Ti­pos de agua mi­ne­ral na­tu­ral

Integral - - Aguas Minerales -

Se­gún el con­te­ni­do glo­bal en mi­ne­ra­les, o de al­gu­nos de ellos, ofi­cial­men­te se dis­tin­guen va­rios ti­pos de agua mi­ne­ral na­tu­ral re­si­duo se­co de has­ta 50 mg/l re­si­duo se­co de has­ta 500 mg/l re­si­duo se­co su­pe­rior a 1500 mg/l más de 600 mg/l de bi­car­bo­na­to más de 200 mg/l de sul­fa­tos más de 200 mg/l de clo­ru­ro más de 150 mg/l de cal­cio más de 50 mg/l de mag­ne­sio más de 1 mg/l de fluo­ru­ros más de 1 mg/l de hie­rro más de 250 mg/l de CO2 li­bre más de 200 mg/l de so­dio. In­di­ca­das pa­ra die­tas po­bres en so­dio: no más de 20 mg/l de so­dio.

Aguas de mi­ne­ra­li­za­ción muy dé­bil: de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil: de mi­ne­ra­li­za­ción fuer­te: bi­car­bo­na­ta­das: sul­fa­ta­das: clo­ru­ra­das: cál­ci­cas: mag­né­si­cas: fluo­ra­das, o que con­tie­nen fluo­ru­ros: fe­rru­gi­no­sas, o que con­tie­nen hie­rro: bi­va­len­te aci­du­la­das: só­di­cas:

de cal­cio pue­de re­sul­tar negativo. Apar­te de que nues­tras die­tas sue­len ser ri­cas en cal­cio, las aguas nor­ma­les de con­su­mo tam­bién acos­tum­bran a ser al­ta­men­te cal­cá­reas.

Un apor­te ex­ce­si­vo de cal­cio re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te so­bre el apa­ra­to re­nal de nues­tro or­ga­nis­mo e in­clu­so exis­ten sos­pe­chas que lo im­pli­can en la génesis de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas. Por es­ta ra­zón, tam­po­co pa­re­ce acon­se­ja­ble in­ge­rir aguas con al­tos va­lo­res de cal­cio.

Otro mi­ne­ral bá­si­co es el mag­ne­sio, que par­ti­ci­pa en la for­ma­ción de dien­tes y hue­sos y en los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos de asi­mi­la­ción de la pro­pia agua.

En las aguas mi­ne­ra­les na­tu­ra­les tam­bién ha­lla­mos oli­go­ele­men­tos, sus­tan­cias cu­ya ca­ren­cia pue­de cau­sar gra­ves tras­tor­nos de sa­lud; en las aguas en­con­tra­mos a me­nu­do oli­go­ele­men­tos co­mo el hie­rro, el cinc, el man­ga­ne­so, el co­bre, el se­le­nio, el cro­mo, el flúor y el yo­do, en­tre otros.

Tam­bién al­gu­nos de es­tos oli­go­ele­men­tos, si se pre­sen­tan en gran can­ti­dad, pue­den te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. El ca­so tí­pi­co es el flúor. Las aguas que con­tie­nen una cier­ta can­ti­dad de flúor pue­den re­sul­tar, en re­la­ción con una die­ta ri­ca en flúor, más un pro­ble­ma que al­go be­ne­fi­cio­so; in­ges­tio­nes cons­tan­tes de agua fluo­ra­da pue­den ata­car y en­ne­gre­cer el esmalte de los dien­tes, aun­que en can­ti­da­des in­fi­ni­te­si­ma­les en los den­tí­fri­cos pue­dan pro­te­ger­los.

El ca­so más co­no­ci­do de ex­ce­so de flúor es el de la co­no­ci­da mar­ca Vichy Ca­ta­lán; de­bi­do a la nueva re­gla­men­ta­ción, la di­rec­ción de Vichy se ha vis­to obli­ga­da a no re­co­men­dar el agua a be­bés y ni­ños que es­tén en pe­río­do de den­ti­ción.

Exis­te fi­nal­men­te un oli­go­ele­men­to en las aguas que sí es cla­ra­men­te negativo: el ar­sé­ni­co. Cuan­do las aguas pro­vie­nen de de­pó­si­tos de ro­cas gra­ní­ti­cas, de­ter­mi­na­das can­ti­da­des de ar­sé­ni­co se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.