INS­PI­RAR­SE EN LOS ÁR­BO­LES

Integral - - Yoga Cotidiano -

Cuan­do prac­ti­ca­mos vrik­sa­sa­na pre­ten­de­mos co­nec­tar con las vir­tu­des de los ár­bo­les: “Echa­mos raí­ces” a tra­vés del pie que con­tac­ta con el sue­lo. De he­cho, to­da la pier­na de sos­tén de­be ser co­mo la “raíz prin­ci­pal” que su­je­ta con fir­me­za la pos­tu­ra. Nues­tra pel­vis re­pre­sen­ta la só­li­da “ba­se del ár­bol” so­bre la que se al­za nues­tro “tron­co” ver­te­bral, fir­me en la par­te ba­ja y li­ge­ra a me­di­da que ga­na al­tu­ra. Los bra­zos son las “ra­mas del ár­bol” que abra­zan el es­pa­cio y jue­gan con el equi­li­brio. Nuestros al­veo­los pul­mo­na­res son “las ho­jas ver­des” con las que res­pi­ra­mos flui­da y pro­fun­da­men­te. Y, fi­nal­men­te, la ca­be­za se al­za co­mo la “flor” que se mues­tra al cie­lo pa­ra re­ci­bir la “luz” de la pre­sen­cia que ilu­mi­na nues­tra con­cien­cia. Es­te es el pre­cia­do “fru­to” que nos re­ga­la la prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.