• Los ba­ños de bos­que

Integral - - Editorial - ROSALINA SICART,

DEL JA­PÓN A EU­RO­PA

Los ba­ños de bos­que ( Shin­ra- Yo­ku) fue­ron in­cor­po­ra­dos por pri­me­ra vez en Ja­pón co­mo una prác­ti­ca sa­lu­da­ble y re­la­jan­te para ayu­dar a las per­so­nas a ges­tio­nar el es­trés. Se co­no­cen bien los efec­tos po­si­ti­vos en el as­pec­to psi­co­ló­gi­co: ayu­dan a dis­mi­nuir el es­trés, la an­sie­dad, la de­pre­sión, el desáni­mo y la fa­ti­ga.

Ja­pón ha si­do des­de siem­pre un país muy en­rai­za­do con la na­tu­ra­le­za, pe­ro la apa­ri­ción de las gran­des ciu­da­des y las nue­vas tec­no­lo­gías cam­bia­ron to­tal­men­te el pa­ra­dig­ma. A di­na­les del si­glo pa­sa­do, en la dé­ca­da de los años ochen­ta, los ciu­da­da­nos ja­po­ne­ses lle­ga­ron a ni­ve­les al­tí­si­mos de es­trés y la Agen­cia Fo­res­tal de Ja­pón de­ci­dió in­cor­po­rar es­ta nue­va te­ra­pia co­mo una so­lu­ción para vol­ver a re­co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za y me­jo­rar la sa­lud de la po­bla­ción.

Ac­tual­men­te, es­ta prác­ti­ca, co­no­ci­da me­di­ci­na fo­res­tal, tie­ne más de dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ja­pón y se ha ex­ten­di­do a va­rios paí­ses.

¿EN QUÉ CON­SIS­TEN LOS BA­ÑOS DE BOS­QUE?

Se tra­ta de ca­mi­na­tas en si­len­cio por bos­ques ma­du­ros, acom­pa­ña­das de ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y re­la­ja­ción, que bus­can la co­mu­ni­ca­ción con la na­tu­ra­le­za a tra­vés de los sen­ti­dos. Los gru­pos son re­du­ci­dos y van siem­pre acom­pa­ña­dos de un guía que tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal, ya que ha­ce de me­dia­dor en­tre las per­so­nas y la na­tu­ra­le­za. Ayu­da a des­co­nec­tar del mun­do tec­no­ló­gi­co y crear un am­bien­te tran­qui­lo y re­la­ja­do para que po­da­mos ba­jar el rit­mo, dis­mi­nuir la sen­sa­ción de es­trés y po­der co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za con los cin­co sen­ti­dos.

Que es­ta te­ra­pia se ha­ga en bos­ques ma­du­ros tam­po­co es ca­sua­li­dad. Se­gún se ha po­di­do ob­ser­var, los ár­bo­les, cuan­do se ha­cen vie­jos, au­men­tan el con­te­ni­do en acei­tes esen­cia­les (fi­ton­ci­das) y sus­tan­cias vo­lá­ti­les que tie­nen mu­chos be­ne­fi­cios para la sa­lud, co­mo la re­gu­la­ción del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

UNA HE­RRA­MIEN­TA DE SA­LUD

Nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos han cen­tra­do en el es­tu­dio de la in­fluen­cia de es­ta prác­ti­ca en la sa­lud de las per­so­nas y han po­di­do com­pro­bar los be­ne­fi­cios. Los ba­ños de bos­que tie­nen efec­tos po­si­ti­vos en el as­pec­to psi­co­ló­gi­co: ayu­dan a dis­mi­nuir el es­trés, la an­sie­dad, la de­pre­sión, el desáni­mo y la fa­ti­ga y, con­tri­bu­yen a un au­men­to del bie­nes­tar, la tran­qui­li­dad y el vi­gor. To­do es­to ha­ce que me­jo­re el es­ta­do de áni­mo y tam­bién la ca­li­dad del sue­ño.

Es­ta prác­ti­ca tam­bién tie­ne efec­tos fi­sio­ló­gi­cos: ayu­da a dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial y la fre­cuen­cia car­día­ca, mo­du­la el sis­te­ma hor­mo­nal (el cor­ti­sol, la adre­na­li­na, la oxi­to­ci­na, se­ro­to­ni­na...) y ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Es un ti­po de te­ra­pia que no só­lo va bien para per­so­nas con pro­ble­mas de es­trés, sino tam­bién para per­so­nas con pro­ble­mas más es­pe­cí­fi­cos de sa­lud co­mo: in­som­nio, dia­be­tes, Alz­hei­mer, hi­per­ten­sión ar­te­rial, fi­bro­mial­gia, fa­ti­ga crónica o pro­ble­mas in­mu­ni­ta­rios.

MÁS ALLÁ DE LA TE­RA­PIA

Los bos­ques ma­du­ros que se han con­ser­va­do ín­te­gros po­seen un gran va­lor in­ma­te­rial, ya que, a di­fe­ren­cia del res­to, son su­pe­rio­res en com­ple­ji­dad y bio­di­ver­si­dad.

En Eu­ro­pa hay más de 160 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­que, que cu­bren el 38% de la su­per­fi­cie, equi­va­len­te a un 4% de la su­per­fi­cie mun­dial. Pe­ro se cal­cu­la que, co­mo má­xi­mo, só­lo en­tre un 3-4% de los bos­ques son ma­du­ros y en ellos no in­ter­vie­ne la mano hu­ma­na. Es­ta prác­ti­ca no só­lo tie­ne el ob­je­ti­vo de bus­car be­ne­fi­cios en cuan­to a la sa­lud, sino tam­bién de pre­ser­var y pro­te­ger es­tos bos­ques.

* Tex­tos ela­bo­ra­dos con in­for­ma­cio­nes de la die­tis­ta Gi­na Es­ta­pé (my­healthy­bi­tes­blog.com). El blog no es ve­ge­ta­riano, pe­ro con­tie­ne da­tos in­tere­san­tes.

sien­do in­ca­paz de lle­var su de­ci­sión a ca­bo. Su ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­ti­vo le ha en­se­ña­do que una de­ci­sión que no se lle­va a la prác­ti­ca no es una de­ci­sión. Eso le due­le un mon­tón y le ate­na­za en su in­ca­pa­ci­dad. ¿Có­mo sa­lir de ahí?

Joan, ¿qué va en con­tra de tu de­seo? Le pre­gun­to. La va­ni­dad. No ha­bía caí­do en la cuen­ta que al de­jar su car­go en la en­ti­dad, per­de­ría la fuen­te más im­por­tan­te de re­co­no­ci­mien­to so­cial y de con­tac­tos a dis­tin­tos ni­ve­les. Al mis­mo tiem­po, al es­cu­char­se, se da cuen­ta que no hay otra al­ter­na­ti­va que acep­tar la pér­di­da.

Ac­to se­gui­do, se pre­sen­ta un nue­vo te­ma. Él se de­fi­ne co­mo una per­so­na muy emo­cio­nal por­que los afec­tos le pue­den. ¿Qué afec­tos te pue­den? ¿Qué pa­sa­rá con mis amis­ta­des cuan­do les co­mu­ni­que que no cuen­ten más con­mi­go? Te­me ce­der an­te la pre­sión que ejer­zan so­bre él sus com­pa­ñe­ros de la en­ti­dad. Se sien­te ame­na­za­do por la pér­di­da de su amis­tad, pues su círcu­lo so­cial y afec­ti­vo es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do a la en­ti­dad. Por más vuel­tas que le da, no lle­ga a pa­sar de su­po­si­cio­nes que van ca­yen­do una tras otra. Por más que se es­fuer­ce no pue­de sa­ber có­mo ca­da una de las per­so­nas va a res­pon­der. Ni tam­po­co co­mo le afec­ta­rá a él la res­pues­ta de ca­da cual. Avan­zar acon­te­ci­mien­tos no le sir­ve por­que lue­go su­ce­den otras co­sas. Le ha ocu­rri­do en más de una oca­sión. En­ton­ces, no le que­da otra que lle­var su de­ci­sión a ca­bo, es de­cir, co­mu­ni­car a la jun­ta de la en­ti­dad su par­ti­da y ya ira en­con­tran­do co­mo ma­ne­jar­se so­bre la mar­cha.

LO QUE EN­SE­ÑA EL CA­SO DE JOAN

El ca­so de Joan mues­tra la maraña de in­ter­re­la­cio­nes que se ocul­tan de­trás de una de­ci­sión que a sim­ple vis­ta no pa­re­ce tan com­pli­ca­da, cua­les son las di­fi­cul­ta­des y co­mo las sor­tea para lo­grar de­di­car el tiem­po li­bre a sus hi­jos.

Para ello ha si­do ne­ce­sa­rio dis­po­ner de un lu­gar don­de po­der de­po­si­tar su do­lor y que es­te fue­ra re­co­no­ci­do. Un lu­gar y un tiem­po don­de pe­rió­di­ca­men­te pen­sar, po­ner or­den en su in­ti­mi­dad, des­cu­brir el sig­ni­fi­ca­do es­con­di­do de­trás de las di­fi­cul­ta­des y sos­te­ner su de­seo de ejer­cer de pa­dre en su tiem­po li­bre. Yo me he ocu­pa­do de aco­ger su do­lor sin juz­gar, de es­cu­char para que se es­cu­cha­ra a sí mis­mo, y sos­te­ner una con­ver­sa­ción que per­mi­ta in­ves­ti­gar en las di­fi­cul­ta­des para ela­bo­rar ca­da uno de los te­mas que de­tie­nen la pues­ta en prác­ti­ca de la elec­ción, y así reavi­var el de­seo para que Joan en­cuen­tre el có­mo ha­cer por sí mis­mo.

A MO­DO DE CON­CLU­SIÓN

El tra­ba­jo de la to­ma de de­ci­sio­nes im­pli­ca ha­cer­se car­go de las pér­di­das, pues ele­gir una op­ción con­lle­va de­jar las otras. Ca­da pér­di­da, una a una, re­quie­re una ela­bo­ra­ción del due­lo, es de­cir, atra­ve­sar el do­lor has­ta po­der sol­tar lo que due­le de­jar y des­cu­brir qué sig­ni­fi­ca lo per­di­do para uno mis­mo.

En el ca­so de Joan dis­tin­tos due­los se han en­ca­de­na­do y han to­ma­do el pro­ta­go­nis­mo del tra­ba­jo te­ra­péu­ti­co por­que ca­da uno ope­ra­ba co­mo obs­tácu­lo para lle­var a ca­bo su elec­ción. En otros ca­sos pue­de ma­ni­fes­tar­se de otros mo­dos. Por ello es ne­ce­sa­rio aten­der ca­da pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes en la sin­gu­la­ri­dad de ca­da per­so­na que lo vi­ve.

Pe­ter Woh­lle­ben es el fa­mo­so guar­da­bos­ques au­tor de « La vi­da se­cre­ta de los ár­bo­les » (Ed. Obe­lis­co, ver pág. 50).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.