Agua, pan… y al­go más

Integral - - Editorial -

El año­ra­do mé­di­co na­tu­ris­ta-ve­ge­ta­riano doc­tor Eduar­do Al­fon­so, de­cía que « a pan y agua se pue­de vi­vir». Lo sa­bía por ex­pe­rien­cia pro­pia, tras el pa­so por la cár­cel fran­quis­ta, con­de­na­do por su sa­bi­du­ría y co­no­ci­mien­tos. Por suer­te hoy dis­po­ne­mos del más fan­tás­ti­co sur­ti­do de ali­men­tos a nues­tro al­can­ce, que tan só­lo re­quie­re es­ta­ble­cer cri­te­rios de sostenibilidad pa­ra no aca­bar con el frá­gil equi­li­brio que dis­fru­ta­mos. En es­te nú­me­ro he­mos in­clui­do ar­tícu­los so­bre el agua y el pan; del agua re­pa­sa­mos lo más ur­gen­te, te­nien­do en cuen­ta que en es­tos mo­men­tos las ac­tua­les aguas em­bo­te­lla­das no son lo que se di­ría «tri­go lim­pio»: un aná­li­sis del agua em­bo­te­lla­da en Es­pa­ña* ha en­con­tra­do tó­xi­cos (dis­rup­to­res en­do­cri­nos) en to­das las bo­te­llas. Es de­cir, el agua em­bo­te­lla­da es una fuen­te de ex­po­si­ción a con­ta­mi­nan­tes hor­mo­na­les (los ci­ta­dos ‘dis­rup­to­res’). Es­ta ex­po­si­ción pue­de ser ele­va­da, si te­ne­mos en cuen­ta que el con­su­mo de agua em­bo­te­lla­da ha au­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, in­clu­so en zo­nas en don­de el agua del gri­fo es de ca­li­dad. Es­pa­ña, con un con­su­mo anual 124 li­tros por per­so­na, es el oc­ta­vo país del mun­do en la com­pra de agua em­bo­te­lla­da. Es­te au­men­to en el con­su­mo se de­be, en par­te, a que se con­si­de­ran que el agua em­bo­te­lla­da es más sa­lu­da­ble que el agua clo­ra­da del gri­fo, se­gún un es­tu­dio que se hi­zo en In­gla­te­rra. Vol­ve­re­mos pron­to a in­for­mar so­bre el agua. En es­te nú­me­ro pro­po­ne­mos pa­sar a la ac­ción con los tres sen­ci­llos –pe­ro po­ten­tes– ejer­ci­cios de la téc­ni­ca Na­deau, con el yo­ga esen­cial, con su­ge­ren­cias de­tox, idea­les aho­ra que lle­ga el buen tiem­po. Ha­bla­mos de ger­mi­na­dos y del «bi­mi», un bró­quil di­fe­ren­te, y tam­bién de otros su­per­ali­men­tos (es­te mes pu­bli­ca­mos tam­bién un ex­tra de la re­vis­ta de­di­ca­do a ellos). Y jun­to a la terapia crá­neo-sa­cral que pue­de re­sol­ver do­lo­res de ca­be­za y un sin­fín de tras­tor­nos, nos he­mos fi­ja­do tam­bién en la téc­ni­ca Mo­ri­ta pa­ra cu­rar la an­sie­dad. Y to­do ello jun­to a las pe­que­ñas co­sas que nos ha­cen la vida me­jor: des­de la cor­te­za de en­ci­na y la re­si­na de bos­we­lia a unas ins­pi­ra­do­ras pin­tu­ras zen. Es­pe­ra­mos que os gus­te el con­jun­to. ¡Sa­lud!

* (www.li­bres­de­con­ta­mi­nan­tes­hor­mo­na­les.org Ima­gen: Blah­ver, zo­na ter­mal (Hve­ra­ve­llir, Is­lan­dia). Fo­to: Shut­te­rs­tock.

Fo­to por­ta­da: Shut­te­rs­tock / archivo PT

JAU­ME ROS­SE­LLÓ DI­REC­TOR DE IN­TE­GRAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.