LA SAN­DÍA

Integral - - Editorial -

El ve­rano es si­nó­ni­mo de vi­ta­li­dad, ale­gría y buen hu­mor. Dis­po­ne­mos de más ho­ras de sol y pa­sa­mos más tiem­po al ai­re li­bre dis­fru­tan­do de las va­ca­cio­nes. Pe­ro ese mis­mo en­tu­sias­mo nos ha­ce ol­vi­dar que el sol, fuen­te pri­ma­ria de ener­gía vi­tal, pue­de con­ver­tir­se en un pe­li­gro­so enemi­go. La so­bre­ex­po­si­ción a un ca­lor fuer­te per­ju­di­ca la piel, da­ña los flui­dos cor­po­ra­les y pro­vo­ca in­so­la­cio­nes. In­ten­tan­do no lle­gar a esos ca­sos ex­tre­mos, con­vie­ne ser cons­cien­tes en to­do mo­men­to que, du­ran­te el ve­rano, es in­dis­pen­sa­ble au­men­tar el apor­te hí­dri­co para re­gu­lar nues­tra tem­pe­ra­tu­ra ex­ter­na y con­tra­rres­tar la des­hi­dra­ta­ción de­bi­da a una ma­yor su­do­ra­ción.

Au­men­tar la in­ges­ta de agua pue­de no ser su­fi­cien­te, so­bre to­do para aque­llas per­so­nas que tie­nen un me­ta­bo­lis­mo rá­pi­do de los lí­qui­dos y al po­co tiem­po de be­ber sien­ten la ne­ce­si­dad de ori­nar. Por es­ta ra­zón, y para re­po­ner las sa­les mi­ne­ra­les que tam­bién per­de­mos con el su­dor, es im­por­tan­te in­cluir en nues­tra die­ta ali­men­tos fres­cos co­mo las en­sa­la­das, fru­tas, ba­ti­dos y li­cua­dos, cu­yos nu­trien­tes ha­rán que el agua con­te­ni­da en ellos pa­se a tra­vés del cuer­po de ma­ne­ra más len­ta y apro­ve­cha­ble, hi­dra­tan­do me­jor los te­ji­dos cor­po­ra­les.

La san­día es una de las fru­tas que más agua con­tie­nen, por tan­to es­tá muy in­di­ca­da para re­fres­car­nos y pro­te­ger­nos del ca­lor del ve­rano.

AN­TI­OXI­DAN­TE Y DE­PU­RA­TI­VA

Ade­más de apa­gar la sed y sa­tis­fa­cer el pa­la­dar con su de­li­ca­do sa­bor dulce, la san­día apor­ta otros be­ne­fi­cios para el or­ga­nis­mo. El co­lor ro­jo bri­llan­te de su pul­pa se de­be a la pre­sen­cia de ca­ro­te­nos, en­tre los cua­les des­ta­ca el li­co­peno, pre­sen­te en gran can­ti­dad tam­bién en los to­ma­tes. Es­tas sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes nos pro­te­gen de las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el cán­cer; nu­tren la piel, los ojos y for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

A to­do ello tam­bién con­tri­bu­ye la vi­ta­mi­na C, de la cual tan so­lo una ta- ja­da de es­ta fru­ta nos apor­ta la mitad de las re­co­men­da­cio­nes dia­rias.

Su al­to con­te­ni­do en po­ta­sio le con­fie­re una ac­ción diu­ré­ti­ca que per­mi­te re­no­var con más fa­ci­li­dad los lí­qui­dos cor­po­ra­les, dis­mi­nuir los ede­mas y eli­mi­nar una ma­yor can­ti­dad de to­xi­nas a tra­vés de la ori­na. De he­cho la san­día es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­da en las die­tas para tra­tar los tras­tor­nos del sis­te­ma uri­na­rio co­mo la ne­fri­tis, cis­ti­tis y ure­tri­tis.

Asi­mis­mo ejer­ce un efec­to hidratante so­bre los in­tes­ti­nos y apor­ta fi­bra, fa­ci­li­tan­do la eva­cua­ción.

Ca­be re­sal­tar que para apro­ve­char ple­na­men­te sus efec­tos so­bre la sa­lud es im­por­tan­te con­su­mir­la en su pun­to óp­ti­mo de ma­du­ra­ción, mas­ti­car­la bien y no mez­clar­la con el me­lón, por­que de lo con­tra­rio po­dría re­sul­tar al­go in­di­ges­ta. Tam­po­co se de­be to­mar des­pués de las co­mi­das, ya que su ele­va­do apor­te en agua pue­de di­luir los ju­gos gás­tri­cos, en­tor­pe­cien­do la di­ges­tión.

En el mo­men­to de com­prar­la nos fi­ja­re­mos en que no es­té da­ña­da, y para sa­ber si es­tá ma­du­ra, tie­ne que so­nar a hue­co cuan­do la gol­pea­mos li­ge­ra­men­te en la cás­ca­ra. Una vez abier­ta la guar­da­re­mos en la ne­ve­ra, para sa­car­la un po­co an­tes de con­su­mir­la.

DE LA SAN­DÍA SE PUE­DE APRO­VE­CHAR TO­DO

Ge­ne­ral­men­te la pul­pa es la úni­ca par­te de la san­día que apro­ve­cha­mos y des­per­di­cia­mos el res­to, ig­no­ran­do que la cás­ca­ra y se­mi­llas tie­nen mu­cho que ofre­cer­nos.

Las se­mi­llas, al igual que la pul­pa, tie­nen un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre los ri­ño­nes, es­ti­mu­lan la diu­re­sis y el trán­si­to in­tes­ti­nal. Ade­más con­tie­nen un prin­ci­pio ac­ti­vo, la cu­cur­bo­ci­tri­na, que pro­du­ce una di­la­ta­ción ar­te­rial, lo cual re­sul­ta muy fa­vo­ra­ble en ca­sos de hi­per­ten­sión. Las po­de­mos con­su­mir fres­cas, mas­ti­cán­do­las bien; o se­cas y mo­li­das para con­di­men­tar pla­tos o pre­pa­rar in­fu­sio­nes.

De­sa­for­tu­na­da­men­te en la ac­tua­li­dad la san­día se es­tá mo­di­fi­can­do ge­né­ti­ca­men­te para con­se­guir que desapa- rez­can sus se­mi­llas, lo cual ha mer­ma­do su ca­li­dad, aro­ma y sa­bor (tam­bién a ni­vel or­ga­no­lép­ti­co).

Por otro la­do, la cás­ca­ra es una in­tere­san­te fuen­te de si­li­cio, mi­ne­ral que se ha­lla en es­truc­tu­ras cor­po­ra­les co­mo los hue­sos, ten­do­nes, dien­tes, piel y ca­be­llo, a los cua­les les con­fie­re fuer­za y elas­ti­ci­dad.Su par­te más ex­ter­na, de co­lor ver­de, es ri­ca en clo­ro­fi­la, co­no­ci­da por sus pro­pie­da­des des­in­to­xi­can­tes, in­mu­noes­ti­mu­lan­tes, al­ca­li­ni­zan­tes y con un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre to­do el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

La cás­ca­ra cru­da se pue­de con­su­mir li­cua­da o en ba­ti­dos; tam­bién se pue­de co­mer en pe­que­ñas can­ti­da­des (30 gra­mos, dos ve­ces al día), e in­clu­so cor­ta­da en ti­ras fi­nas y en­cur­ti­da con sal y vinagre, al igual que ha­ría­mos con el chu­crut u otras ver­du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.