Aman­tes de los ani­ma­les

Integral - - Salvar A Los Animales -

Al­gu­nos han pa­sa­do a for­mar par­te de la mi­to­lo­gía de los na­tu­ra­lis­tas y aman­tes de la vida sal­va­je. Otros son ca­si des­co­no­ci­dos y de­sa­rro­llan su la­bor ca­lla­da­men­te, en con­di­cio­nes du­ras. sin el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co. To­dos ellos han da­do lo me­jor de sí mis­mos –al­gu­nos in­clu­so la vida– pa­ra sal­var a los ani­ma­les de la de­pre­da­ción del hom­bre.

Geor­ge Adam­son

Adam­son, a los 83 años de edad, mu­rió acri­bi­lla­do por ca­za­do­res fur­ti­vos. Es­te naturalista ha­bía de­di­ca­do to­da su vida a la pro­tec­ción de los gran­des fe­li­nos afri­ca­nos y, en par­ti­cu­lar, de los leo­nes. En el co­ra­zón de la sa­ba­na ke­nia­ta, en Ko­ra. fun­dó el cen­tro de re­co­gi­da y reha­bi­li­ta­ción. Joy, su es­po­sa, mu­rió de la mis­ma ma­ne­ra nue­ve años an­tes, en 1980. Am­bos ha­bían ins­pi­ra­do la fa­mo­sa no­ve­la Na­ci­da li­bre. de la que des­pués se fil­ma­ría una se­rie pa­ra la te­le­vi­sión. Geor­ge lle­gó a Ke­nia pa­ra tra­ba­jar en la plan­ta­ción de ca­fé de su pa­dre. An­tes de en­con­trar su ver­da­de­ra vo­ca­ción co­mo guar­da de ca­za ejer­ció de ca­za­dor de mar­fil, bus­ca­dor de oro, co­mer­cian­te de ce­ra de abe­ja y miel. Adam­son des­can­sa aho­ra en­tre sus leo­nes de Ko­ra.

Ge­rald Du­rrell

Naturalista in­can­sa­ble, es­cri­tor des­ter­ni­llan­te, au­tor del cé­le­bre li­bro Mi fa­mi­lia y otros ani­ma­les, y pro­pie­ta­rio del úni­co zoológico del mun­do que qui­zá ten­ga ra­zón de ser. Su par­que de la is­la de Jer­sey, en el Ca­nal de la Man­cha, po­see úni­ca­men­te ani­ma­les que se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción. La cría en cau­ti­vi­dad es la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal y los ani­ma­les son pos­te­rior­men­te pues­tos en li­ber­tad en los paí­ses de ori­gen. Du­rrell ha con­ven­ci­do a nu­me­ro­sos go­bier­nos de pre­ser­var su pa­tri­mo­nio na­tu­ral co­mo he­ren­cia pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y fuen­te de ri­que­za.

Dian Fos­sey

Se­gu­ra­men­te la pri­ma­tó­lo­ga más co­no­ci­da del mun­do. Su li­bro Go­ri­las en la niebla fue un best-se­ller mun­dial y una pe­lí­cu­la igual­men­te muy fa­mo­sa. Fos­sey in­vir­tió ca­si vein­te años en in­ves­ti­gar el com­por­ta­mien­to so­cial de los go­ri­las de mon­ta­ña en Zai­re y Ruan­da. Fun­dó el cen­tro de Ka­ri­so­ke en el que se pro­si­guen sus es­tu­dios. Fue ase­si­na­da bru­tal­men­te por los ca­za­do­res fur­ti­vos en la Na­vi­dad de 1985.

Ja­ne Goo­dall

No tan fa­mo­sa co­mo Fos­sey, pe­ro de pa­re­ci­da tra­yec­to­ria, Goo­dall ha con­vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das con los chim­pan­cés afri­ca­nos. in­ten­tan­do des­ci­frar su com­por­ta­mien­to y com­ba­tien­do el trá­fi­co de es­tos ani­ma­les. Se ca­só con un fo­tó­gra­fo del Na­tio­nal Geo­grap­hic que la vi­si­tó en Afri­ca pa­ra ha­cer un reportaje so­bre ella. Allí se que­da­ron a vi­vir y tu­vie­ron una hi­ja. Ja­ne Goo­dall im­pul­sa una fun­da­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra la pro­tec­ción de los chim­pan­cés. El li­bro que re­co­ge sus prin­ci­pa­les ex­pe­rien­cias con los pri­ma­tes es En la sen­da del hom­bre.

Ri­chard Hill

Fun­da­dor del san­tua­rio bri­tá­ni­co pa­ra las aves Bird­land, en­cla­va­do en Bour­ton-ont­he­wa­ter. Es pro­pie­ta­rio de dos is­las en el ar­chi­pié­la­go de las Mal­vi­nas en las que pro­te­ge a los pin­güi­nos. En 1985 re­co­gió diez ejem­pla­res de pin­güino real que ha­bían que­da­do atra­pa­dos en las re­des de pes­que­ros tai­wa­ne­ses.

Je­remy Ma­lli­son

Am­bi­cio­so pro­yec­to el de es­te hom­bre, que lu­cha en­co­na­da­men­te por aca­bar con el con­tra­ban­do de ti­tís leo­na­dos, uno de los mo­nos más va­lio­sos y es­ca­sos de la sel­va bra­si­le­ña. Ma­llin­son tie­ne su se­de de ope­ra­cio­nes en el zoológico de la is­la de Jer­sey, pe­ro con­ti­nua­men­te se en­cuen­tra en el Ama­zo­nas tra­tan­do de que los pro­pie­ta­rios de ti­tís leo­na­dos los do­nen pa­ra su re­in­tro­duc­ción a la vida sal­va­je o bien pa­ra su cría en cau­ti­vi­dad.

Hei­di Mos­ba­cher

Hei­di vi­ve so­la en una ca­ba­ña cons­trui­da so­bre so­por­tes de ma­de­ra en la jun­gla del Ama­zo­nas. Des­de ha­ce quin­ce años se de­di­ca a cui­dar y pro­te­ger a los pe­re­zo­sos, a la vez que es­tu­dia a es­tos ma­mí­fe­ros de len­tos mo­vi­mien­tos. Mos­ba­cher, de 46 años, sa­le ca­da día a la sel­va pa­ra re­co­lec­tar las ho­jas y fru­tos que pre­fie­ren los pe­re­zo­sos que se re­cu­pe­ran en sus ins­ta­la­cio­nes, a 200 ki­ló­me­tros de Ma­naos. Ella tie­ne en los fur­ti­vos y tra­fi­can­tes los prin­ci­pa­les enemi­gos, pe­ro pien­sa con­ti­nuar su gue­rra a fa­vor de los pe­re­zo­sos has­ta ga­nar­la.

Dick Pit­man

Ca­be­za vi­si­ble e im­pul­sor de las cam­pa­ñas que han sal­va­do a los ri­no­ce­ron­tes ne­gros en Zim­bab­we. Pit­man es un pe­rio­dis­ta in­de­pen­dien­te que an­tes fue guar­da de ca­za y pre­si­den­te de la so­cie­dad Zam­be­zi. Ha con­se­gui­do re­cau­dar mi­les de dó­la­res pa­ra la pro­tec­ción de los úl­ti­mos ejem­pla­res de es­tos gran­des her­bí­vo­ros y en la ac­tua­li­dad tra­ba­ja en la ela­bo­ra­ción de una es­tra­te­gia na­cio­nal zim­ba­bue­sa pa­ra la pro­tec­ción del rinoceronte.

Alli­son Ri­chard

Pro­fe­so­ra de la uni­ver­si­dad nor­te­ame­ri­ca­na de Va­le pe­ro so­bre to­do es­tu­dio­sa de la eco­lo­gía de la es­ca­sa po­bla­ción de le­mu­res de Ma­da­gas­car, prin­ci­pal­men­te en el sur de la is­la. Su gru­po de tra­ba­jo co­la­bo­ra in­ten­sa­men­te con la po­bla­ción lo­cal pa­ra pro­te­ger los bos­ques en los que vi­ven es­tos ma­mí­fe­ros tre­pa­do­res. Los fon­dos que con­si­gue a tra­vés de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les los uti­li­za tan­to pa­ra pro­te­ger a los le­mu­res co­mo pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de vida de los na­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.