar­se son­ro­sa­da o li­ge­ra­men­te ro­ja, es­te re­sul­ta­do pue­de tar­dar unos días si la piel es­tá obs­trui­da con gra­sas acu­mu­la­das.

Va­rian­te con jen­gi­bre. Es útil cuan­do hay des­or­de­nes óseos, ar­ti­cu­la­res, dia­rrea, pro­ble­mas di­ges­ti­vos, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, es­co­lio­sis, y per­so­nas con ex­ce­so de pe­so pa­ra re­mo­ver la gra­sa sub­cu­tá­nea.

Co­mo tra­ta­mien­to ex­terno, es­ta va­rian­te con jen­gi­bre ayu­da a pro­mo­ver una me­jor cir­cu­la­ción y flu­jo de ener­gía por to­do el cuer­po.

Pa­ra es­ta frie­ga, ca­len­tar al­re­de­dor de 5 li­tros de agua, mien­tras se ca­lien­ta el agua, ra­llar so­bre una ga­sa más o me­nos 40 gr. de jen­gi­bre fres­co, atar la ga­sa con el jen­gi­bre fres­co y ex­pri­mir el jen­gi­bre en el agua. El pro­ce­di­mien­to es igual al an­te­rior, pe­ro con el agua de jen­gi­bre.

BA­ÑOS DE ASIEN­TO

Son otra pra­xis que has­ta ha­ce po­cos años era ha­bi­tual en­tre las abue­las y hoy re­cu­pe­ran los bue­nos mé­di­cos na­tu­ris­tas co­mo prác­ti­ca de hi­dro­te­ra­pia. En la sa­bi­du­ría de an­ta­ño las mu­je­res sa­bían que el cui­da­do del apa­ra­to re­pro­duc­tor y los ór­ga­nos se­xua­les se de­bía en par­te a es­te há­bi­to; las mu­je­res, una vez ha­bían pa­sa­do las re­glas y an­tes de la ovu­la­ción, su­mer­gían la ca­de­ra en una pa­lan­ga­na con agua muy ca­lien­te pa­ra lim­piar re­si­duos o gra­sa no eli­mi­na­da.

El ba­ño de asien­to es un tra­ta­mien­to que, ade­más de ser bueno pa­ra los ór­ga­nos re­pro­duc­to­res de la mu­jer, ca­lien­ta el cuer­po, ayu­da con los pro­ble­mas de piel y ex­trae los ex­ce­sos de gra­sa y acei­tes del cuer­po, tam­bién con­tri­bu­ye a des­car­gar los ma­los olo­res cor­po­ra­les pro­duc­to del con­su­mo de ali­men­tos ani­ma­les.

Có­mo se ha­ce. Se­car a la som­bra unas ho­jas de na­bo o dai­kon, o in­clu­so de rá­bano, de ma­ne­ra que ad­quie­ran un co­lor os­cu­ro y es­tén que­bra­di­zas (si no se tie­nen ho­jas se­cas se pue­de usar un pu­ña­do de al­gas ára­me).

Co­lo­car 4 o 5 ma­no­jos de ho­jas se­cas, o un pu­ña­do de al­gas ára­me en una olla gran­de, agre­gar 5 li­tros de agua y ha­cer her­vir, re­du­cir el fue­go y se­guir co­cien­do has­ta que el agua ad­quie­ra un co­lor ma­rrón, in­cor­po­rar una ta­za de sal ma­ri­na no re­fi­na­da, re­mo­vien­do bien pa­ra que la sal se di­suel­va. Co­lar y echar el lí­qui­do ca­lien­te en una pa­lan­ga­na o la ba­ñe­ra, aña­dir más agua has­ta que el ni­vel de agua lle­gue has­ta la cin­tu­ra mien­tras se es­tá sen­ta­da.

Man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra lo más al­ta po­si­ble y cu­brir la par­te su­pe­rior del cuer­po con una toa­lla gran­de pa­ra in­du­cir al su­dor. Que­dar­se en­tre 10 a 20 mi­nu­tos en el ba­ño, o has­ta que las ca­de­ras se vuel­van muy ro­jas y ca­lien­tes. Cui­dar de man­te­ner el ca­lor en la zo­na al sa­lir del ba­ño. Es­te ba­ño es más efec­ti­vo an­tes de ir a la ca­ma, pe­ro ha de ha­cer­se por lo me­nos una ho­ra des­pués de ce­nar.

BA­ÑO DE PIES

Qui­zá es­te ba­ño aún se re­cuer­da de sos­la­yo, pe­ro hoy va­mos a mos­trar to­dos los ma­ti­ces y la in­creí­ble uti­li­dad que tie­ne. Tra­di­cio­nal­men­te el ba­ño de pies se ha da­do pa­ra im­pri­mir ca­lor al or­ga­nis­mo, pa­ra pro­mo­ver la cir­cu­la­ción ha­cia di­fe­ren­tes zo­nas del cuer­po, en di­fe­ren­tes dis­fun­cio­nes y cir­cuns­tan­cias.

Los ba­ños de pies sue­len ser o a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o ca­lien­tes, y só­lo con agua o tam­bién con di­fe­ren­tes hier­bas, sal, jen­gi­bre o in­clu­so con al­gas.

En ca­so de ten­sión fí­si­ca, ri­ño­nes ten­sos, o prós­ta­ta, se­ría ade­cua­do con agua ca­lien­te.

Con agua ca­lien­te y un po­co de jen­gi­bre es muy útil pa­ra las per­so­nas que su­fren de dis­fun­cio­nes reu­má­ti­cas, ar­trí­ti­cas, e in­clu­so Alz­hei­mer.

Pa­ra el in­som­nio en ge­ne­ral, o es­pe­cial­men­te des­pués de las 2 de la ma­dru­ga­da, se re­co­mien­da un ba­ño de pies con agua ca­lien­te y un pu­ña­do de sal, pe­ro si el in­som­nio es an­tes de las 2 de la ma­dru­ga­da o pa­ra ali­viar la dia­be­tes se re­co­mien­da un ba­ño de agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te con un po­co de sal.

Hi­po­glu­ce­mia. Pa­ra una per­so­na con des­ór­de­nes de azú­car en san­gre, por ejem­plo, con hi­po­glu­ce­mia, es acon­se­ja­do un ba­ño de pies con agua ca­lien­te sa­la­da y con jen­gi­bre.

Res­fria­dos. En ca­so de res­fria­do un ba­ño de pies con mos­ta­za lle­va­rá to­da la ener­gía a los pies li­be­ran­do la con­ges­tión y ma­les­tar.

Por lo ge­ne­ral, un ba­ño de pies es más re­co­men­da­do ha­cer­lo en la no­che an­tes de ir a la ca­ma.

Có­mo se ha­ce. Co­lo­car una pa­lan­ga­na den­tro de la ba­ñe­ra y lle­nar­la con unos 20 cm. de agua ca­lien­te o tem­pla­da se­gún ne­ce­si­dad, in­cor­po­rar sal, cal­do con jen­gi­bre o agua de de­coc­ción de cual­quie­ra de es­tas al­gas (kom­bu, ara­me, wa­ka­me, hi­ji­ki), su­mer­gir los pies du­ran­te 5 mi­nu­tos, sa­car­los y se­car­los muy bien con una toa­lla.

Cuan­do no ten­ga­mos una ne­ce­si­dad es­pe­ci­fi­ca, un ba­ño de pies de agua ca­lien­te con sal, mo­de­ra los ex­tre­mos y con­tri­bui­rá en con­jun­to al equi­li­brio y la ar­mo­nía.

Si se tie­ne in­fla­ma­ción, hin­cha­zón, o in­fec­ción evi­tar el jen­gi­bre en el ba­ño de pies. En to­do ca­so va­le la pe­na con­sul­tar a un buen te­ra­peu­ta.

“Pa­ra ase­gu­rar una vi­da sa­lu­da­ble: co­me li­ge­ra­men­te, res­pi­ra pro­fun­da­men­te, vi­ve mo­de­ra­da­men­te, cul­ti­va la ale­gría y man­tén un in­te­rés en la vi­da”. WI­LLIAM LON­DEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.