6 pro­pues­tas pa­ra re­ci­bir al buen tiem­po

Integral - - Curas Depurativas -

Las cu­ras de­pu­ra­ti­vas de fru­tas y plan­tas va­rían po­co en su eje­cu­ción. En algunas ha­brá que tomar más zu­mo y en otras (si no se si­gue die­ta cru­da) ha­brá que co­cer­las li­ge­ra­men­te, pe­ro en ge­ne­ral la di­ná­mi­ca es muy pa­re­ci­da. De la mis­ma ma­ne­ra, va­le la pe­na se­guir unas re­glas que pue­den ser vá­li­das en tér­mi­nos ge­ne­ra­les: Uti­li­zar fru­tas y ver­du­ras pre­fe­ren­te­men­te de cul­ti­vo bio­ló­gi­co, que no con­ten­gan pla­gui­ci­das. Ele­gir fru­tas du­ras, pe­ro a pun­to de ma­du­rar, con per­fu­me. Pre­fe­rir las ver­du­ras con su ho­ja, pues és­tas in­di­can cla­ra­men­te el gra­do de fres­cu­ra del pro­duc­to. Las hor­ta­li­zas de raíz co­mes­ti­ble (za­naho­rias, re­mo­la­chas...) han de es­tar du­ras. Re­cha­za­re­mos de plano las que ten­gan una tex­tu­ra blan­da. Des­car­tar los ali­men­tos pe­la­dos y cor­ta­dos, pre­sen­ta­dos en bol­sas de plás­ti­co. Con­tie­nen adi­ti­vos y no son fres­cos.

¡ES BIEN FÁ­CIL!

El rit­mo de vida ac­tual pue­de di­fi­cul­tar el cum­pli­mien­to de una cu­ra. El cum­pli­mien­to del ho­ra­rio la­bo­ral, aña­di­do a las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas, tal vez nos im­pi­da se­guir el rit­mo ne­ce­sa­rio. Por ello es acon­se­ja­ble lle­var a ca­bo las die­tas en pe­río­dos va­ca­cio­na­les. Se­rá más fá­cil pre­pa­rar los zu­mos de la ma­ña­na o la no­che, co­ci­nar la co­mi­da del me­dio­día o ha­cer un al­to a media tar­de pa­ra «me­ren­dar».

Pue­de pa­re­cer ab­sur­do de­di­car los días fes­ti­vos a al­go que pa­re­ce sa­cri­fi­ca­do, cuan­do la ma­yo­ría de per­so­nas pien­san que son pre­ci­sa­men­te las va­ca­cio­nes la épo­ca po­de­mos so­bre­pa­sar­nos en la die­ta. Sin em­bar­go, así se­rá más fá­cil se­guir­la, y po­si­ble­men­te tam­bién no­te­mos an­tes sus efec­tos, pues no es­ta­re­mos acu­mu­lan­do el can- san­cio pro­pio del tra­ba­jo. Las cu­ras se ha­rán, por re­gla ge­ne­ral, en ba­se a una so­la fru­ta o plan­ta (por ejem­plo, za­naho­ria o al­ba­ri­co­que), que son más de­pu­ra­ti­vas que las rea­li­za­das con va­rios ali­men­tos combinados. En ve­rano, sin em­bar­go, po­dre­mos com­ple­tar­las con le­va­du­ra de cer­ve­za o re­mo­la­cha y otros pro­duc­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A, a fin de pro­te­ger la mu­co­sa in­tes­ti­nal, que pue­de re­sul­tar li­ge­ra­men­te cas­ti­ga­da por la cu­ra, a ba­se de ali­men­tos cru­dos o po­cos co­ci­dos.

En paí­ses cen­troeu­ro­peos y nór­di­cos, don­de el con­su­mo diario de fru­ta no es im­por­tan­te, sue­len ha­cer­se cu­ras de pri­ma­ve­ra a ba­se de cí­tri­cos, ri­cos en vi­ta­mi­na C. No­so­tros las he­mos des­car­ta­do, por con­si­de­rar que en la die­ta me­di­te­rrá­nea las na­ran­jas, po­me­los, man­da­ri­nas y li­mo­nes es­tán pre­sen­tes to­do el in­vierno.

INOFENSIVAS Y MUY EFI­CA­CES

Las fru­tas y plan­tas que se uti­li­zan pa­ra se­guir las cu­ras de­pu­ra­ti­vas que pro­po­ne­mos tie­nen abun­dan­te con­te­ni­do en car­bohi­dra­tos, lo que en prin­ci­pio evi­ta­rá los ma­reos por hi­po­glu­ce­mia. Sin em­bar­go, con­vie­ne con­si­de­rar la cu­ra co­mo al­go que se lle­va con ale­gría y que re­sul­ta agra­da­ble pa­ra nues­tro bie­nes­tar. Si no­ta­mos efec­tos des­agra­da­bles de­be­re­mos in­te­rrum­pir­la y con­sul­tar con un mé­di­co que nos in­di­ca­rá so­bre la con­ve­nien­cia de con­ti­nuar­la o, por el con­tra­rio, op­tar por otras al­ter­na­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.