16 Ali­men­tos an­ti cán­cer

Re­me­dios na­tu­ra­les y efi­ca­ces pa­ra las do­len­cias y ac­ci­den­tes co­ti­dia­nos

Integral - - Alimentación Natural - TEX­TOS: ISA­BEL M. ª NA­VA­RRO ( TÉC­NI­CA SU­PE­RIOR DIETÉTICA)

En las úl­ti­mas dé­ca­das, las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la re­la­ción de lo que co­me­mos y al­gu­nos ti­pos de cán­cer es­tá dan­do gran­des re­sul­ta­dos, has­ta el pun­to de en­con­trar ali­men­tos con fi­to­quí­mi­cos ac­ti­vos es­pec­ta­cu­la­res, co­mo la cur­cu­mi­na que con­tie­ne la cúr­cu­ma, ca­paz de re­du­cir tu­mo­res mo­de­ra­da­men­te. Otros son una ayu­da ac­ti­va muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra las per­so­nas que han de se­guir tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal con qui­mio­te­ra­pia.

No me­nos in­tere­san­te es el he­cho de que los ali­men­tos an­ti­cán­cer son úti­les pa­ra to­do el mun­do. Ayu­dan a evi­tar­lo y ade­más son en ge­ne­ral ri­cos en an­ti­in­fla­ma­to­rios, an­ti­oxi­dan­tes, en­zi­mas… Es­ta pre­ven­ción es una in­vi­ta­ción mag­ní­fi­ca y una opor­tu­ni­dad pa­ra in­tro­du­cir cam­bios en nues­tro es­ti­lo de vida.

En la re­vis­ta nos ocu­pa­mos a me­nu­do de los ali­men­tos an­ti cán­cer. En el nú­me­ro an­te­rior, vi­mos por ejem­plo el po­ten­cial de los hue­sos de al­gu­nas frutas. Vea­mos es­ta vez un bre­ví­si­mo re­su­men de al­gu­nos im­por­tan­tes ali­men­tos an­ti cán­cer.

¿SON FÁ­CI­LES DE CON­SE­GUIR?

Hay ali­men­tos que au­men­tan nues­tras de­fen­sas, bien sea por­que pro­mue­ven el «sui­ci­dio» de las cé­lu­las can­ce­ro­sas, o bien por­que son ali­men­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios, o por­que son ali­men­tos que fre­nan el cre­ci­mien­to del tu­mor.

Ade­más, exis­ten otros que nos ayu­dan a eli­mi­nar sus­tan­cias tó­xi­cas can­ce­rí­ge­nas. To­dos los ali­men­tos que pre­sen­ta­mos aquí son fá­ci­les de en­con­trar y de in­cor­po­rar fá­cil­men­te a nues­tra vida co­ti­dia­na.

1. Cúr­cu­ma

La es­pe­cia mi­le­na­ria de Asia es el an­ti­in­fla­ma­to­rio na­tu­ral más po­ten­te que se co­no­ce. La cur­cu­mi­na in­hi­be el cre­ci­mien­to de tu­mo­res de co­lon, es­tó­ma­go, hí­ga­do, ova­rios, leu­ce­mias… Im­pi­de la for­ma­ción de nue­vos va­sos san­guí­neos (an­ti­an­gio­gé­ne­sis) por los tu­mo­res y pro­du­ce la muer­te de cé­lu­las can­ce­ro­sas. Ade­más, es efec­ti­va pa­ra re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el de­sa­rro­llo de las me­tás­ta­sis pro­du­ci­das por cán­ce­res de ma­ma.

Se re­co­mien­da usar­la con pi­mien­ta ne­gra o di­sol­ver­la con acei­te de li­na­za

o de oli­va de bue­na ca­li­dad pa­ra ab­sor­ber­se me­jor. La mez­cla de es­pe­cias que co­no­ce­mos co­mo curry con­tie­ne ha­bi­tual­men­te pi­mien­ta y cúr­cu­ma. El con­su­mo ideal es de ¼a ½ cu­cha­ra­di­ta al día. Ac­tual­men­te la cúr­cu­ma tam­bién se ven­de en cáp­su­las. Ele­gid­la bio­ló­gi­ca siem­pre que sea po­si­ble.

2. Jen­gi­bre

An­ti­in­fla­ma­to­rio, an­ti­oxi­dan­te y de­pu­ra­ti­vo he­pá­ti­co. Es un ali­men­to pa­ra una die­ta con­tra el cán­cer gra­cias al gin­ge­rol, que es uno de los fe­no­les que ha­cen que ten­ga su sa­bor par­ti­cu­lar.

El jen­gi­bre ac­túa fren­te al fac­tor nu­clear kap­paB y la en­zi­ma COX-2 que par­ti­ci­pan en la for­ma­ción de al­gu­nos tu­mo­res. Se ha ob­ser­va­do in­hi­bi­ción de las me­tás­ta­sis de cán­cer de ma­ma al im­pe­dir la mo­vi­li­dad y la ad­he­sión de las cé­lu­las ma­lig­nas.

3. Ver­du­ras cru­cí­fe­ras

Col (blan­ca y ro­ja), co­les de Bru­se­las, re­po­llo, na­bo, co­li­flor y bró­quil... Los mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos ase­gu­ran que es­tas hor­ta­li­zas son uno de los me­jo­res ejem­plos de ali­men­tos ase­qui­bles que

ayu­dan a lu­char con­tra el cán­cer. To­das ellas im­pi­den que las cé­lu­las pre­can­ce­ro­sas se con­vier­tan en tu­mo­res ma­lig­nos, ya que eli­mi­nan sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas ac­ti­vas.

Las ver­du­ras cru­cí­fe­ras contienen la mo­lé­cu­la in­dol-3-car­bi­nol y sul­fo­ra­fano. Son asi­mis­mo ri­cas en se­le­nio, vi­ta­mi­na C y glu­co­si­lo­na­tos, que cuan­do se hi­dro­li­zan en el co­lon por la flo­ra mi­cro­bia­na pro­du­cen pro­pie­da­des qui­mio­pre­ven­ti­vas re­la­cio­na­das con la in­hi­bi­ción de car­ci­nó­ge­nos.

Si se hier­ven en abun­dan­te agua se pier­de el 56% de los glu­co­si­lo­na­tos en los pri­me­ros 2 mi­nu­tos, mien­tras que si se hier­ven en­tre 8 y 12 mi­nu­tos el con­te­ni­do de glu­co­si­lo­na­tos cae un 70%. En cam­bio, si se cue­cen al va­por, o con las nue­vas téc­ni­cas a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra, no se al­te­ra el con­te­ni­do de glu­co­si­lo­na­tos.

En en­sa­la­das y en zu­mos. En re­su­men, no con­vie­ne her­vir col y el bré­col, por­que pier­den es­tas pro­pie­da­des, pe­ro otro buen re­cur­so es in­cluir­las, bien ali­ña­das, en las en­sa­la­das. Ade­más, en es­tos mo­men­tos vi­vi­mos una au­tén­ti­ca ex­plo­sión de zu­mos y ju­gos que contienen es­tas ver­du­ras com­bi­na­das con al­gu­na fru­ta (pe­ra, man­za­na, etc.) pa­ra me­jo­rar el sa­bor. Re­cor­dad que se tra­ta de be­bi­das muy po­ten­tes que con­vie­ne be­ber siem­pre muy des­pa­cio y a sor­bi­tos, en­sa­li­ván­do­las bien.

4. La so­ja

Evi­ta que el tu­mor crez­ca por las iso­fla­vo­nas que con­tie­ne, que tie­nen un com­por­ta­mien­to se­me­jan­te a los es­tró­ge­nos fe­me­ni­nos. Pe­ro no con­vie­ne abu­sar de la so­ja, ni de los pre­pa­ra­dos de iso­fla­vo­nas pa­ra la me­no­pau­sia. En ge­ne­ral, y es­pe­cial­men­te las per­so­nas que ha­yan pa­de­ci­do cán­cer de ma­ma, han de con­sul­tar siem­pre con el mé­di­co o es­pe­cia­lis­ta.

5. Se­tas que au­men­tan las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio

Son uno de los ali­men­tos que ayu­dan a lu­char con­tra el cán­cer de un mo­do más efi­caz. Te­ne­mos el shii­ta­ke (Len­ti­nus edo­des), mai­ta­ke (Gri­fo­la fron­do­sa), ore­ja blan­ca (Pleu­ro­tus opun­tiae), cham­pi­ñón por­to­be­llo (Aga­ri­cus brun­nes­cens), cre­mi­ni, enoki­ta­ke ( Flam­mu­li­na ve­lu­ti­pes), reis­hi (Ga­no­der­ma lu­ci­dum) y la se­ta de car­do (Pleu­ro­tus eryn­gii). Es­to se de­be al len­ti­nán y be­ta­glu­ca­nos que contienen. En Ja­pón se uti­li­zan des­de ha­ce más de 30 años en ca­sos de cán­cer de co­lon o es­tó­ma­go.

6. Fru­tos ro­jos

Mo­ras, fram­bue­sas, fre­sas, arán­da­nos, ce­re­zas... Tan­to la fram­bue­sa co­mo la fre­sa son ca­pa­ces de ra­len­ti­zar el cre­ci­mien­to del tu­mor por el áci­do elá­gi­co que contienen. Las ce­re­zas des­in­to­xi­can al or­ga­nis­mo de sus­tan­cias quí­mi­cas del me­dio am­bien­te por el áci­do glu­cá­ri­co.

Tam­bién contienen va­ria­das con­cen­tra­cio­nes de fe­no­les que se­gún los ex­per­tos in­hi­ben el cre­ci­mien­to de cé­lu­las de cán­cer de ma­ma, co­lon, es­tó­ma­go y prós­ta­ta. Los arán­da­nos po­seen un ele­va­do efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio y son una de las frutas con más al­to con­te­ni­do en quer­ce­ti­na, uno de los fla­vo­noi­des más es­tu­dia­dos por su ac­ti­vi­dad an­ti­cán­cer.

La piel de los arán­da­nos y de la man­za­na con­tie­ne áci­do ur­só­li­co, que tam­bién po­see ac­ti­vi­dad an­ti cán­cer (im­pi­de la in­va­sión tu­mo­ral y las me­tás­ta­sis). Los arán­da­nos son es­pe­cial­men­te efec­ti­vos en ca­so de cán­cer de co­lon, por las proan­to­cia­ni­di­nas que contienen (tam­bién las contienen el cacao y el cho­co­la­te ne­gro), al igual que la ca­ne­la y el arán­dano ro­jo.

Con­vie­ne co­mer las frutas con el es­tó­ma­go va­cío siem­pre que sea po­si­ble.

7. Té ver­de

Se­gún el Na­tio­nal Can­cer Ins­ti­tu­te de EEUU, sus po­li­fe­no­les (es­pe­cial­men­te las ca­te­qui­nas) evi­tan que el tu­mor crez­ca y nos in­va­da. Se ha in­ves­ti­ga­do so­bre la leu­ce­mia, cán­cer de ma­ma, de prós­ta­ta, de ri­ñón, piel y bo­ca. Sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes son bien co­no­ci­das y to­da­vía hoy en día se le des­cu­bren nue­vas apli­ca­cio­nes.

8. Es­pe­cias y hier­bas

La hier­ba­bue­na, el to­mi­llo, la me­jo­ra­na, el oré­gano, la al­baha­ca y el ro­me­ro son to­das ellas ri­cas en ter­pe­nos que ha­cen que las cé­lu­las can­ce­ro­sas mue­ran o bien que no crez­can. Por otro la­do, la api­ge­ni­na abun­dan­te en el pe­re­jil y en el apio con­tri­bu­ye tam­bién a que un tu­mor no se desa­rro­lle.

9. Li­co­peno y vi­ta­mi­na A en frutas y ver­du­ras

Co­mo la za­naho­ria, el ca­la­ba­cín, la ca­la­ba­za, la ba­ta­ta o bo­nia­to, el ña­me, el to­ma­te, los al­ba­ri­co­ques, la re­mo­la­cha y el ca­qui. Se ha com­pro­ba­do el li­co­peno no es só­lo un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te ca­ro­te­noi­de, sino que es ca­paz de in­hi­bir el cre­ci­mien­to de cé­lu­las can­ce­ro­sas, al­gu­nas es­pe­cial­men­te agre­si­vas, co­mo los glio­mas ce­re­bra­les. En el ca­so del to­ma­te, pa­ra que li­be­re el li­co­peno ha de es­tar co­ci­do. Tam­bién au­men­ta su ac­ti­vi­dad aso­cia­do con el bró­co­li. Y el acei­te de oli­va fa­ci­li­ta su asi­mi­la­ción por el or­ga­nis­mo.

10. Ajo, ce­bo­lla, pue­rro, cha­lo­ta ( Allium as­ca­lo­nium) y ce­bo­lle­ta.

Ha­ce 3.500 años los egip­cios ya co­no­cían las pro­pie­da­des del ajo pa­ra el tra­ta­mien­to de tu­mo­res. Es­tu­dios rea­li­za­dos en Chi­na, Ho­lan­da e Ita­lia han mos­tra­do el im­por­tan­te pa­pel que tie­ne el ajo y su fa­mi­lia (ce­bo­llas) en la pre­ven­ción de cán­ce­res del tu­bo di­ges­ti­vo (esó­fa­go, es­tó­ma­go y co­lon). Así, las per­so­nas que con­su­mían ma­yor can­ti­dad de ajo y ce-

bo­llas te­nían tres ve­ces me­nos po­si­bi­li­da­des de pre­sen­tar cán­cer de es­tó­ma­go que los que con­su­mían po­ca can­ti­dad. Es­ta fa­mi­lia de hor­ta­li­zas con­tri­bu­ye a des­truir las cé­lu­las can­ce­ro­sas en el cán­cer de co­lon, de ma­ma, pul­món, prós­ta­ta y leu­ce­mia.

11. Áci­dos gra­sos ome­ga-3

Al in­ge­rir­los, nues­tro or­ga­nis­mo los in­cor­po­ra a las mem­bra­nas ce­lu­la­res, en don­de des­pla­za a las gra­sas ma­las y las sus­ti­tu­ye. Las gra­sas ma­las cau­san in­fla­ma­ción, hi­per­ten­sión y da­ño car­dia­co. Al­gu­nas es­pe­cies de pes­ca­do son ri­cos en áci­dos ome­ga-3 y ome­ga-6.

El áci­do gra­so ome­ga-3 se en­cuen­tra en el acei­te de li­na­za (8 g por cu­cha­ra­da), acei­te de oli­va (0,1 g por cu­cha­ra­da), nue­ces (1,3 g ca­da 15 gra­mos de nue­ces), se­mi­llas de li­na­za (1,8 g por cu­cha­ra­da), se­mi­llas de ca­la­ba­za, se­mi­llas de so­ja y en hue­vos en­ri­que­ci­dos con ome­ga-3 (0,34 g por hue­vo gran­de). Hoy se sa­be que la ac­ción fa­vo­ra­ble de los áci­dos gra­sos ome­ga-3 y ome­ga-6 se da cuan­do la pre­sen­cia de és­tos es equi­li­bra­da.

12. Al­gas

Son ri­cas en áci­do fu­cú­ni­co y fu­ca­nos, un po­li­sa­cá­ri­do que pro­du­ce apop­to­sis ( sui­ci­dio in­du­ci­do) en las cé­lu­las can­ce­ro­sas e in­hi­ben el de­sa­rro­llo de me­tás­ta­sis por el cán­cer de ma­ma. En es­tos mo­men­tos se es­tán es­tu­dian­do al­gu­nos de sus múl­ti­ples com­po­nen­tes fi­to­quí­mi­cos (co­mo el áci­do al­gí­ni­co, pre­sen­te en mu­chas va­rie­da­des de al­gas) y su efec­to an­ti in­fla­ma­to­rio y an­ti cán­cer.

Se ha ob­ser­va­do efec­to an­ti­tu­mo­ral en cé­lu­las de cán­cer de es­tó­ma­go a tra­vés de la re­duc­ción de ex­pre­sión de la en­zi­ma COX- 2 que par­ti­ci­pa en los pro­ce­sos de in­fla­ma­ción. Las al­gas tam­bién po­seen glu­ca­nos (Phy­ca­ri­ne) que es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

13. Gra­na­da

Se uti­li­za des­de ha­ce mi­les de años en la me­di­ci­na per­sa. Po­see pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias, que han si­do con­fir­ma­das en es­tu­dios ex­pe­ri­men­ta­les en cán­cer de prós­ta­ta y en cán­cer de ma­ma.

14. Cí­tri­cos

Ade­más de vi­ta­mi­na C, los cí­tri­cos (na­ran­ja, man­da­ri­na, piña, li­món y to­ron­ja) po­seen otros com­pues­tos fi­to­quí­mi­cos con pro­pie­da­des an­ti cán­cer. Re­cien­te­men­te se ha de­mos­tra­do que en los ni­ños que con­su­men re­gu­lar­men­te zu­mo de na­ran­ja en los pri­me­ros dos años de vida, de­sa­pa­re­ce el ries­go de desa­rro­llar leu­ce­mia. Otro de los me­ca­nis­mos an­ti cán­cer de los cí­tri­cos es la ac­ti­va­ción de los sis­te­mas de des­in­to­xi­ca­ción que se po­nen en mar­cha cuan­do pe­ne­tran sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas en el or­ga­nis­mo.

15. Cho­co­la­te ne­gro

Si el con­te­ni­do en cacao es su­pe­rior a 70% se con­si­de­ra que el cho­co­la­te es ne­gro y po­see una ele­va­da can­ti­dad de po­li­fe­no­les. Cua­ren­ta gra­mos de cho­co­la­te ne­gro contienen ca­si la mis­ma can­ti­dad de po­li­fe­no­les que una ta­za de té ver­de y el do­ble que un va­so de vino tin­to. El cho­co­la­te ne­gro tam­bién con­tie­ne 35% de áci­do olei­co, que en un áci­do gra­so mono in­sa­tu­ra­do en­con­tra­do tam­bién en el acei­te de oli­va. Las proan­to­cia­ni­di­nas del cacao disminuyen el cre­ci­mien­to del tu­mor de pul­món.

16. El res­ve­ra­trol de la uva

La uva es ri­ca en po­li­fe­no­les: el más co­no­ci­do es el res­ve­ra­trol. En 1996 se iden­ti­fi­có el res­ve­ra­trol co­mo la pri­me­ra mo­lé­cu­la de ori­gen ali­men­ti­cio ca­paz de in­ter­fe­rir con el de­sa­rro­llo del cán­cer. Va­rios cien­tí­fi­cos de Es­co­cia y Sin­ga­pur han des­ve­la­do un mis­te­rio que ha man­te­ni­do per­ple­jos a los in­ves­ti­ga­do­res des­de que se co­men­zó a di­fun­dir la idea de que el vino tin­to apor­ta­ba be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud.

Hoy sa­be­mos que no es pre­ci­sa­men­te el vino tin­to, sino la uva ne­gra (Vi­tis Vi­ni­fe­ra), una fru­ta que uti­li­za el res­ve­ra­trol (fi­toa­le­xi­na) pre­sen­te en la piel y en las se­mi­llas de es­ta va­rie­dad de uva, pa­ra pro­te­ger­se de cier­tas pla­gas. Al pro­te­ger­se de las agre­sio­nes ex­te­rio­res ¿es po­si­ble que la vid nos es­té pro­te­gien­do fren­te a cier­tos ti­pos de cán­cer, o nos apor­te una nueva vía pa­ra el alar­ga­mien­to de la vida?

La uva ne­gra ayu­da en la pre­ven­ción del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, por su al­ta con­cen­tra­ción de an­ti­oxi­dan­tes. Ade­más, tomar zu­mo de uva ne­gra, in­clu­yen­do la piel, la pul­pa y las se­mi­llas, ali­men­ta el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio fa­vo­re­cien­do la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, me­jo­ran­do el sis­te­ma in­mu­ne y los es­ta­dos anémi­cos. Pre­vie­ne ade­más en­fer­me­da­des del ri­ñón y pro­ble­mas in­tes­ti­na­les.

Hoy se sa­be que el res­ve­ra­trol con­tro­la la in­fla­ma­ción, (Fa­seb, 2009).

El mos­to de uva ne­gra re­cién ela­bo­ra­do es una au­tén­ti­ca ben­di­ción pa­ra la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.