La cal­vi­cie

Los me­jo­res tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les.

Integral - - Sumario - TEX­TOS: LAU­RA TO­RRES, CON IN­FOR­MA­CIO­NES DEL DR .J.LL. BERDONCES Y BLAN­CA HERP.

«Den­tro de cien años, to­dos cal­vos» di­ce el re­frán, pe­ro el pro­ble­ma sur­ge cuan­do la caí­da del ca­be­llo em­pie­za a los vein­te, trein­ta o cua­ren­ta años. La cal­vi­cie di­fí­cil­men­te pue­de ca­li­fi­car­se de en­fer­me­dad, pe­ro por cues­tio­nes es­té­ti­cas es­tá mal con­si­de­ra­da y se la te­me. Re­sul­ta me­nos fre­cuen­te en­tre las mu­je­res, pe­ro cuan­do se pro­du­ce el trau­ma es ma­yor. Vea­mos al­gu­nos de los re­me­dios na­tu­ra­les.

El pe­lo es un te­ji­do con una gran fa­ci­li­dad de re­cam­bio. Se cal­cu­la que por tér­mino me­dio un in­di­vi­duo tie­ne en­tre 100.000 y 150.000 ca­be­llos en su ca­be­za. El cre­ci­mien­to de ca­da uno de ellos, cuan­do es­tán en fa­se de de­sa­rro­llo, se si­túa en al­go me­nos de me­dio mi­lí­me­tro ca­da día. Ca­da jor­na­da se pier­den una cen­te­na, pe­ro na­cen otros tan­tos si las con­di­cio­nes son nor­ma­les y so­bre to­do si la per­so­na es jo­ven. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do pre­do­mi­na la caí­da so­bre el na­ci­mien­to de nue­vos ca­be­llos. Ese he­cho su­ce­de de for­ma ha­bi­tual en las per­so­nas ma­yo­res, que sue­len te­ner me­nos pelos y más frá­gi­les, pe­ro eso aún no es la cal­vi­cie. Ese te­mi­do nom­bre se ha­ce reali­dad cuan­do no que­da ca­si nin­gún pe­lo en de­ter­mi­na­das áreas co­mo la co­ro­ni­lla o las en­tra­das a am­bos la­dos de la fren­te.

Sin em­bar­go, an­tes de in­tro­du­cir­nos en el pro­ble­ma de la cal­vi­cie se­ría con­ve­nien­te acla­rar lo que es el ca­be­llo. Un pe­lo na­ce en el fo­lícu­lo pi­lo­so, una es­truc­tu­ra re­la­ti­va­men­te com­ple­ja que in­clu­ye ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas, glán­du­las de gra­sa o se­bo, múscu­lo y la par­te vi­si­ble, el pro­pio ca­be­llo for­ma­do en la ma­triz pi­lo­sa. El fo­lícu­lo pi­lo­so es en de­fi­ni­ti­va una glán­du­la que se­gre­ga se­bo y for­ma el pe­lo.

Ca­da fo­lícu­lo pi­lo­so tie­ne un di­mi­nu­to múscu­lo que pue­de po­ner de pun­ta el pe­lo: cuan­do eso su­ce­de es­ta­mos an­te el fe­nó­meno de la ho­rri­pi­la­ción , un ac­to re­gu­la­do por el sis­te­ma ner­vio­so ve­ge­ta­ti­vo que apa­re­ce en ca­sos de mie­do , có­le­ra o emo­ción fuer­te y cu­ya fun­ción es­tá re­la­cio­na­da con la re­gu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Es­te es­tí­mu­lo neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo que po­ne «los pelos de pun­ta» oca­sio­na tam­bién un au­men­to de la se­cre­ción se­bá­cea, la gra­sa des­ti­na­da a pro­te­ger los ca­be­llos.

El pe­lo sí es­tá for­ma­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por una pro­teí­na fi­bro­sa de­no­mi­na­da que­ra­ti­na, aun­que tam­bién se en­cuen­tran otras pro­teí­nas, gra­sas y nu­me­ro­sos oli­go­ele­men­tos (cinc, co­bre, man­ga­ne­so, va­na­dio...). Si bien la die­ta no pa­re­ce in­fluir de­ma­sía­do en la com­po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria del ca­be­llo, sí in­ci­den de for­ma de­ci­si­va agen­tes ex­ter­nos ta­les co­mo la con­ta­mi­na­ción, los tin­tes, los cos­mé­ti­cos y los pro­duc­tos agre­si­vos que se apli­can a la ca­be­lle­ra.

La vida me­dia de un pe­lo es de apro­xi­ma­da­men­te tres años. Du­ran­te su de­sa­rro­llo, el ca­be­llo atra­vie­sa di­fe­ren­tes fa­ses. La pri­me­ra de to­das ellas se de­no­mi­na anagé­ni­ca, la del cre­ci­mien­to. El fo­lícu­lo pi­lo­so crece en ta­ma­ño so­bre un lu­gar de­no­mi­na­do pa­pi­la dér­mi­ca: un acú­mu­lo de pe­que­ños va­sos san­guí­neos ro­dea­dos por una se­rie de cé­lu­las ger­mi­na­les de ti­po es­pe­cial. En el cen­tro del fo­lícu­lo se pro­du­cen mul­ti­pli­ca­cio­nes ce­lu­la­res y el pe­lo crece. En la par­te más pro­fun­da del fo­lícu­lo

se for­ma el nú­cleo del ca­be­llo, que al ir cre­cien­do en la vai­na del fo­lícu­lo se va que­ra­ti­nan­do –ha­cién­do­se du­ro– an­tes de sa­lir a la su­per­fi­cie.

La fa­se si­guien­te es la ca­ta­gé­ni­ca. El ca­be­llo no crece más, pe­ro per­ma­ne­ce en su fo­lícu­lo pi­lo­so ya «ago­ta­do», aun­que to­da­vía uni­do a la pa­pi­la dér­mi­ca. Así pue­de per­ma­ne­cer du­ran­te mu­chos años, aun­que lo nor­mal es que es­ta fa­se du­re unas cuan­tas se­ma­nas o muy po­cos me­ses.

En la úl­ti­ma fa­se –pri­me­ra del nue­vo ca­be­llo–, el fo­lícu­lo en­tra en la eta­pa te­lo­gé­ni­ca, que du­ra de dos a tres se­ma­nas du­ran­te las cua­les va se­pa­rán­do­se de la pa­pi­la dér­mi­ca y aca­ba por caer. Mien­tras tan­to la pa­pi­la ini­cia el de­sa­rro­llo de un nue­vo fo­lícu­lo pi­lo­so -o no, si se tien­de a la cal­vi­cie-. Se cal­cu­la que un 15% de los ca­be­llos se en­cuen­tran ha­bi­tual­men­te en fa­se te­ló­ge­na.

CAU­SAS DE LA CAL­VI­CIE

Exis­ten di­fe­ren­tes factores que in­ci­den en la caí­da del ca­be­llo y la pos­te­rior cal­vi­cie. Son los si­guien­tes:

Fac­tor he­re­di­ta­rio. El re­cien­te des­cu­bri­mien­to del gen que oca­sio­na la cal- vi­cie ha le­van­ta­do más ex­pec­ta­ti­vas en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que en las per­so­nas con alo­pe­cia, ya que el des­cu­bri­mien­to no da gran­des es­pe­ran­zas de so­lu­ción al pro­ble­ma. Se­ría dis­pa­ra­ta­do rea­li­zar ma­ni­pu­la­cio­nes ge­né­ti­cas an­tes del na­ci­mien­to pa­ra pre­ve­nir la cal­vi­cie del fu­tu­ro ser.

La alo­pe­cia es muy di­fí­cil de tra­tar si pre­do­mi­na el fac­tor he­re­di­ta­rio. Hay con­si­de­ra­cio­nes ge­né­ti­cas fá­ci­les de apre­ciar en las po­bla­cio­nes. Por ejem­plo, los orien­ta­les tie­nen los ca­be­llos más lar­gos que los cau­cá­si­cos, por lo que el ci­clo de de­sa­rro­llo del ca­be­llo tam­bién es di­fe­ren­te. La cal­vi­cie pre­do­mi­na más en­tre los blan­cos que en­tre los asiá­ti­cos, ne­gros o in­dios ame­ri­ca­nos. Es­te he­cho se de­be po­si­ble­men­te a las di­fe­ren­cias es­truc­tu­ra les que tie­nen los fo­lícu­los pi­lo­sos.

Fac­tor hormonal. Po­pu­lar­men­te se di­ce que la cal­vi­cie es signo de una gran can­ti­dad de hor­mo­nas mas­cu­li­nas – an­dró­ge­nos–. Aun­que es­to no es es­tric­ta­men­te cier­to, ya que no to­dos los que tie­nen gran can­ti­dad de an­dró­ge­nos son cal­vos, sí es ver­dad que los ni­ve­les de cier­tas hor­mo­nas ac­túan de for­ma de­ci­si­va en los pro­ce­sos de cre­ci­mien­to, de­sa­rro­llo y caí­da del ca­be­llo.

Se sa­be, por ejem­plo, que tan­to los an­dró­ge­nos co­mo los es­tró­ge­nos –fe­me­ni­nas–, así co­mo las cor­ti­coes­te­roi­des – se­cre­ta­das por la glán­du­la su­pra­rre­nal, con ca­rac­te­rís­ti­cas muy si­mi­la­res a las se­xua­les–, re­tra­san la apa­ri­ción de la fa­se te­ló­ge­na del ca­be­llo. In­di­vi­duos que han te­ni­do que so­me­ter­se a la ex­tir­pa­ción de gó­na­das –tes­tícu­los u ova­rios– o de la cor­te­za su­pra­rre­nal

tie­nen unos ci­clos ca­pi­la­res mu­cho más rá­pi­dos, mien­tras que los que han su­fri­do ex­tir­pa­ción de ti­roi­des los tie­nen más len­tos.

Un ejem­plo de es­ta re­la­ción con las hor­mo­nas es­te­roi­da­les y se­xua­les se ve en el em­ba­ra­zo: en la pri­me­ra fa­se se sue­le apre­ciar un ma­yor cre­ci­mien­to del pe­lo y una re­duc­ción de los ca­be­llos te­ló­ge­nos has­ta un 10% del to­tal –se atri­bu­ye al au­men­to de la hor­mo­na pro­ges­te­ro­na–; mien­tras que en el post­par­to se pro­du­ce exac­ta­men­te lo con­tra­rio, con una pér­di­da de ca­be­llos y un au­men­to de los ca­be­llos te­ló­ge­nos has­ta una pro­por­ción del 30%.

La re­la­ción hormonal es muy com­ple­ja. Al­gu­nos au­to­res ase­gu­ran que los fo­lícu­los pi­lo­sos ejer­cen ellos mis­mos una ac­ción hormonal, ya que a pe­sar de no se­cre­tar hor­mo­nas , sí con­vier­ten, por ejem­plo, el es­tra­diol -una de las prin­ci­pa­les hor­mo­nas fe­me­ni­nas- en es­tro­nas. Tam­bién au­men­tan la pro­por­ción de cier­tas pro­teí­nas, oca­sio­nan­do una ma­yor o me­nor cir­cu­la­ción de la tes­tos­te­ro­na - hor­mo­na mas­cu­li­naen la san­gre. Otras hor­mo­nas, co­mo las de la ti­roi­des, pa­ra­ti­roi­des o hi­pó­fi­sis, ejer­cen efec­tos es­ti­mu­lan­tes o in­hi­bi­do­res del ci­clo de de­sa­rro­llo del ca­be­llo.

Fac­tor nu­tri­cio­nal. La malnu­tri­ción y la anemia son dos cau­sas ha­bi­tua­les de caí­da del ca­be­llo. La de­fi­cien­cia de cier­tos prin­ci­pios nu­tri­cio­na­les pue­de pro­vo­car un re­tra­so en la sín­te­sis de pro­teí­nas con re­duc­ción o es­tan­ca­mien­to del cre­ci­mien­to del pe­lo. Es fre­cuen­te ob­ser­var caí­da de ca­be­llo en per­so­nas que si­guen die­tas de adel­ga­za­mien­to des­con­tro­la­das y du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de tiem­po.

Fac­tor am­bien­tal. El ai­re con­ta­mi­na­do no es be­ne­fi­cio­so pa­ra el pe­lo, co­mo tam­po­co lo son los acon­di­cio­na­do­res, mol­dea­do­res, lí­qui­dos de per­ma­nen­tes... El fac­tor am­bien­tal vie­ne con­di­cio­na­do por la sen­si­bi­li­dad in­di­vi­dual.

TI­POS DE ALO­PE­CIA

En tér­mi­nos mé­di­cos, a la caí­da del ca­be­llo, con apa­ri­ción de áreas cal­vas se le de­nom ina alo­pe­cia. Vea­mos los di­fe­ren­tes ti­pos.

En el hom­bre. La más fre­cuen­te se co­no­ce co­mo alo­pe­cia di­fu­sa pro­gre­si­va o alo­pe­cia an­droi­de. Se ini­cia fre­cuen­te­men­te en la zo­na fron­tal y a ni­vel tem­po­ral, res­pe­tan­do ha­bi­tual­men­te la zo­na de en­ci­ma de las ore­jas. Tam­bién se la de­no­mi­na cal­vi­cie hi­po­crá­ti­ca, ya que Hi­pó­cra­tes la pa­de­ció.

El he­cho de que es­te ti­po de cal­vi­cie se pre­sen­ta­se en los hom­bres y no en las mu­je­res hi­zo pen­sar en la re­la­ción en­tre és­ta y la con­di­ción mas­cu­li­na. Los an­ti­guos ára­bes ya sa­bían que los eu­nu­cos –va­ro­nes cas­tra­dos– no pa­de­cían alo­pe­cia. En épo­cas más ac­tua­les se ha vis­to que la ad­mi­nis­tra­ción de an­dró­ge­nos au­men­ta el ries­go de pa­de­cer cal­vi­cie.

La prin­ci­pal hor­mo­na se­xual mas­cu­li­na es la tes­tos­te­ro­na . Se for­ma en los

tes­tícu­los y en me­nor me­di­da en la cor­te­za su­pra­rre­nal. En el fo­lícu­lo pi­lo­so la tes­tos­te­ro­na se me­ta­bo­li­za rá­pi­da­men­te y su con­su­mo es má­xi­mo en la fa­se anagé­ni­ca, me­dio en la ca­ta­gé­ni­ca y es­ca­so en la te­lo­gé­ni­ca.

Alo­pe­cia en la mu­jer. En es­ca­sas oca­sio­nes po­de­mos ob­ser­var una alo­pe­cia mas­cu­li­na en las mu­je­res y su pre­sen­cia sue­le ser un signo de vi­ri­li­za­ción o de al­te­ra­ción del equi­li­brio de las hor­mo­nas se­xua­les, de­bi­do a la ad­mi­nis­tra­ción de hor­mo­nas mas­cu­li­ni­zan­tes en el tra­ta­mien­to de un fi­bro­ma, por ejem­plo.

La cal­vi­cie en las mu­je­res no es un he­cho ex­cep­cio­nal, pe­ro a di­fe­ren­cia de los va­ro­nes sue­le ser di­fu­sa y no res­pe­ta cier­tas zo­nas. En el se­xo fe­me­nino la cal­vi­cie se re­la­cio­na con al­te­ra­cio­nes de las hor­mo­nas ti­roi­deas o hi­po­fi­sia­rias, cu­yas con­se­cuen­cias son ca­be­llos frá­gi­les, fi­nos y se­cos. En es­tos ca­sos la piel tam­bién pre­sen­ta al­te­ra­cio­nes.

La épo­ca de ma­yor caí­da de ca­be­llo en la mu­jer sue­le ser la me­no­pau­sia. La cau­sa es que se pro­du­ce una re­duc­ción im­por­tan­te en los ni­ve­les de pro­ges­te­ro­na. Es­tos cam­bios hor­mo­na les pue­den oca­sio­nar la caí­da del ca­be­llo a me­cho­nes.

En es­te ca­so con­cre­to la alo­pe­cia se con­si­de­ra sín­to­ma de una en­fer­me­dad, así co­mo, en hom­bres y mu­je­res, cuan­do se de­ba a mo­ti­vos ner­vio­sos o sea un efec­to se­cun­da­rio de al­gún fár­ma­co. Si eli­mi­na­mos esas cau­sas el pe­lo vol­ve­rá a cre­cer.

CHAM­PÚS ANTICAÍDA

El uso de cham­pús es­pe­cia­les pa­ra fre­nar la caí­da del ca­be­llo tie­ne una uti­li­dad re­la­ti­va, ya que la ma­yo­ría de ellos se li­mi­tan a cier­tas di­fe­ren­cias en los factores de neu­tra­li­dad o agresividad de su com­po­si­ción.

La ma­yo­ría de cham­pús anticaída contienen una sus­tan­cia de­no­mi­na­da pi­ri­tio­na­to de cinc, uti­li­za­da tam­bién en el con­trol de la cas­pa y de la der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca. Asi­mis­mo, se re­co­mien­dan los cham­pús de brea pa­ra el tra­ta­mien­to de la cas­pa y la caí­da del ca­be­llo. En ge­ne­ral son úti­les si el ex­ci­pien­te es el ade­cua­do, aun­que se li­mi­tan a con­tro­lar tem­po­ral­men­te la se­cre­ción se­bá­cea, res­pon­sa­ble en gran par­te de la cal­vi­cie mas­cu­li­na.

Co­mo nor­ma ge­ne­ral hay que te­ner en cuen­ta que en la ma­yo­ría de los cham­pús es más im­por­tan­te el ex­ci­pien­te – el agen­te lim­pia­dor, los co­lo­ran­tes o el res­to de sus­tan­cias aña­di­das sin un fin me­di­ci­nal– que el he­cho de que con­ten­gan tal o cual plan­ta con pro­pie­da­des más o me­nos in­tere­san­tes.

Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que aun los cham­pús que lle­van la eti­que­ta de na­tu­ral pue­den ser agre­si­vos pa­ra el cue­ro ca­be­llu­do de una per­so­na y en cam­bio be­ne­fi­ciar a otra.

El uso fre­cuen­te de agen­tes de­ter­gen­tes en el ca­be­llo des­tru­ye la ca­pa de gra­sa pro­tec­to­ra del pe­lo y sue­le vol­ver­los más frá­gi­les. Las glán­du­las se­bá­ceas que contienen ca­da fo­lícu­lo pi­lo­so pue­den reac­cio­nar al la­va­do de­ma­sia­do fre­cuen­te au­men­tan­do la pro­duc­ción de gra­sa.

Co­mo re­ce­ta sim­ple se acon­se­ja la apli­ca­ción de una ye­ma de hue­vo en el cue­ro ca­be­llu­do en­tre las dos en­ja­bo­na­das de ri­gor con un cham­pú sua­ve re­for­zan­te. Se dis­tri­bu­ye con un sua­ve ma­sa­je y se de­ja ac­tuar du­ran­te unos diez mi­nu­tos. Se acla­ra con agua y se pro­ce­de a la se­gun­da en­ja­bo­na­da con el cham­pú, que se de­ja­rá ac­tuar otros cin­co mi­nu­tos. La ye­ma de hue­vo con­tie­ne prin­ci­pios gra­sos nu­tri­ti­vos pa­ra la raíz del ca­be­llo.

LAS ME­JO­RES PLAN­TAS

Ja­bo­ran­di ( Pi­lo­car­pus ja­bo­ran­di). El ja­bo­ran­di es un ar­bus­to de Bra­sil del que se ex­trae una sus­tan­cia de­no­mi­na­da pi­lo­car­pi­na, uti­li­za­da pa­ra re­du­cir la pre­sión ocu­lar en ca­sos de glau­co­ma. Sin em­bar­go, su in­di­ca­ción más tra­di­cio­nal ha si­do la de pre­ve­nir la caí­da del ca­be­llo.

No se sa­be a cien­cia cier­ta cuál es su me­ca­nis­mo de ac­ción, pe­ro po­si­ble­men­te in­flu­ye so­bre el sis­te­ma ner­vio­so ve­ge­ta­ti­vo equi­li­brán­do­lo y fa­vo­re­cien­do el fun­cio­na­mien­to de las glán­du­las se­bá­ceas.

Ca­pu­chi­na ( Tro­paeo­lum ma­jus). Es la plan­ta más co­no­ci­da en el tra­ta­mien­to ca­pi­lar. Se uti­li­zan es­pe­cial­men­te sus ho­jas, que lle­gan a te­ner has­ta un 2 por mil de azu­fre. La en­con­tra­mos en nu­me­ro­sas lo­cio­nes ca­pi­la­res, cham­pús y pre­pa­ra­cio­nes de di­ver­sos ti­pos. Su ac­ción be­né­fi­ca se tra­du­ce en un es­tí­mu­lo del cre­ci­mien­to, una pre­ven­ción de la caí­da y un for­ta­le­ci­mien­to del fo­lícu­lo pi­lo­so.

Or­ti­ga ( Ur­ti­ca dioi­ca y Ur­ti­ca urens). La ac­ción de la or­ti­ga es fun­da­men­tal­men­te cir­cu­la­to­ria: por ello to­ni­fi­ca el cue­ro ca­be­llu­do y la pa­pi­la dér­mi­ca del fo­lícu­lo pi­lo­so. Se uti­li­za el ju­go de sus ho­jas y la raíz, usual­men­te en for­ma de cham­pús o de ma­ce­ra­cio­nes al­cohó­li­cas -véa­se la fór­mu­la en el re­cua­dro de la pá­gi­na an­te­rior.

Bar­da­na ( Ar­ctium lap­pa). Se uti­li­za en nu­me­ro­sas afec­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas de­bi­do prin­ci­pal­men­te a sus pro­pie­da­des de­pu­ra­ti­vas. En es­te ca­so pue­den ser úti­les las de­coc­cio­nes de su

raíz. Se hier­ven a fuego len­to de tres a cin­co mi­nu­tos y se apli­can en for­ma de ca­ta­plas­mas o em­plas­tos hú­me­dos so­bre el cue­ro ca­be­llu­do.

To­mi­llo ( Thy­mus vul­ga­ris). Tan­to el to­mi­llo co­mo el ser­pol (Thy­mus serpy­llum) ejer­cen una ac­ción tó­ni­ca so­bre la piel de la ca­be­za. Tam­bién tie­ne cier­ta ac­ción an­ti­sép­ti­ca, pe­ro que­da re­du­ci­da en es­te ca­so por la lar­ga de­coc­ción que re­co­men­da­mos.

Se co­ge­rá un pu­ña­do de to­mi­llo y se her­vi­rá en un li­tro de agua has­ta que se re­duz­ca a me­dio li­tro. Es­ta de­coc­ción con­cen­tra da se apli­ca­rá so­bre el cue­ro ca­be­llu­do tras el la­va­do. Se de­ja­rá que el pe­lo se se­que sin acla­rar, al me­nos du­ran­te unas ho­ras.

Sal­via ( Sal­via of­fi­ci­na­lis). Se apli­ca de for­ma idén­ti­ca a co­mo he­mos ex­pli­ca­do pa­ra el to­mi­llo o el ser­pol. La ac­ción de la sal­via so­bre el ca­be­llo, sin em­bar­go, es di­fe­ren­te, ya que ejer­ce una ac­ti- vi­dad es­tro­gé­ni­ca. Es bien sa­bi­do que la sal­via es una plan­ta útil pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des de la mu­jer, de­bi­do al sua­ve es­tí­mu­lo hormonal fe­me­nino que pro­du­ce.

Por esa mis­ma ra­zón pue­de re­du­cir el an­dro­ge­nis­mo ex­ce­si­vo que es­ti­mu­la la caí­da del ca­be­llo, tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res. Otras plan­tas que ejer­cen es­ta ac­ción es­tro­gé­ni­ca son la an­gé­li­ca ( An­ge­li­ca ar­chan­ge­li­ca), la hie­dra ( He­de­ra he­lix) o el lú­pu­lo ( Hu­mu­lus lu­pu­lus).

Vid ( Vi­tis vi­ni­fe­ra). Se tra­ta de apli­car vi­na­gre de vino de bue­na ca­li­dad. En la fa­bri­ca­ción del vino sue­len uti­li­zar­se com­pues­tos a ba­se de azu­fre que po­si­ble­men­te desem­pe­ñen una ac­ción to­ni­fi­can­te del cue­ro ca­be­llu­do. Sin em­bar­go, la ac­ción del vi­na­gre de vino no só­lo de­pen­de del azu­fre, ya que otros vi­na­gres, co­mo el de si­dra, son igual­men­te efi­ca­ces.

Pa­ra su apli­ca­ción se aña­de una cu­cha­ra­da so­pe­ra al agua del úl­ti­mo acla­ra­do. Tam­bién se pue­de po­ner una cu­cha­ra­di­ta de vi­na­gre en un va­so de agua y lue­go em­be­ber el pei­ne en la so­lu­ción. El vi­na­gre tie­ne el in­con­ve­nien­te de su olor, a ve­ces ex­ce­si­va­men­te per­sis­ten­te.

Exis­ten otros re­me­dios na­tu­ra­les ade­más de las plan­tas. La hi­dro­te­ra­pia fa­ci­li­ta la nu­tri­ción de las cé­lu­las ger­mi­na­les al ha­cer que la san­gre lle­gue a las pe­que­ñas ar­te­rias y ve­nas en torno al fo­lícu­lo. Fric­cio­nan­do fre­cuen­te­men­te el cue­ro ca­be­llu­do con agua fresca con­se­gui­re­mos el es­tí­mu­lo.

En al­gu­nos ca­sos el es­ta­do psí­qui­co tie­ne re­la­ción con la cal­vi­cie. La de­pre­sión, la an­sie­dad, el in­som­nio pro­lon­ga­do y to­dos aque­llos es­ta­dos que cur­san con es­ti­mu­la­ción del sis­te­ma pa­ra­sim­pá­ti­co pue­den cau­sar alo­pe­cias di­fu­sas. El yo­ga o la re­la­ja­ción ayu­dan a se­re­nar los áni­mos y a es­ta­bi­li­zar el fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las del cue­ro ca­be­llu­do.

Ca­pu­chi­na

Sal­via

Or­ti­ga

To­mi­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.